jueves, 24 de junio de 2021

EL BURÓCRATA, UN CÓMPLICE NECESARIO



«No, simplemente no. Usted me ofrece que viva como un muerto. Y antes que eso prefiero morir como un vivo»
Pedro y el capitán (1979), Mario Benedetti

Aunque existen muchas teorías respecto a cuándo la humanidad fue orientada hacia senderos que la alejaban de su naturaleza esencial, resulta muy complicado apuntar hacia una fecha concreta. No obstante, es evidente que a principios del siglo XX se produce un cambio cualitativo, en relación al control, adoctrinamiento y manipulación de la población. Dicho cambio tiende a acelerarse en los últimos cincuenta años, sobre todo, en Occidente. En esta ubicación geográfica y en este transcurso de tiempo, las personas han ido siendo progresivamente adoctrinados, controlados y manipulados de manera sigilosa, como nunca antes ocurrió en la historia humana precedente. Recuerdo aquella rana de la fábula que, estando en un caldero, se le va aumentando la graduación de la temperatura del agua, poco a poco. Temperatura a la que ella se va acostumbrando progresivamente. Finalmente, la rana termina hervida sin reaccionar por no haber advertido el peligro.

La clave para que dicho adiestramiento haya sido posible se debe, principalmente, al avance tecnológico, la asequibilidad y alcance de los aparatos radiotelevisivos, así como el poder que fueron adquiriendo los medios masivos de comunicación –como instrumentos de manipulación de la población–. Desde estos medios, se han ido inculcando cambios en la visión socio-cultural de la población, lo que, inevitablemente, ha producido transformaciones en las diferentes esferas de la vida humana, incluidas la política y la económica. Las nuevas generaciones han ido alimentando y educando su mente a través de una visión que podríamos resumir como: materialista, reduccionista, relativista y determinista. Cada uno de estos calificativos mencionados merecería un artículo aparte.

Este nuevo sesgo socio-cultural ha sido el principal instrumento para el lavado de cerebro de las personas; el caldo de cultivo para que pueda darse la indiferencia y la falta de consciencia de la que somos testigos hoy. A pesar de ser engañados de manera burda y desheredados de unos derechos y libertades connaturales, por solo el hecho de nacer como seres vivos. «Por mucho que un hombre valga –escribió Antonio Machado-, nunca tendrá valor más alto que el de ser hombre». Todo ello, sucede en la actualidad ante nuestra mirada impasible.

Sin darnos cuenta –como la rana de la fábula–, satisfecha con el pan y entretenida con el circo, la persona ha ido perdiendo su forma de entender la vida, desde el asentamiento en valores universales transcendentales y otros atributos que le son propios, para pasar a desenvolverse desde la ceguera de su propio desarraigo humano. Desarraigo que, de manera claramente intencional, ha sido promovido y continúa siéndolo por parte de los poderes fácticos. Desde los estamentos gubernamentales que ostentan el poder, se ha ido fomentando el hedonismo, la frivolidad, la superficialidad, el narcisismo, el pensamiento único y débil, la falta de compromiso ante el prójimo y las causas sociales… dando lugar a un Ser humano, sin convicciones, egoísta, sin capacidad de aplicar su pensamiento crítico, con mucha información pero carente de sabiduría y profundidad álmica. Un Ser humano, en definitiva, cada vez más alejado del sentido último de la vida.

Por lo tanto, a tenor de todo lo expuesto y a lo que está aconteciendo en la actualidad, nos encontramos en este momento histórico en una encrucijada transcendente. No nos engañemos, el reto es difícil; aunque no imposible. Requiere que, tanto individual como colectivamente, estemos a la altura que se le presupone al Ser humano, pese a estar atravesando un momento histórico sombrío, de un gran vacío moral. Una humanidad desorientada y sin referentes claros que puedan servirle de guía para afrontar este desafío.

