viernes, 9 de abril de 2021

SARS COV-2: LA GRAN ENTELEQUIA



Para afirmar con firmeza que un virus existe (más allá de su patogenicidad, esa es otra historia) debe procederse a su aislamiento, purificación y, posteriormente, secuenciación. 16 meses después, el Sars Cov-2 continúa sin ser aislado.

¿Cuándo dio comienzo la farsa del "aislamiento"? Pues con una mentira, faltaría más: En el célebre documento "A Novel Coronavirus from Patients with Pneumonia in China, 2019. Con la ayuda de dos biológos moleculares tramposillos rejonearon tamaña falacia científica.

Pero, poco a poco, fue brotando la decencia. Recientemente Wu Zunyou, máximo responsable de epidemiología de los CDC chinos lo admitía abiertamente en un reportaje en la NBC titulado Back to Wuhan:

"“They didn´t isolate the virus. That´s the issue" (Ellos NO aislaron el virus. Ese el problema). Literal (min. 1´40 a 1´50 del vídeo):



Michael Lane, jefe de la división de Microscopía Electrónica y del Laboratorio Nacional de Diagnóstico de Patógenos Infecciosos Robert Koch ha admitido que no tiene conocimiento de ningún trabajo científico describiendo estrictamente el aislamiento y purificación del HCOV2.

Christine Massey, tras innumerables gestiones y esfuerzos, acabó aseverando en su web que "las leyes de libertad de información estadounidenses revelan que NINGUNA institución del mundo tiene registrado el aislamiento y purificación del Sars-Cov-2.

Massey se vio auxiliada para realizar su titánico esfuerzo indagatorio por un nutrido grupo de voluntarios. Querían saber. Nada menos que 46 instituciones gubernamentales, científicas y académicas comunicaron lo mismo: NINGUNA poseía trabajo alguno sobre el aislamiento del Sars-Cov-2.

Dos británicos, Roberts y Sears, lo mismo. Exigieron información fehaciente de su gobierno. Nada. Un empresario alemán, Samuel Eckert, lo mismo: solicitó a las autoridades germanas y suizas información sobre el aislamiento del presunto coronavirus. Nada. Y un detalle curioso de Eckert: en su página web ofrece 225.000 $ a quien demuestre que el virus está aislado, secuenciado y purificado correctamente. Y, por supuesto,NADIE ha presentado un estudio o análisis de un correcto aislamiento para poder reclamar tan importante suma.

Y, como NADIE ha demostrado la existencia de un supuesto nuevo coronavirus (dato importante, el resto de coronavirus continúan también sin aislarse), la secuencia genética que pueda estar pululando por el orbe terrestre deviene total y rotundamente FALSA.

Las supuestas micrografías del Sars-Cov-2, más de lo mismo. Y eso sin olvidar un detalle fundamental de tales imágenes: virus o retrovirus son absolutamente INDISTINGUIBLES de otras partículas celulares como las vesículas o los exosomas.




Las micrografías que uno puede ver sobre el inexistente Sars-Cov-2 son tan distintas, incluso opuestas entre sí, que obviamente no pueden pertenecer al mismo virus. Además de ser tan similares a otros virus que no pueden diferenciarse con exactitud las diferencias.

Sin piedra angular -Sars Cov-2- el edificio hace tiempo tenía que haber caído. Pero les da absolutamente igual.

Les dejo con otra mujer decente, la doctora Sam Bailey, quien en escasos catorce minutos tritura el falsario y nuclear pilar de la tramoya. El virus que jamás existió. Ni existe. Ni existirá."



(Fuente: Despertador de la Matrix)

2 comentarios:

  1. Y entonces si no existe de que se está muriendo la gente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De lo que ha muerto siempre: cardiopatías, enfermedades pulmonares, cáncer, ... con el añadido del abandono, la sedación y la iatrogenia ocurrida en residencias y hospitales al comienzo de esta falsa pandemia, sumado esto a la reacción del organismo a la saturación de radiofrecuencia 5G, la gripe (que nunca "desapareció", como nos quieren hacer creer) y el envenenamiento por vacunas, primero la de la gripe y ahora las experimentales contra el Covid.

      Eliminar