miércoles, 8 de abril de 2020

LOS TEST DEL CORONAVIRUS PODRÍAN ACABAR SIENDO UNO DE LOS MÁS LETALES INSTRUMENTOS PARA SU DIFUSIÓN



En una revelación impactante, varios países han informado que los kits de prueba, el equipo de protección y los dispositivos médicos que se les enviaron para combatir COVID-19 estaban contaminados con el coronavirus mismo. Mientras tanto, en los Estados Unidos se descubrió que el laboratorio autorizado para fabricar kits de prueba de coronavirus también estaba contaminado por el virus. Sin los necesarios controles, que la prisa y la histeria relajan, podríamos encontrarnos con que los mismos medios con que se pretende atajar esta pandemia podrían ser los instrumentos de su difusión. No sería la primera vez.

¿Accidental o intencional? La respuesta depende de si reconocemos en la
situación actual una guerra biológica o preferimos ignorarlo

Reino Unido encuentra kits de prueba contaminados con coronavirus

La semana pasada, el Reino Unido reveló que los componentes clave del kit de prueba de coronavirus que el gobierno del Reino Unido había ordenado en el extranjero estaban contaminados con el coronavirus mismo. El lunes, el 30 º de marzo de 2020, laboratorios de todo el Reino Unido fueron advertidos de que no habría un retraso en la entrega de “sondas y cebadores.”

Se informó que los kits de prueba fueron enviados desde China y se descubrió que estaban contaminados con el coronavirus cuando estaban siendo testados por una empresa con sede en Luxemburgo, Eurofins Scientific.

Eurofins admitió la contaminación diciendo: “Somos conscientes de que varios fabricantes de cebadores y sondas de todo el mundo han observado contaminaciones con el virus después de que produjeron controles positivos de SARS-COV2. “Esos problemas iniciales pueden resolverse fácilmente mediante procedimientos adecuados de limpieza y segregación de producción”. Un control positivo permite evaluar la capacidad de la nueva prueba para detectar una enfermedad.

El curioso caso de contaminación no revelada en laboratorio de EE. UU.

A principios de marzo de 2020, un científico federal de alto rango en Estados Unidos y la Administración de Drogas y Alimentos del país (FDA) emitió declaraciones impactantes que revelaban que el laboratorio de Atlanta de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) autorizado para fabricar los kits de prueba de coronavirus estaba él mismo contaminado. El trasfondo de esto es que, aunque la OMS había enviado sus kits de prueba de coronavirus en todo el mundo a otros 57 países, los Estados Unidos habían decidido fabricar el suyo.

Timothy Stenzel, Director de la oficina de CDC de Diagnóstico In Vitro y Salud Radiológica, fue enviado al laboratorio de Atlanta el 22 de febrero para ayudar a coordinar la respuesta del coronavirus de la administración. Sorprendentemente, el especialista en pruebas fue detenido en la puerta de los CDC y obligado a esperar durante la noche , dijeron dos personas con conocimiento del episodio. El científico recibió permiso para estar en el campus solo después de que altos funcionarios del departamento de salud negociaron su acceso en una serie de llamadas.

Después del episodio, Stenzel encontró evidencia de que el laboratorio estaba contaminado con coronavirus e informó de ello al Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS). No está claro qué altos funcionarios de salud, en qué agencias, sabían sobre la contaminación de los CDC y cuándo se enteraron de ellos. El HHS convocó a un equipo de científicos externos al CDC y lanzó una investigación sobre el asunto.

La carrera por el equipamiento médico 

Los gobiernos de todo el mundo están preparados para una carrera masiva de diagnóstico médico, kits de prueba, tratamiento y esfuerzos de vacunación. GreatGameIndia ha documentado cómo los gobiernos participan en operaciones de inteligencia encubiertas relacionadas con el coronavirus en los niveles más altos de la carrera para adquirir equipos y equipos de protección, llamados PPE (Protective Equipment Personal) en lenguaje médico, que son muy escasos.

