miércoles, 4 de agosto de 2021

ESPAÑA: LAS "VACUNAS" NO HAN MEJORADO LA SITUACIÓN SANITARIA



A juzgar por los datos oficiales sobre la evolución de la pandemia Covid-19, puede decirse que el impacto de las vacunas apenas se ha dejado sentir pues los datos correspondientes al 27 de julio de 2020 son mejores a los correspondientes a los de un año después (27 de julio de 2021). Y aunque hay que tener en cuenta que España es de los países del mundo con mayor número de vacunados, en 2021 el nº de casos y la incidencia acumulada a 14 días es 15 veces superior a la de 2020 en la misma fecha sin vacunas; el nº de casos y la incidencia acumulada a 7 días es 12 veces superior a la de 2020 en la misma fecha sin vacunas; el nº de hospitalizados en los últimos 7 días por COVID-19 es 26 veces superior a la de 2020 en la misma fecha sin vacunas; el nº de fallecidos en los últimos 7 días es 23 veces superior a los del 2020 en la misma fecha sin vacunas. Y aunque está claro que asociación no es causalidad, no puede ignorarse el que se recurra a esta comparación dado la insistencia de las autoridades políticas y muchas sanitarias sobre el “impacto” de las vacunas en la evolución de la situación.

(Fuente: https://www.actasanitaria.com/)

LAS "VACUNAS" APUNTAN A TU CEREBRO COMO OBJETIVO A DESTRUIR




"Nuestras vidas se consumen, el cerebro se destruye"
("Cerebros destruidos", Eskorbuto)

El título en francés, clarividente: "Demain, tous crétins?" (Mañana, ¿todos imbéciles?) El documental, 2017, se tituló en España, rebajando levemente la contundencia del original gabacho, "Cerebros en peligro". De todas maneras, magistral documento.

Antes de la “vacuna”, nuestros cerebros ya eran una mierda

Ocho años después de estudiar a varones en situación de riesgo (otro prodigioso documental, "Hombres en peligro"), revelando el fiero impacto de los disruptores endocrinos sobre su fertilidad, Sylvie Gilman y Thierry de Lestrade nos muestran suficiente y largamente las brutales consecuencias de estos contaminantes en nuestra inteligencia y salud mental.



El docu cuenta con prestigiosos investigadores como Barbara Demeneix, la especialista en tiroides y bioquímica estadounidense Arlene Bloom, que lleva entablando, desde los setenta del pasado siglo, feroz combate contra el uso de retardantes de llama, a saber: mezclas químicas añadidas a una amplia variedad productos industriales tales como plásticos, textiles y equipos eléctricos o electrónicos para hacerlos menos inflamables. Sus exhaustivos estudios, y otros, nos advertían sobre un gravísimo problema de salud que legisladores, bajo el pernicioso influjo de los omnímodos y letales lobbies industriales, estaban (y están) ignorando olímpica y deliberadamente. Normal.

Las “vacunas” te provocarán un profundo deterioro neurológico

Ya les hablaba por estos lares, allá por diciembre del pasado año, de los hondos, hondísimos menoscabos neurológicos que el tecno-matarratas transgénico y transgenizador iba a provocar. Pero, como imaginarse pueden, lo peor siempre está por llegar.

El letal uso de priones, por ejemplo. Las “vacunas” covid-19 contienen priones genéticamente modificados con largos períodos de incubación diseñados para originar encefalopatía espongiforme transmisible - de vacas locas o robots locos - en los “vacunados”, causando así irreversibles daños cerebrales que podrían conducir, en muchos casos, a la muerte.

Las “vacunas”, control ajeno sobre tu mente: tres experimentos

Y no olviden tampoco que un minúsculo fragmento de ADN humano puede almacenar, aproximadamente, el equivalente a siete mil millones de iPADs. Las informaciones e imágenes también pueden recopilarse en bacterias dentro del cuerpo humano. Dichas bacterias se reproducirían y su progenie también sería codificada/decodificada con idénticas informaciones. Es perfectamente posible, con la tecnología actual, programar una célula y dirigirla a cualquier parte del cuerpo, incluido el cerebro - sobre todo el cerebro, añado- que también puede ser reprogramado y controlado desde el exterior.


