miércoles, 27 de marzo de 2019

LA DIFICULTAD PARA PENSAR AUGURA EL FIN DE LA LIBERTAD



En los últimos años de la República alemana de Weimar (1918-1933) la sociedad estaba muy ideologizada y los partidos decían proporcionar a sus seguidores la “correcta” concepción del mundo. Cada partido era una totalidad perfecta, cerrada en sí misma, por lo que converger entre ellos en algún punto resultaba prácticamente imposible: la relación entre las personas con diferentes ideas políticas se fue haciendo cada vez más complicada.

En este contexto de ruptura social el nazismo se fue convirtiendo en la ideología dominante. Pronto el ambiente empezó a ser asfixiante para los disidentes: si no eras nazi, eras sospechoso de ser comunista; o quizá algo peor, judío. Pensar comenzó a ser incómodo, y conversar libremente no estaba exento de sanciones sociales. Si un ciudadano no quería problemas con su vecino, callaba o le daba la razón. Pero la disonancia termina por ser insoportable: fueron muchos los que, acostumbrados a decir lo que no pensaban, acabaron al fin creyendo lo que a todas horas decían.

La reflexión moral implica un diálogo continuo con nosotros mismos y un distanciamiento emocional del asunto juzgado. Se trata de ponernos en la situación de los otros e intentar pensar desde posiciones diferentes. Finalmente, emitimos una opinión razonada que está siempre sometida a debate público. Sin este debate, que se debe producir primero en nuestra cabeza y después con los otros, no hay sociedad civil. No obstante, pensar sobre cuestiones morales es una actividad ingrata, pues pocas veces llega a ser tan concluyente como un razonamiento técnico, científico o matemático. Conlleva, por tanto, cierto desasosiego.

Además, opinar públicamente puede traer consecuencias incómodas, hay gente que te empieza a mirar mal si no piensas como ella. Quizá por eso la tentación de abdicar del pensamiento crítico está siempre presente, siquiera inconscientemente. Más aun cuando la ideología dominante acecha. ¿Por qué hacerse preguntas inquietantes cuando hay tantas respuestas reconfortantes al alcance de la mano?

Muchos alemanes corrientes que en un principio no simpatizaban con el nazismo, decidieron dejar de hacerse preguntas inquietantes: el juicio ponderado fue sustituido por la opinión irreflexiva inducida por la propaganda o por la presión de grupo. El diálogo interno desapareció y, consiguientemente, el debate público se pervirtió: ya no se trataba de razonar con el otro, sino de imponer mi verdad al otro. Según Hannah Arendt fue precisamente esta incapacidad de pensar de una parte importante de la población de Alemanía la que, en gran medida, posibilitó el triunfo del nazismo.

La Historia se suele repetir, aunque nunca exactamente igual. Hoy la ideología dominante no es el nazismo; pero, como en los últimos años de la República de Weimar, hablar libremente resulta cada vez más complicado. La verdad de lo políticamente correcto no admite matices, discusión ni deliberación reflexiva. Si el debate es entre amigos o familiares y asoma la mínima discordia, el amigo puede convertirse en enemigo y el pariente puede retirarte la palabra.

En la calle, y sobre todo en las televisiones, el mensaje es inequívoco: en nombre de la nueva verdad los disidentes deben ser señalados, vigilados y apartados. El linchamiento en las redes sociales es práctica habitual.

Hoy la ideología dominante es el feminismo supremacista y el elegetebismo. Pero no nos engañemos, podría ser cualquier otra. Lo importante no es la ideología que se dice defender, sino lo que a través de ella se pretende conseguir: sabemos, gracias a las cínicas declaraciones de un ministro que, en España, reeducar a los jueces es prioritario. Sin embargo, el ataque a la Justicia es solo un escalón. Hacer de la vida privada asunto político, acabar con lo que queda de la Civilización occidental e instaurar el Paraíso en la Tierra son los últimos peldaños de la escalera.

La verdad política se llama libertad, y su garante es el Estado de Derecho. Cuando en nombre de otra verdad se sacrifica la libertad, el resultado es siempre el mismo: un régimen totalitario donde reina la mentira. Ocurrió y, por lo tanto, es posible. David Russet, escritor francés víctima de las atrocidades nazis, decía que el hombre normal no sabe que todo es posible. Hoy sus palabras, fruto de un ponderado juicio en una época donde mucha gente lo perdió, deberían entenderse como un nuevo imperativo moral: ¡no ser un hombre normal!

