sábado, 9 de septiembre de 2017

SORAYA Y LA "VERGÜENZA DEMOCRÁTICA"


Señora vicepresidenta, padece Vd. una sensibilidad moral extraordinaria-
mente selectiva. 

El problema de subirse al púlpito de la decencia y la moral es que solo puede hacerse desde la intachabilidad. No todo el mundo está tan libre de pecado como para poder tirar piedras contra el enemigo sin sentirse enfangado en la hipocresía. Y entre la caterva de gobernantes que padecemos merced a la falta de sentido crítico de los electores la irreprochabilidad es algo tan común como el acné juvenil entre los pacientes de un geriátrico. Lo que le sirve a Iñigo Landa para recordar a Soraya Saénz de Santamaría que sus aspavientos a cuenta del desafío soberanista catalán chirrían -y mucho- en alguien que critica la paja en el ojo ajeno cuando más que vigas tiene andamios en sus propios globos oculares.

La fastuosa desvergüenza democrática de algunos les inca-
pacita para ejercer liderazgo moral alguno. Y lo que la si-
tuación exige es justamente encontrar ese liderazgo.
Dice Soraya Sáenz de Santamaría que nunca había pasado “tanta vergüenza democrática” como el dia 6 de septiembre ante “lo sucedido en el Parlament de Cataluña“.

1. ¿Ni cuando la Policía entró en la sede del PP y se encontró el ordenador de Bárcenas roto a martillazos?

2. ¿Ni cuando se utilizaron recursos del CNI y Policía para fabricar montajes contra los partidos soberanistas y contra Podemos?

3,. Ni cuando Rajoy mandó un SMS de apoyo a un delincuente perseguido por la Justicía? “Sé fuerte, Luis“.
4. ¿Ni cuando el fiscal general del Estado intentó paralizar la detención de Ignacio González?

5. ¿Ni cuando Granados se llevaba 900.00 euros de comisión por cada colegio concertado adjudicado que luego gastaba en “volquetes de putas“?

6. ¿Ni cuando Fernández Díaz y Daniel Alfonso se jactaban de haberse “cargado” la Sanidad en Catalunya?

7. ¿Ni cuando una noche de agosto, PP y PSOE acordaron modificar el art. 135 de la CE para priorizar el pago de la deuda sobre cualquier otra necesidad?

8. Y cuando se quedaron de brazos cruzados mientras desahuciados se suicidaban, ¿tampoco sintió vergüenza democrática?

9. ¿Ni cuando Rafael Blasco se quedaba con el dinero destinado a proyectos infantiles en Países subdesarrollados?

10. Y cuando el Tribunal de DDHH de Estrasburgo condena SEIS veces a España por no investigar torturas policiales, ¿no sintió vergüenza democrática”?

11. ¿Ni cuando ve a “Billy el Niño” corriendo maratones en Madrid y a Martín Villa condecorado en el Congreso?

12. Y cuando ve a los cachorros de su Partido (NN.GG.-Nuevas Generaciones) haciendo el saludo fascista, ¿No sintió vergüenza democrática?

13. ¿Ni de las mentiras sobre el 11-M? (Aún hay personas que creen que fue ETA)

14. ¿Ni cuando su compañera De Cospedal tuvo el bojo rubor de “explicarnos” aquéllo del “finiquito en diferido?

15. Y cuando su presidente sale en plasma y, además, chulescamente, no admite pregustas de ningún periodista, ¿no siente vergüenza democrática?

16. ¿Ni en la pantomima del Juicio por el Caso Gurtel?

17. ¿Ni cuando solicitan 60.000 millones de euros del rescate a la Banca?

18. ¿Ni cuando otorgan 1.800 millones de euros del recate de Castor o 60.00 millones de euros para el rescate de las Radiales de Madrid?

19. ¿Ni cuando tiene que firmar en su Consejo de Ministros la emisión de 60.000 millones de euros de Deuda Pública para pagar las pensiones?

Mapa de los casos (aislados, por supuesto) de corrución del PP
20. ¿No es sentir vergüenza invertir 1.000 millones de euros en el submarino S-80 (que no flota)?

21. Y de los 18.000 millones de euros de la trama generalizada de corrupción en su partido político, ¿tampoco siente vergüenza democrática?

22. ¿Tampoco que su ministro de Interior no responda a por qué estaba pinchando el teléfono al imam de Ripoll y no se informó de éllo a las Autoridades políticas y policiales catalanas?

23. ¿No le avergüenza la manipulación y la campaña de desprestigio contra la Policía de Catalunya –Mossos– orquestada por políticos, policías españolas y Medios de Comunicación afines a su partido?

24. ¿Ni haber tenido recusados, a la vez, a dos ministros y a un secretario de Estado por todos los Grupos parlamentarios menos por el suyo?

Pues, como bien se expone en éste remitido muchas personas sí que sentimos vergüenza. Vergüenza del Partido Popular, que parece una casa de atracos y, también, del Gobierno de España, que ha convertido la Constitución en una auténtica prisión.

El hombre que no sabe nada de nada. Y que presume de ello.
Así que éso de la vergüenza de Soraya parece ser un complemento, como lo pudiera ser un bolso que lo saca del armario cuando le hace conjunto con el vestido. Queda claro, que hasta la fecha, o no se ha puesto el conjunto completo pero, aún así, también dijo que lo de Catalunya le parecía una situación dictatorial. Tiene lo suyo, en pleno 40 aniversario del PP olvidarse tan fácilmente quién y qué fue su presidente fundador, Manuel Fraga Iribarne.

No creo que ni Soraya ni su partido estén como para hablar ni de “vergüenzas democráticas” ni, mucho menos, de dictaduras.

(Fuente: El rincón del protestón)

No hay comentarios:

Publicar un comentario