miércoles, 20 de enero de 2021

PSICOPATOLOGÍA DEL COVI-CREYENTE



¿Te has preguntado por qué la gente defiende con uñas y dientes este asunto del virus?

Quiero llamar la atención sobre el vigor que la gente aplica en esta defensa. Un vigor ya patológico, que nos estaría revelando retorcidos móviles ocultos.

Y en verdad que sólo un tonto podría creer que lo que la gente defiende es la existencia de este virus, porque esto no es así. Lo que la gente defiende en realidad es su propia existencia porque defendiendo la existencia y mortandad del virus creen estar defendiendo sus propias vidas.

Verás, el virus ha dado una inmejorable razón de ser a la vida de millones de personas en todo el mundo. Una excusa épica para seguir viviendo.

Pensemos que la gente mira películas, series o telenovelas buscando aferrarse de algo extraordinario que logre conmoverle, aunque más no sea un instante. El televisor es en realidad ese miserable proveedor de asombro que alimenta la ensoñación del mundo día tras día. Pero en tanto el proveedor sea miserable la ensoñación también lo será.

De pronto aparece este virus "letal". De pronto la realidad supera la ficción. De pronto la gente descubre que no hay película, ni serie, ni telenovela que pueda sacudirles la existencia como este virus lo está haciendo.

Hay algo ocurriendo en el mundo y es algo "terrible" y cuánto más apagada, monótona y solitaria sea la vida del televidente tanto más satisfacción experimentará de saberse "parte activa" de este momento histórico donde la Humanidad está "al borde de la extinción".


Hay algo ocurriendo en el mundo y es algo que ha venido a rescatar del tedio de una existencia mediocre a millones de seres humanos.

Hay un vivo deseo de que esto no deje de suceder, un deseo de prolongar esto, de ver en los televisores que los muertos son cada vez más y de que el mundo jamás ha enfrentado un problema semejante.

El coronavirus entonces DEBE ser real.

Es esto lo que la gente defiende cuando defiende al relato oficial del coronavirus y es esta la razón que explica el injustificable pánico que se ha creado a partir de una cifra relativamente baja de muertes.

Que surjan voces atenuando el evento es prácticamente un atentado contra este entusiasmo novísimo y vigorizante que ha sacudido al planeta. Y si el pánico está dando sentido a todas esas vidas vacías, entonces defender este estado de pánico es un mecanismo de supervivencia.

Y esto es así al punto que en este momento pareciera no haber peor noticia que lo poco significativo de este virus respecto a otras enfermedades que mataron y matan por millones. Hablar de la inexistencia del virus es simplemente crimen de lesa humanidad.

Este es el Armageddon tan ansiado ¿a qué echarlo a perder con noticias de conspiraciones?

Nosotros, los disidentes, somos en esta hora absurda, los que estamos demostrando que nuestras vidas estaban bien sin este virus. Demostramos que nosotros no necesitamos de este virus para ser felices, para llenar nuestras existencias ...

Nosotros queremos regresar a nuestras vidas de siempre porque en nuestras vidas de siempre hallábamos paz y sentido.

Un flagelo así, lejos de rescatarnos, vendría a hundirnos en la desesperación.

Nosotros no necesitamos de ningún virus extraordinario para tener las cosas que siempre tuvimos.

Pero tendrás que entender que las gentes no son como nosotros. Las gentes viven sus vidas zambullidas en las tristes luces de un televisor al que le exigen, desde 150 canales, emociones que la propia vida no les da. ¿Es necesario que aclare que televisor y coronavirus son sinónimos?

Si las gentes buscan desesperadamente algo en el televisor, el coronavirus es lo que, hace mucho ya, estaban buscando. Creada la demanda (desde hace tanto tiempo y en tantas películas) llegó al fin la esperada oferta.

