jueves, 28 de diciembre de 2017

EL POSLENGUAJE, INSTRUMENTO DE MANIPULACIÓN



Según nos informan los medios de comunicación, nos hallamos inmersos en la era de la posverdad, neologismo oficializado por el ‘Diccionario Oxford’. Viene a significar que la opinión pública tiende a moldearse en base a las creencias preconcebidas de cada individuo, es decir, a sus ideales, a la evocación de sus sentimientos y a la exaltación de sus emociones, en detrimento de los hechos objetivos e inequívocos.

La idea detrás de este nuevo término es la de que algo que pueda parecer verdad, en base a una ideología o incluso mediante una negación parcial de los acontecimientos, adquiere más importancia que la propia verdad objetiva. ¿Pero quiénes son los Guardianes de la Verdad? ¿Qué autoridad ética y moral es la que da veracidad a la interpretación de un hecho en concreto? ¿Quién dictamina qué es verdad y qué no lo es?


El color de la bandera como referente

¿Acaso no es así como se ha transcrito y se nos ha narrado la historia oficial, a base de deformaciones y alteraciones de los fundamentos y motivos de los sucesos que han ido esculpiendo la historia de la humanidad hasta nuestros días?

Apelando a la bondad de los virtuosos contra la vileza de los indignos, simplificando las dos partes de la ecuación de un conflicto a la mera dualidad de los buenos contra los malvados, de la izquierda y la derecha, según la connivencia del bando victorioso. Se relata, por ejemplo, las acusaciones de los Juicios de Núremberg sin hacer referencia a la Operación Paperclip; se utilizan los calificativos "revolucionarios" o "rebeldes" para designar a los padres fundadores de Estados Unidos o a los instigadores de la Revolución Francesa, cuando en realidad podría igualmente motejarseles de meros conspiradores y terroristas, como muchos otros, responsables de centenares e incluso millares de muertes.

Sin embargo, son tratados como héroes libertadores del pueblo contra la tiranía, paladines que arriesgaron su vida en pos de la libertad por la simple razón que sus acciones se ajustaban al plan del establishment en aquél momento. Según el color de tu bandera, serás considerado como un héroe contra la opresión, o por el contrario, un fanático terrorista en contra de la libertad y de la justicia.

La profecía orwelliana:

Ya que se ha elevado la discusión al plano público de lo que es real y qué no lo es, convendría examinar de igual manera la relación y el impacto en la percepción de la realidad de la civilización moderna de otra técnica de persuasión empleada continuamente por la inmensa mayoría de los oradores que se comunican con una audiencia masificada. Ya sea en el ámbito público como líderes políticos, gobernadores, representantes y portavoces de diferentes asociaciones; como en el plano privado en presentaciones multitudinarias de nuevos productos o charlas corporativos de empresas. Este método de sugestión podría denominarse poslenguaje, el cual se podría definir de esta manera:

“Técnica de oratoria por la cual se utiliza un eufemismo o sinónimo con una acepción de menor o mayor grado con el objetivo de atenuar o agravar la información concreta y objetiva contendida en el mensaje que se retransmite.”

Este planteamiento difiere de la conocida Neolengua de la distópica novela, no tan futurista, 1984 de George Orwell, en la cual el régimen totalitario del Partido único repone la lengua inglesa, denominada despectivamente oldspeak, por una nueva más funcional, más simple y mas eficiente al eliminar las palabras negativas, restringir los significados no deseados y permitir la posibilidad del uso multifuncional de los diversos vocablos para poder ejercer tanto como verbos, sustantivos, adjetivos, etc.

El lema del Gran Hermano del mundo orwelliano está en la actualidad más vivo que nunca, la guerra es paz como un mecanismo de alianza doméstica contra un enemigo externo; la libertad es esclavitud como representación del individuo que acepta el sistema, libre para operar en él, sin embargo esclavo subordinado del mismo; la ignorancia es la fuerza en relación a la existencia de masas ignorantes que fortalecen y facilitan el control por parte del statu quo.

La era del poslenguaje

El régimen nacional-socialista liderado por Adolf Hitler fue el precursor, a nivel nacional, del control de la opinión pública gracias al estudio y a la implantación de técnicas de propaganda y oratoria gestionadas desde todo un ministerio completo, el liderado por Joseph Goebbels, dedicado en cuerpo y alma a la homogeneización generalizada de los pensamiento de sus ciudadanos alemanes, para así engendrar una mente colectiva única, uniforme, carente de fisuras, de divergencias o de dudas; un enorme cerebro comunal de ideología partidista.