Tal situación evidentemente de pesadilla, al encontrar los kits de prueba de coronavirus contaminados con coronavirus en países como los EE. UU. Y el Reino Unido, plantea muchas preguntas sobre no solo la instancia específica de abastecimiento, sino los juegos de guerra geopolíticos más grandes que se están jugando a nivel internacional .

Estamos en medio de una guerra de inteligencia sobre el coronavirus y no se puede descartar el papel de los servicios secretos, teniendo en cuenta también cómo la OMS fabricó una pandemia por motivos puramente comerciales en 2009.

(Fuente: https://greatgameindia.com/; visto en Muelas Gaitan)

LA CONJURA DE LOS NECIOS



Locomía versión 2.0. Y sin ninguna gracia.

En estos días de confinamiento forzado y forzoso, en el que multitud de ciudadanos asistimos atónitos a las impericias, incompetencias y mezquindades de un gobierno desastroso, llegaba a mi smartphone de arcaica generación (no está el que esto escribe en el grupo de los selectos aduladores periodísticos del gobierno) un impactante video. En él, Pedro Duque, a la sazón ministro de ciencia en el ejecutivo de Pedro Sánchez, realizaba unas reflexiones sobre el papel de la senectud en España que me dejaban perplejo y que me recordaban a Epicteto y a Heidegger.

La gran idea del Presi: el ministro-astronauta, alguien que
siempre sabrá quitarle gravedad a los problemas
A Epicteto se le atribuye una frase que dice que los ancianos cometen el error de enjuiciar su presente con criterios propios del ayer. El señor Duque en su intervención ante los medios afirmaba que nuestros mayores, aquellos que han construido la sociedad en la que vivimos sobre la base de su esfuerzo y sacrificios, no tienen derecho a enjuiciar su presente, la conservación de su salud, con los criterios del pasado. España, decía Duque, es un país con una gran esperanza de vida, donde nuestros mayores viven parece ser demasiado tiempo. De hecho, parece que cada día nuevo que amanece es un regalo que el Estado del bienestar les concede a aquellos cuyo ciclo vital en otras latitudes, con un sistema público de salud menos sólido, ya habría cesado. Con este peculiar razonamiento, en el que anida un terrible prejuicio hacia la ancianidad, Pedro Duque venía a exteriorizar una terrible verdad propia de nuestros infantiles y hedonistas estados del bienestar: los mayores sobran. Detraen recursos públicos, votan opciones políticas más conservadoras en su gran mayoría y además en situaciones de saturación de los sistemas de salud público plantean una exigencia intolerable a nuestros progresistas políticos; aspiran a ese querer perseverar en su existencia que decía Spinoza en su visión antropológica del ser humano


Otra célebre frase de Heidegger contenida en Ser y Tiempo venía a mi memoria cuando escuchaba estupefacto el atrabiliario discurso de nuestro ministro astronauta: “Con la madurez llega a su plenitud la fruta”. En una reflexión sobre el hecho cierto de la muerte, Heidegger se plantea la cuestión de si ésta no deja de ser una forma de dar realización plena a una vida. La muerte deja de ser un drama para convertirse en un momento, capital eso sí, de la propia existencia.



En nuestras sociedades no se habla de la muerte, se evita, Su realidad se confina a la de las puras estadísticas. Con ocasión de esta crisis, que amplifica como decíamos en un anterior post la realidad de nuestro tiempo, se ve palmariamente como la muerte estorba enormemente en nuestra sociedad. Al gobierno le incomoda profundamente pues quiebra su relato monolítico y acrítico de la gestión de esta pandemia sanitaria. También a los medios, que no informan sobre la tanatocracia en la que se está convirtiendo nuestro sistema político, porque el óbito no encaja en sus parrillas televisas pensadas para un público hedonista e infantil que no quiere ni puede contemplar la magnitud del desastre al que nos abocan unos políticos ineptos. Tampoco resulta conveniente informar sobre la riada de decesos diarios que se amontonan, en condiciones cuasi bélicas, en nuestras improvisadas morgues. La necesidad de contar con el favor del poder político de turno hurta a nuestros periodistas de su principal obligación: la necesidad de ofrecer a la sociedad una información veraz.