No obstante, juega a nuestro favor el cambio de era a la que estamos asistiendo. Especialmente desde el año 2012 estamos transitando desde la Era de Piscis a la de Acuario. Estos cambios de era cíclicos conllevan un considerable aumento de la frecuencia vibracional que afecta a la Tierra y, por ende, al Ser Humano. Se entiende, ya desde culturas ancestrales, que esta energía renovada nos va a ir influyendo cada vez más, y también que nuestra percepción se irá abriendo a ella. El antiguo paradigma está en ruinas y nos toca construir paulatinamente, desde el impulso y las energías de esta era de Acuario, un nuevo paradigma, mucho más acorde con la verdadera naturaleza humana. De hecho, este mismo motivo es por el cual, en la actualidad, estamos recibiendo ataques contundentes y a gran escala: se trata de una guerra espiritual, en la que el campo de batalla es nuestra mente.

Ahora, una vez expuesto el diagnóstico a vista de pájaro, quisiera ceñirme a analizar lo que realmente debiéramos corregir para no volver a caer en errores ya sufridos a lo largo de la historia. Todo en este sistema socioeconómico-cultural enfermo al cual nos han ido acostumbrando conduce a la materialización de nuestras facultades intrínsecamente humanas de naturaleza más espiritual. Debido a esto, el ciudadano medio está muy desconectado de su alma, por lo que su pensar, sentir y proceder se ha ido progresivamente mecanizando. Hasta tal punto ha llegado dicha mecanización que la persona en los quehaceres y relaciones cotidianas se parece cada vez más a un androide, un autómata o un zombi. Un Ser sin alma y, por tanto, sin capacidad de reaccionar humana y creativamente. Este hecho, no es casual; el Mal –con mayúsculas, sí– requiere de ese estado del Ser, para que se convierta en una pieza fácil de manejar. Cascarones todo vació, sin alma, cómplices necesarios; la inmensa mayoría inconscientes, no solo utilizados para mantener la llama del poder tiránico, sino que incluso para avivarla y hacer crecer ese poder.


En este paradigma deshumanizador y descorazonador en el que quieren aún introducirnos más profundamente, existe una figura que cumple, como ejemplo perfecto, con las características expuestas en el párrafo anterior; se trata del perfil que conocemos como el “burócrata”. El “burócrata” es un Ser que se muestra frío y distante en el desarrollo de sus funciones. Parece ausente de sí mismo, desconectado de su propio pensamiento y sentimiento. Lo reconocemos por ser el fiel obediente: cumplidor y ejecutor de las órdenes de las instancias superiores o de lo que considera que la sociedad espera de él. Es decir, una persona de lo más “normal”, precisamente nada de su proceder hace entrever que destaque sobre el resto de sus congéneres; ni para bien, ni para mal.

Este calificativo de “burócrata” no describe tanto un oficio, como una actitud vital. Este perfil, tiende a adaptarse, moldeándose a la realidad del contexto histórico que le ha tocado vivir. Esto último, significa que juega un papel “normal”, en tiempos de paz, pero igualmente lo hace en tiempos de guerra, tiranía y totalitarismo. Nunca se para a recapacitar sobre las consecuencias de sus actos, simplemente actúa como se supone que se espera de él. El “burócrata” cumple con fe ciega todo aquello que él considera que es su obligación. Se considera una pieza que forma parte de una maquinaria gigante que lo contiene y de la que depende. Él no termina de comprender los entresijos de la relación que mantiene con esa maquinaria inabarcable e incognoscible para él, sin embargo, intuye que su función es necesaria e imprescindible para que todo el proceso funcione óptimamente –y no se equivoca en ello–. No obstante, al “burócrata” no le supone un problema, ni le importa siquiera, el no comprender con claridad el papel que juega dentro de todo ese proceso. Le basta con cumplir con sus funciones de manera meramente mecánica, y a eso se limita.


