sábado, 12 de mayo de 2018

LO QUE LA POLÍTICA DE GÉNERO ESCONDE (1ª parte)



Hace ya algunos años empecé a oír críticas y recelos ante las políticas de apertura y de normalización hacia la homosexualidad y otras sexualidades alternativas. Debo confesar que tal reacción hostil me pareció exagerada o retrógrada hasta cierto punto, porque realmente no me había hecho una idea de lo que iba a venir después. El caso es que –más allá de las conocidas opiniones de las altas esferas religiosas– algunos investigadores y periodistas ya empezaron a atar cabos y a poner el grito en el cielo, desvelando las oscuras maniobras que se escondían detrás de la normalización de la nueva sexualidad. Aun así, me siguió pareciendo que mucha gente estaba viendo fantasmas donde no los había. Pero finalmente, la propia realidad imperante en los últimos años –y más claramente en la actualidad– ha desbordado todo mi escepticismo y buena fe y ha acabado por confirmar que algo muy gordo se venía tramando desde hace unas pocas décadas.

Y justamente eso que se había sembrado y regado con mucha paciencia, ha acabado emergiendo con fuerza en nuestros días. De hecho, ya se está instaurando a marchas forzadas en todo el mundo y se denomina política de género (que incluye la llamada violencia de género). Así, los poderes políticos de todos los países tienen el encargo de aplicarla sí o sí sobre la población mediante legislaciones, acciones propagandísticas y sobre todo mucha ingeniería social. Para ello, los gobiernos cuentan con la inestimable ayuda del mundo económico y social, y con una amplia difusión en Internet, los medios de comunicación públicos y privados y las redes sociales. Y, para sorpresa de algunos, hasta los partidos más derechistas, conservadores, católicos, etc. (sólo hay que ver el caso de España) se han vuelto férreos defensores e impulsores de tal política. ¿Qué ha pasado aquí? Pues claro, tales partidos no mandan nada. El poder sobre los seres humanos viene de mucho más arriba.

En el presente artículo –que dividiré en varias partes, pues el tema es muy extenso– trataré de desmenuzar las principales claves de este fenómeno, sus orígenes, sus formas de actuación y sus oscuros propósitos que nada tienen que ver con la “libertad” ni con la “igualdad” sino con otros asuntos mucho más siniestros e inconfesables. Como siempre, nada es lo que parece, y detrás de una pantalla social de buenas intenciones y de justicia, se esconde una intención nada favorable para la especie humana, como podremos comprobar.

De la clandestinidad a la oficialidad

No es ninguna novedad afirmar que a lo largo de los siglos han existido las prácticas homosexuales relacionadas con una minoría de la población y que según las culturas y las épocas han estado más o menos toleradas, ignoradas o aceptadas abiertamente, como fue el caso de la Grecia clásica o de la Roma pagana, sobre todo entre las clases dominantes. Sin embargo, desde la Edad Media, y sobre todo en el ámbito de las tres grandes religiones monoteístas –judaísmo, cristianismo e Islam– la homosexualidad no sólo fue mal vista sino que fue duramente reprimida (con torturas y penas de muerte incluidas), lo que obligó a una forzada clandestinidad de los homosexuales para evitar el rechazo social, la criminalización y la persecución legal hasta bien entrado el siglo XX. Aún así, insisto, entre los estamentos más favorecidos, las conductas sexuales no habituales fueron moneda corriente y se practicaban con más o menos discreción. Aquí podríamos citar bastantes nombres de mandatarios, aristócratas, políticos, religiosos, potentados, científicos, hombres de letras, artistas, etc.

Pero para buscar el origen de la política de género hemos de retroceder más o menos a las mismas fechas en que se estaba construyendo el discurso ecologista a escala internacional. Nos hemos de situar pues a finales de los 60 e inicios de los 70, con el auge del movimiento contracultural "hippie" y una cierta explosión de libertad y de reclamación de derechos civiles. En efecto, en esos momentos se generalizó un gran espíritu de libertad sexual, asociado a otros fenómenos como la difusión de la música pop y el consumo de drogas, que fue inmortalizado a través del famoso slogan “sex, drugs and rock & roll”. De hecho, muchas estrellas de ese mundillo empezaron a mostrar actitudes homosexuales o andróginas para reivindicar esos aires de libertad.

