miércoles, 15 de febrero de 2017

LA PRENSA OCULTÓ LA MAYOR TRAMA DE ABUSO DE MENORES DESCUBIERTA EN EUROPA



El silencio de los consentidores: la policía y los medios encubrieron "de facto"
la explotación sexual de menores para no dar mala imagen de su ciudad.

Mientras la prensa oficial nos distrae con congresos de partidos oportunistas o zahiriendo a Trump, la sentencia a los acusados por la mayor trama de abusos sexuales del Reino Unido es silenciada para "no herir" sensibilidades.


El informe de la profesora Alexis Jay en 2014 destapaba uno de los mayores escándalos sexuales en la historia del Reino Unido: al menos 1.400 niños fueron víctimas de una explotación sexual "atroz" en Rotherham desde 1997 hasta 2012 con la complicidad de las autoridades, que no tomaron medidas contra los agresores -un grupo de delincuentes paquistaníes- para no herir sensibilidades ni ser tachados de "islamófobos".

“Es difícil describir la naturaleza atroz de los abusos que sufrieron los niños. Fueron violados en grupo, víctimas de la trata a otros pueblos y ciudades del norte de Inglaterra, secuestrados, golpeados e intimidados”. Así comenzaba el documento de Alexis Jay, que cuenta cómo niñas de apenas 11 años fueron violadas, amenazadas con armas de fuego y obligadas a presenciar brutales y violentas violaciones.

El silencio mediático en torno a los acusados ha sido llamativo. Mientras los medios europeos copan sus portadas con noticias contra Donald Trump, pasan por alto una nueva sentencia a varios acusados por la trama de abusos sexuales sistemáticos. El pasado día 2, otros seis hombres fueron condenados a penas de hasta 20 años de prisión por un tribunal británico después del testimonio de dos niñas que sufrieron los citados abusos entre 1999 y 2001. De hecho, una de las chicas se quedó embarazada con tan sólo 12 años tras una agresión al grito de 'Alá es grande'.

Lo que ocurría en Rotherham era un secreto a voces, pero nadie hizo nada para evitarlo. La Policía no dio prioridad al problema y trató con indiferencia a gran parte de las víctimas. Tres informes policiales -de los años 2002, 2003 y 2006- describían con crudeza la situación. Sin embargo, las autoridades desestimaron el primero y rechazaron los otros dos, que podrían haber acabado con los abusos sexuales en la zona.

El fenómeno llegó por primera vez a los tribunales en Birmingham en 1989, pero el acusado no fue un paquistaní, sino un sij que intentó vengar los abusos sufridos por sus hijas. De hecho, en la investigación aparecen varios testimonios de padres que trataron de liberar a sus hijas y fueron amenazados por la Policía con levantar contra ellos cargos de 'racismo'. Una vez más, una minoría étnica era privilegiada de facto con una patente de corso para delinquir impunemente en aras de su condición, otra forma cada vez más común de la nefasta "discriminación positiva".

Una investigación de la Junta de Protección del menor puso de manifiesto la gravedad de los hechos ocurridos. Malcon Stevens, de Justice Care Solutions, descubrió diversos delitos sexuales cometidos contra niñas por hombres de 20 a 29 años y calificó la situación como "extremadamente grave".

Las evidencias de que las autoridades conocían la situación eran notables. Resulta "difícil de creer", en palabras de Jay, que ningún alto cargo estuviera al tanto de lo que ocurría en la localidad. No obstante, todos coincidieron en señalar que el "miedo" a ser considerados racistas influyó en los dirigentes. El hecho de que la mayor parte de los agresores fueran paquistaníes podía "dañar" la convivencia y "estropear" la reputación de la ciudad.

Que los principales medios de comunicación de la zona no alertaran acerca de lo que estaba ocurriendo es difícil de explicar. En la Europa del buenismo ilustrado, señalar la pertenencia a una determinada comunidad de los perpetradores de agresiones sexuales sistemáticas e identificarlos como pederastas (una inclinación cada vez mas tolerada) resulta incómodo.

(Fuente: http://gaceta.es/)

3 comentarios:

  1. Eso de que la policía hizo callar a los padres denunciantes por la "discriminación racista positiva", es una falacia.
    La realidad es que hay una trama de ingeniería antisocial de "no se qué secta canalla", no sólo en Inglaterra, Bélgica, Holanda, francia, España, EEUUA, Australia........etc, etc, etc.
    Se quiere castigar a la infancia hoy, para robarles el futuro mañana. Se busca dejar a las familias en la impotencia, en la desprotección, en la desesperación.
    Habría que investigar por quién están dirigidas estas tramas internacionales. Si buscan hacer daño a qué razas, a qué pueblos, a qué religiones.... En definitiva, hay que investigar muy cuidadosamente quién, por qué y para qué.
    Alguien me dijo una vez que, cuando se viola a un niño, se le roba la infancia, la personalidad, se le deja como un cascarón vacío, y de paso, se le quita fuerza a Dios con quien los niños están permanentemente conectados. Se busca el asesinato de Dios a través de los niños, por lo que deduzco que lo que se busca es la SATANIZACIÓN DE TODA LA SOCIEDAD.

    ResponderEliminar
  2. En un post vi que que sin disimulo decía que Carlos de Batenberg estaba relacionado con un pederasta inglés condenado.

    Qué estén relacionados habitantes de India, antigua colonia inglesa y en buena relación (sik),con pakistaníes en la noticia es por lo pronto curioso.

    Las religiones separan, en algunos casos las gentes utilizan su fuerza bruta para programar a su favor, ellos ya lo están . Tememé o. Sé de los míos o.
    Pura basura humana 100%.

    ResponderEliminar
  3. Creo que en todos los países la trata de personas son los autores, complices o encubridores según el caso: Los policias que son responsables de la seguridad pública y social. Son los que utilizan a esas personas para sus espionajes criminales, para distribución de drogas, tráfico de bebés, porno infantil y otros. Es una organización internacional poderosa que la intervención policial como criminales hace muy eficaz que esas organizaciones criminales prosperen impunemente.

    ResponderEliminar