Por ejemplo, en un experimento de 2016 se insertaron proteínas sintetizadas en un virus. Posteriormente fueron inyectadas en cerebros de ratones para, en última instancia, controlar los conductistas centros de recompensa/motivación del cerebro mediante campos magnéticos. Manipular la actividad neuronal bajo la influencia a distancia de campos magnéticos. Puro y duro conductismo: del lavado de cerebro al explícito control cerebral. La magnetogenética, perfecta para ello.

Recuerden también que profesores de la Universidad de Miami han desarrollado nanopartículas magnetoeléctricas (MENP) que, integradas en el torrente sanguíneo, pueden llegar al cerebro, registrar la actividad mental y traspasar esa información a un ordenador externo. También podrán, si tal fuera su deseo, manipular nuestros comportamientos y opiniones. Implantar y borrar recuerdos. Lo que estimasen oportuno. Como afirma el artífice de esta inquietante tecnología, Sakhrat Khizroev, la única forma de llegar a todas las neuronas es de forma inalámbrica a través de la nanotecnología.

O la proteína Magneto: una proteína híbrida genéticamente modificada. Cuando se “agita” un imán (ains, los “imantados”) cerca de las células, Magneto “responde” y abre el denominado canal iónico; esto provoca una corriente de iones en las células, lo que cambia la corriente eléctrica que recibe el cerebro. La “nueva” técnica, desarrollada en el laboratorio de Ali Güler en la Universidad de Virginia en Charlottesville, y descrita en la reputada revista Nature Neuroscience, “activa” las neuronas de forma rápida y “reversible”. Proteína genéticamente modificada que puede hacer a los roedores del experimento responder al control “magnético” a distancia. Para lograrlo, se debe hacer “cirugía genética” en los canales iónicos, encargados de administrar las corrientes eléctricas que controlan el circuito neuronal. Cirugía genética, clave, pues.

Con las “vacunas”, cerebros “ralentizados”

O los nanotubos de grafeno que se encuentran en las “vacunas” que devastarán del todo cualquier cerebro humano. Apretada y aterradora síntesis: con frecuencias 5-G de 42,6 gigahercios, los nanotubos de 1,2 nanómetros introducidos en las “vacunas” entran en resonancia y propagan una señal de alta energía a la velocidad media del pensamiento humano.

Una brutal potencia que resulta delicadísima para nuestro cerebro, aunque la potencia radiada de la onda exterior no parezca excesivamente elevada. He ahí, grosso modo, la esencia de la denominada resonancia: cada ciclo aumenta la amplitud del anterior sin límite de ninguna clase. La velocidad del pensamiento humano disminuida, lentísima, bajo mínimos …

…Pues lo dicho, asuman las consecuencias de sus actos. Luego no digan, tal Kavafis/Moix, que todo fue un sueño.

Luys Coleto
(Fuente: https://elcorreodeespana.com/)

LOS POLÍTICOS PRO-DICTADURA SIEMPRE MOVILIZAN AL MÁS TONTO PARA COLARNOS SU RELATO



Empezamos por Antonio Maestre, hijo de unos cuantos padres (no lo digo
yo, sino que lo pregona él en su Twitter). Ese es el nivel.


La clase política parece estar ya desesperada ante un hecho más que evidente: cada vez es menor el número de personas a las que les convence su relato y andan desesperados porque son demasiadas las que no se creen una sola palabra de lo que están diciendo y ven claramente cuál es el objetivo final de todo lo que está pasando.

Resulta que tenemos un medicamento al que han llamado vacuna y que no lo es porque no cumple la misión para la que ha sido comercializado: inmunizar a las personas contra una enfermedad. Es más, ni siquiera ha sido suficientemente testada puesto que estamos en plena fase experimental de la misma y nosotros somos las ratas de laboratorio con las que se pretende hacer esa experimentación, queramos o no.