Fue en este contexto cuando nació el movimiento gay organizado, en particular después de un altercado en un local gay de Nueva York en el que la policía practicó una redada. Más adelante aparecerían las primeras asociaciones y activistas gay (sobre todo en la costa oeste de los EE UU), con una creciente visibilidad en la esfera pública hasta culminar con la llegada de políticos gay a puestos de alta responsabilidad, como el famoso caso del norteamericano Harvey Milk en 1977. Lo que vino después en el mundo occidental es bastante conocido: la despenalización de la homosexualidad, la salida del armario de gran cantidad de personajes públicos, los estudios que justificaban la homosexualidad (y eliminaban el factor de enfermedad o trastorno), la consideración de que los homosexuales eran un colectivo oprimido que debía ser reivindicado y compensado, la institución del matrimonio gay, etc. hasta llegar a la expansión en todo el planeta de la política de género en los últimos 20 años.

El líder político gay Harvey Milk
Paralelamente, y no por casualidad desde luego, otro movimiento reivindicativo nació y creció exponencialmente en esa época: el feminismo. No era del todo un fenómeno nuevo, pues ya existían precedentes en la lucha social y política de las mujeres por mejorar su posición y para igualar sus derechos con los varones. Este proceso fue tomando fuerza justamente a finales del siglo XX, especialmente desde los años 70, con la expansión de asociaciones y movimientos organizados de gran impacto en el ámbito social, en los medios de comunicación, en la cultura e incluso en la política. No obstante, de la vertiente de reivindicación social, económica o política frente a los abusos, desigualdades e injusticias, se pasó abiertamente al enfrentamiento con el sexo masculino. De esta manera, el feminismo (o una gran parte de él) se asoció incondicionalmente al movimiento homosexual, con unos fines similares. Y por cierto, detrás de ambos movimientos estaban los mismos promotores y benefactores, la Fundación Rockefeller y otras instituciones afines "filantrópicas" y globalistas.

El caso es que en cuestión de apenas tres décadas, se dio la vuelta a la tortilla, y mediante un proceso acelerado de ingeniería social, los modelos, actitudes, patrones y forma de pensamiento fueron revolucionados de tal manera que lo que antes era perseguido o despreciado ahora iba a ser catapultado más allá de la normalidad, hasta el punto de crear un vuelco en las mentes de las personas para aceptar una nueva visión del individuo y de la sociedad humana. Esto es lo que se ha venido a llamar política de género.

La teoría de la política de género

Lo primero que deberíamos dejar claro en este tema es que para controlar y manipular las mentes de toda la población se debe recurrir al lenguaje y la confusión de conceptos. El lenguaje se retuerce, se tergiversa y se pervierte y se acaba convirtiendo en una carga de profundidad por la cual se vencen las resistencias y se imponen maneras de pensar y de actuar. Así pues, para justificar la teoría de la política de género se ha generalizado un determinado lenguaje con sus conceptos y verdades (presentadas como si fueran “científicas” y totalmente “éticas”) y después se ha procedido a imponer pautas, normas y leyes de obligado cumplimiento.

En este sentido, el primer golpe ha sido identificar malévolamente “género” con “sexo”. La investigadora española Pilar Baselga lo definió muy bien en un artículo de su blog, y que en resumen puede expresarse de este modo: “género” (del latín genus) tiene múltiples acepciones y puede significar origen, linaje, estirpe, familia o, en general, un conjunto de seres con uno o varios rasgos en común.

Pero “sexo” se refiere exclusivamente a la identidad masculina y femenina –macho y hembra– que permite la reproducción, pues no hay más sexos en la naturaleza, si exceptuamos los seres hermafroditas y la reproducción asexual. Y Baselga apunta muy acertadamente que los comportamientos sexuales de los humanos, incluyendo las prácticas homosexuales o bisexuales, han sido diversos a lo largo de la historia, pero que los sexos siempre han sido dos. Esto lo entiende –o lo debería entender– todo el mundo y cae por su propio peso biológico.

Sin embargo, cuando estalló la revolución sexual antes citada ya se empezó a sugerir que la orientación o identidad sexual era una cuestión “intelectual”, una libre elección de la persona, frente a la imposición de la educación recibida. Así, el movimiento gay reivindicaba con orgullo su libre elección de la sexualidad, indicando subliminalmente que los pobres heterosexuales no eran libres, sino “esclavos” de las convenciones sociales y culturales. A partir de este punto, y ya en tiempos más recientes, la cosa fue a más y se empezó a imponer la teoría del género, por la cual los seres humanos no han de limitarse a las restricciones de su cuerpo (con el que nacen) sino que pueden optar por varias identidades sexuales, lo que incluye cualquier conducta sexual así como el cambio de sexo mediante intervención quirúrgica.

