miércoles, 30 de diciembre de 2020

COVID-19: CANCELANDO LA VIDA EN ARAS DE LA MERA SUPERVIVENCIA



Comparto una reflexión de la filósofa, historiadora y novelista francesa Chantal Delsol a propósito de cómo una civilización materialista y sin valores no ha sabido movilizar el andamiaje moral y humanista que se requiere para hacer frente a la situación que vivimos.


Estamos inermes ante el peligro, porque las herramientas mentales, éticas y espirituales de las que disponíamos para hacerle frente se han considerado obsoletas.

Desde el inicio de la crisis sanitaria y del período incierto y amenazador que estamos viviendo, la cuestión más intrigante es la comparación con las 30.000 muertes que se produjeron en Francia en diciembre de 1969, por culpa de la gripe de Hong Kong, colapsando los hospitales con pacientes con problemas respiratorios, que pasaron completamente inadvertidas. La diferencia con nuestra actual reacción, enorme, unánime, de pánico, plantea preguntas. Demuestra una gran transformación en el orden de las creencias, de las referencias, de los imperativos. En 1969, muchos creían en el brillante futuro de los comunistas, socialistas o partidos afines. Teníamos ideales, aunque fueran absurdos o malsanos. El resto quedaba en segundo término.

Nuestra época es diferente: el higienismo se ha apoderado de todo. La única referencia que queda después del fracaso de las ideologías es lo que la filosofía contemporánea llama, con un gran número de variantes, la vida desnuda. Los Gobiernos se ocupan prácticamente más que de proteger la vida biológica y la moral que sostiene esta opción. Así, una epidemia se convierte en una cuestión de Estado, en una «guerra», de hecho en la única que es importante librar y ganar, en detrimento de todo lo demás.

Impresión de marcha atrás


Lo que más llama la atención en el período actual es también esa impresión de retroceder en el tiempo: creíamos que lo habíamos previsto todo y que lo sabíamos todo, y constatamos ante esta pandemia nuestra ignorancia abismal, y la ignorancia de los mismos especialistas, que se contradicen constantemente unos a otros.

La aterradora sensación que nos asalta es que ya no tenemos el futuro en nuestras manos, una sensación que nos era ajena. Nos habíamos acostumbrado a las normas, a los controles, a los protocolos, en definitiva, a las certezas. Ante la incertidumbre de un futuro que provoca ansiedad, las facultades que debemos desplegar son muy nuevas para nosotros: afrontar el riesgo desconocido confiando en ese coraje que se despliega ante el peligro, en la conciencia moral que toma las decisiones en situaciones excepcionales.

Ya no tenemos las herramientas mentales, éticas y espirituales para responder a la situación. Porque estas herramientas se han vuelto obsoletas con la modernidad del progreso en todos los ámbitos. Podemos ver hasta qué extremos somos poblaciones frágiles, debilitadas por la facilidad, la comodidad, la paz eterna, el prestigio de las apariencias, las promesas de facilidades aún mayores y, sobre todo, las promesas de eliminar todos los males de la condición humana. Fragilidad espiritual: normal, dado que entonábamos a viva voz que habíamos abolido las religiones y, en consecuencia, pronto ya no moriríamos, y que teníamos que ocuparnos exclusivamente del lado festivo de la vida.

Esos pobres humanos tan protegidos, a los que se les ha prometido el mejor de los mundos, de repente vuelven a caer brutalmente en el mundo del destino, de la fatalidad, de la enfermedad mortal que golpea a la vuelta de la esquina. Crueldad. Nuestro joven, limpio, bien educado y bien entrenado presidente no tiene ninguna clave para comprender una situación tan ajena a su eterna y perfecta satisfacción. La tragedia le es ajena; no la aprendió en la escuela. Ignora que el peligro se cierne sobre el futuro del país, y que por esa razón vale más preferir el coraje al cálculo.

El tratamiento de la catástrofe sin precedentes empezó por las mentiras de Estado. Nuestros funcionarios nos explicaron que las mascarillas eran inútiles e incluso dañinas, luego que los test eran también inútiles. Todos los franceses recuerdan claramente aquellos discursos, y todos saben que eran un engaño evidente: con todo el despliegue de expertos, decretaron que aquello de lo que no disponían era inútil. A partir de ese momento, toda confianza desapareció. Ahora, nuestros gobernantes pueden hacer largos discursos invitándonos a hacer esto o aquello, pero los miramos con ironía y escepticismo.