Y algo curioso va a pasar dentro de poco si es que no está pasando ya. Y es que el clima de tensión y miedo irá disminuyendo. Los medios no podrán sostener este ambiente terrorífico por mucho tiempo más. El estímulo del coronavirus es de poca monta y, en tanto la espectacularidad mediática que le da difusión no se corresponda con más y más cercanas muertes, es muy poco el tiempo que le queda a este circo.

La misma exigencia de vivir la vida a través de los televisores es la que hará que todo esto termine en una completa desilusión. Las mentes pobres todo lo agotan rápido y dentro de muy poco EXIGIRÁN otra cosa...algo nuevo, algo más grave, algo peor. Necesitan su película de terror en 3-D para experimentar emociones gratificantes, para sacudir su letargo, para sentirse vivos. Necesitan que una intensa ilusión niegue su condición de zombies.

Antes de los televisores todas las vidas se asemejaban. Pero con la irrupción del televisor ha podido advertirse la abismal diferencia que existía entre algunos pocos privilegiados seres y el resto de la Humanidad.

La vida es demasiado misteriosa y visto está que vivir no es nacer, respirar y envejecer. Vivir es una realidad a la que no todo ser viviente puede acceder. De hecho la mayoría de los vivos ya están muertos. El misterio de por qué algunos no necesitamos encender un televisor para sentir que estamos vivos es ya el misterio mismo de la vida.

Nereo Raul Ortiz Roston

3 comentarios:

  1. Nereo, compañero, cuanta razón en tus palabras, las "olas", tercera y cuarta e imagino que una quinta aburrirá a los imbéciles hasta tal punto que se tragarán literalmente otra chorrada que los deje en casa tan "agustito", hace frio, nieve y ahora nos llega una borrasca con "mucha" agua por el oeste y no saben los muy catetos que hacer con la nieve acumulada, las borregas en la tele clamando a los alcaldes que desatasque las cloacas (del estado) para que circule el agua que !va a venir¡, no paran, les han cogido el "agustito" del miedo y están los pobres clamando !medidas más duras¡ ¿Y estos son los que os van a salvar del mal? Permitidme que me "tronche" de la risa, esta humanidad, todas, no se diferencian en nada, unos pocos nunca hemos sido del rebaño pero somos tan insignificantes que el poder se ríe y nuestros vecinos, y algunos de la misma familia, también... como me rio yo cuando los veo a todos los borregos por la calle... pero ellos, el sistema no se ríe, ellos siguen su agenda cada día, siempre les ha funcionado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la gestión que hace la gente a nivel individual de la nieve y el agua es más lamentable aún. "Todomevienemal, detodomequejo". ¡Qué aburrimiento!

      Eliminar
    2. TV y series se han servido de lo que en psicología llamamos "Primado negativo", proceso cognitivo, que entre otras técnicas se sirve de la programación predictiva a fin de ralentizar el aprendizaje.

      Lo que se ha asumido mediante esta técnica a través de la escuela, familia, comunidad, mas media, produce lo que se denomina la "disonancia cognitiva", incapacidad de razonar ante una situación real, por ejemplo como la que tenemos hoy en dia, otro factor importante es el lenguaje mejor dicho el neolenguaje, personas sanas por los asintomáticos, la normalidad ha pasado a ser la nueva normalidad y un montón de ejemplos que todos los días estamos escuchando.

      Series como los simpson de hace unos 5 años aproximadamente, en un capitulo escenificaban lo que está sucediendo hoy en día, un ejemplo de lo que es primado negativo, mediante una serie de dibujos donde nadie se lo toma en serio te van diciendo lo que llevan tramando hace años "programación predictiva", también muchas de las series de disney, mas difíciles de ver, pero si que dejan pinceladas hacia, el homosexualismo, la pedofilia etc, pero claro nadie se lo cree porque son dibujos animados, y lo más grave para niños.

      Otra serie Dexter, un psicópata pero que mata a los malos para hacer el bien y así unas cuantas más.

      Eliminar