Para ilustrar esta visión, adjunto seguidamente la definición de identidad de género aportada por las Naciones Unidas a través de su documento oficial de 2007 “Principios de Yogyakarta”:

“La identidad de género se refiere a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que podría involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que la misma sea libremente escogida) y otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta, el modo de hablar y los modales.”

Un movimiento defendido por el poder

El siguiente paso fue socializar esta maniobra mediante la consolidación tanto del activismo gay como del feminismo. Así, se procedió a construir el famoso movimiento LGTBI (y más siglas que se van añadiendo), que es en realidad un auténtico lobby que actúa como punta de lanza de una política social en la cual lo que antes era anormal o perseguido ahora no sólo es reivindicado, sino que se considera “normal” y hasta deseable, y por ello se habla abiertamente de “revolución de género”. Por cierto, es pertinente señalar que en esta revolución se ha quedado fuera la “H” (o sea, los heterosexuales) lo cual sería una contradicción con la idea de superar los prejuicios y las marginaciones. Los heteros lógicamente no deben estar ahí, y de hecho no pueden tener su día de orgullo. Son la sexualidad a superar. ¿Cómo se puede abrir sinceramente este movimiento a la sociedad, si está basado en la propia exclusividad, marginalidad y hasta elitismo?

En todo caso, para reforzar la implantación de esta política se ha incidido mucho en el victimismo, o sea, la persecución y represión legal y social de la homosexualidad a lo largo de los tiempos, por lo cual no sólo se debe proteger a este colectivo sino señalar al resto de la sociedad como potencialmente intolerante y agresiva hacia las víctimas. Por supuesto, ahora cabria recordar que a lo largo de la historia –y hasta la actualidad–muchísimos personajes de la más alta alcurnia e influencia fueron homosexuales o bisexuales y no fueron perseguidos por ello, precisamente por su posición de poder y prestigio. Antes bien, muchas de esas personas experimentaron una sexualidad muy abierta e incluso fueron adictos a toda clase de vicios y perversiones (entre las cuales solían figurar la pederastia y el incesto), en tanto que los personajes de segundo rango o de clases inferiores eran enviados a la hoguera o a la cárcel por el pecado nefando.

Hoy en día prácticamente se han invertido los términos tanto en el ámbito social como en el legal. En efecto, los pocos que alzan la voz contra el lobby gay con algún tipo de declaración disidente suelen recibir las máximas descalificaciones públicas. Además, cualquier vejación o ataque sufrido por homosexuales o transexuales es objeto de una fuerte condena mediática, si bien tales agresiones (verbales o físicas) son hoy en día muy esporádicas y sólo las llevan a cabo unos escasísimos descerebrados, generalmente identificados como ultras. Así, se han llegado a inventar términos aberrantes como LGTBIfobia –y sus derivados particulares– para condenar tales conductas indeseables. En este contexto, cualquier opinión crítica o discrepante sobre el tema gay puede ser considerada incluso como un delito de odio. Otra cosa es que los liberados puedan promover y organizar libre e impunemente toda clase de ataques, improperios o burlas hacia la moral tradicional o las creencias de mucha gente, por considerarlas autoritarias, retrógradas, patriarcales, fascistas, machistas, etc. Entretanto, los máximos responsables de los credos religiosos –especialmente los católicos– se hacen los ofendidos, cuando durante mucho tiempo han jugado a la doble moral y han ocultado la homosexualidad y los abusos a menores en casa propia.

Lo cierto es que este montaje ha impuesto un discurso sobre la conducta sexual y la libertad de carácter pseudo-científico intelectualoide que no hay quien lo entienda, pero como nadie quiere oponerse a la “libertad” ni parecer un cavernícola, ha sido aceptado por la mayor parte de la sociedad. No obstante, sólo a modo de muestra, inserto aquí un texto explicativo sobre la moderna identidad queer (algo que podríamos denominar más o menos transgénero) procedente de Wikipedia, o sea, la voz de su amo:

“La teoría queer rechaza la clasificación de los individuos en categorías universales y fijas, como varón, mujer, heterosexual, homosexual, bisexual o transexual, pues considera que están sujetas a restricciones impuestas por una cultura en la que la heterosexualidad es obligatoria, así como la heteronormatividad y el heteropatriarcado. Esta teoría sostiene que estas categorías son ficticias y esconden un número enorme de motivaciones políticas apoyadas por la sexología, una ciencia que no ha sido totalmente teorizada.”

Sin comentarios.

