domingo, 14 de enero de 2018

E.E.U.U. NEGOCIA LA VUELTA AL PODER EN IRAQ DE LOS FIELES A SADDAM HUSSEIN



El bloque militar sionista-atlantista se parece cada vez más a un cabestro cerril que solo sabe embestir sin considerar las consecuencias de sus acciones, y que con cada actuación empeora las cosas respecto a como estaban. Después de arrasar países enteros es cuando los resultados estratégicos manifiestan el estropicio efectuado.

Ocurrió en Libia, donde un dictador que iba por libre bloqueaba la posibilidad de negocio de la banca judeo-británica de los Rothschild. Esto, sumado a la incómoda deuda contraida por la presidencia francesa llevó a su sangriento derrocamiento y a que el país se haya sumido en una situación caótica que parece haberle devuelto a los tiempos del feudalismo (proceso idéntico al de Afganistán), amén de haberse cumplido la profecía de Gadaffi: sin él al mando, la presión migratoria subsahariana desbordaría Europa, con decenas de miles de desesperados intentando cruzar el Mediterráneo.

Igualmente, la invasión de Iraq depuso a un Saddam Hussein que fue un títere de los intereses occidentales para frenar el ascenso del populismo de los ayatolás en Irán. Entre las hipócritas excusas para derrocarle recordemos que se le acusaba de producir y almacenar armas de destrucción masiva, cuando las utilizadas contra los kurdos en los 80 habían sido vendidas por Alemania (país al que nadie molestó por las evidencias de esta macabra -y lucrativa- industria de la muerte).

Consumado el disparate geo-estratégico en estos países, las nada originales soluciones que el lobby militar-industrial ha ideado pasan por volver al punto de partida, con la promoción del hijo de Gadaffi, Seif Islam, a nuevo hombre fuerte en Libia y la "recuperación" de miembros del partido único bajo Saddam Hussein, el Baaz, incluido el antaño vicepresidente (y yerno político) del dictador, Izzat Ibrahim al-Douri, para tomar las riendas del gobierno de Bagdag y poner fin al paradójico "romance" con el antiguo enemigo iraní, hoy visto por el sionismo como la mayor amenaza a su expansionismo. Que al-Douri estuviese -era el "rey de tréboles"- en la baraja de los baazistas más buscados por la alianza occidental o que consten sus tratos con el ISIS no parece obstáculo para recurrir a sus "servicios" ante el principio de que "los enemigos de mis enemigos son mis amigos" ... aunque previamente fueran enemigos míos.

Reunión entre el presidente iraquí, Fuad Masum, y el líder iraní Alí Jamenei

Tan errática política como muestra el Imperio en Oriente Medio solo demuestra la irreflexión de un poder al que se le da mejor disparar que reflexionar, y que actúa como un mero instrumento de la todopoderosa industria armamentística, a la que importa exclusivamente el negocio aunque lo camufle de defensa de los intereses de Occidente.

Juzgue el lector si el mundo es hoy un lugar más seguro que cuando el depredador petrolero de Texas (Bush jr.) proclamó la fallida "guerra contra el terror".

(posesodegerasa)

1 comentario:

  1. lo malo es que no puedan resucitar a Saddam qeu si no le devolverian el trono

    ResponderEliminar