Pero por si todo esto fuera poco, el medicamento en cuestión está provocando infinidad de efectos secundarios e incluso la muerte en muchas personas que, por mucho que se quieran ocultar, ahí están y son fácilmente comprobables. Y para que participemos en esa experimentación, la basurienta clase política está recurriendo a todo: televisiones, medios de comunicación, redes sociales, médicos vendidos … pero cada vez convencen a menos gente.

Ahora ya han pasado a una siguiente fase para intentar convencernos, la del insulto, la de la persecución al no vacunado, la del intento de humillación. Y para esa fase han debido pensar en los más tontos, en articulistas de segunda, en sujetos que sean capaces de venderse y de hacer lo que haga falta por un mendrugo de pan. Y un ejemplo evidente de tipejos de esta calaña es Xosé Carlos Caneiro, de La Voz de Galicia.

Escribe este fulano un artículo que, titulado “De los negacionistas, hasta el gorro”, no hace otra cosa que recurrir al insulto y al intento de persecución a quienes no queramos vacunarnos. Personajillos que no serían capaces, que no tendrían el valor de hacer lo mismo con otros que decidieran hacer con su cuerpo lo que les diera la gana porque en realidad son unos cobardes.


Caneiro hace todo esto con un artículo en el que demuestra no tener in siquiera el nivel para hacerlo, desinformando, diciendo tonterías y falsedades: “Dicen que se cura con no sé qué combinado similar a la lejía”… “Dicen y dicen y vuelven a decir y nadie hace nada para que sus vociferaciones de odio (odio a la especie humana) queden en el vacío”. Pero querido Xosé, si se dicen tantas tonterías, ¿cómo es posible que una eminencia como tú pierda su valioso tiempo con ellas?

Leyendo artículos como estos, ya nos podemos imaginar todo: “O escribes esto, o te vas a la calle”. Y es que el redactor de esta sarta de estupideces no demuestra otra cosa. Demuestra ser un segundón, un cobarde sin otra aspiración en la vida que mantenerse y poder seguir escribiendo su columna hasta la jubilación. No tiene nivel ni para conseguir que le arreglen la vida a cambio de poner su nombre en un artículo como ése.


El mensaje que los Maestrillo, Canelo, Risto "Mejode"  y otros propagan-
 distas disfrazados de informadores han recibido la orden de difundir

Tomen buena nota porque dentro de un tiempo este individuo será uno de los que digan aquello de “no se podía saber”.

(Visto en https://www.eldiestro.es/)

LAS "VACUNAS" COVID NO SALVAN VIDAS



Cambian las prioridades: hace un año lo fundamental era evitar el colapso
hospitalario. Ahora que lo producen los inoculados, da igual, lo importante
 es convertirte en  farmacodependiente de por vida. Una vida que, además,
podría no ser muy larga con tanto veneno inyectado.

Como se señaló en el artículo de BMJ titulado: "Will COVID-19 Vaccines Save Lives? Current Trials Aren't Designed to Tell Us", por el editor Peter Doshi, mientras que el mundo apuesta todo por las "vacunas" de modificación génica como la solución a la pandemia, los ensayos ni siquiera están diseñados para responder preguntas clave como si las vacunas en realidad salvarán vidas.

En una respuesta del 23 de octubre de 2020 a ese artículo, el Dr. Allan Cunningham, un pediatra jubilado, proporcionó un resumen de artículos que datan de 1972 y que demuestran que las vacunas han sido ineficaces. En muchos casos, las muertes han aumentado junto con las tasas de vacunas, lo que sugiere que en realidad podrían tener un efecto negativo neto sobre la mortalidad.

Cunningham también enumera estudios que argumentan que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han exagerado las estadísticas de mortalidad por gripe en un esfuerzo por aumentar la aceptación de la vacuna contra la gripe. Es obvio que hacen lo mismo con las estadísticas de mortalidad del COVID-19. Si las autoridades gubernamentales no hubieran engañado a las personas sobre la verdadera letalidad del COVID-19, la mitad del país no habría aceptado una vacuna experimental de modificación génica. Como señaló Cunningham:

"2020: Un estudio de 14 años descubre que las vacunas contra la gripe están relacionadas con un riesgo del 8´9 % de mortalidad por todas las causas en los hombres de edad avanzada. ¡Durante seis temporadas con predominio de A/H3N2, el aumento de la mortalidad por todas las causas fue del 16´6 %!

