domingo, 18 de abril de 2021

EL GRAN DISPARATE DEL "GRAN REINICIO" (2ª PARTE)



Klaus Schwab es doctor en ingeniería y economía, aunque parece desconocer los conceptos económicos más elementales cuando sostiene que toda la economía mundial puede ser detenida de algún modo por una mano divina, al estilo de un botón, y "reiniciada" y "reconstruida mejor", uno de sus eslóganes favoritos. Es el fundador del "Foro Económico Mundial", pregonado como una organización que promueve la "cooperación público-privada". Sin embargo, como dijo una vez Ayn Rand, siempre que el sector privado se "asocia" con el gobierno, este es siempre el socio principal y controlador.

Schwab parece desconocer totalmente cómo las instituciones del capitalismo han evolucionado a lo largo de los siglos gracias al ingenio y al esfuerzo de millones de personas y no fueron establecidas o restablecidas mágicamente por un solo hombre o un comité gubernamental. El dinero evolucionó en el mercado libre y no se originó en las ediciones gubernamentales. Incluso el lenguaje evolucionó y no fue inventado por ninguna burocracia gubernamental. En ninguno de los libros de Schwab se reconoce que entienda (o se preocupe) por el orden espontáneo de los mercados, la importancia de la propiedad privada y los precios del libre mercado, los efectos de la burocracia gubernamental que ahogan la economía, o las razones económicas de los inevitables fracasos del socialismo. Como todos los demás ideólogos socialistas, ni siquiera se molesta en dirigirse a los críticos del socialismo mientras defiende ciegamente el socialismo mundial. Puede funcionar, insiste, si sólo él y sus camaradas elitistas corporativos pudieran estar al mando.

La "lógica" de El Gran Reinicio puede enunciarse en un silogismo: 1. El socialismo ha fracasado desastrosamente en todos los lugares en los que se ha aplicado; 2. Todo el mundo lo sabe; 3. Por lo tanto, lo que el mundo necesita es más socialismo a la mayor escala posible.

Schwab es ingeniero y cree que la sociedad mundial puede ser "diseñada" socialmente por elitistas corporativos como él. Los soviéticos etiquetarían este tipo de pensamiento como "socialismo científico".

Destruccionismo

Como todos los ideólogos socialistas, el punto de partida de Schwab es lo que Ludwig von Mises llamó "destruccionismo". Todos los socialistas, decía Mises, abogan por la destrucción de las instituciones existentes en la sociedad, especialmente el capitalismo, la familia y la religión, que forman una barrera entre el individuo y los dictados controladores del Estado. Sólo entonces se puede "reiniciar" la sociedad para crear una utopía socialista. Porque "el socialismo es... el despojo de lo que miles de años de civilización han creado. No construye, sino que destruye. Porque el destruccionismo es su esencia ... cada paso que conduce al socialismo debe agotarse en la destrucción de lo que ya existe".

Esta es la razón por la que Schwab, Gates, Biden y otros defensores del "gran reinicio" celebran con tanto entusiasmo los confinamientos que se produjeron durante la llamada pandemia de 2020 y declaran que es hora de "volver a construir mejor". Destruir lo que existe, nos dicen, y luego confiar en ellos para "reconstruir" todo el planeta "mejor". De hecho, fueron grabados en vídeo en su reunión anual del Foro Económico Mundial a principios de 2021 aplaudiendo un vídeo de las calles de las ciudades vacías y los negocios cerrados causados por los cierres ordenados por el gobierno que hundieron literalmente a millones de personas en la pobreza en todo el mundo. Los cierres están "mejorando las ciudades de todo el mundo", dijo Schwab, e incluso pueden moderar el "cambio climático", dijo triunfalmente. Los residentes desempleados y empobrecidos de esas ciudades devastadas obviamente no estarían de acuerdo con este escenario de color de rosa.


