domingo, 17 de febrero de 2019

11-M, UN ATENTADO CON GUIÓN INVOLUNTARIO DE FORSYTH


Cualquiera que haya leído "El Cuarto Protocolo" de Frederick Forsyth recordará que en la trama de la novela se habla de un cierto Plan Aurora con el que se pretende cambiar el resultado de unas elecciones, volcando el sentido del voto de al menos un diez por ciento de la población británica.

El Plan consiste en fingir un accidente nuclear con la explosión de un artefacto en las inmediaciones de una base americana de la OTAN en suelo británico. A ello seguirían una serie de declaraciones del líder de la oposición y unas negociaciones, totalmente fingidas y con el resultado ya decidido desde el mismo momento en que se planea el atentado, en las que lograría un gesto soviético a favor del desarme unilateral. Todo ello en los días inmediatos a las elecciones, que habrían de celebrarse apenas dos o tres días después del anuncio soviético, logrado gracias a los “buenos oficios” del líder laborista y con la población conmocionada por la gravedad del accidente.

Yo, conforme releía la novela y el relato del plan, no podía evitar acordarme del 11-M español: explosiones, elecciones, declaraciones, volcado del sentido del voto del diez por ciento del electorado...

El día 31 de marzo de 2011, Inmaculada Castilla de Cortázar, presidenta del Foro de Ermua dio una conferencia en Zaragoza sobre la política supuestamente antiterrorista del Gobierno de Rodríguez Zapatero. En el curso del coloquio que siguió después, ante unas treinta personas y tras cerciorarse de que no hubiera periodistas en la sala nos contó la historia que sigue y que hasta ahora no me he decidido a contar:


En un reciente acto de homenaje, no recuerdo si en memoria de Miguel Ángel Blanco o de Gregorio Ordóñez, y tras una misa y la colocación de una corona sobre la tumba, Inmaculada comprobó la presencia del juez Javier Gómez Bermúdez. Tras preguntar discretamente a unos y a otros y cerciorarse de que nadie le había invitado, se decidió a acercarse, por curiosidad. Le acompañaba el también miembro del Foro de Ermua, el historiador y jesuita Fernando García de Cortázar. Gómez Bermúdez demostró una gran cordialidad. Por lo visto hasta entonces no había hablado con nadie. Tras los saludos de rigor, Inmaculada le preguntó más o menos lo siguiente: “Oye, Javier, tú que conoces mejor que nadie el sumario del 11-M, a la vista de todo lo que se va sabiendo, Tytadine, Tedax..., ¿crees que algún día llegaremos a saber toda la verdad?”. Gómez Bermúdez tuvo al parecer un gesto paternal, o protector, rodeó a la mujer por los hombros y en tono confidencial le dijo: “Mira, Inma, la verdad del 11-M es tan terrible que España no está preparada para conocerla”. El reducido auditorio que escuchaba la historia guardaba un absoluto y expectante silencio, y a mí se me erizó el vello. Otros confesaron que a ellos les pasó lo mismo. Castilla de Cortazar se deshizo del brazo sobre los hombros y se dirigió a su amigo Fernando: “¿Has oído lo mismo que yo?”. Éste asintió. “Pues no creo que haya más que hablar”, dijo ella. Ambos se fueron sin despedirse apenas.

Observen la gravedad de la frase (“la verdad del 11-M es tan terrible que España no está preparada para conocerla”) y quien la pronuncia.

Conozco a varias de las personas que asistieron conmigo a la conferencia, que podrían testificar la veracidad de lo que digo.

Comprueben que yo escribí los dos artículos que siguen antes de que aquella conferencia se produjera.

¿Existen jueces inicuos?

Iniquidad

Las palabras del juez Gómez Bermúdez explican su actuación, pero no la justifican: sabe algo que no conviene (que él ha decidido que no conviene) que los demás sepamos. Y lo que sabemos, la verdad oficial, que él bendijo con su sentencia, es mentira. Y él, juez, lo sabe. Él contribuyó y colaboró a crear esa mentira. Es por tanto, además de juez, un perfecto canalla. ¿Quién es él para decidir si España está o no preparada para saber la verdad? España no es España; España somos los españoles, y entre ellos hay una inmensa mayoría bastante más inteligente, formada y digna que el juez Gómez Bermúdez, aunque él en su soberbia piense lo contrario.