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, en sus ya célebres comparecencias me recordaba al mal estudiante de derecho. Ese que acude al temible examen oral ayuno de conocimientos pero provisto de una verborrea tan inconexa como autocomplaciente, creyendo ingenuamente, que dicha facilidad de palabra hará creer a su examinador que los conocimientos, ausentes por falta de estudio, se remplazan fácilmente con una improvisada perorata llena de tautologías y frases huecas. Cada afectado por un ERTE, parado en acto y empleado en potencia, cada nuevo desempleado, cada autónomo que tiene que cerrar la persiana debería ser un drama para un gobierno que se dice “social”. Sin embargo, es una mera estadística con la que nuestra ministra busca encantarse a sí misma, luciendo palmito, y una oportunidad para que su partido, Unidas-Podemos, avance hacia la construcción de su modelo político soñado: una España empobrecida, moderadamente cabreada, cuya población necesitará de la limosna gubernamental para malvivir como pueda y que permita a los émulos de Lenin perpetuarse en el poder.

Pedro Sánchez ha convertido nuestros sábados en un dejà vu. Cada fin de semana se convierte en la enésima repetición del mantra gubernamental sobre la excelsitud de la respuesta gubernamental ante la tragedia que nadie en el mundo anticipó ni pudo anticipar. Cada comparecencia del jefe del ejecutivo se convierte en una tediosa expresión de la banalidad e insustancialidad de la política posmoderna, aderezada con toques de maoísmo extemporáneo. El Shujing es un famoso libro de la literatura china que contiene una célebre fábula sobre el Yu Gong, un anciano que quiso deshacerse de dos montañas cercanas a su casa que le impedían el paso con la sola fuerza de sus manos. Dice la leyenda que los dioses de las montañas, conmovidos por el esfuerzo titánico del anciano, decidieron enviarle unos ángeles para que pudiera terminar tan majestuosa obra.


Al dirigente comunista chino Mao-Zedong le gustaba contar esta fábula para ilustrar su visión del voluntarismo revolucionario, el que le había permitido superar las duras penalidades de la llamada larga marcha en su lucha contra el ejército nacionalista chino. Con esta fábula Mao quería ejemplificar que no hay prueba, por dura que esta fuera, que se pudiera interponerse entre el revolucionario y su objetivo final: la conquista del poder a toda costa. Pedro Sánchez nos recuerda, con sus ademanes torpes e impostados, que no habrá pandemia ni oposición que le impida logar su objetivo más preciado: detentar el poder por el mero placer narcisista de poseerlo.

Nuestro desgraciado gobierno me recuerda a Ignatius Reilly, personaje de La conjura de los necios (John Kennedy Toole) que ha logrado hacer realidad su sueño de transformar la sociedad para convertirla en la horma de su zapato. Individuos que hace sólo 30 o 40 años estarían abocados a vivir en la marginalidad del sistema, por su impericia, por su notoria falta de preparación o por lo extravagante de sus ideas, hoy en día, para nuestra desgracia pilotan esa nave del Estado a la que se refería Platón en el libro IV de la República.


Carlos Barrio
(Visto en https://disidentia.com/)

BILL GATES MUESTRA LA AGENDA


martes, 7 de abril de 2020

COVID 19: NO HAY UNA ÚNICA CAUSA



El investigador Jon Rappoport presenta en este artículo dos tesis que pueden hacer luz en la situación de pandemia que nos presentan, aunque no para simplificar las cosas, sino para mostrar que justamente el simplificarlas es lo que nos impide ver la realidad: por una parte, el sobredimensionamiento del Covid-19 como responsable de todas las muertes en los hospitales -este blog ya llamó la atención sobre el hecho de que parece que ya ni la gripe normal ni otras causas tienen ya incidencia en ellas-, por otra, la necesidad de pensar en una conjunción de factores etiológicos, entre los cuales considera, aunque no con la rotundidad con que lo hace este bloguero, ese arma de destrucción masiva que es la tecnología 5G.

