lunes, 22 de febrero de 2021

LA VACUNA COVID NO PREVIENE LA TRANSMISIÓN VIRAL Y PUEDE ACELERAR LA EVOLUCIÓN DE CEPAS MÁS VIRULENTAS



Cuando un virus infecta a una población de humanos, solo sobrevivirán aquellos virus que tengan un huésped humano vivo. Si un virus es tan patógeno que mata al ser humano infectado, este virus también muere.

Por lo tanto, la mortalidad del huésped mata las formas más graves de cualquier virus a lo largo del tiempo. Las tasas de infección pueden aumentar, pero la mortalidad disminuye.

En un estudio de 2015 publicado en PLOS Biology, los investigadores plantearon la hipótesis de que la vacunación puede subvertir este proceso al permitir que cepas de virus más virulentas (es decir, más patógenas y potencialmente mortales) vivan en huéspedes vacunados durante períodos de tiempo prolongados sin matarlos.

Estos huéspedes vacunados, mientras están infectados, excretan y propagan el virus, lo que provoca una mayor transmisión de la enfermedad.

Los investigadores demostraron esta hipótesis con experimentos en pollos vacunados contra una enfermedad llamada Enfermedad de Marek, un patógeno viral conocido por diezmar las instalaciones avícolas.

Los pollos vacunados infectados con cepas más virulentas del virus de la enfermedad de Marek se infectaron y transmitieron la infección durante períodos de tiempo más prolongados. También se convirtieron en “superpropagadores” del virus y transmitieron el virus a pollos no vacunados que vivían en co-alojamiento con los que recibieron la vacuna. Debido a la mayor virulencia de la enfermedad de Marek que fue transmitida por los pollos vacunados, los pollos no vacunados por lo general morían poco después de la infección.

Sin embargo, la inmunidad parcial otorgada a los pollos vacunados prolongó su supervivencia y extendió el período en el que eran infecciosos y podían continuar propagando la enfermedad.

Sin la vacuna, estas cepas más virulentas de la enfermedad de Marek morirían con su huésped y dejarían de hacer circular el virus en la población. En cambio, los pollos vacunados se convirtieron en el huésped perfecto para albergar el virus, lo que le permitió multiplicarse y propagarse.

Esto plantea la pregunta sobre el uso de vacunas que no previenen la transmisión del virus o que no se sabe que prevengan la transmisión del virus.

Ninguna de las vacunas COVID-19 actualmente en distribución (Pfizer y Moderna) ha demostrado prevenir la transmisión. De hecho, este tipo de pruebas no se realizó en sus apresurados estudios clínicos de “velocidad de deformación”.

En cambio, se probaron ambas vacunas para determinar su capacidad para prevenir síntomas más graves. En ambos casos, algunos pacientes vacunados todavía estaban infectados. Sin prevención de la transmisión, estas personas propagan el virus que se pretendía erradicar.

Como afirman los autores de la investigación de 2015 en su resumen :

“Cuando las vacunas previenen la transmisión, como es el caso de algunas vacunas utilizadas en humanos, este tipo de evolución hacia una mayor virulencia se bloquea. Pero cuando las vacunas se filtran, permitiendo al menos alguna transmisión de patógenos, podrían crear las condiciones ecológicas que permitirían que las cepas más potentes emergieran y persistan“.

Con la aparición de formas más infecciosas de COVID-19 que circulan en Europa, parece que podemos haber creado la tormenta perfecta para prolongar la pandemia, en lugar de reducirla, porque las vacunas se desarrollaron y probaron basándose en la forma original de COVID circulante 19 , no las nuevas cepas.

Muchos mutantes de COVID-19 están circulando en la población actual. Todos los días escuchamos noticias sobre nuevas cepas. Sin vacunación, las cepas más virulentas mueren, así es como funciona la selección natural.

En lugar de permitir que estos subtipos patógenos de COVID-19 mueran de forma natural, mejoramos su supervivencia y propagación y la vacunación se vuelve peor que inútil.


