lunes, 28 de junio de 2021

¿CONSPIRANOICOS O PROFETAS? (2ª parte)




El 5 de Agosto del 2014 La Gazzetta del apocalipsis publicaba en Youtube un vídeo titulado “Pandemia Global ¿El plan secreto de la Élite?”.

Mucho se ha hablado de los defensores de la teoría de la conspiración, o conspiranoicos, un término más coloquial y al mismo tiempo ofensivo, en tanto significa “paranoicos de la conspiración”.

Pues como podréis comprobar, en este vídeo, la Gazzetta del Apocalipsis, conspiranoicos hasta en el título de la propia web, esta vez se pasaron tres pueblos en cuanto a delirio conspirativo.

Creían que a determinadas élites de este planeta les interesaría que se produjera una pandemia o crisis sanitaria que provocara un elevado nivel de pánico entre la población. Santo Dios, ¡qué imaginación! Y se basaban en una supuesta idea, inoculada en el imaginario popular a través de numerosas películas y series de televisión, centradas en grandes epidemias que asolan a la humanidad y que convierten a las personas en zombis.

Imaginad, las calles llenas de zombis deambulando con desconfianza …

Pero si esto os parece descabellado, agarraos, porque el delirio no acaba ni de empezar. Parece ser, afirmaban esos conspiranóicos en 2014, que esa ficción televisiva y cinematográfica era utilizada como herramienta de manipulación mental de las masas. ¿Para qué? Pues nada menos que para aceptar la aparición de una Pandemia como algo plausible …

Ja ja ja ja ja … Pero ahora viene donde La Gazzetta y los conspiranoicos que la publicaban se mostraron como locos de atar. Y ahí lanzaron la gran pregunta:

Pero … ¿Qué beneficios le ofrecería a las élites la aparición de una Epidemia?

Mirad qué cosas se les ocurrieron…

1. Sumisión completa a las autoridades, con el subsiguiente control de los gobiernos sobre sus ciudadanos.

2. Abortar una posible revolución. Una epidemia terminaría con todos los movimientos de protesta, el derecho a manifestación se vería restringido y se prohibiría las manifestaciones masivas de personas por motivos sanitarios.

3. Atomización de la sociedad. El miedo al contagio provocaría un efecto de desunión y disgregación social a gran escala. La desconfianza y el recelo dinamitarían por completo la posibilidad de crear agrupaciones basadas en la confianza mutua y en la solidaridad entre iguales. Mecanismos todos ellos potencialmente peligrosos para las estructuras de poder jerarquizadas actuales.


4. Eliminación de disidentes. La epidemia permitiría realizar una purga discreta, sutil y silenciosa de todas aquellas personas que pudieran resultar molestas a determinados gobiernos o intereses.

5. Gran Hermano Tecnológico. Monitoreo constante de todas las personas del planeta convertidas ahora en focos potenciales de la enfermedad. Los datos médicos de cada habitante deberían ser recogidos, almacenados y centralizados con el fin de realizar un seguimiento constante en tiempo real, a través de dispositivos fácilmente legibles o escaneables como chips o parches con los datos identificativos de cada ciudadano. Controles rutinarios en calles y medios de transporte. Aeropuertos, estaciones de tren, metro y autobús. Con detenciones policiales, siempre por motivos de seguridad sanitaria.

6. Vigilancia masiva ciudadana. La propia ciudadanía se convertiría en un órgano de vigilancia y represión de sus semejantes. La paranoia y el pánico asociados a la enfermedad conducirían a una vigilancia estricta de todas las personas que nos rodearan. Se promovería la denuncia ante las autoridades.

7. Eliminación Dinero Físico. El intercambio de dinero físico sería prohibido debido al riesgo de contagio. Se implementaría el pago electrónico en todos los ámbitos. Las autoridades tendrían entonces el poder de bloquear las cuentas de cualquier ciudadano en cualquier momento, lo que representaría un control absoluto sobre la población.

8. Eliminación Medios Alternativos. Los ciudadanos, presa del pánico, reclamarían información inmediata, fiable y práctica a las autoridades, que encargarían la difusión de estas supuestas informaciones veraces a los medios de comunicación de masas. Se produciría un bloqueo informativo que impediría que los medios alternativos o contraculturales tuvieran acceso a la información útil. Además, las autoridades filtrarían bulos falsos a los medios alternativos y a las redes sociales con el objetivo de destruir su credibilidad ante la población en un momento de extrema necesidad.

9. Gobiernos Tecnocráticos. La población reclamaría que fueran los técnicos, los científicos y los expertos, y no los políticos corruptos, los que gestionaran la situación de emergencia. De esta manera, los comités de tecnócratas determinarían las políticas a llevar a cabo con frialdad y eficiencia. El mundo entraría en un nuevo régimen tiránico en el que las personas serían consideradas simples datos estadísticos, perfectamente sacrificables para poder cumplir con los protocolos establecidos por los tecnócratas.