El nazismo utilizaba métodos tales como el uso reiterativo de palabras clave o frases hechas en los mítines como mecanismo de refuerzo e implantación de conceptos e ideas en las conciencias de sus asistentes. Alteraban las acepciones peyorativas de ciertos términos empleados en contra del régimen, como por ejemplo, fanatismo, mediante su uso paulatino en expresiones con connotaciones totalmente contrarias y positivas, tales como “amor fanático por el pueblo” o “valentía fanática”. Lamentablemente, el Ministerio de Propaganda Nazi sigue más activo y eficiente que nunca, los medios de comunicación masivos han recogido su testigo.

El poslenguaje es uno de los múltiples mecanismos que se emplean en la actualidad tanto para transformar y transmutar la realidad de nuestro alrededor, como para embelesar y cautivar a una multitud de individuos con el único propósito de generar una respuesta en concreto. Las técnicas de manipulación del lenguaje son bien entendidas y bastante populares, se imparten seminarios y clases sobre ellas, existen expertos que ofrecen sus conocimientos y servicios a cambio de emolumentos muy lucrativos. Se ha creado un mercado muy suculento alrededor de estos mecanismos de la sugestión.

Los oradores del engaño

Ésto se ve diariamente en los discursos y declaraciones de los gobernantes, con afirmaciones de tipo “desaceleración económica” para referirse a la crisis que lleva azotando España desde hace casi 10 años; “indemnización en diferido” al pago por los servicios prestados del tesorero del partido despedido por haber sido descubierto, supuestamente, desviando fondos provenientes de comisiones ilegales a Suiza; “daños colaterales” para referirse a crímenes de guerra contra civiles en países afectados por conflictos armados; “movilidad exterior” como edulcorante para endulzar la amarga migración de jóvenes preparados a otras naciones por falta de oferta laboral; o incluso “devaluación competitiva de salarios” para justificar la bajada salarial como un efecto positivo para la economía. Una adulteración totalmente interesada del lenguaje para tergiversar la realidad a su antojo.


El marketing es otro manipulador nato. Utiliza la posverdad y el poslenguaje para jugar con nuestra mente, alterar nuestras sensaciones y emociones con el fin de hacernos sentir cómodos, alegres y dichosos cuando nos presentan sus productos y servicios haciéndonos emocionalmente dependientes de su sistema de consumo alocado.

Desde el principio de los tiempos cuando se empezó a desarrollar la comunicación mediante el lenguaje verbal, se ha tratado de investigar, desarrollar y utilizar técnicas de sugestión para el control de masas. Resulta curioso que en al actualidad se ponga el grito en el cielo con la tergiversación de la realidad cuando se lleva haciendo desde milenios. Se atribuyen constantemente cualidades ficticias perniciosas o favorables a hechos objetivos y auténticos según convenga para cincelar las conciencias de los seres humanos.

(Visto en https://visioncritica.com/)

8 comentarios:

  1. La verdad es como el tiempo, relativa, algunos se creen que; dos pingüinos cruzaron todo el Ártico, todo el desierto hasta Oriente medio y se metieron en una arca, que dos aviones derriban tres torres, que el Siria hay rebeldes y no mercenarios, que las revoluciones no son orquestadas, que en Venezuela no hay intereses económicos de grandes corporaciones extranjeras, que el bitcoin no ha sido "inventado" para quedarse con la deuda global, y así un largo etcétera, pero bueno allá cada cual y sus creencias, verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni la verdad ni el tiempo son relativos, lo que es relativo es la percepción de los mismos. Cambian las sombras, no las manos.