Un "equipo de investigadores" de la Universidad de East Anglia, una institución famosa por sus "estudios" sobre la histeria del calentamiento/enfriamiento/cambio climático, también ha intervenido para abogar por un "bloqueo global" cada dos años para supuestamente reducir las emisiones de dióxido de carbono, como exige el "Acuerdo Climático de París". Estos encierros no estarían relacionados con ningún virus, sino que simplemente estarían diseñados para destruir intencionadamente gran parte de la economía mundial, dejando a millones de personas en la más absoluta pobreza, causando enfermedades y muertes incalculables, en aras de "luchar contra el cambio climático" y, por supuesto, para lograr su verdadero objetivo de destruir el capitalismo y adoptar una versión de planificación central socialista mundial.

Abolición de la propiedad privada

Los socialistas del Foro Económico Mundial (FEM) se revelan como marxistas clásicos en el sentido de que muchos de ellos piden la abolición de la propiedad privada que, casualmente, era el primer pilar de los diez puntales de El Manifiesto Comunista de Marx y Engels. La exministra danesa de Medio Ambiente, Ida Auken, tuvo una plataforma en un evento del FEM para explicar su definición de "una buena vida" que implicaba la abolición de la propiedad privada:

"Bienvenido al año 2030... No tengo nada, no tengo coche. No tengo casa. No tengo electrodomésticos ni ropa... otra persona utiliza nuestra [casa] cuando no la necesitamos... No tengo ninguna privacidad real... todo lo que hago... está registrado [por el Estado]. En general, es una buena vida".

Es evidente que Auken sueña con una "buena vida" en la que los gobiernos son dueños de todas las propiedades y alquilan o arriendan todo a sus súbditos. Por supuesto, eso significa que los políticos decidirán por ti lo que necesitas. La soberanía del consumidor no existiría más que en la Unión Soviética (aparte de los mercados negros). Y como dijo Hayek, en un sistema así el único poder que vale la pena es el poder político. El soborno, la corrupción y la búsqueda de rentas enloquecidas serían omnipresentes en cualquier sociedad de este tipo.

Quieren espiar todos tus movimientos, utilizando la última nanotecnología, lo que probablemente significa implantar dispositivos en tu cuerpo. No habrá privacidad, y eso está bien para Ida Auken y sus colegas del FEM.

Auken habla con cariño de cómo, si no está "usando" una habitación de su casa, estaría perfectamente bien que unos extraños la ocuparan en su ausencia. Extraños aprobados por el gobierno, por supuesto. Esto recuerda inquietantemente a la forma en que los soviéticos socializaban las viviendas y obligaban a los extraños a vivir en espacios extremadamente reducidos en viviendas comunales. Es fácil imaginar a un ejército de Auken haciendo lo mismo en nombre de la "sostenibilidad".

Después de recibir críticas por esta indignante visión, Auken intentó suavizar y disfrazar sus verdaderas creencias diciendo que un mundo así no era realmente su "utopía", sino sólo lo que ella cree que es lo inevitable. Este es otro viejo truco socialista: argumentar que el socialismo es inevitable y que, por tanto, es inútil oponerse a él. Su argumento de que sólo estaba explicando un futuro inevitable no es creíble.

De hecho, el truco de la inevitabilidad es el tema principal de todos los libros de Schwab sobre el tema. Suelen entrar en un detalle insoportable sobre la digitalización de la vida, la nanotecnología, etc., lo presentan como "inevitable", y luego hacen un discurso de por qué esto supuestamente significa que el control político centralizado de todas las sociedades es necesario.

Sin embargo, es exactamente lo contrario. Como señaló Hayek en casi toda la obra de su vida, cuanto más compleja se vuelve la sociedad, mayor es la necesidad de confiar en el voluntarismo, la propiedad privada y el libre mercado, los únicos medios conocidos para lograr un uso eficaz del conocimiento en la sociedad. La complejidad requiere el uso de muchas mentes (y cuerpos) para hacer un uso eficaz de un conocimiento cada vez más complejo con el fin de avanzar. No sólo son necesarias muchas mentes, sino muchas mentes en un régimen de libertad económica, de nuevo el polo opuesto a la ideología del "gran reinicio".

La Unión Soviética contaba con muchas personas brillantes, pero se les prohibía en gran medida aplicar su talento de forma que mejorara la vida de sus conciudadanos. El Estado los consideraba más bien como instrumentos para engrandecer al Estado, no para servir a los ciudadanos. Negar esto es incurrir en lo que Hayek llamaba una "presunción fatal".

