martes, 26 de diciembre de 2017

LA MENTE PREDADORA



Los chamanes del México descubrieron algo trascendental.

Descubrieron que tenemos un compañero de por vida.

Tenemos un predador que vino desde las profundidades del cosmos y tomó control sobre nuestras vidas. Los seres humanos son sus prisioneros.

El predador es nuestro amo y señor. Nos ha vuelto dóciles, indefensos. Tomaron posesión porque para ellos somos comida, y nos exprimen sin compasión porque somos su sustento. Así como nosotros criamos gallinas en gallineros, así también ellos nos crían.

Piensa por un momento, y dime cómo explicarías la contradicción entre la inteligencia del hombre-ingeniero y la estupidez de sus sistemas de creencias, o la estupidez de su comportamiento contradictorio. Los chamanes creen que los predadores nos han dado nuestro sistemas de creencias, nuestras ideas acerca del bien y el mal, nuestras costumbres sociales.

Ellos son los que establecieron nuestras esperanzas y expectativas, nuestros sueños de triunfo y fracaso. Nos otorgaron la codicia, la mezquindad y la cobardía. Es el predador el que nos hace complacientes, rutinarios y egomaniáticos. Para mantenernos obedientes y dóciles y débiles, los predadores se involucraron en una maniobra horrible. ¡Nos dieron su mente, que se vuelve nuestra mente. La mente del predador es barroca, contradictoria, mórbida, llena de miedo a ser descubierta en cualquier momento.

A través de la mente, que después de todo es su mente, los predadores inyectan en las vidas de los seres humanos lo que sea conveniente para ellos. Y se garantizan a ellos mismos, de esta manera, un grado de seguridad que actúa como amortiguador de su miedo.

Aprovechándose del único punto de conciencia que nos queda, los predadores crean llamaradas de conciencia que proceden a consumir de manera despiadada y predatorial. Nos otorgan problemas banales que fuerzan a esas llamaradas de conciencia a crecer, y de esa manera nos mantienen vivos para alimentarse con la llamarada energética de nuestras seudo-preocupaciones.

¿Pero por qué, si los chamanes del México antiguo, y todos los chamanes de la actualidad, ven los predadores no hacen nada al respecto?

Todo lo que podemos hacer es disciplinarnos hasta el punto de que no nos toquen.

La única alternativa que le queda a la humanidad es la disciplina. La disciplina es el único repelente. Pero con disciplina no me refiero a arduas rutinas.

Los chamanes dicen que la disciplina hace que la capa brillante de conciencia se vuelva desabrida al volador. El resultado es que los predadores se desconciertan. Una capa brillante de conciencia que sea incomible no es parte de su cognición, supongo. Una vez desconcertados, no les queda otra opción que desistir de su nefasta tarea.

Si los predadores no nos comen nuestra capa brillante de conciencia durante un tiempo, ésta seguirá creciendo. Simplificando este asunto en extremo, te puedo decir que los chamanes, por medio de su disciplina, empujan a los predadores lo suficientemente lejos para permitir que su capa brillante de conciencia crezca más allá del nivel de los dedos de los pies. Una vez que pasa este nivel, crece hasta su tamaño natural.

Los chamanes del México antiguo decían que la capa brillante de conciencia es como un árbol. Si no se lo poda, crece hasta su tamaño y volumen naturales. A medida que la conciencia alcanza niveles más altos que los dedos de los pies, tremendas maniobras de percepción se vuelven cosa corriente.

El gran truco de esos chamanes de tiempos antiguos era sobrecargar la mente del volador con disciplina. Descubrieron que si agotaban la mente del volador con silencio interno, la instalación foránea saldría corriendo, dando al practicante envuelto en tal maniobra la total certeza del origen foráneo de la mente. La instalación foránea vuelve, te aseguro, pero no con la misma fuerza, y comienza un proceso en que la huida de la mente del volador se vuelve rutina, hasta que un día desaparece de forma permanente. ¡Un día de lo más triste! Ése es el día en que tienes que contar con tus propios recursos, que son prácticamente nulos. No hay nadie que te diga qué hacer. No hay una mente de origen foráneo que te dicte las imbecilidades a las que estás habituado.

Mi maestro, el nagual Julián, les advertía a todos sus discípulos, que éste era el día más duro en la vida de un chamán, pues la verdadera mente que nos pertenece, la suma total de todas nuestras experiencias, después de toda una vida de dominación se ha vuelto tímida, insegura y evasiva. Personalmente, puedo decirte que la verdadera batalla de un chamán comienza en ese momento. El resto es mera preparación.