En otra charla, ésta de un líder político regional, ante otro auditorio también de unas treinta personas, éste nos contó cómo el día 11 de marzo de 2004, a media mañana, pocas horas después de que se produjera el atentado fueron convocados por el presidente Marcelino Iglesias en la sede del Gobierno autonómico aragonés. Asistieron a la reunión, además de los líderes de los partidos con representación parlamentaria en Aragón, el delegado del Gobierno, los líderes sindicales y patronales de Aragón y el alcalde Belloch. Se trataba de convocar una manifestación unitaria, hacer una declaración conjunta de condena...

Juan Alberto Belloch
Era, como digo, media mañana, entre las once y las doce, cuando Belloch atendió una llamada en su móvil. Cuando acabó, hizo callar a Marcelino en tono perentorio: “¡Espera, presidente, que esto es importante! Me dicen mis fuentes de Interior que podría tratarse de un atentado islamista”

Observen la hora: entre las once y las doce de la mañana. Sus fuentes de Interior. Belloch tenía fuentes en Interior. Que le informaron a él. ¿Cuándo informaron al ministro?

De nuevo hay un elevado número de personas que podrán testificar la veracidad de lo que digo. Cuento la historia como la oí, como la oímos todos.

Mi admirada Natalia Pastor escribió el día 25 de febrero de 2010 esta frase en un comentario a mi blog: “Existe la certeza generalizada de que tras el 11-M se esconde una verdad terrible que puede hacer saltar el sistema por los aires, y que ha llevado a que la mayoría de los poderes del Estado estén por no averiguar la verdad de lo ocurrido”. Oyendo las palabras de Gómez Bermúdez no cabe sino confirmar que, con toda evidencia, Natalia tenía razón.

Que el Plan Aurora, del que nuestro 11-M muy bien podría ser una variante, hubiera servido de inspiración para los atentados de Atocha me parece muy plausible: explosiones, periodo inmediato a las elecciones y el propósito evidente de provocar un vuelco electoral... Pero ello no implica necesariamente que hubiera políticos españoles detrás. Marroquíes, Al Qaeda, ETA.... Cualquiera podría haberse inspirado en la idea literaria de Forsyth, luego llevada al cine.

El juez Javier Gómez Bermúdez, pieza clave del encubrimien-
to de lo sucedido aquella fatídica jornada
Pero, ¿y el papel desempeñado por la SER y especialmente por Gabilondo, las comparecencias públicas de Rubalcaba ...? ¿Podría haber sido previsto eso desde fuera?

¿Y el desguace de los trenes y las pruebas falsas? ¿Y los suicidas de Lavapies?

La verdad, ciertamente, debe ser terrible, pero ¿estamos preparados para conocerla? ¿O quienes no están preparados realmente para que la sepamos son ellos?

(Visto en http://oroel.blogspot.com/)

6 comentarios:

  1. A estas alturas del campeonato no saber que el 11M se hizo para que saliese enals elecciones ZP es ser tonto del culo
    ¿Quien lo hizo? Posiblemnte no nos lo diran nunca
    Tampoco digo que ZP lo supiese LOs tontos no tien porque saber adonde les llevan del ronzal (Ahi tien Vd a RAfale de Riego Mason grado 33 a quien sus correligionarios engañron dos veces y luego le colgaron Esosi aun le siguen poniendo como un martir del liberalismo y no como a un no delos gilipollas utiles mas funestos de nuestra Historia. Denunciado por el mismisimo DOn Carlos Marx-)
    En todo caso lo que no estamso preparados es para qu digan que a estos nuestras vidas le simportan una mierda y qu enso pueden asesinar atodos les da lo msmo ellso lo reducen a un juego por el Poder
    Los moritos de LAvapies son lso peones utiles para ser sacrificados No esta calro si los tenian preparados la intelignecia española o marroqui No esta calro porque nadie queire saberlo
    Y ETA participo en el bodiro en Diciembre aparecieron las famosas mochilas bombas de ETA en un tren en Chamartin y luego ETA dio el soplo para que la GC detuviera una furgonerta cargada de explosivos cuando entraba en madrid (Los dos pringaos que traian el cargamento todavia andan en al carcel ni siquier as eplantean qu e sus jefes eles entregaron ¿por cuenta de quien?
    A Rajoy entonces le impidieron ganar las elecciones luego le dejaron ganarlas para ..Que pidiera el rescate Aqui el hombre se volvio a salir del guion porqu enolo pidio ( afortunadamente) pero luego volvioa atenerse al guion y le paso el poder a Sanchez ( en lugar de diitir y convocar elecciones) Nada que estan todos metidos comprados o amenazados
    En fin todo huele apodrido como lo de la Colza o lo de Alcassser ...etc etc

