domingo, 24 de noviembre de 2019

"EL SHOW DE TRUMAN" (I): EL MUNDO REAL ES FALSO (2ª parte)




El falso mundo real de Truman

Continuando con la reflexión derivada de la trama de la saga Matrix, e intentando profundizar en la idea de que toda revolución mental y social necesita un tiempo de gestación, debemos apuntar que Truman no se cuestiona el mundo en el que vive hasta bien sobrepasados los 30 años de edad. Tal y como dice el Arquitecto de Matrix, en todo sistema existe “una anomalía” que se reproduce tras un espacio de tiempo. Es decir, desde el momento en el que se establece un sistema, pasa un tiempo hasta que aparece la “anomalía”, esto es, el cuestionamiento del sistema por parte de una minoría de la población. Para el Arquitecto, la anomalía es la rebelión ante el programa Matrix. En la Caverna de Platón, la anomalía es el personaje que se desata y lucha por salir de la cueva y llegar al verdadero mundo real.

¿Pero por qué tarda un tiempo en darse esta anomalía en cualquier sistema? ¿Por qué no es inmediato el rechazo a un sistema opresor y manipulador? La explicación está en la mejor frase de la película El Show de Truman. Christof, el creador y director del show, al ser preguntado por qué Truman nunca se ha planteado la naturaleza del mundo en el que vive, responde: “Aceptamos la realidad tal y como nos la presentan”. Una sencilla frase que recoge una gran carga filosófica y sociológica.

En El Show de Truman se nos presentan de forma muy clara los dos mundos de los que hablaba Platón. Existe un falso mundo real, la ciudad de Seahaven (donde vive Truman), y el verdadero mundo real, donde vive la población que ve el show. La película no tarda mucho en desvelar el punto central de la trama: Truman no sabe que vive en un set de televisión, que las casas, las calles, los coches y los árboles son falsos (no es el mundo real), y que las personas que le rodean son actores. El estado de manipulación en el que vive Truman es bastante evidente, puesto que vive preso en un escenario, aunque también es interesante considerar a los espectadores que viven en el mundo real como individuos esclavizados y en cierta manera manipulados. Esta reflexión se aborda de manera más profunda en el siguiente artículo.

En el mundo ficticio de El Show de Truman lo único real es el personaje principal, Truman (tal y como apunta su propio nombre: True man, hombre verdadero), aunque en la película aparece otra persona real (que no es actor), Sylvia. Esta joven estudiante, por la que Truman se siente atraído, le cuenta a éste toda la verdad. Sylvia intenta hacer con Truman lo mismo que Morfeo hace con Neo, pero el sistema rápidamente la elimina. Podemos identificar en el personaje de Sylvia la anomalía de la que habla el Arquitecto de Matrix. “Si no se controla a estos movimientos anti-sistema, se corre el riesgo de sufrir una revolución social a nivel general contra el sistema”.

En El Show de Truman, el sistema, la clase dominante, viene representada por Christof, el creador y director del programa de televisión. No es casualidad que se llame Christof y que sea “el Creador” del show, ni que el centro de operaciones esté en el cielo de Seahaven. Todo son guiños para presentarlo como un dios, omnipresente, que controla todo lo que ocurre en el mundo bajo sus pies.


Como los hombres de la Caverna de Platón, Truman está atado a la realidad en la que vive. Entre las cuerdas que le atan podemos identificar las dos estrategias que usa el poder para controlar a la población: infundir miedo y manipular la información. En la película, a Truman le es imposible escapar de Seahaven por el miedo que le tiene al agua. De la misma manera, la desinformación y la manipulación también tratan de mantenerlo atado, con estrategias grotescas que en la película pretenden representar las técnicas de la manipulación informativa que padecemos en el mundo real.

Durante toda la película Truman sospecha de la realidad en la que vive. Siente que algo extraño sucede. Tiene “una astilla clavada en la cabeza”, como le ocurre a Neo en Matrix. Además de esta sospecha, en El Show de Truman se añade el deseo que tiene el individuo de conocer lugares nuevos y de abandonar el hogar, las inquietudes propias de cualquier mente libre. El sistema detecta que el individuo comienza a cuestionarse la naturaleza del mundo, y se pone en marcha una campaña para que Truman comprenda que no ocurre nada y que no hay nada mejor que vivir en la ciudad de Seahaven, en la zona de confort.