Xavier Bartlett
(Visto en https://somniumdei.wordpress.com/)

3 comentarios:

  1. Defender otras opciones sexuales y familiares no debería implicar cargarse e ir en contra de la opción heterosexual.
    La política de "género" huele a que, con la excusa de “defender” a un colectivo minoritario, en realidad lo que se busca es el sometimiento de la mayoría.

    ResponderEliminar
  2. Pues esto es lo que toca a partir de ahora, solo acaba de comenzar. El poder económico manda,todos los países están endeudados hasta las cejas, y si la inmensa mayoría de los humanos no hacemos algo, vamos a saber de verdad lo que es la esclavitud. De momento ya están dando la matraca con propaganda por todas partes, con lo de la ideología de género y las feminazis. También parece que quieren poner a currar a los discapacitados,eliminar pensiones de jubilación,y se empieza a hablar de la eutanasia, que oyendo hablar a la del FMI(a la que le molesta la longeva esperanza de vida de la gente), da que pensar.
    En fin que al poder económico sólo le interesa la productividad, y todo lo demás es desechable.

    ResponderEliminar
  3. Un espectro deambula por el mundo: La "ideología" de genero.

    http://pravoslavie.ru/45514.html

    "Casos recientes en España, cuando los niños de 15 a 16 años de edad recibieron el derecho de realizar una operación para el cambio de sexo por decisión judicial, son las señales de advertencia de tal revolución. Se alimenta de toda la cultura del relativismo y la destrucción de cualquier identidad, una cultura en la que la identificación de los niños y el afecto de las niñas son alentadas por la ideología de que el sexo no es más que una construcción que puede ser eliminada a su propia discreción. En este terreno pantanoso se ha convertido en los últimos años en una moda real para la transexualidad y el cambio de género, especialmente entre los jóvenes occidentales."

    Occidente se ha convertido una fabrica de monstruos y pervertidos, primero se los enajena a través de la propaganda homosexualizante en los medios y antes incluso de llegar a ser adultos se los alienta desde las instituciones a mutilarse para cumplir con sus oníricas fantasías implementadas desde los medios y el propio sistema educativo.

    "El mundo esclaviza a un espectro – el fantasma de "género". Casi nadie conoce el valor de este concepto, a pesar de que se ha apoderado ya de las mentes de muchos, y esta influenciando en las instituciones nacionales e internacionales.La ideología de género planea crear una nueva persona que, entre otras libertades tenga la libertad para elegir su propio sexo y orientación sexual, es decir, el derecho a decidir arbitrariamente si ser hombre o mujer, heterosexual, homosexual, lesbiana, bisexual o transgénero (LGBT).Esta visión de la libertad y la sexualidad, a discreción de la ONU, la UE y la mayoría de los gobiernos europeos, se inculcará en la mente de los niños, desde el jardín de infantes y más allá."

    La fachada utilizada por esta nueva ideología impuesta desde el Club Bilderberg a traves de los organismos internacionales es una supuesta promoción de igualdad de derechos entre hombre y mujer ,pero detras de esa cortina de humo esta la idea de aniquilar la moral de la sociedad (la ética ya hace tiempo que desapareció de nuestras sociedades occidentales),y una sociedad sin ética ni moral es una completa basura condenada a su autodestrucción, donde predominaran los instintos mas primitivos y animales del ser humano,convirtiendo asi en goyims a sus habitantes los sionistas se vengan de dos mil de años de "persecucion" y aniquilan a la civilización cristiana occidental y a su cultura cristiana que es la que la sostiene desde hace dos mil años.

    "Hasta la década de 1970, la palabra "género" era el término utilizado para distinguir el género gramatical de las palabras. El término fue utilizado por feministas radicales, que generalmente pertenecen a organizaciones internacionales de homosexuales y lesbianas, para promover la idea de que el género de un individuo no tiene nada que ver con su sexo biológico. Según ellos, no hay dos sexos, sino seis o más, según las preferencias sexuales. La elección de género se convertiría en la corriente principal debido a las acciones de los gobiernos que siguen los requisitos del espíritu de los tiempos."

    "La perspectiva de un enfoque de género (medición)" no reconoce ninguna diferencia significativa o inherente entre hombres y mujeres, aunque cada célula del cuerpo humano es masculina o femenina; el enfoque de género pisotea e ignora los resultados de estudios neurológicos, médicos, psicológicos y sociológicos que revelan la diferencia en las identidades de un hombre y una mujer con la estructura del cerebro característica de cada género, el equilibrio hormonal, la estructura de la psique y el comportamiento social."

    https://www.youtube.com/watch?v=cKMEGHBbL6A

    ojo por ojo, diente por diente.

    saludos.

    ResponderEliminar