martes, 29 de enero de 2019

LEYES "DE GÉNERO", LEYES CRIMINALES



Las leyes de género empiezan por la perversión del lenguaje: en la especie humana no hay géneros sino sexos. El género es un concepto gramatical. Se busca suplir la biología por concepciones ideológicas manipulables a conveniencia.

Hacer leyes especiales según los sexos o según cualquier otra particularidad, es destruir el principio de igualdad jurídica, el principio de legalidad y el estado de derecho. Es volver a los privilegios (“leyes privadas”)

...y luego está el a qué llamamos "violencia".
Se pretende crear la impresión de que el varón es enemigo potencial y de inclinación maltratadora hacia la mujer. Que es culpable en principio por el hecho de ser varón y que ante las acusaciones carece de la presunción de inocencia, mientras que la mujer denunciante debe ser creída “sí o sí”, como ha dicho la desnortada vicepresidenta con intolerable despotismo.

La perversión o más bien carácter criminal de estas leyes se acentúa por cuanto la denunciante recibe de modo inmediato todo tipo de ayudas económicas, a costa del denunciado y de la población, obligada a sufragar la infamia. Así se crea un enorme negocio a costa del bolsillo del contribuyente.

Estas leyes buscan: a) Destruir la confianza y la atracción mutua entre los sexos. b) Socavar la familia y la relación estable entre los sexos creando una sospecha básica entre ellos. c) Histerizar a muchas mujeres víctimas de esa propaganda, y facilitar la extorsión y el chantaje a otras sin escrúpulos. d) Crear un ambiente social de temor ante la inseguridad jurídica debida a la imposición política y al matonismo histérico que las acompaña. Fenómenos todos ellos evidentes y en auge.

Se consideran liberadas, pero los de la escuadra y el compás
han conseguido que vuelvan a ponerse el delantal.
Se plantean dos cuestiones: ¿De dónde proceden estas leyes radicalmente antidemocráticas y liberticidas, que destruyen el estado de derecho? ¿Cómo han podido imponerse con tal facilidad en estos años y con apoyo de todos los partidos con representación parlamentaria?

Intentaré contestar a la segunda pregunta: el maltrato y asesinato provocan especial repugnancia cuando las víctimas son indefensas, como los niños, o más débiles (en el franquismo había un agravante en los delitos, el “desprecio de sexo”, eliminado por el PSOE). La ideología explota, convirtiéndolo en parodia, cierto instinto protector del varón hacia la mujer (estas leyes están promovidas e impuestas sobre todo por políticos demagogos y más o menos perturbados, que quieren hacerse con el voto femenino). Por otra parte, en nuestros partidos no existe pensamiento democrático, ni apenas cultura democrática en la población, lo que explica que se perpetren fechorías criminales como ésta … ¡en nombre de la democracia!

(Visto en http://www.piomoa.es/?p=9085)

7 comentarios:

  1. A mi los políticos me parecen presentadores de telediario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí, charlatanes de feria...

      Eliminar
    2. Tal como se ve en el estudio, leyendo el promter.
      Los de la feria lo tienen más dificil.

      Eliminar
  2. Me pregunto si alguna vez la mayoría se dará cuenta de que todo este tema del "género" es un proyecto de ingeniería social, en el que todos, hombres y mujeres, vamos a salir perdiendo, si las mentes perversas que lo han ideado logran sus nefastos objetivos.

    ResponderEliminar
  3. Un asco de ley,no me extraña con la clase política que tenemos, escupen hacia arriba y les cae a ellos hay que ser muy tonto, esta ley no va a resolver este problema y si no al tiempo

    ResponderEliminar
  4. Esta ley no va a solucionar el problema al contrario,esto es como escupir hacia arriba y pretender que no te caiga encima

    ResponderEliminar