(Fuente: https://cienciaysaludnatural.com/)

4 comentarios:

  1. Nadie se cuestiona aunque sea sanamente y creyente, que de todo hay en la viña del señor de los idiotas, que en aquellos lugares donde se empezó a vacunar surgieron las cepas, ¡oh, casualidad! pensará alguno, no digo "alguna" porque no hablo nunca en genérico porque sencillamente no me muevo en esos ámbitos y porque no me sale de los cojones, nadie se cuestiona que nadie muere de otra cosa que no sea "virus", nadie pilla gripe porque ahora estamos más protegidos por la mascarilla y nadie se cuestiona que si estamos protegidos por la mascarilla cómo es posible que sigan surgiendo las "olas" de contagios como en un día de viento en la playa, no son "cepas", son cepo...rros los que nos salen en olas, hablando de ceporros, nadie salió a las calles a luchar por derechos al encerrarnos, no dejar ver a nuestros mayores ni en casa ni en residencias, nos vigilan con drones, nos ponen multas, no nos dejaban correr en la calle ni parques, no se podía ir al campo, ni a segundas residencias, quien las tenga, control policial por zonas, paro, ertes, colas del hambre... ¿y ahora hay disturbios por un retrasado mental que canta rap? Piden libertad niños de entre 14 y 25 años, hijos de empresarios de alta sociedad catalana, estudiantes de universidad que sus papás les paga los estudios, ¿estos son los luchadores de mi libertad? Iros a la mierda retrasados mentales... os dejan en casa un año entero y calladitos y ahora vais de "luchadores", el día que os duchéis se os quita la tontería de golpe... mi libertad no la quiero si quemas motos, coches, mobiliario urbano que pagamos todos, si, tu también imbécil encapuchado, he salido a las calles más veces que un mierda de estos y no me ha echo falta quemar nada porque cuando salgo la razón está siempre de nuestro lado, soy partidario de la lucha contra ESTE sistema, pero robar, quemar y destrozar a otros que si viven de sus negocios no es el camino, es como luchar contra el sistema robando a los pobres... ceporros es poco. Normal que haya cepas, vacunas, control y poder, estamos rodeados de retrasados mentales y ganado. Todos están creando el voto de Vox y os digo algo, hay otra España callada, aletargada, esperando... y estos cuando salgan abren cunetas, si se toca mucho los cojones el lobo caza y come... pronto será el día del lobo, tiempo al tiempo. De Echenique no digo nada, bastante tiene.

    ResponderEliminar
  2. Esto es lo que vengo pensando hace tiempo, que los que se dejen meter esto en sus cuerpos, van a ser bombas de relojería esparciendo a diestro y siniestro, espero equivocarme, pero es que son tan psicópatas

    ResponderEliminar
  3. Si la vacuna es tan inútil... ¿por qué están bajando gracias a ella los infectados? Y no hablo de oídas; hablo de hospitales madrileños donde, gracias a ésta, no ha habido más casos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, ¿cómo sabes tú cuál es la cifra de infectados? Ah, sí, la dicen los medios de comunicación que el gobierno subvenciona con fondos millonarios para suscribir su discurso.

      ¿Y de dónde obtiene el gobierno esos datos? De un test PCR inespecífico cuyo creador, Kary Mullis, dejó bien claro que no puede servir para establecer diagnósticos, y del que publicaciones científicas serias consideran que tiene un porcentaje de fallos superior al 90%.

      Y justo cuando la OMS ordena bajar el número de ciclos a que se realizan esos test, el número de “infectados” baja también. Eso sí, la razón no es haber ajustado el modo de realizar los test, la razón, por supuesto, es la vacuna.

      O eso es lo que os dicen a los telecreyentes, que os lo tragáis todo.

      Y en los hospitales basta con que dejen de derivar a plantas Covid a quien llega con cualquier otra dolencia para que puedas ver esos "milagros" que tanto os ponen a los pro-(falsas)vacunas.

      Eliminar