Hannah Arendt (1906-1975), reconocida filósofa, en su más célebre y polémico libro Eichman en Jerusalem: Un relato sobre la banalización del mal (1963) analiza el comportamiento del burócrata del partido nacional socialista de la Alemania nazi, Eichman. Se trata posiblemente del mejor ejemplo de la historia reciente que podríamos poner sobre el tipo “burócrata” perfecto. Eichman, un hombre “gris” en su vida cotidiana, fue el encargado de dirigir la oficina móvil que en todo el territorio europeo identificaba y deportaba a cientos de miles de personas a los campos de concentración, de exterminio. Por lo tanto, desde la asunción de la responsabilidad de dicha tarea, no cabe duda que Eichman, sin él pretenderlo, adquirió un especial protagonismo sobre la masacre ejercida en el Holocausto. Para Eichman, sin embargo, su trabajo suponía, tal y como declaró posteriormente en el juicio de Nuremberg, una simple tarea administrativa. Precisamente ese posicionamiento desligado de las consecuencias de sus actos es el que debiéramos de vigilar cada uno de nosotros, sobre todo, en momentos en los que existe un inminente peligro de vuelta a estados totalitarios.

Según Hannah, tras analizar el perfil psicológico de Eichman, a priori no se trataba de una persona depravada o perversa, tal y como pudiéramos pensar, ni siquiera de un fanático esclavo del odio o del resentimiento. Es decir, no era un psicópata de manual, simplemente se limitaba a realizar su trabajo de manera aséptica, él se limitaba a seguir protocolos. Utilizando en su lenguaje, eufemismos como “el problema judío” cuando quería hacer mención al genocidio, eludía el tener que confrontar los efectos de sus actos con el dolor del prójimo y, de esta manera, con su propia conciencia humana. Esta actitud de ejecutor de protocolos, nos recuerda a la misma que la inmensa mayoría de profesionales o personas en general están teniendo en la actualidad.

Es bien sabido que muchos de los que a lo largo de la historia han participado activamente en barbaries similares a la que estoy relatando, mostraron un comportamiento irreprochable en sus entornos familiares. Algunos llegaron a ejercer, por ejemplo, el papel de buenos padres de familia y de maridos detallistas y considerados con sus mujeres. A este respecto, os recomiendo que os hagáis con el libro titulado Pedro y el capitán (1979); una pequeña pero profunda obra dramática de Mario Benedetti. En ella, el autor charrúa nos introduce en los entresijos psicológicos de los únicos dos protagonistas: el torturador y su víctima. En sus diálogos, se refleja claramente la conducta “esquizofrénica” (disociada), que acabo de relatar, en la que se va mostrando el comportamiento totalmente incoherente y cruel de una persona que se considera y es considerada por la sociedad como normal.

De esta forma, llamémosla “burocrática” que hemos descrito en la figura de Eichman, participaron en la Segunda Guerra Mundial millones de personas comunes, buenos padres de familia y maridos detallistas. Asimismo, en otros eventos y situaciones monstruosas provocadas por el hombre. La característica en común de todos estos casos es el conformismo colectivo que se da de manera sumisa; actitud sumamente peligrosa ya que se realiza sin la participación activa del Yo espiritual. Así pues, la persona carece de conciencia y capacidad de asumir su responsabilidad individual, la cual se diluye en la responsabilidad colectiva. Hannah Arendt, en sus extensas obras Los orígenes del totalitarismo (1951) y La condición humana (1958) también nos habla de las nefastas consecuencias de la incapacidad de pensar por uno mismo. Nunca olvidemos que el Mal –sí, en mayúsculas– puede quebrantar la condición humana, sobre todo, cuando se produce una ausencia de pensamiento reflexivo y una falta de conexión con la propia alma.