Truman va recibiendo mensajes continuamente. Mensajes que le intentan justificar porqué ocurren las cosas extrañas que él ve (por ejemplo cuando se cae un foco del techo del escenario, la emisora de radio explica que un avión ha tenido problemas y han caído objetos del cielo), y también mensajes que intentan quitarle de la cabeza la idea que tiene de viajar por el mundo y salir de la ciudad (el anuncio de “Podría pasarle a usted”, en referencia a los accidentes que pueden tener los aviones, o los programas de televisión que hacen hincapié en los sentimientos producidos por el hogar y la familia). El sistema tiene la capacidad de crear opinión, y de manipular la realidad para conseguir una respuesta social determinada.

Incluso cuando es un niño, Truman recibe mensajes del sistema. Su padre le dice: “Tienes que aprender a conocer tus propias limitaciones”. Un claro mensaje a la inacción, a la pasividad. Un mensaje que intenta anular cualquier intención de lucha o de cuestionamiento del sistema. En la película, esta frase es una buena crítica al sistema educativo y a la formación que reciben los niños en la actualidad. Educados para no pensar, para no luchar. Educados para conocer los límites y aceptar el sistema.

Aun así, la fuerza mental del individuo puede conseguir romper las cuerdas que le atan al sistema. En la película, Truman consigue vencer a sus miedos y navega hacia el verdadero mundo real. La escena final, con el protagonista superando la adversidad del mar (una metáfora del miedo), intenta transmitir un mensaje optimista parecido al que encontramos en Matrix: con el tiempo la minoría que se cuestiona el sistema consigue vencer y liberarse del engaño.


Libertad, ¿para qué?

Alejándonos del optimismo con el que hemos concluido la reflexión sobre El Show de Truman, es interesante profundizar en un aspecto ineludible: “Casi un 99% de los individuos aceptan el programa”. En la obra de Platón, la mayoría de las personas atrapadas en la Caverna rechazaron salir al exterior cuando los hombres libres volvieron a rescatarlas. En el mundo de Matrix, algunos prefieren seguir conectados al programa informático y vivir en el mundo falso, degustando sabores artificiales.

Llegados a este momento, habría que preguntarse: ¿la gente quiere saber la verdad? ¿hasta qué punto estamos dispuestos a romper con el sistema social, económico y político en el que vivimos? Sin duda, como se dice en Matrix, “la ignorancia es la felicidad”, y ¿qué es más importante, ser libre o ser feliz?

En la sociedad occidental actual la mayoría de la población vive feliz. A partir la segunda mitad del S.XX proliferaron los barrios residenciales, de casas con jardín, donde las clases medias podían vivir tranquilamente y tener uno o dos coches. El estado de bienestar, la libertad económica, el auge del consumo … poco a poco la población se ha asentado en un mundo artificial realmente cómodo. Hoy en día encontramos muchos Seahaven, muchos Matrix y muchas Cavernas. Una parte importante de la población actual vive en burbujas, alejados del verdadero mundo real.

Una familia de clase media que viva en una ciudad occidental en el año 2019, y cuya principal preocupación sea el pago de sus deudas y el consumo constante, estará viviendo una vida muy parecida a la de Neo en Matrix o a la de Truman en Seahaven. Hoy en día el sistema favorece la vida en una burbuja. Una burbuja que no sólo es mental (la percepción de que lo real es únicamente lo que se observa), sino que es también física (tiene su plasmación en el espacio). Una de las mejores imágenes para visualizar las burbujas, o las Cavernas de Platón, que existen en la actualidad son las urbanizaciones privadas o los condominios cerrados.



Es en este tipo de espacios urbanos es donde mejor se evidencia la existencia de dos mundos. El verdadero mundo real suele coincidir con el exterior de la urbanización privada, y es en el interior de estos espacios donde observamos los elementos que hemos analizado y que caracterizan el falso mundo real: el engaño, el miedo o la pasividad. La población que vive en condominios cerrados está protegida por muros, cámaras y seguridad privada, un claro ejemplo del miedo que existe hacia el exterior.

Además de eso, es una población que no conoce la realidad, puesto que vive en un espacio cerrado, y sólo sale de esa burbuja para ir al trabajo. Cuando tienen que abandonar su hogar, su mundo, no lo hacen “bajando al mundo real” (no cogen el transporte público, no caminan por la calle), sino que utilizan su transporte privado y llegan directamente a su lugar de trabajo. Es decir, realmente es una población que no tiene contacto con el mundo real. Una pregunta interesante sería: ¿tienen algún interés en conocer el verdadero mundo real?

En la película Matrix encontramos un buen ejemplo de que el mundo real no siempre es mejor que el mundo falso. Cuando las personas son desconectadas del programa informático Matrix, pasan a vivir en el verdadero planeta Tierra, pero en unas condiciones de vida mucho peores. En este caso son libres, pero menos felices.