El subterfugio de las "partes interesadas"

Los elitistas del FEM también emplean otro subterfugio como medio para abolir esencialmente la propiedad privada. Lo hacen abogando por la sustitución de los accionistas de las empresas por "partes interesadas", lo que incluye casi todo tipo de grupos de individuos en cualquier comunidad que se dice que tienen "derecho" a afectar a la toma de decisiones de las empresas en el día a día. Estos grupos suelen incluir varios grupos de presión política de izquierda, como los sindicatos, los ecologistas, los grupos de presión de "derechos civiles"/acción afirmativa, y así "ad infinitum". Los libertarios y los economistas de libre mercado nunca parecen aparecer en las listas de "partes interesadas" que defienden los teóricos de la izquierda.


La economía de la elección pública nos enseña, sin embargo, que estos grandes grupos tienden a estar desorganizados debido a su tamaño, diversidad y, en consecuencia, a los elevados costes de la toma de decisiones, por lo que rara vez son eficaces. También sometería la toma de decisiones de las empresas a una burocracia e indecisión que destruiría los beneficios, convirtiendo de hecho a las empresas en versiones de, por ejemplo, el Departamento de Vehículos de Motor o el Servicio Postal de Estados Unidos en términos de eficiencia.

Los defensores de las "partes interesadas" seguramente entienden esto, por lo que proponen que personas como ellos mismos sirvan como portavoces no elegidos de todas las diversas "partes interesadas". Esto requerirá la pesada mano del gobierno para darles el poder de ordenar a las corporaciones que hagan lo que ellos dicen, y no lo que dicen sus clientes y accionistas. Es una nacionalización de facto, es decir, una abolición efectiva de la propiedad privada en las empresas.

Además de no ofrecer ni idea de que entiende los principios económicos elementales, Schwab también parece no tener ni idea de la larga historia de las ideas liberales clásicas como la propiedad privada, el libre mercado, el gobierno constitucional limitado, el gobierno descentralizado, el estado de derecho y muchas otras cosas. O simplemente no le importa porque es un tirano megalómano. No es diferente, en otras palabras, de todos los demás socialistas del siglo XX que, o bien ignoraban estas cosas, o bien las atacaban abiertamente como barreras a sus intenciones totalitarias.

Además, la ensoñación utópica de Auken recuerda al libro de finales del siglo XIX, Looking Backward, de Edward Bellamy. Se trata de otra ensoñación socialista utópica en forma de novela en la que un tal Julian West se queda dormido en 1887 y despierta 113 años después en Estados Unidos, en el año 2000, cuando el país se ha convertido en una utopía socialista. Sin embargo, Auken parece creer que sólo se necesitaría una década para alcanzar su utopía socialista (y la de Schwab).

El Gran Reinicio como Súper Fascismo

El Foro Económico Mundial dice existir para promover una integración de la empresa privada y el Estado. Esta es una definición perfecta del fascismo económico. El fascismo económico en la Italia de Mussolini y en la Alemania nazi permitía la existencia de empresas ostensiblemente privadas (a diferencia de los socialistas rusos), pero sólo si estaban sometidas a un régimen regulador totalitario que obligaba a toda la producción a servir al "bien común", tal y como lo definía la clase política gobernante, no los gobernados. La soberanía del consumidor no era en absoluto una preocupación. Schwab utiliza este mismo lenguaje del "bien común" para describir su programa de "gran reinicio".


Es básicamente un alegato para convertir toda la economía mundial en una versión del fascismo chino. En las últimas décadas, el gobierno comunista chino ha permitido que existan cada vez más empresas privadas, pero todas ellas siguen estando muy reguladas, reglamentadas y controladas por el Estado. Por supuesto, lo mismo puede decirse de la economía estadounidense; todo es cuestión de grado. Como ha dicho Robert Higgs, el sistema económico estadounidense es un sistema de "fascismo participativo", con lo que quería decir una combinación de fascismo económico y democracia en lugar de dictadura.