Aunque en un principio, la figura de Eichman nos pueda producir rechazo y parecer un perfil alejado de nosotros mismos … ¡cuidado! En realidad, puede existir un “burócrata” bajo la piel de cada uno de nosotros. De hecho, en la actualidad, es lo que estamos comprobando en muchas de las actuaciones, que al final tienden a ser individuales, de los diferentes colectivos profesionales de nuestro país (aunque siempre existen algunas honrosas excepciones): políticos, jueces, médicos, policías, docentes …

Nos toca a cada uno de nosotros ahora hacer individualmente un honesto y auténtico examen de conciencia sobre el papel que estamos interpretando en este momento histórico excepcional y transcendente.

Conviene recordar que desde el juicio de Nuremberg, para la Justicia, la obediencia debida, no supone un eximente de responsabilidad.

Gaizka Galarza Petralanda
En Bizkaia, a 30 de mayo de 2021

15 comentarios:

  1. “Nadie puede aterrorizar a toda una nación, a menos que todos nosotros seamos sus cómplices.”
    -EDWARD R. MURROW-

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo.

    Precisamente en las oposiciones de Filosofía para Secundaria en la CAM el texto del examen práctico era de "Eichmann en Jerusalén".

    Qué excepcional era Hannah Arendt.

    ResponderEliminar
  3. Actividad administrativa, del nivel A, B, C, D, E
    Quizá en estos cambios están de acuerdo los de la Agenda 2030

    ResponderEliminar
  4. Es curioso que en toda esta plandemia la "disidencia" para exponer dicha farsa saca a los nazis a todas horas...casi parece que es cosa de ellos, sino fuera porque ya no están. Ya se sabe la historia la escriben los vencedores.

    Luchar contra esta estafa poniendo de ejemplo continuo la otra frasa que nos ha llevado a ésta, es de risa.
    Dejar a Hannah Arendt y leer a David Irving, tal vez así avancéis algo goyim.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El nazismo mostró a la culta y civilizada Europa el rostro maléfico del totalitarismo: la estatalización del hombre, el aplastamiento de la disidencia, la propuesta de una "pureza" irreal, el exterminio ejecutado en términos de cadena de montaje fordiana, ... Cierto que sus vencedores cargaron todo el "debe" en la cuenta de los derrotados, pero eso no minimiza el calibre del horror moral que supuso el nacionalsocialismo.

      Agradezco tu consejo, pero te recuerdo que todo consejo no solicitado es un intento de toma de poder, así que seguiré leyendo a Hannah Arendt.

      En cuanto a David Irving, si tecleas su nombre en el buscador del blog te vas a llevar una sorpresa.

      Casi tan grande como la que experimentarás si tecleas "goyim".

      Eliminar
  5. Como habitual lectora de tu magnífico blog no me he llevado ninguna sorpresa. Lo que me sorprende es que te hagas eco de artículos donde se sigue perpetuando la mentira sobre lo que realmente sucedió en La Segunda Guerra Mundial. No te confundas no soy ninguna defensora del nazismo, a mí sólo me interesa la verdad.
    Achacarle a los nazis "el exterminio ejecutado en términos de cadena de montaje fordiana" no se ajusta a la verdad, no crees?

    Por favor nada más lejos de mi intención de sonar autoritaria, lee lo que más gustes, aunque se base en mentiras, es tu elección.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con Sara y con el anónimo de las 11:20. El que nos hayan colado la primera mentira ha hecho posible que nos cuelen esta segunda. En este asunto conviene hilar fino, e intentar no repetir los patrones que nos han hecho caer hasta dónde estamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respondiendo a ambos, y empezando porque no pretendo tener una verdad definitiva sobre algo de lo que solo nos han contado una versión (criminalizando, literalmente, el solo hecho de pretender contar con otras), solo digo que nunca he creído en lecturas de la historia como enfrentamiento entre buenos y malos, con frecuencia han sido entre "malos y peores".

      El problema está en decidir qué adjetivo le corresponde a cada bando.

