martes, 28 de julio de 2020

BILL GATES RESPONDE SOBRE LOS EFECTOS ADVERSOS DE LA VACUNA AL MÁS PURO ESTILO "BLACK COMEDY"




"Kill" Bill Gates, diríase en estado de gracia y como pez en el agua actuando el papel de su vida en este 2020, sigue el guión y también improvisa sobre el mismo esta vez, acaso azorado por la creciente desfachatez de sus propias respuestas, haciendo nerviosa profusión de gesticulaciones, ademanes y humo en su discurso (observen, además, las expresiones faciales de franca incredulidad de la periodista … y del mismo Bill).

Parecería increible que alguien en su sano juicio se prestara a ser conejillo de indias de tales experimentos y agendas. “Los buenos ciudadanos de todo el mundo, horrorizados por los efectos de nuestras operaciones encubiertas y campañas mediáticas, se arrodillarán implorando por una vacuna”, pensó -tal vez- el bueno de Bill. Recordemos que es filántropo, ¿no lo veis? Él es tan filántropo como yo monja. Pues bien, en lo que a mi respecta, pueden tranquilamente ponérsela (o metérsela) él y todos sus colegas, incluyendo los títeres de este operativo global en los gobiernos e instituciones de todo el mundo, donde el sol no llega a iluminar. Que nos dejen en paz a los demás, pues no los necesitamos.

Gracias por su interés, pero, señor Gates, la idea de postrarnos … no … Verá, muchos de nosotros sentimos cierto calambre en la pierna… después de tanto patear (figurada o realmente) sus panfletos, periódicos y revistas (físicas o digitales) desinformativos.

Usted suele mostrarse muy jovial en sus declaraciones, así que déjeme ahora responderle en el mismo tono de comedia absurda, como lo diría el genial Alfredo Díaz: “me la vas a comer … en dos tiempos”. Y ya que ustedes han bordado su papel hasta el punto de dejar patente esta gran farsa de ingeniería social (con enorme costo en vidas humanas -con o sin Covid- y destrucción de economías individuales y colectivas), ahora nos toca a nosotros, la gente de bien, hacer el nuestro, empoderándonos y plantándonos, resueltos, firmes y serenos, ante semejante locura.

La salud de las personas pertenece a cada una de ellas y nadie puede obligar a la gente a someterse a “tratamientos” -por muy oficiales o “legales” que sean- que puedan implicar riesgo para la salud, conforme al criterio que cada uno tenga! LA SALUD ES UN DERECHO FUNDAMENTAL IRRENUNCIABLE. Punto.

Mantengámonos atentos, serenos, firmes y pacíficos, sin miedo ni división o confrontación (herramientas de manipulación por antonomasia), siendo conscientes de que nuestra mera negativa, a nivel masivo, ante cualquiera de sus leoninas o/y absurdas medidas de “nueva anormalidad”, va a hacer que tales agendas totalitarias sean inviables, suponiendo en última instancia la caída de todo el montaje alrededor del Covid-19, junto con sus autores, inductores y colaboradores.

Una vez que cada individuo y colectivo recupera el poder que cedió a “autoridades” ilegítimas (en base al evidente carácter dañino y deliberado de sus hechos), ya ningún “pastor” puede explotar, dictar o tiranizar el destino de ninguna persona o sociedad … pues dejó de haber rebaño.

Consciencia, salud y risas.

Freeman
(Fuente: https://liberacionahora.wordpress.com/)

3 comentarios:

  1. Ya veras como sale algún "anónimo" defendiendo la gran "labor" de este buen hombre tan "filántropo" él... "Guárdate del amigo que alterna con tus enemigos." La entrevista da una sensación de "confianza", ¿verdad?

    ResponderEliminar
  2. ♎ ¡Hay, Kill Bill Puertas!, Antes o después te daremos PUERTA. Imperios más grandes han caído. Y ten mucho cuidado no te trague la serpiente de la sala de audiencias del Vaticano.

    ResponderEliminar
  3. Genial, pero, ¿por qué cambiar y quitar palabras del texto original del autor?

    ResponderEliminar