Después de afirmar que la "Cuarta Revolución Industrial" en forma de "digitalización" de casi todo es inevitable, y de argumentar que eso significa que es necesario el gobierno más centralizado que el mundo haya conocido, Klaus y sus asociados sacan a relucir los mismos viejos y cansados tópicos socialistas que los izquierdistas han estado promoviendo durante generaciones como las supuestas respuestas a todos los problemas de la sociedad. Abogan por cerrar más y más la economía mundial con más cierres (destruccionismo); una enorme expansión del catastróficamente fallido estado del bienestar con la impresión ilimitada de dinero por parte de los bancos centrales para repartir la "renta básica universal" a todo el mundo; la eventual abolición de la carne de vacuno para luchar contra el "cambio climático" supuestamente causado por las flatulencias de las vacas; la abolición de prácticamente todos los demás tipos de carne, sustituyéndola por hierba e insectos como parte de la dieta media (presumiblemente no su dieta, sin embargo); la abolición de las industrias energéticas y su sustitución por molinos de viento y paneles solares; la vivienda comunal, al estilo soviético; la "nivelación" de las diferencias salariales mediante la regulación de los mercados laborales esencialmente nula, lo que crearía un caos comunista; y la nacionalización efectiva de lo que queda de la sociedad privada con un aumento del 400% de los impuestos (para empezar).


Se supone que no hay oposición a esta receta para la utopía totalitaria porque todo se hace en nombre de la "equidad y la inclusión" (la llamada de apareamiento de los izquierdistas de todo el mundo), la "sostenibilidad" y el "bien común". Oponerse a esta última propuesta de orden mundial totalitario es, por tanto, ser un enemigo de la sociedad. El "bien común antes que el bien individual", por cierto, fue también el tema explícito de la Plataforma del Partido Nazi de 1920. Según la multitud del Foro Económico Mundial, ésta es la "nueva" ideología que se supone que nos guiará a todos a través de la "Cuarta Revolución Industrial" del siglo XXI.

Thomas Di Lorenzo
(Fuente: https://www.lewrockwell.com/; visto en https://es.sott.net/)

9 comentarios:

  1. Vamos aliviándonos: https://www.youtube.com/watch?v=EIYHfNGKGkE

    ResponderEliminar
  2. He visto que han borrado el post con las supuestas citas de Jacques Attali. Eso ha sido un acto de valentía, sin duda. Lo fácil habría sido dejarlo y tirar pa'lante, como han hecho otros sitios donde también lo he visto, como por ejemplo
    https://elarconte.com/la-seleccion-de-los-idiotas-se-hara-pues-por-si-sola-iran-solos-al-matadero/
    Lo preocupante son los comentarios, veo mucha disonancia cognitiva.
    ¿Jacques Attali es un tipo malo? Probablemente, pero la mentira se debe combatir con la verdad y no con más mentiras porque entonces demostramos que no somos mejores que ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Minicurso de identificación de fakes: 1- Identifica al autor de la noticia y la fuente Fuente: Educadores por la verdad (no hay hyperlink). Búsqueda en Google: nada de nada 2- Exactitud: Identifica si la información es clara, no contiene errores o contradicciones. Contradicción encontrada: "Jacques Attali fue un asesor de François Mitterrand (expresidente de Francia) que escribió esto en el año 1981" Al final del texto: "Este fragmento se recoge en su libro "Breve historia del futuro", publicado en Francia en 2006." Volvemos al punto 1 puesto que encontramos la fuente primaria, su libro. Buscamos en el propio libro si realmente ha escrito eso. Resultado: No, no lo ha escrito. Veredicto: Fake News Y con esto no culpo a posesodegerasa sino a esos supuestos "Educadores por la verdad" que de verdad tienen lo mismo que Newtral de neutrales. Apesta a quintacolumnismo.

      Eliminar
    2. Estamos en una guerra de información en la que el propio sistema difunde los bulos para que sean recogidos por la disidencia y luego desacreditarlos.
      Esos grupos disidentes o cualquier persona individual nada en un mar de desinformación dificilmente verificable con sus medios.
      Los mass-mierda han propagado mentiras durante generaciones sin pedir disculpas por ello por eso debemos entender los errores cuando se trata de alertar a otros desde los escasos medios que tiene un individuo o un grupo pequeño frente al rodillo mediático y su inagotable caudal de fondos.