    ResponderEliminar
  2. Lo realmente terrible es que la población no quiere saber la verdad de lo que pasó. Tendrían que aceptar que sus políticos favoritos, a los que siguen tontamente les han engañado y no están dispuestos a eso. Es más cómodo creer una versión de ‘derechas’ o de ‘izquierdas’ que pensar por sí mismo y descubrir que se vive en una mentira.

    https://www.youtube.com/watch?v=3_ebtmuA2b0

    ResponderEliminar
  3. Apreciado Posesodegerasa

    El 11M y lo que pasó en realidad ahí es una de mis obsesiones.

    Yo estoy convencido de que muchísmos españoles estamos mas que preparados para saber lo que de verdad ocurrió.

    Quienes no están preparados de que nosotros lo sepamos son nuestros políticos..

    un cordial saludo

    ResponderEliminar
  4. Exactamente: ¿qué se quiere insinuar con artículo tan ambiguo? Que si oí ésto en tal sitio, que si no había periodistas presentes... si se quiere decir algo que se diga. Al fin y al cabo es la misma tesis que defiende el "nobel de la paz" Jose María Aznar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Las cosas que más importan siempre vienen a medio decir" (Baltasar Gracián) A buen entendedor ...

      Eliminar
    2. Mas que "insinuar", creo que el artículo evidencia el enorme escándalo que supone que la sociedad española haya aceptado con bovina resignación una versión oficial insostenible:

      - el juez del caso reconoce haber colaborado con las cloacas del poder para ocultar la verdad, lo que implica haber prevaricado al condenar a prisión a inocentes como Jamal Zougam. Total, pensará Gómez Bermúdez, ... ¿a quién le importa que se pudra en la cárcel un moro sin oficio ni beneficio?

      - la clase política sigue tratando a la ciudadanía como menores de edad a los que se escamotea la información que les haría reaccionar.

      - las "pruebas" del juicio fueron alteradas para atribuir la culpabilidad a meros "cabezas de turco".

      - el PSOE aprovechó información privilegiada que le era ocultada al gobierno para "arrimar el ascua a su sardina" y sacar una ventaja electoral que resultó decisiva. Y esa información le fue facilitada por la mano ejecutora, en una indecente colusión de intereses. Nunca casi 200 muertos salieron tan a cuenta a los mercaderes del dolor ajeno.

      Detrás del 11-M existe un poder omnímodo y diabólico que solo rinde cuentas "a posteriori", y no a los ciudadanos de a pie, sino a ciertas redes de intereses supranacionales, como esa Orden militar que "autorizó" el atentado porque podía serle beneficioso para intereses coincidentes de los que "algo" diré en breve.

      Y en cuanto al Sr. "Ansar", estaría bien que expusiese su tesis, pero juega al "yo se algo que vosotros no sabéis" fingiendo una infantil superioridad que no es sino el disfraz de una soberbia de dimensiones bíblicas teñida del resentimiento de quien sabe que sus "aliados" se la jugaron y bien, probablemente decidiendo que su camarilla sucesoria era prescindible desde la misma mesa en la que se jactaba de subir los pies. Al fin y al cabo, el partido que más servilmente ha gestionado los intereses de la OTAN en España no ha sido sino el PSOE del "Padrino" González, que nos metió de hoz y coz y traicionó cada una de las condiciones que el referendum estableció para la adhesión "light" que nunca fue.

      Aznar se sabe ahora tonto útil del atlantismo, que solo espera de él que mantenga el conveniente silencio y no concrete nada de lo que rumia cuando se refiere a las montañas y desiertos lejanos a donde no hay que mirar. No será él quien rompa la "omertá" mafiosa impuesta por sus amos.

      Eliminar