En términos absolutos, el Coronavirus supone una tragedia. En términos
comparativos, la muerte no está haciendo las cosas a lo grande con él.

Abordo esta cuestión, porque es la ilusión principal, y es la ilusión más difícil de disipar. La gente se aferra a ella como una balsa salvavidas.

Los magos del escenario presentan la "pandemia" como una enfermedad con una causa, y la gente lo acepta de inmediato.

Algunas personas que rechazan el coronavirus como la causa de lo que sucede presentan otra causa única: están cayendo en la estafa básica.


Hay personas en Wuhan que tienen neumonía debido a la horrible calidad del aire en la ciudad. Hay personas en Nueva York que tienen una enfermedad común similar a la gripe. Hay personas en Italia que tienen antecedentes de múltiples afecciones de salud graves a largo plazo (neumonía, gripe, problemas cardíacos, problemas renales) que empeoraron mucho con el tratamiento con medicamentos tóxicos. Hay personas en hospitales de todo el mundo que, después de ser diagnosticadas con Covid, reciben dosis de potentes medicamentos antivirales tóxicos. Hay personas en respiradores que reciben demasiado oxígeno y demasiada presión, y sus pulmones colapsan. Hay personas perfectamente sanas que están dando positivo por el virus porque la prueba es irreparablemente defectuosa ...

Y a todos estos casos se les está etiquetando como "Covid-19".

La prueba de diagnóstico para el virus, como lo he mostrado en muchos artículos, arroja veredictos falsos positivos, y esos resultados no tienen sentido, pero forman la imagen de un número creciente de casos. Y la gente se lo cree.

El truco de magia en el escenario es fácil de ver, una vez se comprende la táctica: Afirme haber descubierto un nuevo virus. Diga que se está extendiendo y necesita ser contenido. Invente una etiqueta paraguas para la epidemia: Covid-19. Comience a atraer a todo tipo de personas con todo tipo de situaciones diferentes a su diagnóstico y proclame que son todos "casos". Utilice una prueba de diagnóstico que automáticamente dará como resultado muchos veredictos de "infectados". Y ya tiene la ilusión de una pandemia.

En este punto, la gente aparecerá y dirá: ¿Qué hay de eso? ¿Qué pasa con todas las personas que mueren repentinamente en la ciudad X? Estos interrogadores están tratando de seguir con la única enfermedad y la única causa. Pero piénsalo bien. Si las personas realmente mueren en la Ciudad X de repente, y no estaban en el proceso de morir durante mucho tiempo ya que son ancianos y tienen un largo historial de enfermedades graves, entonces necesita ver qué sucede específicamente en la Ciudad X ... y no asumir que es lo mismo lo que está pasando en Wuhan, o Seattle, o Nueva York, o Berlín, o Milán.

¿Algo extraño está sucediendo en un hospital de la Ciudad X? ¿Los médicos están dosificando a las personas con medicamentos antivirales altamente tóxicos? ¿Están haciendo mal uso de los respiradores y colapsando los pulmones de los pacientes? ¿Apareció recientemente algún químico peligroso en el medio ambiente en la Ciudad X? ¿Alguien lo puso allí? ¿Quién sabe? Pero asumir "debe ser el virus" no tiene justificación. La suposición no se basa en nada.


Veamos una ciudad x real X Se llama Wuhan. ¿Qué estaba pasando allí? Bueno, durante mucho tiempo, la contaminación del aire ha sido realmente horrible. No tiene precedentes. Una mezcla de compuestos tóxicos de las épocas temprana y moderna de la industrialización. De hecho, el verano pasado, los residentes salieron a las calles y protestaron en gran número. No haces eso en China a menos que estés desesperado, porque el gobierno puede arrestarte y hacerte desaparecer.

