viernes, 5 de junio de 2020

¿PARA QUÉ NOS SIRVE LA O.M.S.?




.
Bueno, pues que digo yo, que si total no se va a hacer caso a la única recomendación con algo de sentido que ha dado la OMS, ¿por qué pertenece España a esa organización? Por favor, que dejen de reirse de nosotros. La OMS durante todo este tiempo NO ha recomendado las mascarillas para personas sin síntomas de catarro. Lo peor de todo es que hablé por teléfono sobre este tema con mi médico de cabecera y le pregunté cuál era el estudio científico sobre el que se sustentaba la obligatoriedad, y me dijo que era la OMS la que lo recomendaba. ¡Falso! Al final confesó que era una orden legal y punto, pero que ella en ese momento llevaba dos puestas y estaba sola en la consulta … Sin comentarios. No esperemos grandes debates científicos sobre estos temas.



La estrategia de la doctrina del shock que se está siguiendo es la siguiente: si aceptas las mascarilla obligatoria, aceptarás la geolocalización obligatoria y la vacuna obligatoria. Todas las noticias sobre la horrible nueva normalidad son un chantaje para que, si no quieres vivir en ese mundo horrible y sombrío que nos presentan sin alternativa, te sometas y aceptes los grilletes digitales de la libertad condicional. Todos los ciudadanos tratados como criminales en potencia: todo el mundo es culpable hasta que se demuestre lo contrario.

Sí, lo que antes se le ponía a los criminales y a los violadores ahora nos lo quieren poner a la gente normal. Así está siendo en esa “ejemplar” Corea del Sur:

Desde el próximo lunes, a aquellos confinados que violen las reglas de aislamiento se les exigirá utilizar una pulsera electrónica de geolocalización. Será optativo, pero el que no la acepte llevarla tendrá que pasar el resto del encierro en una instalación estatal. Con esta medida el gobierno quiere aliviar las preocupaciones de los ciudadanos y mantener a raya la expansión del coronavirus sin necesidad de recurrir a medidas tan extremas como las chinas.

https://www.lavanguardia.com/internacional/20200425/48700017549/corea-del-sur-implantara-pulseras-electronicas-al-que-viole-el-confinamiento.html

Yo quiero nuestra vieja normalidad, con todos sus defectos, a esta distopía entre Un Mundo Felix y 1984. Antes de imponer la dictadura total ante la inactividad del resto de los ciudadanos, por lo menos deberían dar la opción de escapar del grandísimo campo de concentración en el que quieren convertir este país. O tendremos que negociar una salida a lo “amish” para vivir en una reserva donde no quepa todo este control. Bueno, una manifestación tampoco estaría mal pero ni eso se ha hecho en España. Y las que se han hecho han sido con bozal.

Todo esto es un golpe de estado global con cierre patronal (por decreto) incluido para imponer normas que van en contra de derechos y libertades.



Parece una gran farsa pero los que vamos a llevar la pulserita obligatoria vamos a ser cualquiera, dado el nivel de baja fiabilidad de los tests y que, en algún momento por pura probabilidad, vamos a ser contacto de alguien asintomático porque coincidamos con él al lado en una terraza o en el trabajo. La fiesta comienza en octubre con el regreso de los catarros y las fiebres. Ahora nos han encerrado en casa, después nos han dado un poquito de libertad para “rastrearnos” un poco y, más tarde, nos ofrecerán la solución mágica si somos buenos. Nadie quiere que nos castiguen de nuevo con un confinamiento generalizado.

De verdad, si pudiera, emigraba a algún país que esté resistiendo a toda esta locura. Van a dejar a las dictaduras comunistas clásicas como algo inocente y pardillo, comparado con lo que se nos viene encima.


Antes pensaba que no había que colaborar con los papaya-test pero ahora pienso que los tests masivos, antes de la imposición de las pulseritas y la geolocalización obligatoria, son muy interesantes porque pueden destapar las incongruencias de los resultados. Por eso creo que han molestado tanto los tests de Torrejón. Por un lado, es un gasto inutil pero, dado el punto en el que estamos, quizás sea la forma de darle la vuelta a la tortilla. No lo sé.

Tania Gálvez
(Visto en https://www.lasinterferencias.com/)

1 comentario:

  1. Vivimos en una granja humana y aceptada, la oveja no tiene miedo al amo, teme al perro, le controla, la lleva por el "buen camino", la une al resto del rebaño cuando se le ocurre salir de el, no es consciente del poder del amo ya que este solo le brinda cosas buenas, le quita el peso del cuerpo cuando la quita la lana sobrante, la saca de la cuadra para llevarla al aire libre a comer y beber, la protege del frío y la lluvia dejándola el la cuadra, incluso se lleva a una de vez en cuando de "viaje", en cambio el perro siempre está pendiente de ella con un control total, el rebaño unido y siempre por el bien común ya que la unidad le brinda "seguridad"... De esta no salimos esta sociedad siempre ha estado perdida, se acepta todo porque lo hace la mayoría y quien defiende de verdad al disidente? Si incluso te denuncia familias o amigos, los pocos que se revelen serán apartados de la sociedad por las buenas o las malas. No sigo, total para que?

    ResponderEliminar