      Eliminar
    2. Mire vd no, la Verdad no es relativa La Verdad existe y es objetiva y univoca

      Cuando alguien dice "su verdad" y no coincide con la "verdad objetiva" eso no es una verdad, eso es una creencia del fulano que lo dice

      El se lo creera pero que él se lo crea no quiere decir que sea cierto

      Cuando esa "verdad suya" llega a extremos peligrosos hay que disuadirle y para eso estan psicologos y psiquiatras para desactivar creencias dañinas para el sujeto o para los que le rodean

      Le pongo un ejemplo
      -¿Tiene vd por ahi cerca una mesa?
      -Mirela
      -Es una mesa ¿Verdad?
      -Vd la reconoce como tal y cualquiera que por alli pase y se le pregunte dira "si, eso es una mesa"
      Eso es Verdad Objetiva
      Pero imaginese que llegue alguien y diga que eso que para todos los demas es una mesa, para él es un aeroplano

      Hasta ese momento todo bien, si no pasa de ahi diremos "que tipo mas raro" pero la mesa no dejara de ser mesa

      Si ese sr tiene esa conviccion o crencia alla él

      El problema sería si coge la mesa y con ella se dirige al balcon para lanzarse a volar

      Ahi ya tendriamos que intervenir los demas para impedirle que se matase

      Creencias dañinas para los demas han habido muchas centrandonos en las creencias politicas, cabria citar el capitalismo el comunismo el nazismo y, sin irnos muy lejos, el Catalanismo racista ... la lista seria interminable

      Asi que la postverdad y otras cosas tan cool solo son las mismas mentiras de siempre pero "aggiornadas"

      La misma mierda con distinto envoltorio

      Eliminar
  2. Me sigue sorprendiendo cómo se le echan las culpas de todo al nacionalsocialismo tras 70 años desde su derrota. Lamentablemente, la decadencia continuada del régimen impuesto por aquellos que terminaron con dicho movimiento ha tenido mucha mas influencia en nuestra realidad que la Alemania de los años 30, no en vano fueron quienes ganaron la guerra e impusieron su ideario a nivel internacional. Al igual que el arma no es el que mata, sino el dedo que lo engatilla, seamos serios al analizar la propaganda utilizada por unos y otros, mientras el nacionalsocialismo la utilizó para unir al pueblo contra un enemigo exterior, los otros reutilizaron esas mismas técnicas para separarlo frente a un enemigo interior. Es por ello que actualmente el Espíritu del 15 M que unió a todos los españoles contra su clase política corrupta ha terminado derivando con las técnicas apropiadas en una guerra declarada entre catalanes contra el resto de los peninsulares, permitiendo a los políticos escurrirse del centro de la diana. Esa es la magia de la propaganda utilizada por manos inadecuadas, y de esto Hitler no tuvo jamás culpa alguna.

    Precisamente Orwell y Huxley eran del bando vencedor, y seguramente no escribieron sus impresiones en clave de novela sino en clave profética, pues conocían bien los entresijos de las cloacas políticas del Imperio Británico, y su quehacer en los últimos 5 siglos de historia.

    Es innegable que en 80 años, desde esa fatídica contienda que fue la II Guerra Mundial, ningún otro gobierno a nivel mundial logró emular jamás el milagro que el nacionalsocialismo implementó en una Alemania arruinada con tan sólo 8 años de margen, pues los otros 5 fueron guerra para no dejar en evidencia el otro modelo de latrocinio implementado a nivel internacional como camino único.

    Señalen adecuadamente al enemigo y dejen de creerse la propia propaganda que denuncian.

    ResponderEliminar
  3. "El mundo está lleno de opiniones como lo está de personas.
    Y usted sabe qué es una opinión. Uno dice esto y algún otro dice aquello. Cada cual tiene una opinión, pero la opinión no es la verdad; por lo tanto no escuche una mera opinión, no importa de quien sea, sino descubra por sí mismo qué es lo verdadero.
    La opinión puede cambiar de la noche a la mañana, pero no podemos cambiar la verdad."

    [Jiddu Krishnamurti]

    ResponderEliminar
  4. El sistema quiere imponer su mentira como verdad. Y todo lo demás sera censurado como fakenews.

    ResponderEliminar
  5. no hay nada nuevo bajo el sol

    Las tecnicas estan mas que desarrolladas

    https://www.amazon.es/Destrucci%C3%B3n-Naciones-Estados-Desarrollada-Bolivia/dp/1517558492

    https://www.amazon.es/Destrucci%C3%B3n-Naciones-1960-2016-Estados-Desarrollada/dp/1533666695

    ¿alguien se cree todavia que el experimento en Cataluna es algo expontaneo?
    o
    ¿que Podemos "es" por casualidad?


    ResponderEliminar
  6. Yo creo que un día de furia está próximo.

    ResponderEliminar