(Fragmento de "El lado activo del infinito", de Carlos Castaneda)

7 comentarios:

  1. Entonces no vale la pena ser libre?
    La mente a todo sé acostumbra, si a todo sé acopla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo que te lleva a conectar ni la pregunta que formulas ni la afirmación que haces con lo que el texto relata, pero te contesto con otra cita de Castaneda: "el guerrero toma todo como un reto, mientras que un hombre ordinario toma todo como una bendición o una maldición". Y llegar a ser libre es el reto supremo que vertebra su legado.

      Eliminar
  2. Los Chamanes deberían tomar menos Porquerías así no dirían Memeces; NO Funciona así Nuestra Mente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! Parece que si hablo de chamanes algunos solo conciben sus enseñanzas como fruto de malas digestiones. ¿Cómo explicas entonces la extraordinaria coincidencia de lo afirmado por Castaneda con las Enseñanzas Gnósticas (sabido es que los gnósticos practicaban grandes ayunos)?

      Las antiguas Escuelas de Misterios del Cercano Oriente enseñaron que el verdadero espíritu de los seres humanos es parte de la inteligencia cósmica que impregna la naturaleza, pero, debido a la intrusión de los Arcontes, este "pensamiento nativo" o "genio nativo" puede ser subvertido e incluso ocupado por otra mente.

      Y en cuanto a cómo funciona nuestra mente sería interesante que pasases de las negaciones a las afirmaciones. Diríase que te encuentras en el nivel más bajo del duelo por tus creencias fallidas.

      Eliminar
    2. No esperaba que me contestara el Administrador, pero, vale; parece que mi comentario es cáustico, bueno, Castaneda es conocido desde hace más de 30 años y se conocen sus Especulaciones. Los Chamanes de todo el Mundo toman Drogas porque creen que así se ”Contactan” con lo que quieran imaginarse. Los Gnósticos sólo han dejado unas pocas ideas metafísicas fragmentarias, recogidas por escritores de la Iglesia, y tomadas por los gnósticos de fuentes más viejas que tampoco dejan de ser Especulaciones y Derivaciones y leyendo los Libros Antiguos de las Civilizaciones Extinguidas se ve dónde se impartían esos Conceptos. Ayunar NO ayuda al “Despeje” de la Mente como tampoco atracarse. No favorecería que la gente se acercase a conceptos como la Inteligencia Cósmica (un Panteísmo, que era la creencia central de los Gnósticos) si no las pueden Aprehender sin previo estudio de prolijo material filosófico y científico, lo que no es nada sencillo y si bien pesado y se necesita tiempo, mucho, y se tiene que tener en cuenta la Situación Real del Ser Humano en la Naturaleza en donde está y dicho esto respeto eso de los Arcontes, que no existen ni como los pintan, pero cada cual tiene derecho a crearse su Mundo de “Ánimas” pero hay Límites muy Estrictos y No tengo ni bajos niveles de nada ni creencias fallidas, Todo lo Contrario.


      Eliminar
    3. Castaneda es conocido desde hace décadas, es cierto, y al margen del valor de verdad literal o metafórica que concedamos a sus relatos hay que reconocer la riqueza, originalidad y coherencia de la cosmología que presentan. La reintroducción de la figura del "guerrero espiritual" en Occidente es, en gran medida, mérito suyo.

      Denominar "drogas" a las sustancias enteogénicas que facilitan a los chamanes el tránsito al universo paralelo es una forma etnocentrista de condenarlas, tan desafortunado como si yo hablase de que los sacerdotes católicos consumen alcohol para flipar con sus mitos.

      De los gnósticos disponemos de fuentes distintas de las refutaciones de los polemistas de la Iglesia, como la biblioteca de manuscritos de Nag Hammadi.

      Ayunar conscientemente no solo ayuda al "despeje" de la mente, sino que conlleva numerosos beneficios, como sabe todo el que lo ha practicado.

      En cuanto al juego de "mis creencias son mejores que las tuyas, pero no enseño mis cartas", no voy a entrar en él.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Aquel depredador es el enemigo que debemos vencer, se esconde en lo más profundo de nuestra mente, la trampa es su juego, y el nuestro es descubrirlo. No alimentar nuestro enemigo viviendo en la ignorancia es muy importante, siempre y cuando estemos interesados en nuestro desarrollo espiritual, la experiencia y nuestra conciencia en nuestro sendero nos abrirá las puertas de los cielos, trascender es muy importante pero se esta extinguiendo esa trascendencia. Gracias por el post

    ResponderEliminar