      Yo mismo me hice eco de ese comentario de Jacques Attali tras verlo en la red.Comprobé si existía su biografía y su libro pero desde luego no me leí el libro para verificarlo di por hecho que otros ya habían echo eso.

      ¿Quiénes pusieron esa información en la red y con que fín?
      ¿No será precisamente para decir que es un bulo después?

      Ahora bien todo el aparato mediático produjo una propaganda tremenda cuando lo de las armas de destrucción masiva de Irak que luego no fueron tales. ¿Está en el mismo grado de responsabilidad ambas acciones?

      Esos "grupos por la verdad" están sometidos a la propaganda y la desinformación sobre todo cuando todos estamos siendo atacados sobre una base diaria de miedo a morir por el bombardeo mediático.

      Con esto quiero decir que en el mar de internet los primeros difundidores de bulos son aquellos que se dedican luego a desacreditarlos.
      Como los creadores de virus informáticos cuyo negocio es crear los antivirus tras vender su sistema y alertarte del peligro que ellos mismos han creado o que viven de ello.
      Por supuesto su negocio no está en solucionarlo sino en vivir de ello.

      Por lo tanto quienes difunden las mentiras a sabiendas esperan sacar un beneficio de las mismas.
      La desacreditación de la disidencia que puede picar como lo han hecho infinidad de veces los grandes medios y con coste de vidas humanas sin que nadie haya pagado por mentiras demostradas.

      Los mayores propagadores de mentiras son las plataformas mediáticas en manos de los lobbies de opinión que trabajan para las élites creadoras de la Plandemia.


      Eliminar
  3. Por lo que más quieran (Vds. y sus seres queridos, sin ir más lejos), infórmense y tengan coraje, no se nieguen a la evidencia, no escapen de la realidad porque lo pagarán (pagaremos) caro: conocerán el miedo de verdad.

    ResponderEliminar
  4. No hay bien común sin bien individual ya que el conjunto no es sino una colección de individuos y sin bienestar en estos ¿Cómo va a haberlo en el conjunto?.

    Las libertades públicas parten del individuo, celula esencial de lo social que si es supeditada a un supuesto "bien común" habría que preguntarse quienes deciden lo que es "bien y común".
    La justicia está ahí para garantizar el orden de la autoridad no el bienestar social o la justicia social.
    Esta solo puede partir de individuos libres, no de masas, que no supeditan su libertad con respeto de sus semejantes a un supuesto "bien mayor".
    Porque no hay bien mayor que el de un solo hombre ya que de no ser así lo social no es más que una teoría en manos de los manipuladores de masas.

    Todos los regímenes totalitarios comenzaron con el miedo en masa a algo y salvando a "su pueblo" del mal que ellos mismos inflingen y van a seguir inflingiendo para justificar su regimen.

    Las mayorías no son más que etiquetas facilmente manejables pero cuando los derechos individuales de las personas se ponen por delante de lo social solo entonces puede haber una sociedad justa y equilibrada.

    ResponderEliminar
  5. Si alguien lo considera como mucho atrevimiento o como una ofensa, entonces, podria catalogarlo solo como una opinion … pero me parece a mi que a la Plandemia no se la vence con articulos (muy buenos articulos, por cierto). Para vencer a la Plandemia creo que hace falta mucha energia o utilizar la energia de un grupo muy grande. Para mi la alternativa practica es el rechazo a la sociedad de la Plandemia, pero sin llegar a odiar ni a luchar ni a combatir. Eso, se puede lograr de manera individual o en sociedad (grupo) y para ello es necesario vivir como en el exilio de esta sociedad (la de la Plandemia). Una combinacion de Energia-y- Dignidad son basicos para crear el proyecto de una sociedad alternativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que el tema sea "vencer a la Plandemia" sino mostrar a otros opiniones diferentes a la masiva unanimidad del rodillo mediático para que aquellos que desconfían del sistema tengan un cauce de expresión y puedan decidir.

