martes, 19 de septiembre de 2017

LA CURIOSA PARADOJA DE PETER



Laurence J. Peter era un catedrático de Ciencias de la Educación, en la Universidad del Sur de California, que en los años 80 escribió un libro satírico llamado “El principio de Peter”. El texto surgió después de una larga observación sobre la forma como se manejan las jerarquías en las organizaciones. Su planteamiento básico es que los sucesivos ascensos vuelven a las personas incompetentes.

Se dice que este principio ya había sido descubierto por José Ortega y Gasset, cuando en 1910 formuló el siguiente aforismo: “Todos los empleados públicos deberían descender a su grado inmediato inferior, porque han sido ascendidos hasta volverse incompetentes”.

Con base en esa premisa, Laurence Peter formuló dos grandes conclusiones, que desde entonces son un punto de referencia dentro del mundo administrativo:

Con el tiempo, todo “puesto” tiende a ser ocupado por un empleado que es incompetente para desempeñar sus obligaciones.

El trabajo es realizado por aquellos empleados que no han alcanzado todavía su nivel de incompetencia.

El Principio de Peter en detalle

Está claro que el principio de Peter alude al hecho de que cuanto más ascienden las personas en sus cargos, más incompetentes se vuelven. Pero, ¿por qué ocurre esto? La respuesta está en la dinámica misma de los ascensos, que en principio buscan premiar a un buen trabajador, pero que a la larga pueden generar dificultades para el mismo.

Veámoslo en detalle. Hay un empleado que es excelente en lo que hace. Supongamos que es el cajero de un banco, que siempre tiene todo hecho a tiempo y jamás presenta fallos en sus tareas. Como premio a su buen desempeño, la organización decide promoverlo a jefe de cajeros. Para realizar esa nueva labor, el antiguo cajero debe adquirir nuevos conocimientos y nuevas habilidades, lo cual supone, en un comienzo, cierta baja de nivel en su desempeño.

Sin embargo, si es alguien muy listo y comprometido, en poco tiempo puede llegar a desarrollar su nuevo trabajo con total suficiencia. Así que es probable que le den un nuevo ascenso y entonces vuelve a comenzar el ciclo. Esto se repetirá, hasta que llegue a un cargo en el que sea incompetente, de modo que no se haga merecedor a un nuevo ascenso.

Lo que postula Peter, entonces, es que como las organizaciones jerárquicas trabajan bajo este tipo de esquemas, los empleados que ocupan los cargos más altos suelen tener un alto grado de incompetencia. Están allí porque ya no pueden ascender más, pero al mismo tiempo en ese camino han ido perdiendo la posibilidad de hacer aquello para lo que eran más capaces.

¿Evitar los ascensos?

La obra escrita por Laurence Peter tenía inicialmente un propósito sarcástico, pero fue tal el impacto que causó, que también ha sido introducido como un punto de reflexión importante para las organizaciones. La pregunta obvia, después de que se evidenciara ese mecanismo oculto tras los ascensos, era: ¿entonces es mejor no ascender a los trabajadores?, ¿la imposibilidad de un ascenso no terminaría desmotivando a las personas que trabajan?

Lo que se dedujo es que las medidas ideales para que los altos cargos no fueran ocupados por personas llevadas a su máximo nivel de incompetencia, son dos: las escaleras de aprendizaje y un nuevo criterio en la asignación de los salarios. Las escaleras de aprendizaje son un mecanismo para acompañar las actividades laborales con procesos de capacitación, que también permitan evaluar cómo de preparada está una persona para asumir un nuevo cargo.

Los nuevos criterios en la asignación de los salarios son una buena idea, de difícil aplicación. Se trata de premiar a los buenos trabajadores con un sueldo mayor y no necesariamente con un ascenso. Esto supondría, a la larga, que dos personas en el mismo cargo podrían tener salarios muy diferentes.

Es previsible que esta falta de simetría se traduzca en conflictos intralaborales, por lo que resulta difícil de implementar. Lo que sí se ha venido implementando es el esquema de ofrecer bonificaciones y privilegios a los trabajadores con mejor desempeño, sobre unas pautas de evaluación definidas previamente.