¿Y por qué mintieron? Porque, en su mentalidad de niños malcriados, el gobernante debe ser todopoderoso, y si no lo es, debe pretender serlo, de lo contrario decepciona. No han comprendido que la mentira los mata con más certeza que la impotencia confesada. No lo han entendido porque son niños instalados en una pretensión de omnipotencia que el virus está echando abajo.


La enfermedad mata, en su gran mayoría, a personas ancianas afectadas ya por otras patologías: confinamos a toda la juventud de un país, que pierde sus empleos, cierra sus negocios, para salvar a sus ancestros. Pero para poder detener la economía hipotecamos el futuro con enormes deudas, que deberán ser pagadas por nuestros hijos y nietos.

¿Estamos obligados a detener la economía porque no tenemos suficientes camas en las UCI? Pero este argumento solo era admisible al principio de la primera ola. Esperamos que, desde entonces, se haya hecho una lista de todos los hospitales provinciales, públicos y privados, donde los médicos han estado sentados con camas vacías en la UCI durante la primavera. ¿Debemos creer que, en el momento en que aún no habíamos entrado en la segunda ola, los gobernantes no han aprendido nada de la primera, no han creado una sola cama de UCI desde entonces, no han hecho un solo progreso más allá de la compra de unos diez mil respiradores, más de la mitad de los cuales resultaron, cuando los recibimos, defectuosos?

Nuestros gobernantes han aprendido a administrar, es decir, a gestionar previsiones, certezas, la burocracia, el control, las cifras. No han aprendido a gobernar, es decir, a asumir riesgos, contingencias, pendientes escarpadas … Todas las cosas que no se enseñan en las grandes escuelas. Y por eso vuestra hija se queda sin palabras. Ante esta inesperada calamidad, la gente está aturdida, y los Gobiernos son impotentes.

La situación en las residencias de ancianos refleja el higienismo imperante. Se ponen en marcha protocolos demenciales para proteger a los ancianos del virus, demenciales en el sentido de que se suprime la existencia (la pobre existencia que queda, ese aliento) a fuerza de querer proteger la vida. Estos ancianos a los que les queda poco por vivir están sobre todo conectados a la existencia por sus seres queridos y, por así decirlo, por ese suministro de amor. La vida biológica no les interesa, sino solamente la presencia de aquellos que les recuerdan por su afecto que no son solo eso, un cuerpo exhausto al borde del abismo.

Las instancias gubernamentales, médicas, mediáticas quieren privarlos de visitas y conversaciones. Se trata de personas casi centenarias que, desde hace más de seis meses, han tenido que reducir sus visitas a la mínima expresión, debidamente contabilizada, han tenido que comer solos y permanecer en sus habitaciones todo el día. Cuando están en agonía, se les prohíbe a sus familiares acercarse a ellos. Y cuando están muertos, se les prohíbe velarlos.

¿Y por qué? Para preservar la vida biológica, una decisión que tomamos en nombre de todos. Probablemente, los responsables de las residencias sienten pánico cuando recuerdan el asunto de la sangre contaminada. En cualquier caso, el Gobierno está aprovechando esta corriente higienista, confortándola constantemente y ofreciéndole altavoces. Aquí no se trata de congestión hospitalaria y solo queda la verdadera razón: se nos prohíbe anteponer cualquier valor o principio a la mera supervivencia. Hay que estar muy enfermos para imaginar que el valor de la vida desnuda puede eclipsar las razones de vivir.

Chantal Delsol
(Fuente: https://www.lefigaro.fr/; traducción: https://eldebatedehoy.es/)

2 comentarios:

  1. Aquí, en este artículo hay una pregunta muy interesante y que nos debería hacer reflexionar, ¿Estamos obligados a detener la economía porque no tenemos suficientes camas en las UCI? ¿Y no se ha detenido nunca la economía por 24 mil personas que mueren de hambre en el mundo siendo 18 mil niños al DIA y esto SUCEDE desde que hay registros? Si esta simple reflexión no nos despierta a TODOS, tenemos lo que nos merecemos. Así de simple.

    ResponderEliminar