      El Plan es ya bien claro para mi.
      Han conseguido hacer creer a millones que el contagio vírico es un peligro tras generaciones de películas y mala ciencia médica basada en presuposiciones y cuyo fin fundamental es experimentar y hacer dinero con el ser humano además de eugenesia a la carta.

      Una vez la disidencia es desacreditada, con los demás se les lleva a donde quieran sin ningún problema a base de partes diarios de contagiados y nuevas cepas y nuevos brotes...Lo estamos viviendo.
      Recordemos los aplausos a las 20h mientras el propio gobierno mantiene encerrada a la población y sin que nadie vea más que lo que sale por la caja TV.

      La mente media metida en la masa no esta preparada para entender hasta que punto somos manipulables cuando estamos sometidos al miedo a morir.
      Tampoco han tenido mucho interés en saber como funcionan las cosas más allá de ir a votar a distintos colores en manos de las élites que los dibujan.Entender es un proceso de aprendizaje que no todos han querido emprender, de hecho una minoría sigue ese difícil camino.
      Asi que tenemos una población mundial sometida a trauma mediático que ha sido y es bombardeada mediaticamente durante meses hasta hoy y a la que la salida se le dice es la vacunación.

      Por otro lado tenemos una disidencia desconfiada del sistema que ve en el proceso de vacunación un peligro potencial enorme ya sea a corto o medio plazo y ese es el dilema que están manejando los media sobre la mente de las masas.

      Una vez acostumbradas las masas a meterse lo que decida el sistema para "protegerse" de lo que decida el sistema ya estamos en un estado totalitario a golpe de parte de contagiados diarios.

      Ahora bien en unos meses podrían decir que gracias a sus inagotables esfuerzos han conseguido erradicar la Plandemia gracias a la colaboración de millones de ciudadanos que ahora colaboran con las dosis que los gobiernos aplican cuando y como decidan.

      ¿Acaso no es eso una intromisión del estado en el cuerpo humano basada en un fraude médico de diagnóstico en el que el humano pasa a ser una cobaya a decisión del poder de turno?

      Porque eso es lo que quieren hacer y les sobra el tiempo para ello PERO les molesta la disidencia.

      Desde el principio han sido los que pueden abrir los ojos a otros de la naturaleza maligna de los gobiernos los que "contagian" a las mansas ovejitas.

      Se trata de como queremos vivir cada cual sin que el estado decida por nosotros ya que está para servirnos y no al revés.

      Es una pregunta clara...¿Deja usted en manos de un poder externo que le ha mentido durante generaciones el cuidado de su cuerpo?
      ¿Está usted dispuesto a sacrificar sus libertades por el miedo a morir de "un virus" con una supervivencia del 99%?

      Es claro porque el mundo es como es.
      Porque millones y millones lo han consentido.

      Eliminar
  6. Estar en el mundo sin Ser del mundo...
    Se puede.
    Una se lo ha de creer. Yo en mi proceso de intentar comprender qué es lo que está ocurriendo desde hace un año hasta ahora, a través de la observación del exterior y propia, interior, he ido pasando por varios estadios,fases internas. Desde la tristeza,a la rabia y mal genio hasta una comprensión más madura,( no me explayo mucho en detalles). He llegado al ahora con una firmeza y un no miedo que me permite equilibrar otros sentimientos para seguir en mi firmeza, valga la redundancia.
    Creo que es un tiempo de atreverse a ser una misma, a desvelarse, a resistir los embustes y embistes del exterior, desde la Paz. Seguir ConFeAndo en que la Verdad va a Ser. Tiempo. Cada uno se posiciona. Y finalmente no somos salvadores de nadie. Solamente tenemos la responsabilidad sobre nosotros mismos.
    Sigo creyendo en la Libertad del individuo que se trabaja a si mismo y cambia el mundo que ve..
    Y ya, si la ViDa quiere,nos encontraremos los afines a la Verdad.😊
    Força, Alegría, Salud y ConFeAndo.💖🌟🙌 Y Libertad !!!!!✊✌👊🌟

    ResponderEliminar