La lamentable historia de las vacunas contra la gripe debería advertirnos del proceso con las vacunas antiCovid-19. Peter Doshi podría subestimar el caso cuando sugiere que las vacunas contra la gripe no han salvado vidas. La historia anterior y otras observaciones sugieren que, en poblaciones enteras, las campañas contra la gripe estacional de hecho han costado vidas.

Esta idea es difícil de comprender frente a toda la publicidad y los informes sobre la "eficacia de la vacuna". Las vacunas brindan una ligera protección a corto plazo contra la gripe estacional, pero los estudios de VE ignoran por completo los efectos adversos (por ejemplo, fiebre alta, convulsiones, narcolepsia, síndrome óculo-respiratorio, síndrome de Guillain-Barré). No necesitamos ninguna vacuna de rutina que pueda causar más daños que beneficios."

La selección natural ganará

A medida que avanzamos, es muy importante que no dejemos de lado las lecciones científicas en favor de la propaganda impulsada por la política. La propaganda no es ciencia. No las confundamos.

Si existe un lado positivo en todo este desastre, es que cada vez más personas se interesan en temas de salud, biología, virología y vacunas. Estos son temas muy apasionantes, pero para extraer la verdad de la ficción, ahora muchas personas se toman el tiempo para escuchar a los médicos y científicos que explican la ciencia detrás de todo esto.

Las mentiras obvias y descaradas, la propaganda y la censura exagerada comienzan a despertar a decenas de millones de personas en los Estados Unidos sobre el fraude de las vacunas; no solo las vacunas antiCOVID, sino todas. Cada día es más fácil distinguir a los charlatanes, porque los que dicen la verdad explicarán cómo funcionan las cosas, mientras que los propagandistas hacen bromas con frases y atacan a quienes hacen preguntas.


Para terminar, aquí hay dos fragmentos más de artículos que detallan la inevitabilidad de las vacunas que impulsan a que los virus muten a través de la selección natural. Quanta Magazine escribe:

"Investigaciones recientes sugieren que algunas poblaciones de patógenos se adaptan de manera que las ayudan a sobrevivir en un mundo de personas vacunadas, así como la población de mamíferos explotó después de que los dinosaurios se extinguieron, porque se abrió un gran espacio para ellos, algunos microbios invadieron el lugar de los competidores que fueron eliminados por las vacunas.

La inmunidad también hace que las variantes genéticas de patógenos, que alguna vez fueron raras o inexistentes, sean más prevalentes, posiblemente porque los anticuerpos preparados con la vacuna no pueden reconocer y atacar tan fácil a las variantes mutantes que se ven diferentes de las cepas de la vacuna.


Y las vacunas que se desarrollan contra algunos de los patógenos más "astutos" del mundo (malaria, VIH, ántrax) se basan en estrategias que podrían, de acuerdo con modelos evolutivos y experimentos de laboratorio, alentar a los patógenos a volverse aún más peligrosos. Los biólogos evolucionistas no se sorprenden de que esto suceda.

Una vacuna es una nueva presión de selección que se ejerce sobre un patógeno, y si la vacuna no erradica su objetivo por completo, los patógenos restantes con la mayor aptitud (los que pueden sobrevivir, de alguna manera, en un mundo inmunizado), se volverán más comunes.

"Si no comprendemos que estos patógenos mutan en respuesta a las vacunas, entonces no entendemos la selección natural"
dijo Paul Ewald, biólogo evolutivo de la Universidad de Louisville".

Del mismo modo, la organización Alliance for Natural Health International señala:

“Los 'mutantes de interés' están en la mayoría de nuestros radares. Una pregunta importante es: ¿aumentan y disminuyen con frecuencia? En algunos países, incluyendo en los que las vacunas se produjeron a un ritmo elevado, ya están aumentando y predominando. Eso debería ser una gran señal de alerta para cualquier persona que tenga una comprensión razonable de la presión de selección evolutiva sobre los virus con capacidad patogénica.

