viernes, 20 de abril de 2012

LA EXPROPIACIÓN DE REPSOL-YPF Y LO QUE SE CALLA EL GOBIERNO ESPAÑOL

.
Mientras el señor Rajoy habla de intereses nacionales para defender empresas privadas que antaño fueron públicas, el grueso de sus gobernados se desangra como consecuencia de unas políticas impuestas por la Troika, el FMI, el Banco Mundial, y toda suerte de organismos que parecen perseguir como objetivo el aumento de la desigualdad económica en el mundo (Pueden consultarse los resultados objetivos de sus políticas).

Un ejemplo: En España, la mayor parte de la población se considera “clase media” porque se tiende a pensar que la clase media es la que más abunda, lo cual es falso. Lo que más abunda, en estadística, se llama MODA, no MEDIA. Para ser clase media en España, hay que ganar unos 30.500 euros brutos anuales, es decir, unas doce pagas de 1900 euros al mes, después de quitar impuestos (aproximadamente). Esa cifra, es el resultado de sumar todas las rentas de los españoles, y dividirlas entre el número de personas que tiene renta, es decir, la media de la renta. Si usted consideró alguna vez que como “mileurista” era clase media… siento decirle que es usted clase baja. (Como la mayoría de la población) tendría que ganar usted el doble para ser clase media, es un engaño muy común el de ser pobres pero hacernos pensar que somos “clase media” porque otros muchos son tan pobres como nosotros. Lo mismo sucede con Repsol. Repsol, no es una empresa “Española”, Repsol fue privatizada hace muchos años ya, y tiene unos dueños, que no son el Estado español. Entre ellos, Sacyr y varias entidades financieras, de esas, que posiblemente prestan dinero a diferentes partidos, cuando llega tiempo de elecciones, para pagar las campañas, y que ahora, viéndose afectadas por la nacionalización, no dudarán en llamar a sus contactos en política, para ver qué pasa.

Cuando Repsol ha descubierto un yacimiento nuevo, ¿nos ha rebajado el precio de la gasolina por ser españoles? Es cierto, que al ganar menos, pagará menos impuestos, y las arcas públicas se resentirán, pero también es cierto, que los gestores de la cosa pública, apostaron hace muchos años por un modelo basado en grandes compañías privadas, en detrimento de las pequeñas, a quienes acaban de subir el impuesto de sociedades, o de las públicas, que mal que bien van vendiendo. También es cierto, que esas grandes compañías privatizadas (Telefónica, Repsol, las eléctricas, etc) son donde se jubilan la mayor parte de los políticos que ayudaron a su privatización, y en ese sentido, entiendo al señor Rajoy y resto de sus colegas, cuando hablan de los “intereses nacionales” ya que a mí también me molestó mucho cuando tocaron las jubilaciones. (Las de todos, quiero decir) Para completar este dislate, resulta que un reducido grupo de oligarcas que dominan el IBEX 35, pueden ver amenazados sus intereses (los de ellos, que no tienen porqué ser los míos) en el país latinoamericano, y como no, reclamarán medidas a un gobierno, que entre otras cosas, ha amnistiado a los ricos, (entre los que está la mencionada oligarquía) y ha exigido “sacrifico” al resto de los ciudadanos.

Si Repsol fuera pública, en lugar de privada, en vez de ingresar por impuestos un porcentaje de los beneficios, el estado español, habría ingresado, el año pasado, más de 2000 millones de euros, y el anterior casi 5.000 millones (este año la compañía dio menos beneficio, por la compra de otra petrolera) aunque esas medidas, desde luego, no están en la agenda “anticrisis del gobierno” La agenda “anticrisis” se basa en desmantelar el estado del bienestar, para que los mismos banqueros, directivos, consejeros delegados y oligarcas en general que se echan las manos a la cabeza con lo de YPF, puedan engordar su cuenta de resultados (hablo de la propia, más que de la de sus empresas) mientras nos exigen “sacrificio” a los demás, y nos llaman al escándalo con nacionalismos trasnochados.

Carlos Paredes

(Fuente: http://andalucia.diariocritico.com/opinion/carlos-paredes/407424)

No hay comentarios:

Publicar un comentario