10. Imperio de las transnacionales. Los debilitados sistemas sanitarios públicos de los países quebrarían ante los enormes gastos generados por la epidemia. Para poder sostenerlos serían privatizados, y su gestión recaería sobre las grandes empresas transnacionales, a través de sus divisiones de la industria médica y farmacéutica.

11. Cambio Modelo Económico. El sistema económico y financiero internacional se encuentra cada vez más próximo al colapso. La aparición de una Pandemia, permitiría realizar un derribo controlado del sistema actual, y una re-negociación pactada de las condiciones del nuevo sistema o paradigma económico en el cual, la gran perjudicada, sería la población.


12. Guerra Biológica Encubierta. La aparición de una epidemia permitiría atacar encubiertamente a cualquier régimen o país que se mostrara díscolo o desobedeciera las directrices impuestas por las élites. Éstas podrían apoderarse definitivamente de los recursos naturales de países en vías de desarrollo, sin encontrar ningún tipo de oposición, y realizar tareas de limpieza étnica, o desplazamiento y re-ubicación de grandes masas de población.

13. Control Inmigración Ilegal. Una epidemia representaría la excusa perfecta para aplicar criminales medidas de control de la inmigración en algunos países, con el silencio cómplice de la mayor parte de la población occidental.

Negocio. Una epidemia global que provocara suficiente nivel de pánico, podría representar un negocio de magnitudes prácticamente inimaginables, especialmente para las grandes corporaciones farmacéuticas.

Características. ¿Qué características debería tener esa Epidemia para poder realizar todas estas maniobras? Principalmente debería tener 2:

1. Ser fácilmente controlable.

2. Generar un elevado nivel de pánico.

Para cumplir con estos dos requisitos aparentemente contradictorios entre sí, la enfermedad no debería transmitirse por vía aérea, pero debería ser muy infecciosa, fácilmente visualizable y causar mucho temor entre la población. Un ejemplo de una enfermedad que cumple estos dos requisitos es el virus del Ébola.

Gestión. ¿Como podrían gestionar la Epidemia para sacarle provecho? Para conseguir sus objetivos, el brote debería estar controlado desde el principio, pero debería generarse un sentimiento de pánico artificial, exagerando sus efectos reales a través de los medios de comunicación. Además, las élites dispondrían de la vacuna desde el principio, ocultándola a la población para así ampliar su margen de negocio.

Conclusión. Queremos dejar claro que no sabemos si las élites van a provocar una epidemia o no. Esperemos que eso nunca llegue a producirse. Pero, en el caso de que se produjera, hemos visto los beneficios que las élites obtendrían con ella, y es por esta razón que debemos permanecer atentos para evitar que nos manipulen. Llegado el momento … ¿seremos capaces de conseguirlo?

Pero ¿en qué estarían pensando en el 2014 esos conspiranoicos de La Gazzetta del Apocalipsis?

Toda persona cuerda y bien informada sabe que una cosa así es pura ‘ciencia ficción’, y que no podría pasar nunca. Queda claro, pues, que los conspiranoicos nunca han sabido distinguir la realidad de la ficción.

(Fuente: https://seryactuar.org/)

3 comentarios:

  1. https://www.youtube.com/watch?v=FDhRchKgonw&t=498s

    ResponderEliminar
  2. En esos tiempos visitaba la Gazzetta y recuerdo este y otros artículos bastante buenos, sobre todo por la especulación de las posibles consecuencias, porque el hecho de que se estaba preparando algo similar era evidente, solo hacia falta un mínimo de sensatez.

    La avalancha de zombies, virus, enfermedades, etc. era tal y por todos los medios imaginables que cualquier persona debería ponerse en guardia, ya en esos momentos; el empecinamiento en esta temática era ya sofocante y solo cabía ser planificada. Vamos, que no hacia falta ser ningún genio para intuirlo.

    Respecto a Gazzetta y su página hermana "El robot pescador" algo sucedió al final, desbarraron totalmente en temáticas ajenas a todo lo anterior, parecían haberse vuelto locos. Realmente pensé que no eran las mismas personas anteriores y que existía una "sustitución", una maniobra para acabar con ellos y eliminar la página, como sucedió. No creo que realmente fuesen los mismos de sus inicios.

    Esto nos debe poner en guardia contra los sitios de la red que puedan transformarse en herramientas de confusión o fraccionamiento de la posible resistencia. Esta gente tiene muchos, demasiados medios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Estamos en una película de ciencia ficción esto que está pasando es la gran mentira jamás contada y jamás vista desde aquí se ven los planes más macabros que esta élite satánica desea realizar y que en parte ya está realizando. Mira los conspiranoicos de 2014 en ese artículo como sabían bien que eso podía pasar.

    ResponderEliminar