Jesús Palomar
(Visto en https://disidentia.com/)

11-M: COMPLICIDADES Y BENEFICIARIOS


El terrorismo es la continuación de la política por otros medios.

El CNI, mediante sus etarras teledirigidos y la desactivación de las "caravanas de la muerte", ofreció al gobierno del PP la consolidación de su poder, pero al hacerlo allanó el camino a la trampa de la OTAN. Materializada ésta, y bajo la amenaza de más bombas, el poder soberano de la nación se rindió al cambio de régimen que el poder globalista exigía. Michael Boor continúa diseccionando el atentado que cambió España y la puso a los pies de sus enemigos.

martes, 26 de marzo de 2019

CUATRO PRUEBAS DEFINITIVAS DE LA EXISTENCIA DE LOS CHEMTRAILS RECONOCIDAS POR ALTOS CARGOS GUBERNAMENTALES



Los medios de comunicación vasallos del mismo sistema se apresuran en tildar de paranoicos a todos aquellos que muestran ante la opinión publica una realidad que hoy vamos a probar de manera definitiva.

Nos fumigan.

Y lo hacen con una doble finalidad.

Primera: la modificación climática para vendernos su mantra del “cambio climático”.

Segunda: la experimentación con virus y bacterias sobre la población de manera encubierta y sin su consentimiento.

Esta doble finalidad no es una opinión. Es un hecho que hoy te voy a demostrar con hechos históricos.

Comencemos ...


Prueba número uno.

La patente US-4686605-a demuestra que la élite cuenta con dispositivos para alterar el clima

Esto no es una opinión, es un hecho.

Lee atentamente: Https://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com/2017/09/te-presento-la-patente-que-demuestra.html

Prueba número dos.

El ex-director de la CIA John O. Brennan cuando ejercía el cargo reconoció que el gobierno estadounidense ya cuenta con la tecnología para alterar el clima.



Esto no es una opinión es un hecho.

Observa: Https://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com/2016/07/el-director-de-la-cia-reconoce.html 

Prueba número tres.

El ex-secretario de defensa de los Estados Unidos, William Cohen, reconoció en 2013 que su gobierno cuenta con armas climáticas desde hace 15 años”. Esto es un testimonio real de un importante cargo gubernamental no una opinión. 


Observa: https://www.naturalnews.com/040652_weather_weapons_chemtrails_HAARP.html

Prueba número cuatro.

El ejército de los Estados Unidos realizó en el periodo comprendido entre 1949 y 1969, 239 pruebas de guerra bactereológica, esparciendo toda clase de virus y bacterias experimentales sobre la población de manera encubierta.

Esto no es una opinión del “Washington Post”, es un hecho documental probado.

Observa las pruebas de los documentos desclasificados del ejército estadounidense:

http://documents.theblackvault.com/documents/biological/FA-09-0021.pdf

Te presento pruebas de hechos ocurridos hace medio siglo porque son documentos desclasificados.

¿Cuál es la probabilidad de que estos experimentos hayan cesado hoy en día por arte de magia ?.

La respuesta, hasta para ti querido escéptico, es evidente.

Además los chemtrails están siendo utilizados como instrumento para experimentar nuevas gripes, nuevas epidemias para minar la salud de la población de manera encubierta.

Esto fue así hace 5 décadas, ¿ qué razón hay en este momento para que no sigan haciéndolo ?.


El cuento les funciona excelentemente; observa a los mass media defendiendo al establishment:

Https://verne.elpais.com/verne/2018/03/02/articulo/1520005564_270533.html?id_externo_rsoc=fb_cm&fbclid=iwar3i5lf4m--cr2xnhr6hpoqxzkby4be7l6e4r0cjuxthyhq6tn5st_hnlcg

El establishment sentencia y desacredita verbalmente, sin aportar ninguna prueba.

Esa es la diferencia entre ellos y los despiertos.

La mayoría de la población sigue a pies juntillas lo que le dicen en la televisión, “son estelas de condensación de aviones” nos dicen.


Hoy te vuelvo a demostrar con datos y pruebas que la verdad es mucho más maligna y mucho más real de lo que jamás un escéptico pueda llegar a asimilar.

Espero querido escéptico que una vez vistas las evidencias que hoy has podido leer en este artículo, pases a engrosar las filas de los despiertos.