Muchas veces el precio que hay que pagar por conocer la verdad es descubrir que realmente el mundo no es un lugar tan feliz como creíamos. Si de pronto un joven que ha nacido y se ha criado en una urbanización privada, que tiene piscina y pistas de tenis, apareciera en medio de una calle cualquiera en una ciudad como Kinshasa, sufriría un shock emocional. Sentiría que no está en el mundo. Y en cierta manera tendría razón: no está en su mundo. Descubriría que no hay piscinas, no hay pistas de tenis, no hay seguridad y no hay tantas posibilidades de consumo. Se vería rodeado de una situación desconocida para él: la pobreza.

Además de estar relacionado con la dicotomía “clases dominantes-clases dominadas”, la teoría de que existen dos mundos está estrechamente ligada a los conceptos de desigualdad e injusticia. Si existe un mundo real y otro falso, no pueden ser iguales. Están en una situación de desigualdad. Uno de los dos es mejor que otro. Y por ello la mayoría de la población prefiere vivir en el falso mundo real: porque se vive mejor.

La felicidad no sólo está en la ignorancia, sino también en la esclavitud. “Esclavitud es Libertad”, reza el lema del INGSOC en 1984. El que vive encadenado a un mundo artificial no tiene mucho de qué preocuparse. Los hombres maniatados de la Caverna de Platón no tenían preocupaciones, y la vida de Truman en su mundo es muy tranquila. Siempre y cuando el sistema sepa cómo seducir a la población, ésta responderá como un rebaño de ovejas y se dejará llevar por su pastor.

El súperhombre del que hablaba Nietzsche, y que estaba llamado a superar el engaño al que nos tiene sometidos Dios, queda anulado en la sociedad actual por un sinfín de elementos atractores que nos atan al falso mundo real. Hoy en día no son cuerdas las que nos tienen presos, como en el Mito de la Caverna, sino otro tipo de cadenas mucho más efectivas y discretas.

El sistema ha desarrollado estrategias mucho más inteligentes que el uso de la fuerza o la opresión. La sociedad planteada en 1984 por George Orwell dista mucho de la realidad, ya que las clases dominantes han entendido que se consigue más con el placer que con el miedo. En este aspecto podemos decir que Aldous Huxley acertó en su premonición con Un mundo feliz, cuando apuntó a que el poder controlaría a la población a través de las cosas que más gustan a la gente. Actualmente nos atrae el consumo, nos gusta ir de compras, nos atrae la publicidad, nos gustan las distracciones. Son nuevos placeres que nos ofrece la vida y que no dudamos en abrazar. Por ello muchas veces no somos personas, sino consumidores. Y muchas veces no somos personas, sino espectadores.


¿Libertad para qué? ¿qué ganamos siendo libres? ¿acaso no es mejor vivir en una burbuja, presos de una realidad artificial que nos distrae y nos da placer? ¿a caso es mejor conocer la verdad, luchar por la libertad, y cargar con el peso de una mente consciente? ¿no es más sencillo sentarse en el sofá y ver la televisión?

El sistema ha triunfado. Porque ha llegado el momento en el que incluso esa minoría crítica ha entendido que la recompensa de la libertad de pensamiento no vale la pena frente la dulce cadena perpetua de la ignorancia. Así, todos vivimos en el mismo sistema. Sabemos que existe otro mundo, que el nuestro es injusto, pero estamos demasiado distraídos y sedados como para hacer nada.

Terminamos la reflexión como termina la película El Show de Truman, con una frase que retrata a la sociedad actual. Después de que el show finalice, con Truman triunfando y abandonando sus cadenas, como un símbolo de lo que debiera hacer toda persona, los espectadores se quedan mirando el televisor. El programa que tantos años llevan viendo embobados ha terminado. Su protagonista es un hombre libre. Y no hacen ninguna reflexión. Sólo alcanzan a decir: “¿Qué ponen ahora?”.