Más infección, incluyendo una infección más silenciosa entre personas asintomáticas (incluso si se reduce con la vacuna), brinda más oportunidades de mutación. Si alargamos el tiempo que tarda el virus en convertirse en otro componente endémico de nuestra virosfera, habrá más oportunidades y más mutaciones. Es muy similar al juego de la ruleta rusa, entonces, ¿por qué no empezamos a contar nuestras posibilidades?


Si las variantes se vuelven más transmisibles y más virulentas, al tiempo que incluyen mutaciones de escape inmune (o vacunas), todas las tendencias que presenciamos en algunas partes del mundo, podríamos tener serios problemas en el futuro.

Por lo menos, permanecemos con la idea de las vacunas de rutina (o anticuerpos monoclonales) y tratamos de desarrollar nuevas vacunas (o terapias de anticuerpos monoclonales) que sean más astutas que el virus, cuando deberíamos saber que el virus seguirá siendo más astuto si mantenemos una presión de selección tan intensa sobre él.

Permítanme agregar un concepto más que es de naturaleza ecológica, es decir, la inmunidad colectiva. La ecuación base que utilizan los científicos del gobierno que estima que alrededor del 70 % de la población necesita vacunarse o exponerse al virus para lograr la inmunidad colectiva, es errónea.

Se basa en una serie de suposiciones que no encajan, y dos ellas son: la mezcla genética y tratar de erradicar el virus en personas vacunadas y las expuestas al virus salvaje. Este no es el caso. En el mundo real, la situación es mucho más compleja que en un modelo idealizado.


Randolph y Barreiro nos recuerdan en su revisión en la revista Immunity que "los factores epidemiológicos e inmunológicos, como la estructura de la población, la variación en la dinámica de transmisión entre poblaciones y la inmunidad menguante, conducirán a una variante en el grado de protección indirecta conferida por la inmunidad colectiva".

Para las personas vacunadas, los anticuerpos específicos de antígeno se unen a las partículas del virus y eliminan de forma competitiva a los anticuerpos naturales, lo que les brinda a las personas vacunadas menos inmunidad cruzada a las variantes mutantes que son más infecciosas y la ola de infectividad continúa".


Joseph Mercola
(Fuente: https://articulos.mercola.com/)

Puntualicemos: las vacunas no salvan vidas, pero te pueden proporcionar
una muerte más suave que el osito de Mimosín. No lo dicen los Monthy
Pytton, sino el Ministerio de Sanidad israelí, en el que la estupidez impera.

martes, 3 de agosto de 2021

QUEDA INAUGURADA LA MATANZA DE LOS INOCENTES


LAS "VACUNAS" PRODUCEN LAS NUEVAS CEPAS, Y ADEMÁS SE SABÍA QUE IBA A SER ASÍ


El profesor Christian Vélot lo anunciaba ya en un vídeo de diciembre del año pasado, en el que alertaba justamente de lo que está ocurriendo: las inoculaciones recombinantes de ARNm y ADN vectorizado favorecen que se produzcan escapes inmunológicos, y suponen una presión evolutiva para los patógenos, que reaccionan con versiones más virulentas. Además, el que se vacuna condiciona y debilita su propio sistema inmunitario, quedando más expuesto. Siempre será más cómodo culpar de todo a los no vacunados, pero tomarse un tiempo para ver este vídeo tira por tierra supersticiones tan absurdas como ésa. Nota: incluye subtítulos en castellano, pero hay que activarlos en el icono bajo la imagen.

EL ÓXIDO DE GRAFENO CONVIERTE A LOS VACUNADOS EN BOMBAS DE RELOJERÍA AMBULANTES


En un nuevo vídeo, La Quinta Columna revela que se ha encontrado óxido de grafeno (GO) presente no solo en las inoculaciones Covid, sino también en solución salina, por lo que deducen que su uso está mucho más extendido de lo que en principio podría parecer, y comenzó mucho antes que las vacunas "Covid".