¿Cómo llamaron los investigadores chinos al síntoma número uno de la "nueva epidemia"? NEUMONÍA. Con la calidad del aire en esa ciudad, no necesita un virus ni ningún otro germen para contraer neumonía. Solo necesitas respirar. Además de eso, los estudios estiman que, cada año, aproximadamente 300,000 personas mueren de neumonía en China. Lo que significa que hay millones de casos de neumonía. Pero de repente, no, la causa es un nuevo virus nunca antes visto. ¿Quién está engañando a quién?

La contaminación: otro factor ambiental que predispone a la enfermedad
pulmonar. Y que en Wuhan ha llegado a alcanzar niveles apocalípticos

Aún hay más. El gobierno chino decide que ni siquiera se molestarán en probar la existencia del nuevo virus. En cambio, van a hacer tomografías computarizadas de los pulmones de los pacientes. Si ven evidencia de neumonía, van a etiquetar a todas estas personas: "coronavirus". Pronto se conocerá como "Covid-19".

En este punto, alguien seguramente responderá: "Pero esa contaminación del aire no está ocurriendo en todos los lugares donde están apareciendo casos epidémicos. Por lo tanto, la contaminación del aire no podría ser la causa de la epidemia ".

Todavía no ve que está Vd. bajo el influjo de la estafa y el truco de magia. Todavía está asumiendo que Covid es una enfermedad con una causa. Todavía está hipnotizado.

Ciertamente, la correlación entre las poblaciones donde está
operativo el 5G y donde el coronavirus está más activo es más
que estrecha. Y el lema que propone este blog (#el5Gdebilita.
Elcoronavirusmata) cumple con la causalidad compleja que
propone el autor del artículo
O podría obtener esto: "No, no es el coronavirus, es realmente la tecnología 5G la que enferma y mata a las personas". Todavía cayendo en el truco de magia. En ciertos lugares, 5G podría estar perjudicando a las personas. En efecto. Y algunas de esas personas podrían ser etiquetadas como Covid. Si. Pero "todo" no es 5G, porque no hay una única causa.

"Pero comenzó en China y se extendió por todo el mundo".

No. Los magos de escena de los CDC y la Organización Mundial de la Salud quieren que creas eso. Han creado una imagen fraudulenta para convencerte de que es cierto. No hay una única causa.

"Pero QUIERO una "causa". DEBO TENER una "causa".

Si. Entiendo. Eso se llama adicción. Necesitas curarte a ti mismo.

Jon Rappoport
(Visto en https://blog.nomorefakenews.com//; traducción: Astillas de realidad)

ESTE ES EL PROYECTO: IMPLANTARNOS EL CHIP


lunes, 6 de abril de 2020

PENÚLTIMO ATAQUE A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN



Este maravilloso gobierno que disfrutamos en España, que ha hecho -al sexto aviso, eso sí- todo lo que le indicaron la OMS, la UE y los países que nos llevaban la delantera en la pandemia, cuyos miembros acuden a la sanidad privada cuando se infectan para no sobrecargar los hospitales a los que acudimos los curritos, que nunca borran tweets que les delatan y que pedirían disculpas por sus errores si los cometieran (ya sabemos que pensar en un error por su parte, no se, comprar test ineficaces o proclamar que esto es una gripe común y que los infectados son una anécdota, es un imposible metafísico) están hartos de que se ponga en tela de juicio su gestión. Así que han decidido, mientras nos acondicionan los gulags para asintomáticos, empezar a censurar toda opinión que no siga los patrones que les convienen. Eso sí, por ser exponentes de discursos de odio, aplicando el argumento ideado por la ADL (Liga Antidifamacion Americana, Judía), y pidiendo la colaboración ciudadana, visto que entre los sectarios que se tragan su propaganda no faltarán chivatos ni delatores dispuestos a ejercer de Stasi de circunstancias. Le dejo a Adri, de "Libertad y lo que surja" que lo exponga, porque a mí me están dando arcadas:



Sr. Presidente, ¿le suena esto?:

1. Se reconocen y protegen los derechos:

a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.

d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

5. Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

(Artículo 20 de la Constitución Española)

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

(Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos)


NO, EL CORONAVIRUS NO HA SURGIDO DE FORMA NATURAL, Y HAY PRUEBAS QUE LO DEMUESTRAN



Los medios de la élite están esforzándose, de un modo que ya roza el ridículo, por convencernos del origen natural de la pandemia global del SARS COV-2.

Esgrimen para ello la aparición de un único estudio realizado por el Instituto de Investigación Scripps, un organismo que un par de meses antes de la publicación de su estudio recibió una subvención de 50 millones de dólares, donados -¡qué casualidad!- por la fundación de Bill Gates. 

Dicen que la prueba de su origen natural es que es muy efectivo infectando células humanas: su particular escisión polibásica tiene una extraordinaria capacidad infecciosa no imitada en sus modelos informáticos.

Esas son sus "pruebas", eso es todo lo que tienen. No aportan datos sobre el animal vector del contagio que debería actuar como puente en la transmisión del virus entre el murciélago y el ser humano, ni hay datos ni evidencias de las sucesivas mutaciones que deben producirse para que un coronavirus de origen animal infecte con efectividad pandémica a un ser humano de Covid-19.

En cambio, sí hay evidencias de la utilización en laboratorio de coronavirus de murciélago chino en experimentos de hibridación para infectar células del tracto respiratorio humano. También hay evidencias de una aparición abrupta y repentina de este coronavirus en Wuhan. ya que las muestras estudiadas de enfermos de Covid-19 son iguales en un 99,98 %. lo que descarta la mutación del coronavirus. 

Observa los datos científicos, testados y comprobados: https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/coronavirus-origen-evolucion-por-que-no-es-igual-sars-mers-1429 

También está demostrado en estudios de campo oficiales que los coronavirus de murciélago no pueden infectar a un ser humano sin la participación de un animal puente, y esto es un hecho comprobado, no una opinión.  En el apartado 4 de este enlace ("Discussion") tienes los datos.

Para que este coronavirus sea de origen natural debe haber una cadena de contagio con las mutaciones respectivas de animal a ser humano, y que las secuencias genéticas de las muestras estudiadas de infectados de Wuhan sean idénticas en un 99,98 % demuestra una aparición repentina del Sars Cov-2 sin mutaciones previas en los contagiados.

Y esto sí son argumentos sobre el origen artificial del coronavirus, estos son datos y hechos.

No hay mutación para confirmar una cadena de contagio de animal a ser humano. No hay paciente cero ni huésped animal, pero sí se han hecho decenas de experimentos en laboratorio con coronavirus de murciélago hibridado con Sars para infectar células del tracto respiratorio humano

Y para concluir, como colofón, tenemos a los “graciosos elitistas” de "The Economist", con el pangolín en su portada de 2019 para recordarte que saben mucho.


El pangolín es el culpable al que han apuntado los medios de la élite, por ser huésped de un coronavirus similar en un 92,5 % al Sars Cov-2, solo que ese porcentaje es insuficiente para declararlo culpable, tal y como acabaron reconociendo esos mismos medios.

Y es que la mentira tiene unas patas de pangolín muy cortas.


Estos son los datos, que los medios, el estercolero de ideas Maldita.es y demás canales de propaganda del Sistema ignorarán ... porque no pueden refutarlos.

La práctica habitual de los medios -supuestamente- de información ante cada revelación que desenmascara su servidumbre hacia el discurso que conviene a los que dirigen este teatro de sombras.



(Fuente: https://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com/)