      Eliminar
  7. Como en la película Matrix cuyo protagonista vive inmerso en una duda constante de, ¿esto es todo?, ¿para que estoy aquí?, ¿qué significado tiene todo esto?, ¿porqué hago cada día lo mismo?, estas preguntas y otras más igual de transcendentales, todos nos las hemos hecho alguna vez, incluso los borregos cuya mentalidad limitada por el sistema alguna vez en sus quehaceres rutinarios diarios, se hacen preguntas, cuando te levantas todas las mañanas a la misma hora, te cepillas los dientes y es posible que en un breve instante el espejo te devuelva la mirada y te digas, ¿es esto todo?. Desconfiar de ti mismo es lo que puede llegar a pasar cuando ya desconfías de todo, debemos tener cuidado con esto también, vivimos en una mentira, los que manejan la verdad no siempre son los que ganan las guerras, estas vienen por otras cuestiones que al borrego jamás les dicen, por genocidios de una determinada raza cuyos jerarcas banqueros financiaron, o por recursos como el petróleo o diamantes en África, eso es parte del relato, todo eso es la mentira para que el borrego debata en páginas como esta o en bares que después de tres medianas se suele arreglar el País, la política, tu club de futbol o problemas conyugales con la gorda, todo es muy complejo y no apto para todas las cabezas "pensantes", se inventan diarios como los de Ana Frank para dar validez al relato, se inventan guerras y se inventan sistemas económicos complejos como los bonos inmobiliarios del 2007 que ni dios entiende, son mentiras porque siempre que surge estas maniobras suelen ser, aparte de ocultar la verdad no apta para el borrego, para cambios de paradigmas complejos cuyas respuestas sencillas están en los diarios y medios para que todo tenga un hilo conductor acorde al tiempo vivido, cuando se habla de la IIG sin a haber leído a autores mal llamados revisionistas, vemos con asombro quien estaba detrás, en las trastiendas financiando a ambos bandos, si, eso es, pero eso no sale en los libros de historia de los futuros borregos, pero a veces se cuela "folios" que algún mal pensado plasma en sus libros, no suelen ser de muchas tiradas, incluso podría daros datos para leer pero eso sería como acondicionar y no es mi cometido, solo a los niños se les tritura la comida para ser bien digerida, aquí hay adultos, espero, por lo tanto investigad un poco y veremos que la realidad se modifica según intereses ajenos al borrego, la historia real no está escrita. Si es posible salir, sin ir contra uno mismo, sólo ha de poder ser de una forma consciente, voluntaria y evolucionada. Como bien dice Poseso, no hay bueno y malos, eso es absurdo y ridículo, hay malos y menos malos, depende del lado que uno se ponga, jugar a buenos y malos lo hacíamos de pequeños con vaqueros e indios, y aún así era un tema "sencillo" de entender. Hay grupos de poder que luchan entre si y tenemos la mala suerte que estamos en medio, no entendemos las reglas, no sabemos nada del juego, y queremos entender y comentar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He disfrutado leyendo tu comentario.
      Un saludo.
      Qué rápido comulgué con la realidad sobre, Ana Frank, Einstein o La psicópata de la madre Teresa de Calcuta. La lista de judeoaventuras inventadas es interminable.

      Eliminar
  8. Que los famosos juicios de Nuremberg solo se juzgaron a cuatro cabezas de turco, y los realmente importantes emigraron o mejor dicho los emigraron a otros países, es cierto, que la Baff ahora Bayer ya fabricaba "productos" para experimentar con humanos es cierto, que a Hitler lo financió Ford mediante el envío de gasolina pq Alemania no tenia también es cierto, que también lo financiaron banqueros ingleses afincados en USA cierto también.