Basta de que nos tomen por borregos, basta de mentiras, y sobre todo, ¡basta de chemtrails!.

(Visto en https://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com/)

GREEN A: "ASESINOS DE LA CREATIVIDAD"


Un tema acerca de cómo el sistema educativo actual está afectando el desarrollo de la creatividad en los estudiantes.

lunes, 25 de marzo de 2019

LA ERRÁTICA TRAYECTORIA DE "CIUDADANOS"


"Ciudadanos" ha demostrado ser el partido veleta del panorama político español, apuntándose a lo que sea que parezca poder reportarle votos. Su última ocurrencia es un indefinido "feminismo liberal", tal vez por aquello de que arrimarse al victimismo reporta simpatías y, sobre todo, subvenciones, en un momento en que ya las únicas provenientes de la U.E. son las que recompensan las denuncias de género. Joan Planas pone a estos oportunistas ante sus propias contradicciones con su habitual desparpajo.

LA VERDAD SECUESTRADA


... en particular en el mundo del periodismo. Repárese con como "informan"
los medios de la violación de una niña

La reacción de medios, líderes de opinión y chiringuitos feministas en el caso de la "Manada" de Pamplona es de sobra conocida: condena a voz en grito, cuanto más histérico y a coro mejor; extensión de una difusa culpabilidad colectiva a todo varón español, con especial regodeo contra los cuerpos de seguridad, "representados" por dos de los botarates entrampados en el bochornoso sainete (uno militar y otro Guardia Civil), e intento de romper las garantías judiciales y la profesionalidad de los jueces que no cerraron filas con la voluntad de linchamiento de la masa irreflexiva y aborregada, apartado éste último en el que Soros y cía se apuntan el tanto con el que queda amortizada la movilización que han teledirigido: la imposición a profesionales del Derecho de un lavado de cerebro curso de "sensibilización" de género a mayor conveniencia de la artificial e interesada guerra de sexos.

Para lograr la enésima vuelta de tuerca al sistema de represión contra el varón, los rostros y la identidad de los presuntos violadores de los Sanfermínes fue sobreexpuesta hasta el extremo, convirtiendo su infiltración en nuestro imaginario en algo así como el señalamiento de la rama podrida del árbol familiar de cada uno de nosotros.

Si la víctima es menor, ¿no merece apoyo,
atención, solidaridad ... ?
Choca, y mucho, ese proceder frente a otras manadas que se benefician de un exquisito cuidado en no difundir sus identidades. El miércoles pasado supimos de la última: seis jóvenes de entre 15 y 20 años violaron por turnos a una niña de tan solo 12, a la que llevaron junto a una amiga a un edificio abandonado. La amiga fue "indultada" de ser abusada por afinidad étnico-cultural, o como ella misma explicó a la víctima, "por ser mora". Los agresores, salvo uno, nigeriano, eran marroquíes. Los hechos sucedieron en Azuqueca de Henares hace un año, pero fueron ocultados a la opinión pública.

Insisto en que no es la única "manada" a la que se le ha concedido el beneficio del anonimato: el listado aparece en esta entrada que puede el lector consultar y que muestra como único rasgo común de los grupos de alimañas que violan en grupo su procedencia foránea, mayormente magrebí.

Sorprende el clamoroso silencio de las unánimes, concienciadas y sororianas (más bien "soros-y-anas") neo-feministas ante estas agresiones. Repiten, con empeño solipsista, que lo único relevante es el "género" de los violadores y se tapan los ojos ante el hecho de que la cultura de la que mayoritariamente provienen considera a la mujer un inferior, una mera propiedad que cuando no está asignada a un dueño debe estar disponible para quien quiera usarla a su antojo, ... Eso, por supuesto, no es "cultura de la violación", es una "peculiaridad cultural", ... son sus "costumbres". Curiosas costumbres que ejercen destrozando vidas que, según la lógica de las hipócritas de turno, deben ser de segunda. Aunque ya sabemos que las cerriles supremacistas anti-hombre blanco lo que buscan son culpables, no soluciones.