Juan Pérez Ventura
(Fuente: https://vaventura.com/)

14 comentarios:

  1. Buen post,pensaba que era tuyo, pero es bueno rescatarlo.
    "la población se ha asentado en un mundo artificial realmente cómodo" eso es lo que siempre pienso yo, esta vida moderna es falsa y rara. Saludos de un Terraplanista

    ResponderEliminar
  2. Terraplanista jajaja,por Dios como puedes creer esa barbaridad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que la Tierra sea plana.. Yo se que la Tierra es plana �� los creyentes son quienes desde que nacen ven con sus propios ojos que la Tierra es plana y no se mueve pero les han dicho que no es asi y nunca han comprobado eso por ellos mismos. Esta pelicula tambien es sobre la Tierra plana, es como cuando ponian el 9/11 en peliculas

      Eliminar
    2. Por eso la película explica de forma concluyente la curvatura de la sombra de la tierra sobre la luna en un eclipse, la alternancia dia-noche según los usos horarios, la esfericidad de los demás planetas, la necesidad de trigonometría en vez de mera geometría plana para calcular rutas marítimas, o el que se vean distintas constelaciones desde los dos hemisferios de la tierra (ironía modo "on").

      Eliminar
    3. No recuerdo muy bien esta pelicula. "Otros" planetas no, los planetas, planeta significa estrella errante, la Tierra no es estrella. No se puede saber sin son esfericas, con un telescopio no ves en 3D, pones un ojo. Para navegar todos usan el mapa Terraplanista con el "Polo Norte" en el centro. Se ven distintas constelaciones por las dimensiones enormes de la Tierra. Dia, noche y usos horarios ?¿? en el modelo Terraplanista cambia todo, el sol es chico y local, eso lo hace posible. No es la sombra de la Tierra por que entre 2 esferas la sombra que se ve tiene forma de S no de C, y eso es solo una de las varias cosas que se deberia ver..

      Eliminar
    4. La tierra no es una estrella, cierto, ni tampoco Marte, Mercurio, Venus, Júpiter, Saturno, ... dado que "πλανήτης" significa cuerpo astral -no estrella- errante o vagabundo. Lo del "mapa terraplanista" para navegar es la mayor chorrada que he leído en mucho tiempo, y no se corresponde con el hecho, que cualquier marino conoce, de que para navegar se requiere trigonometría esférica. Nunca he visto cartas marinas como el disparate que describes. Tu sol "chico y local", ¿cómo desaparece tras la línea del horizonte? La única forma de crear dos zonas horarias, donde hay oscuridad total en un lado del planeta y luz en el otro, es si el mundo es esférico. La sombra de una esfera, ¿por qué adopta forma de S y no de W, de sacacorchos o de navaja suiza, ya puestos? Las dimensiones "enormes" de la tierra se han medido, y sobre la base de su esfericidad. Por cierto, ¿cómo una tierra plana puede tener gravedad (aunque lo grave es lo tuyo)?

      En fin, tu colección de dislates es de tebeo.

      Eliminar
    5. Zzz en terraplanismo estas en Jardin de infantes, haces preguntas que fueron contestadas por años, estad mal informado en muchas cosas.. indaga bien en el Terraplanismo y no te apresures a emitir juicios, por aca no es optimo comunicarse asi que lo dejo ahi

      Eliminar
  3. Para mí hablar con un terraplanista es sencillamente perder el tiempo! Y más sabiendo de quién viene esa teoría, así es que aquí termina mi comentario respecto a este tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, solo hay dos posibilidades y en cualquiera de las dos es perder el tiempo, mejor acompañarles en el sentimiento... a final de cuentas si a ellos les va bien para que quieren más.

      Eliminar
    2. De quien viene? estas en el blog equivocado me parece, aca todos somos los que en ingles se denomina Truthers. Pero ustedes que desconfian de todo a la NASA le creen, aunque este lleno de Masones, historia de satanismo en sus fundadores y su vinculo a las Fuerzas Armadas que siempre fueron de guardar secretos, la tratan como si esta apartado de todo.. lo unico santo

      Eliminar
    3. Y no olvidemos a "masones" como Eratóstenes, Copérnico o Galileo.

      Eliminar
  4. La democracia, sistema actual de "libertades" impuestas, es dos lobos y una oveja votando que se va a cenar esa noche, la libertad es la oveja armada impugnando el resultado, como dice el articulo, muy bueno por cierto, no sabríamos que hacer con una supuesta libertad, para mi el mundo que vivimos en la actualidad, que viene de un sistema antiguo, es falso, pero esta generación no verá el mundo real, siempre digo a veces una frase que leí hace mucho tiempo, no tengo miedo a que el mundo cambie, tengo miedo a que todo siga igual.

    ResponderEliminar
  5. No pensaba entrar, pero perdona llevo muchos años leyendo este blog y puedo asegurar qué es de lo más fiable que se puede encontrar, puede ser que el que te has equivocado o sea tú, pero claro algunos todavía no han superado el egocentrismo
    !http://astillasderealidad.blogspot.com/2017/02/argumentos-en-favor-de-la-tierra-plana.html?m=1

    ResponderEliminar