Se ha constatado que hay bebés magnéticos, y que personas que no han recibido la vacuna "Covid", o que no se han sometido a tests de PCR o que no han llevado mascarillas también muestran magnetismo, por lo que debe venir de otra parte.

Deducen que el GO se utiliza desde hace algunos años en todas las vacunas, incluyendo el tétanos, la meningitis, las vacunas infantiles, etc.



La Quinta Columna afirma que el GO también estaba en la vacuna contra la gripe de 2018 y que esto podría explicar por qué las personas están mostrando magnetismo cuando no han recibido la vacuna "Covid".

Esto también podría explicar tanto el elevado número de muertes por "gripe" tras la campaña de vacunación contra la gripe de 2018 como el hecho de que haya muerto tanta gente en Wuhan (el gobierno chino había hecho obligatoria la vacuna contra la gripe para la población justo antes de encender las decenas de miles de nuevas antenas 5G en Wuhan).

Asimismo, los ancianos fallecidos en Milán también habían sido vacunados contra la gripe y había un gran número de antenas 5G en Milán (véanse los mapas de instalaciones de antenas en Italia en marzo/abril de 2020, que muestran que la zona de Milán registró el mayor número de casos de "coronavirus").


Magda Havas ha constatado que los casos de Covid-19 por millón eran un 95% más altos y las muertes por millón eran un 126% más altas en los estados de EE.UU. con 5G.

La Quinta Columna recuerda que el 4G LTE también utiliza igualmente ondas milimétricas, por lo que la 5G no es la única implicada.

Bartomeu Payeras i Cifre publicó un estudio sobre la correlación 5G-Covid en abril de 2020.

Subrayó el hecho de que San Marino fue el primer estado europeo con tecnología 5G y el estado con el mayor número de casos de "coronavirus" por cada 1.000 habitantes, 4,07 veces más casos que Italia y 27 veces más que Croacia, que no disponía de 5G en ese momento (véase el mapa siguiente).


M.Payeras i Cifre también observó el "coronavirus" parecía reacio a cruzar fronteras.

El número medio de infecciones en los cuatro estados de EE.UU. fronterizos con México fue de 0,242, más de 2.000% más que en México.

La media en el conjunto de Estados Unidos era de 0,814, un 7.000% más alta que en México (véase el mapa más abajo).

El "efecto frontera" entre México y EEUU

Datos para el 3 de abril de 2020 - infecciones por 1.000 habitantes

California (0.28), Arizona (0.31), Nuevo Méjico (0.20), Texas (0.18). Mejico (0,012) USA (0.814)


Me pregunto cómo es que toda esta información útil viene de España.

Incluso Andreas Kalcker (afincado en España) aparece en un vídeo hablando del GO en español.

Ricardo Delgado, de La Quinta Columna, señala que hay que tener en cuenta que cada periodo de vacunación ha estado ligado a un salto tecnológico.

El siguiente gráfico ilustra cómo cada expansión en el uso de la radiación electromagnética (EMR) y cada nueva generación de tecnología inalámbrica ha ido acompañada de una nueva enfermedad.


Cabe añadir que la llamada gripe española se produjo seis meses después de que el ejército estadounidense comenzara a utilizar transmisores de radio de alta potencia al final de la Primera Guerra Mundial, en 1917.

La gripe asiática se produjo en 1957-58, cuando se puso en marcha un potente sistema de vigilancia por radar.

La gripe de Hong Kong se produjo en 1968, cuando se pusieron en funcionamiento 28 satélites militares de vigilancia espacial.

En 1997, cuando se generalizó el uso de los teléfonos móviles, se produjo un aumento del 31% de la diabetes en Estados Unidos en un año.

En el Reino Unido, entre 1994 y 2002, junto con la repentina adopción de la tecnología de los teléfonos móviles, la población de gorriones domésticos disminuyó un 75% y fue catalogada como especie en peligro de extinción.