Sólo es un pasatiempo. Y nuestras hermanas, hijas, etc. -nun-
ca las de los políticos y banqueros- el juguete.
Hace tres años, un documentado artículo de la socióloga y politóloga Mapi Egea revelaba la existencia de una práctica árabe, el "Taharrush", que consiste en rodear a una mujer infiel y someterla a violencia, humillación y abuso sexual. Su primera manifestación en suelo europeo tuvo lugar en la Nochevieja previa en Colonia, Hamburgo y otras ciudades alemanas, donde muchedumbres de refugiados se dieron un salvaje festín -recuerde el lector que no es "cultura de la violación", que eso solo se da entre los varones occidentales- con las provocativas e indefensas mujeres que tuvieron la desgracia de cruzarse con las turbas de exaltados. Solo en Colonia hubo 1139 denuncias por agresión, aunque las autoridades negaran al principio, disimularan después y solo ante la evidencia reconocieran que se trataba de un ataque sincronizado (Berlín, Stuttgart, Düsseldorf, Francfurt, Bielefeld, ...) por parte de inmigrantes musulmanes, muchos de ellos solicitantes de asilo.

El mismo ocultamiento inicial ha sido la táctica consensuada por los medios españoles ante el monstruoso incremento de agresiones sexuales en grupo (31 solo en los 35 primeros días del año, como recoge "La Tribuna de España") perpetradas por magrebíes, muchos de ellos menas (menores no acompañados) en situación irregular que campan por sus respetos en la periferia de las ciudades. En el caso concreto de la violación de Azuqueca el proceder de los medios mayoritarios oscila entre el tancredismo y el esperpento, tal como hace constar el portal "Contra un mundo viperino"":

La mayoría de los medios izquierdistas parecen haber decidido que si la realidad les estropea sus prejuicios ideológicos, entonces es mejor ocultarla. Así es como han informado sobre la violación de Azuqueca ciertos medios españoles:
El escenario del terrible suceso
Y eso los medios que han difundido, convenientemente maquillada, la noticia. Otros, como InfoLibre, El Periódico o El Plural, directamente la han ocultado, dejando bien retratada la "pluralidad", la "libertad" y el servicio a los ciudadanos que pregonan sus cabeceras. ¿Qué son la inocencia, la integridad o la salud física y mental de una niña frente a los intereses mercantiles de políticos, mercaderes y paniaguados varios?

La realidad puede abrir los ojos a muchos, por lo que los que quienes controlan el flujo de información se cuidan mucho de exponerla. De ellos solo podemos esperar medias verdades (es decir, mentiras parciales e interesadas), propaganda y censura. Son fariseos encubridores, miserables de cuello blanco que deciden qué debe saber el ciudadano y qué se le debe ocultar, tutores no solicitados que nos tratan como a menores perpétuos a los que hay que mantener en un limbo que nos impida decidir con conocimiento de causa. Los señores del juego les han encargado no estropear la corriente de votos y mano de obra sin cualificar que aportan los inmigrantes, así que censuran los desahogos -la edad, ya se sabe- y "entretenimientos" de algunos, que no son los de todos, pero que partidos extremistas proyectarán sobre todos como una imborrable mancha de sospecha. Y así estaremos todos polarizados sin matices -"o conmigo o contra mí", o víctimas o xenófobos-, pero sin cuestionar nunca la manipulación de quienes tienen la sartén por el mango para racionalizar la situación, pero saben que la desgracia de unos es el negocio de otros, y el "business" manda.

Me refería hace unas líneas a los "menas" que llenarán nuestras calles de violencia e inseguridad en breve (de hecho, ya lo están haciendo). Entran y salen de centros de menores convertidos por la gestión privada en un indecente negocio que mueve cantidades millonarias en subvenciones. Solo uno de los 1186 centros de protección de menores y de reforma que existen en España, el centro "Teresa de Calcuta", en Madrid, recibe 210 euros por menor al día, 6.300 euros al mes por cada interno. Una cantidad bien jugosa que decrece cuando se produce el retorno de un menor a Marruecos. Desde que la Ley del Menor del año 2000 permitió privatizar la gestión de los centros de reforma surgieron múltiples asociaciones "sin ánimo de lucro" (por supuesto) para las que el menor sin arraigo es una fuente de ingresos. Una de estas "filantrópicas" asociaciones, GINSO, ha cobrado de la Comunidad de Madrid 147,6 millones de euros desde 2006 y de la Junta de Andalucía 178 millones, además de los contratos con otras Comunidades Autónomas.

