viernes, 26 de febrero de 2021

LAS INYECCIONES DE ARNm NO PUEDEN CONSIDERARSE LEGALMENTE COMO VACUNAS



Al referirse a las inyecciones para tratar el COVID-19 como "vacunas" en lugar de terapias génicas, los gobiernos y las farmacéuticas están incurriendo en prácticas engañosas contra los ciudadanos.

Las inyecciones de ARNm son terapias génicas que no cumplen con un solo criterio o definición, ni legal ni médico, de vacuna.

Las “vacunas” COVID-19 no imparten inmunidad ni inhiben la transmisibilidad de la enfermedad. En teoría están diseñadas para disminuir los síntomas de la infección, no para evitarla.

Dado que la gran mayoría de las personas que dan positivo en la prueba del SARS-CoV-2 no presentan ningún síntoma, ni siquiera han podido establecer un vínculo causal entre el virus y la enfermedad clínica.

Al llamar a esta tecnología de terapia génica experimental "vacuna", se están eludiendo la responsabilidad por daños que de otro modo se aplicarían.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., una vacuna es "un producto que estimula el sistema inmunológico de una persona para producir inmunidad a una enfermedad específica, protegiendo a la persona de esa enfermedad". La inmunidad, a su vez, se define como "Protección contra una enfermedad infecciosa", lo que significa que "Si es inmune a una enfermedad, puede exponerse a ella sin infectarse".

Ni Moderna ni Pfizer afirman que este sea el caso de sus "vacunas" COVID-19. De hecho, en sus ensayos clínicos, especifican que ni siquiera realizaron pruebas de inmunidad.

A diferencia de las vacunas reales, que usan un antígeno de la enfermedad que está tratando de prevenir, las inyecciones de COVID-19 contienen fragmentos de ARN sintético encapsulados en un compuesto portador de nanolípidos, cuyo único propósito es disminuir los síntomas clínicos asociados con la S-1 proteína de pico, no el virus real, que no ha sido aislado ni secuenciado.

En realidad, no imparten inmunidad ni inhiben la transmisibilidad de la enfermedad. En otras palabras, no están diseñados para evitar que usted se enferme de SARS-CoV-2; Se supone que solo disminuyen los síntomas de la infección si usted se infecta o cuando lo hace.


Margarita del Val, doctora en perplejidades: "No sabemos si los vacunados
serán resistentes totales, asintomáticos contagiosos, transhumanos con su-
perpoderes o mutantes con superlimitaciones". Los supervivientes, obvia-
mente. Toda una científica, de los pies al estropajo que recubre su cráneo.

¿Por qué llaman "vacunas" a un tratamiento experimental? Claramente, para confundir al usuario proyectando sobre un producto dudoso la imagen de eficacia y seguridad asociada a aquéllas. Si realmente lo llamaran como es, es decir, "quimioterapia de terapia génica", la mayoría de la gente, sabiamente, se negaría a tomarla. Quizás esa sea una de las razones de su falsa categorización como vacunas. Pero también puede haber otras razones, como eludir la responsabilidad por daños.

Daños que, tal como estamos viendo, se producen de un modo estadísticamente muy elevado.

(Fuente: https://articles.mercola.com/)

3 comentarios:

  1. Todos creen que no les va a tocar el efecto adverso grave, pero la propia Pfizer asegura que son hasta un 4,6 % en el grupo de menores de 55 años, INCLUIDA MUERTE.
    ¿Les compensa en serio, cuando la tasa de letalidad del Covid es del 0.01?

    ResponderEliminar
  2. Amigo poseso, viendo el ritmo de "vacunación" si parece que les compensa, mira, la ignorancia es respetable pero que entre algo en tu cuerpo sin informarte que es, parece de "perogrullo"... expresión castiza donde las haya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría de la gente piensa esto:

      "Tengo que pasar este infierno. O me vacuno, o me infecto."

      Por miedo a tener que ser ingresado, se vacunan.

      Lo he hablado hoy así tal cual con una vecina. Quiere vacunarse sí o sí. Y no hay cifra que valga.

      Además conoce casos de vacunados de esta basura sin efectos de ningún tipo. Eso le refuerza la decisión mucho, claro.

      Es un ejemplo de lo que debe de pasar por la cabeza del 80% de la población.

      Eliminar