Ten en cuenta también que en octubre de 2018, justo después de que cientos de aviones fueran equipados de un nuevo WiFi a bordo proveniente directamente de satélite, se produjeron casos masivos de "gripe" a bordo de los vuelos y hubo que llamar ambulancias y desviar vuelos

Del mismo modo, cuando empezamos a oír hablar de casos de "coronavirus" a bordo de cruceros a principios de 2020, nos enteramos simultáneamente de que los cruceros acababan de desplegar la 5G completa y el reconocimiento facial a bordo, con todos los pasajeros irradiados con brazaletes y colgantes listos para la 5G.

Fueron dos médicos italianos, Montanari y Gatti, los primeros en alertar sobre las vacunas que contienen misteriosamente nanopartículas no declaradas en un artículo publicado a principios de 2018.

En particular, encontraron acero inoxidable y carburo de tungsteno altamente tóxico en las vacunas.

Como consecuencia, sus domicilios fueron registrados por la policía, que les retiró sus ordenadores y medios de investigación.

En una entrevista, los dos investigadores explicaron que está prohibido que las nanopartículas estén en cualquier solución inyectable porque, a diferencia de las otras nanopartículas a las que estamos expuestos y que podemos inhalar y expulsar en su mayor parte si nuestros pulmones están sanos, las nanopartículas inyectadas quedan atrapadas para siempre y pueden circular por todo el cuerpo, incluido el cerebro, causando demencia y enfermedades como el cáncer y la diabetes.

Si a esto le añadimos que los teléfonos móviles abren la barrera hematoencefálica para dejar pasar las toxinas, incluidas las partículas del aire y las nanopartículas de las vacunas, tenemos una mezcla muy peligrosa.

Llevo diciendo desde el principio de todo esto, a finales de 2019, que no hay "Covid". "Covid" es una designación general para un conjunto de síntomas discretos, todos los cuales coinciden con la exposición a la radiación electromagnética.

Y, curiosamente, nos enteramos de que el hospital de Barcelona (España) ha decidido cambiar el nombre del servicio donde se atienden las personas que reaccionan a la exposición a la radiación electromagnética, conocidas como "electrohipersensibles" o EHS, en un servico "post-Covid".

¡Qué apropiado!

Pero lo que no sabía en 2020 es que esta exposición se potencia masivamente con la implantación de nanopartículas metálicas en el cuerpo.


Esto está reconocido en la literatura científica, incluso por la corrupta Comisión Internacional para la Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP; no es internacional, no es una comisión, y no protege a nadie de nada, excepto quizás a las empresas militares y a las empresas de telecomunicaciones de ser procesadas contra el enjuiciamiento por crímenes contra la humanidad que se remontan a décadas atrás) quienes establecen en sus propias directrices de "seguridad" sobre la exposición a los EMR que si tienes metal en tu cuerpo, éste actuará con los campos electromagnéticos (EMFs) para hacerte enfermar.

"Los procedimientos médicos pueden utilizar EMFs, y los implantes metálicos pueden alterar o interrumpir los EMFs en el cuerpo, lo que a su vez puede afectar al cuerpo tanto directamente (a través de una interacción directa entre el campo y el tejido) como indirectamente (a través de un objeto conductor intermedio).

Por ejemplo, tanto la ablación por radiofrecuencia como la hipertermia se utilizan como tratamientos médicos, y los EMFs de radiofrecuencia pueden causar daños indirectamente al interferir involuntariamente [no sabía que los EMFs tenían intención] con dispositivos médicos implantables activos (véase la ISO 2012) o al alterar los EMFs debido a la presencia de implantes conductores."

Las nanopartículas se utilizan en los tratamientos contra el cáncer. Se inyectan en el tumor y luego se aplica radiación electromagnética para que cada nanopartícula queme las células cancerosas adyacentes.

Esto se denomina "terapia de ablación térmica".

Entonces, ¿qué ocurre cuando se llena todo el cuerpo de nanopartículas de óxido de grafeno y luego se expone a todo el mundo a la ineludible y omnipresente radiación electromagnética que cubre todo el planeta, incluso desde los satélites y las plataformas de gran altitud (HAPS), como los planeadores y los drones en la estratosfera?

