viernes, 14 de mayo de 2021

LA ESTUPIDEZ DE VACUNARSE CONTRA EL COVID (2ª PARTE)



¿Vacuna de ARNm o terapia génica?


A pesar de su nombre, la "vacuna" de Pfizer es más parecida a la terapia génica, cuya definición es: "la utilización de la entrega terapéutica de ácidos nucleicos en las células de un paciente". La "vacuna" de Pfizer es exactamente eso, una secuencia de ARN artificial administrada a través de nanolípidos en las células del paciente, para secuestrarlas y llevarlas a producir la proteína pico que se encuentra en el SARS-CoV-2, o al menos en una de sus antiguas variantes. A partir de ahí, el huésped debería reaccionar a esta proteína produciendo anticuerpos. Si se producen demasiados anticuerpos, se produce una tormenta inmunológica; si no se producen suficientes anticuerpos, la inmunidad desencadenada es inútil.

Obsérvese que la terapia génica nunca se utilizó a gran escala. Sólo se utilizó en protocolos antitumorales experimentales de fase 1. Los fármacos eran tan tóxicos que nunca se realizaron ensayos de fase 2. Las "vacunas" de ARN contra el MERS y el SARS siguieron el mismo camino de fracaso.

En 1999, el genetista Alain Fischer, realizó el primer ensayo clínico con unos resultados positivos poco frecuentes en el mundo de las terapias génicas. El mismo Alain Fischer fue nombrado experto en vacunas por las autoridades francesas. Cuando se le preguntó por la "vacuna" de Pfizer, Fischer respondió con cautela, subrayando que se desconocían los efectos de la infecciosidad y la duración de la inmunidad, que los efectos secundarios eran inevitables y que el miedo a la vacuna era comprensible. Obviamente, el análisis de Fischer no encajaba con la narrativa provacunas, desde entonces ya no goza de ninguna exposición mediática.

La vacuna es inútil en el mejor de los casos y perjudicial en el peor

La historia de las vacunas está repleta de grandes escándalos. He aquí algunos ejemplos:

1/ la vacuna Salk contra la poliomielitis, que provocó el peor brote de poliomielitis de la historia, infectando a 200.000 personas con polio viva, de las cuales 70.000 enfermaron

2/ la prevalencia actual de la poliomielitis causada por las vacunas en comparación con la poliomielitis de origen natural

3/ la vacuna contra el dengue desencadena la producción de anticuerpos que no son perjudiciales sino beneficiosos para el virus del dengue, lo que provoca formas más graves de la enfermedad.

4/ Y no olvidemos Bérgamo, Italia, donde la población experimentó una alta prevalencia de formas graves de COVID-19 entre las personas vacunadas. No hay ningún misterio en ello, ya que desde hace años se sabe que la vacuna contra la gripe empeora las infecciones por coronavirus.

Del mismo modo, las vacunas contra parientes cercanos del SARS-COV-2 como el SARS o el MERS, que se dirigen a la proteína de la espiga como la "vacuna" de Pfizer, también han sido probadas pero rápidamente canceladas, uno de los principales efectos adversos fue la creación de anticuerpos que no prevenían sino que favorecían las infecciones virales.

Las vacunas contra el dengue, la gripe, el SARS y el MERS comparten el mismo defecto fundamental, bien conocido por los científicos como potenciación dependiente de los anticuerpos, donde la vacuna, en lugar de proporcionar inmunidad, aumenta la vulnerabilidad y la gravedad de la enfermedad a la que se dirige. En este contexto, no sería sorprendente que las vacunas de ARN desencadenen formas más graves de COVID-19.


Además, como la mayoría de los retrovirus, el SARS-CoV-2 es muy propenso a las mutaciones. El análisis de 10.000 de sus genomas reveló un elevado número de modificaciones genéticas: 2969 mutaciones de sentido erróneo, 1965 mutaciones sinónimas, 484 mutaciones en las regiones no codificantes, 142 supresiones no codificantes, 100 supresiones dentro del marco, 66 inserciones no codificantes, 36 variantes con ganancia de parada, 11 supresiones con cambio de marco y dos inserciones dentro del marco.