Históricas "solidaridades" del feminismo patrio:
una mentirosa demostrada, una secuestradora
de menores, las manadas magrebíes, etc., etc.
Tan clamoroso como el ocultamiento de esta realidad por los medios es el silencio de la horda de fanáticas, ventajistas e ignorantes femi-supremacistas, envenenadoras de la convivencia que bramaban como animales contra la "manada" de Pamplona el año pasado pero que en la última edición de su aquelarre del 8-M, pudiendo escoger entre varias decenas de "manadas" más, de diversos colores, pero con el denominador común de no estar integradas por españoles, optaron por sustituir la denuncia solidaria por un silencio ovino al respecto. ¡Increíble su doble vara de medir, hipócrita hasta la doblez! Se nota que sus amos no las han espoleado contra sus muy machistas, capitalistas y explotadores intereses, y que las niñatas en edad de subidón, pero no de madurez aún, no han llegado por sí solas -si es que llegan algún día- a la autocrítica honesta y necesaria.

Por cierto, los jueces del caso han dispuesto para los menores que participaron en la violación un internamiento de tres años. Destrozar la vida de una niña garantiza alojamiento, manutención y borrado de antecedentes al salir, junto con la más que probable "nacionalización por arraigo", ... en definitiva, que sale muy a cuenta. Si esto no es un modo de incentivar el delito que venga Dios y lo vea. A algunos nos cuesta no vomitar al considerarlo.

El progresismo buenista, las feminecias y los palmeros del "plan Kalergi" (para los que acaben de dar un respingo les doy el consejo feminista por antonomasia: "Informate") están conduciendo a este país al desastre, siguiendo la estela de una Suecia que en otro tiempo era un modelo del éxito de la socialdemocracia y hoy lo es del suicidio colectivo. Un suicidio cuya denuncia le granjea a uno la inmediata acusación de "facha", insensible y racista, exponiéndole a ser acusado del más perverso delito imaginado por esta patulea de sectarios: el "delito de odio", muestra de un totalitarismo que pretende legislar hasta los sentimientos, prohibiendo solo y exclusivamente los dirigidos hacia colectivos privilegiados. Porque hay un odio tolerado y hasta fomentado: el odio a la propia condición de quienes hemos recibido una herencia de prosperidad, paz y tolerancia que amenaza con saltar por los aires. "Hombre blanco heterosexual, odia tu raza, tu pasado, tu nación y tu condición". Ese es el mensaje: el auto-odio de quienes debemos ser reemplazados por oleadas incontroladas de quienes no han construido prosperidad, paz y tolerancia en sus países, pero las amenazan en una U.E. cada día más estúpida, decadente e indigna, y que ha convertido a España en el laboratorio de un neo-totalitarismo que deja la distopía de Orwell al nivel de un cuento infantil: contra tu raza, el complejo del auto-odio, contra tu pasado, leyes de memoria histérica histórica, contra tu condición, "leyes de género", ...

"El machismo mata". Y la hipocresía de las feminecias remata.

Me falta vocabulario para expresar mi más profundo desprecio hacia quienes ante lo sucedido en Azuqueca miran hacia otro lado y callan, cuando el llanto de la víctima (45 interminables minutos pidiendo socorro) debería desvelarles noche tras noche. Este país se ha convertido en un deplorable guiñol en que psicópatas de manual tiran de los hilos de turbamultas de "zombies" consentidores que se limitan a musitar para sus adentros "¡Que no me toque a mí!", cuidando de no ser oídos por quienes les llamarían "islamófobos", "fachas" o "machistas", términos que, tal como está este podrido manicomio, van a acabar por definir solo a las personas decentes que no se someten a la corrección política impuesta, la mansedumbre del rebaño y la insensibilidad hacia los más necesitados.

Un detalle revelador más: el propio embajador de Marruecos ha solicitado la devolución de los agresores al país vecino (donde nunca se les permitiría agredir a menores del modo en que lo han hecho aquí), petición que no ha sido atendida.

Tal vez la escoria que recibimos sirva para asentar aún más el "apartheid" al varón, y hay quien no quiere perder esa oportunidad.

Lo que está en juego es el negocio ...

(posesodegerasa)

LA GUERRA SECRETA DEL 11-M: UN CHANTAJE A MANO ARMADA


Michael Boor continúa desentrañando las claves de un golpe de Estado fraguado contra los intereses de España e impuesto por la fuerza a un gobierno entrampado en maniobras inconfesables que acabó por rendirse a las exigencias del poder globalista.