Ricardo Delgado, de La Quinta Columna, nos da la respuesta:

"Cada persona a la que se le ha inoculado esta nanotecnología de óxido de grafeno tiene ahora una mecha, una dinamita, una bomba de relojería que está lista para explotar con la activación de microondas".

La respuesta es que hay un genocidio.

Así lo explicó con todo lujo de detalles un ingeniero francés en un vídeo de 2020 (ya borrado por Youtube), pero del que tenemos la transcripción:

"Para mí, estas nanopartículas forman parte de un sistema de armas que permitirá la despoblación sin resistencia de las masas.

Si lo comparamos con un sistema de explosivos, la nanopartícula sería la barra explosiva de plástico, es decir, el material activo que explotará.

Lo segundo que se necesitaría es un detonador.

Para mí, es la onda electromagnética que va a hacer vibrar la nanopartícula, y lo tercero es el control, creo que lo hemos encontrado ahora, es la idea de 2020 060606, que es la vacuna subcutánea que van a proponer los amos del mundo para saber dónde estamos y poder rastrearnos con la 5G.

La ventaja de la 5G como detonante es que puede rastrearnos.

Es un arma de energía dirigida.

Así que estamos rastreados, saben dónde enviar la onda y saben a quién van a golpear.

¿Qué necesita para que este sistema de armas sea operativo?

Hay que poder inyectar las nanopartículas en el cuerpo.

La única forma que parece tener sentido históricamente es ponerlas en las vacunas".

Lo que esto significa es que cada adulto o niño que ha recibido las vacunas "Covid", y aparentemente cualquier otra vacuna en los últimos dos años, es ahora una antena retransmisora y corre el riesgo de morir en cualquier momento por la exposición a los EMR, pero esto se manifestará en toda una serie de enfermedades diferentes.

No olvidemos tampoco que la geoingeniería que se está llevando a cabo sobre nuestras cabezas todo este tiempo también está llena de nanopartículas, y probablemente también incluye el GO.

Los canarios en la mina de carbón en este momento son los pilotos que han sido vacunados.

Los pilotos y la tripulación están expuestos profesionalmente a niveles muy altos de radiación.

¿Acaso es de extrañar entonces que cuatro pilotos de British Airways hayan muerto tras recibir las vacunas y otros cinco de Jet Blue Airlines?

Un vuelo de Singapore Airlines tuvo que desviarse al aeropuerto de Moscú porque una azafata de vuelo sufrió un derrame cerebral. Hay otros rumores sobre la muerte de pilotos de otras compañías aéreas.

Creo que hemos sido objeto de una gran operación psicológica y casi todo el mundo está mirando en la dirección equivocada.

Se trata de la radiación electromagnética y esa es la clave.

Ahora que todos los que han sido pinchados están llenos de óxido de grafeno, su único recurso es seguir las precauciones que toman las llamadas personas electrohipersensibles (EHS) y deshacerse de sus teléfonos móviles y de todos los dispositivos inalámbricos y asegurarse de no entrar nunca en contacto con ninguna tecnología inalámbrica.

El Dr. T en Not on the Beeb también se ha dado cuenta de esto y está advirtiendo a los médicos que no pongan a los pacientes que sufren los efectos adversos de la vacuna Covid en máquinas de resonancia magnética porque los matarán.


Y, por supuesto, si los gobiernos no desactivan inmediatamente todas las antenas en todo el mundo (y no necesitan decirnos que esto es una noción ridícula cuando estaban muy contentos de cerrar toda la economía mundial por el inexistente Covid), entonces esto es una prueba prima facie de la intención genocida, porque la literatura científica es inequívoca de que los metales en el cuerpo se convierten en antenas cuando se exponen a los EMR.

La pistola humeante de la conspiración Covid son las nanopartículas de óxido de grafeno en las vacunas.

Ahora que sabemos esto, la prioridad de todos debe ser apagar todas las tecnologías y antenas inalámbricas del planeta, así como todos los satélites 5G.

No hacerlo será una sentencia de muerte para los vacunados.


(Visto en http://www.verdadypaciencia.com/ )