Este importante número de variaciones genómicas ha dado lugar a la aparición de, al menos, 14 variantes distintas, incluida la "variante inglesa", que presenta 23 mutaciones detectables, el 70% de ellas localizadas en su proteína de espiga, que es el objetivo mismo de la "vacuna" de Pfizer.


Variantes del Sars-Cov-2

Casualmente, o no, el mencionado Remdevisir ha sido probado en pacientes británicos en al menos 15 centros sanitarios diferentes y administrado ampliamente tras su falsa aprobación. Ahora se sabe que el Redemsivir desencadena mutaciones en el SARS-COV-2, especialmente en su proteína de espiga. Dada su propiedad mutagénica y su uso en el Reino Unido, la pregunta obvia es: "¿Jugó el remdesivir un papel en la aparición de la variante inglesa?"

En cualquier caso, sólo en Marsella se han documentado no menos de 33 casos de pacientes que han enfermado dos veces, de la variante llamada Marsella 1, y luego de la variante Marsella 4. Peor aún, también en Marsella, un paciente se infectó tres veces con las variantes del SARS-CoV-2 en sólo nueve meses. Marsella no es una excepción, en Manaos, Brasil, la primera epidemia de COVID-19 no confirió prácticamente ninguna inmunidad contra las variantes posteriores: Entre el 44% y el 66% de la población de Manaos estaba infectada por el SARS-CoV-2 en julio [...] Nuestros datos muestran que el 70% de la población se había infectado en Manaos unos 7 meses después de la llegada del virus a la ciudad.

La reinfección por el SARS-COV-2 está tan extendida que los científicos ya no se preguntan si ocurre, sino cómo ocurre:

La posibilidad de reinfección con el SARS-CoV-2 no se entiende bien [...] la exposición previa al SARS-CoV-2 no se traduce necesariamente en una inmunidad total garantizada. Las implicaciones de las reinfecciones podrían ser relevantes para el desarrollo de vacunas [...] El análisis genómico del SARS-CoV-2 mostró diferencias genéticamente significativas entre cada variante asociada a cada caso de infección.

Estas reinfecciones sugieren que la inmunidad natural contra el COVID-19 podría durar sólo unos meses, una de las razones de esta corta inmunidad son probablemente las numerosas mutaciones del SARS-CoV-2. Si la inmunidad natural no previene una rápida reinfección, la "vacuna" de Pfizer, que, a diferencia de la inmunidad natural, sólo se dirige a una pequeña parte del virus -a saber, su proteína de espiga, que ha cambiado sustancialmente desde el diseño de la vacuna- debería mostrar resultados aún más pobres. En conclusión, es poco probable que la "vacuna" de Pfizer confiera una inmunidad duradera, si es que la hay, especialmente contra las variantes actuales y futuras.

Lo anterior no es sólo teoría. Por ejemplo, en Israel nada menos que 12.400 residentes han dado positivo en el SARS-COV-2 tras recibir la "vacuna" de Pfizer, entre ellos 69 personas que ya habían recibido la segunda dosis.


Metodología de la vacuna Pfizer


1/ Objetivos de investigación irrelevantes

Un sesgo impresionante en el ensayo de Pfizer fue su objetivo principal: evaluar la frecuencia de formas leves a graves de COVID-19, 28 días después de la primera inoculación. No se investigó la tasa de bajas, la infecciosidad, la duración de la inmunidad (si la hubiera), ni siquiera la aparición de formas leves a graves a largo plazo. Pero, un momento, toda la pandemia y la histeria de la vacuna se construyeron sobre estos mismos temores de muerte y contaminación, oímos hasta la saciedad los requerimientos de los medios de comunicación: "la gente está muriendo a montones", "vacúnate para evitar infectar a otros", "vacúnate para ser inmune al COVID-19", "vacúnate para evitar morir de COVID-19", etc.