    Ahora bien porque no se habla de los genocidios perpetrados por Pol Pot en Camboya, Stalin en Rusia y Ucrania o Mao en China, que tienen en común estos tres genocidas de los que poco se habla, sometieron a su población a las hambrunas, otra forma de masacrar al pueblo, allí está de la forma en que Stalin masacró a la población de Ucrania, quitando las cosechas de los agricultores y ganaderos las cuales iban a parar a las arcas del estado, lo que vino se puede encontrar si se busca, lo mismo con Mao con la imposición de que agricultores dejasen sus tierras para trabajar en minas y fabricas apareció la hambruna y la muerte y no de unos cuantos, unos cuantos de miles, Pol Pot mas de lo mismo.

    Por cierto tanto Stalin, como Trosky, como Lenin estaban financiados por los mismos de siempre, " money does not understand ideologies"

    Que interés ha habido siempre en hacer propaganda de lo que pasó en Alemania y por contrapartida poco se habla de lo que hicieron los tres que he citado en sus países? no tengo la respuesta, pero alguna cosa huele muy mal.

    Y ya puestos si empiezo a relacionar hechos pasados con los actuales, intuyo que nos están llevando a una mezcla de los dos sistemas, por una parte crean una crisis sanitaria con sus experimentos por medio y por otra se cargan toda la economía, que por cierto la han creado ellos y nosotros hemos caído de cuatro patas, consumid malditos, con lo que expulsan a las personas del mercado de trabajo y con ello cada vez se va reduciendo el poder para adquirir lo básico, alimentos.

    Y la historia se repite cada vez mas sofisticada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus preguntas no tendrán respuesta, porque solo hay un malo oficial

      Eliminar
    2. Si tienen respuesta pero no todos saben hacer las preguntas y no todos quieren saber las respuestas, otros, la mayoría, ni se lo plantean, que no es lo mismo.

      Eliminar
    3. El burócrata Jonshon y los resultados del engendro del Brexit, lo que dije, crisis sanitaria + experimentos farmas + falta de suministros de alimentos, un compendio de los dos sistemas Alemania + sistemas comunistas, quien quiera entender que entienda.

      Vamos a meter mas mierda a la gente farmas + falsa comida, pero los psicopatas se comeran su buen chuleton

      https://es.sott.net/article/78492-La-escasez-de-alimentos-en-el-Reino-Unido-es-inevitable-La-verdadera-crisis-de-abastecimiento-de-alimentos-comienza-ahora-video-en-ingles

      Eliminar
  9. En biblioteca Pléyades dan unas razones muy interesantes sobre lo que pasó en la segúnda guerra mundial.
    Nada más lejos de convencer a nadie, creo que es la postura más acertada.

    Podría equivocarme, pero el movimiento sionista ha cumplido siempre un patrón detectable.

    He leído sobre las matanzas de familias alemanas en Polonia antes de la ocupación naci, y de la persecución terrorífica a las familias Alemanas por parte del ejército Ruso entre otros, dejando el "Holocausto" a la altura del betún.

    Para que quede claro, los xenófobos y totalitarios Nazis urbanos, no son mas que perturbados sociales sin puta idea de lo que paso, no son más que yihadistas buscando un objetivo, al igual que todos los fanáticos adoradores de logias o religiones.

    La última lógica de moda, es la evidencia científica, un concepto con el que esta nueva era de frustrados digitales, se limpia el culo con contundencia, lo mismo les sirve un clinex que una servilleta de esparto.


    https://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/esp_sociopol_zion24.htm

    Lo que han hecho con la historia y la ciencia si que es un holocausto de verdad.

    Hay muchos terribles holocaustos como el de Abya Yala, mal llamada América,en el cual deja al de los judíos al nivel de los Teletubbies.

    No cargo contra la cultura judía, es como cualquier otra cultura, pero por desgracia han sido elegidos para cumplir una agenda muy oscura, al igual que otras culturas han cumplido con otras masacres.

    Es un tema iresumible, necesitariamos dias de debate para llegar a un equilibrio argumental, pero poder gozar de la transigencia de este blog afortunadamente no tengo miedo a exponer mi visión sin recibir insultos.

    Saludos.

    ResponderEliminar