lunes, 12 de agosto de 2019

TÓPICOS FEMINISTAS QUE DAMOS POR CIERTOS Y SON MENTIRA (4)



Mentira nº 4: Las víctimas de violación son, en una abrumadora mayoría, mujeres.

Narrativa: De acuerdo con las voces feministas ampliamente difundidas por los medios de comunicación tradicionales, el mundo occidental está sufriendo una epidemia de violaciones que se origina en una "cultura de violación" profundamente arraigada. Básicamente, todos los hombres son violadores, al menos en potencia, si es que aún no lo son en los hechos.

"Los hombres, en general, tienen un botón de violación. Todos los hombres son capaces de violar". Greg Laden

Las "cifras" proporcionadas para respaldar la' epidemia de violaciones' son preocupantes.

Una mujer estadounidense tiene una probabilidad del 26% de ser violada en su vida. La situación en las universidades es aún peor: supuestamente, 1 de cada 5 mujeres sufrirá agresión sexual en la universidad. Por ejemplo, la tasa de violación en Berkeley se estimó en 3.000 casos por año (Gilbert 2005). Así pues, con 20.000 estudiantes mujeres en un período medio de 4 años, la tasa global de violación es superior al 50%.

Realidad: Tomemos el caso de Berkeley. De las 3.000 violaciones proyectadas por año, sólo 40-80 estudiantes buscan orientación cada año del centro de consejería sobre violaciones y sólo dos reportan a la policía. (Esto es un informe, no una condena.)

Cuando las víctimas de Koss fueron interrogadas directamente,

-El 73% de las mujeres con quienes alguien había intentado tener relaciones sexuales no deseadas no creía que habían sido violadas.

-42% tuvo sexo después con el hombre que las "violó".

Dutton, 2008

Carrera en ropa interior, Cal State Fullerton, primavera
de 2016
Si la tasa de violación en el campus fuera superior al 50%, ¿cree que las alumnas participarían en "carreras en ropa interior", como la que se muestra en la imagen de la derecha?

La epidemia exagerada de violación de Berkeley no es un caso aislado. El reporte sobre Victimización Violenta de Estudiantes Universitarios se basa en reportes policiales reales (no reclamos) y cuenta una historia muy diferente a la narrativa de Berkeley.

"Entre 1995 y 2002, el Departamento de Justicia determinó que había seis violaciones o agresiones sexuales por cada mil al año. Esto significa una tasa de violación del 2,5% anual".

DOJ - informe sobre la victimización violenta de estudiantes universitarios

Además, las mismas estadísticas del Departamento de Justicia muestran que la tasa general de violaciones está en fuerte declive: desde 1995, la tasa de violaciones o agresiones sexuales a las mujeres ha disminuido en un 60%.

Es interesante que los análisis de la violación casi siempre se centran en la violación femenina, como si no existiera la violación masculina. De hecho, la violación masculina no existía legalmente hasta 2013. Antes de eso, la definición del FBI de violación excluía explícitamente a los hombres del recuento de víctimas:

[la violación es] "el acceso carnal a una mujer a la fuerza y contra su voluntad".
UCR - FBI

Una vez que la nueva definición fue aplicada y los hombres no fueron excluidos de la agresión sexual o como víctimas potenciales de violación, las cifras proporcionadas por el CDC (Centro Estadounidense para el Control de Enfermedades) pintan un cuadro mucho más equilibrado:

"Las tasas de contacto sexual no consentido básicamente igualadas, con 1.270 millones de mujeres y 1.267 millones de hombres que afirman ser víctimas de violencia sexual."
CDC

La nueva definición incluye instancias en las que los hombres fueron forzados a "penetrar". Debido a factores culturales, generalmente asumimos que si un hombre tiene una erección, debe querer sexo. Después de todo, los hombres son insaciables sexualmente, ¿no?

Así pues, imaginemos por un segundo que aplicamos la misma lógica a las mujeres, sabiendo que varias mujeres muestran signos de excitación fisiológica durante la violación:

"He asistido a más mujeres jóvenes de las que puedo contar con este mismo tema ... Ha habido muy pocos estudios sobre el orgasmo durante la violación, pero la investigación hasta ahora muestra números de 10% a más del 50% teniendo esta experiencia."
Popular Science

En ambos casos, los signos de excitación fisiológica no son prueba de consentimiento. Si la excitación de los hombres no está allí, hay muchas maneras de crearla artificialmente.

Este punto queda ilustrado por el siguiente caso sudafricano, en el que tres mujeres secuestraron a un hombre, lo retuvieron durante tres días y lo violaron en grupo mientras lo obligaban a tomar Viagra y bebidas energéticas. Ese había sido el quinto incidente de este tipo en Sudáfrica de secuestro y violación en grupo de un varón por un trío de mujeres en un lapso de un par de años.

El estudio de los CDC que muestra que la violencia sexual está distribuida equitativamente entre hombres y mujeres no ofrece un panorama completo porque los datos de la prisión y la cárcel no están integrados en su informe.

La supervisora McCormick,hallada culpa-
ble de abusos sexuales y físicos contra 12
menores
En comparación con el resto de la sociedad, las cárceles presentan tasas muy elevadas de violencia sexual, con una prevalencia que varía entre el 9% y el 23%, dependiendo de las fuentes.

Mientras que la creencia común describe la violación en la cárcel como un crimen de hombre a hombre, las pocas encuestas sobre los asaltos sexuales en la cárcel revelan resultados inesperados:

"Esas encuestas revelaron lo contrario de lo que generalmente pensamos que es verdad. Las mujeres eran más propensas a ser maltratadas por otras reclusas, y los hombres por los guardias, y muchos de esos guardias eran mujeres.

Por ejemplo, de los menores que denunciaron faltas de conducta sexual del personal, el 89 por ciento eran varones que denunciaban abusos por parte de un miembro del personal femenino. En total, los prisioneros reportaron la cifra astronómica de 900.000 incidentes de abuso sexual".

Stemple and Mayer, 2014

El número total de agresiones sexuales perpetradas en las cárceles estadounidenses proviene directamente del Departamento de Justicia y empequeñece el número de agresiones sexuales cometidas fuera de la cárcel:

"Hay más casos de violación de hombres en Estados Unidos que de mujeres, según cifras que incluyen el abuso sexual en las cárceles. En 2008, se estimó que 216.000 reclusos fueron agredidos sexualmente mientras cumplían condena, según las cifras del Departamento de Justicia. Eso supera ampliamente los 90.479 casos de violación fuera de la cárcel".
The Guardian

Más del 58 % de las violaciones en EE.UU. se producen en el interior de las
cárceles para hombres. ¿A quién perjudica la "cultura de la violación"?

Pierre Lescaudron
(Fuente: https://es.sott.net/)

2 comentarios:

  1. Cualquier daño hacia cualquier ser humano es violencia, y una violación hacia su cuerpo y dignidad. Se le da demasiada importancia al sexo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien dice que A es B
      Mientras no se demuestra quizá es mejor que A siga siendo A, B siga siendo B y, C y D sigan siendo C y D
      Si, se da demasiada importancia al sexo especialmente al de las palabras.

      Eliminar