2/ Sesgo del grupo de prueba

Otro sesgo llamativo es la selección del ensayo, en particular la edad combinada con el estado de salud. Hemos demostrado anteriormente que las personas frágiles y de edad avanzada son, por mucho, las más propensas a sufrir de COVID-19. Sin embargo, sólo el 2% del ensayo de Pfizer incluye a pacientes mayores de 75 años y con enfermedades preexistentes. Además, los sujetos de cualquier edad con comorbilidades están muy poco representados:

En total, sólo una de cada cinco personas parece tener una afección subyacente, y para las distintas afecciones subyacentes individuales, el porcentaje de personas que las padecen suele ser inferior al 1%.

Además, el tamaño limitado del grupo de la vacuna (unos 20.000 participantes) no presenta todas las combinaciones de edad/raza/sexo/enfermedad/tratamiento/perfil genético que presenta la población general. No hay ningún dato de seguridad sobre los niños, las personas inmunodeprimidas o las mujeres embarazadas porque fueron excluidos del ensayo.

Básicamente, Pfizer seleccionó sujetos jóvenes y sanos para probar una vacuna que ahora se administra prioritariamente a individuos viejos y enfermos. ¿Qué sentido tiene estudiar a individuos jóvenes y sanos que, vacunados o no, apenas se ven afectados por COVID-19 de todos modos? ¿Acaso este sesgo minimiza los efectos secundarios y mantiene la ilusión de una "vacuna" segura?

3/ Placebo en lugar de fármacos eficaces conocidos

Un nuevo fármaco se prueba contra un placebo cuando la enfermedad objetivo no tiene cura conocida. En el caso de COVID-19, hay varias curas conocidas con las que Pfizer debería haber comparado su vacuna.

Ese fue el diseño del ensayo clínico Discovery, que comparó Remdesivir, HCQ y otros fármacos. Cuando los resultados preliminares empezaron a mostrar que la Hidroxicloroquina era la más eficaz, se retiró rápidamente de los ensayos. Pfizer no cometió el mismo error de probar su nuevo fármaco contra uno eficaz. En su lugar, probaron su "vacuna" contra un placebo.

4/ Diseño y tratamiento unilateral de los datos

Ninguna tercera parte participó en el diseño del ensayo, en su seguimiento y en el tratamiento de los resultados. Todo el estudio fue diseñado, realizado, analizado, publicado y pagado por la propia Pfizer.

Como dijo el neurólogo holandés Jan B. Hommel: "El hecho de que un comité independiente de datos y seguridad pudiera ver los datos no cambia esto, simplemente porque no tuvieron nada que decir en el diseño de la investigación, la selección de los participantes, las estadísticas utilizadas o la publicación. [...] No necesito explicar aquí cómo una construcción de este tipo puede llevar a resultados sesgados de la investigación científica, porque se ha investigado y publicado ampliamente sobre ello en los últimos veinte años."

Pierre Lescaudron
(Fuente: https://es.sott.net/)

1 comentario:

  1. Cómo las matemáticas elementales pueden salvarte la vida:

    Pfizer elabora un estudio de 'eficacia' así:
    - Sujetos del estudio 43.538 (aprox. mitad placebo, mitad sustancia transgénica)
    - Resultado: 94 infecciones, el 90% de ellas en los sujetos que no han recibido la sustancia transgénica
    -Conclusión: la sustancia transgénica tiene un 90% de eficacia

    Lo anterior es para que los borregos lerdos pidan a gritos la sustancia transgénica.

    Bien interpretado con sus mismos números:
    El grupo placebo (aprox 43.538/2= 21769) ha tenido el 90% de las 94 infecciones= 84.6. Si hubiesen recibido la 'vacuna', habrían tenido tantas como el grupo vacunado = 9.4,
    lo que supondría una reducción de 75.2 infecciones. Es decir, hay que vacunar a 21769 / 75.2 = 289 personas para evitar un contagio, luego la eficacia real sería de 1/289*100= 0.34 %

    Eficacia real 0.34%

    ResponderEliminar