Como quiera que sea, lo cierto es que el principio de Peter nos pone frente a una gran paradoja: probablemente las personas con más poder y mayor capacidad de decisión, tienen un alto grado de incompetencia. Y tienen en sus manos el destino de muchos. ¿Será por eso que las grandes soluciones para las sociedades nunca terminan de llegar?

Edith Sánchez
(Visto en https://lamenteesmaravillosa.com/)

3 comentarios:

  1. A mi entender no es que se vuelvan incompetentes, es que siempre lo habían sido para ese trabajo.
    En la sociedad jerarquizada, con ascenso por méritos en puestos inferiores, se estabilizan en el nivel que no son competentes (cabiendo la posibilidad de que fuesen más competentes en cargos superiores).
    A menudo el jefe no es el lider.
    El tema de los sueldos es otro tema

    ResponderEliminar
  2. por ahora la economia se ha podido permitir ese funcionamiento Que es el natural porque todo elmundo se cree preparado para cualquier cosa Lo cual es objetivamente falso

    Los ascensos en las compañias se dan por muchos motivos la mayoria circunstanciales que nada tienen que ver con la competencia

    La competencia es una mezcla de aptitudes y formacion y experiencia rara vez se tienen en cuenta esas tres cosas

    EL evaluador no se molesta tanto y tampoco hay candidatos que de verdad sean competentes para el puesto

    En politica es aun mas atroz

    Gana el activita que sabe contar cuentos bonitos a las masas luego el "inutilparatodolodemas" pasa a cobrar por un puesto de diputado del que no sabe ni como funciona (No hay que hurgar mucho miren vds a Podemos y sus resultados practicos parlamentarios)

    Los mas competentes suelen pasar desapercibidos( es mas si no pasarna desapercibidos surgiria todo un ejercito de cabronazos reunidos con el solo proposito de hacerle fracasar)

    Un Presidente de Estados unidos crucial para que su pais fuera poderoso en todo el siglo XX no lo conoce ni peter, Fue Herbert Hoover

    Reunia en su persona; aptitudes personales para la organizacion, una formacion en geologia inusual en un presidente (la mayoria son abogados) y una experiencia en gestion de empresas internacionales ( y era de los buenos porque se hizo millonario mucho antes de entrar en politica)

    Incluso le postularon para la presidencia por algo inusual habia ganado popularidad gracias a su gestion de asuntos publicos ¿Que politico se elige hoy por ese motivo? ....

    sin grandes titulares diseñó los planes estrategicos de control de materias primas mundial que dio primacia a USA en el resto del siglo

    Sin su formacion y experiencia especifica ..ni se le hubiera ocurrido



    Pero una compañia... aguanta muchisima incompetencia, especialmente si son grandes y muy especialemnte si es una compañia estatal

    No creo que exista una sola empresa que funcione al margen del principio de Peter

    ...un tipo que en España es un gestor nato es Amancio Ortega y en lugar de reconocimiento y de dedicar algunos becarios a que estudien y analicen sus metodos... solo recibe improperios de nuestros politicos

    ResponderEliminar
  3. en España no hay paradojas,hay pelotas,enchufados amiguismo,medradores,trepas envidiosos y vilipendiadores.Ya lo explicó Benito Perez Galdos el gran representante del realismo español.

    "Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el poder son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve; no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza, pobrísima y analfabeta. Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán a España a un estado de consunción que, de fijo, ha de acabar en muerte. No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica, y adelante con los farolillos.".

    Aquí en este puto pais ese cancer se sigue reproduciendo de manera endemica, como destaques en cualquier puesto se te multiplican los enemigos en la sombra que como ratas trepadoras van tejiendo su particular tela de araña de difamaciones por la espalda para hundirte por pura envidia ,sin embargo esos pelotas son los que trepan en el escalafon a base de pelotear a sus jefes y trepar a lomos de sus "compañeros" a los que previamente han pisoteado, por eso en la vida politica y profesional en España los mediocres son los que acaparan los mejores puestos y las personas honestas y capaces son enviados al ostracismo y al olvido que aburridos terminan por abandonar,no se promocionan a los mejores sino a los mas pelotas.

    un saludo.

    ResponderEliminar