lunes, 9 de mayo de 2016

35 AÑOS DEL "SÍNDROME DEL ACEITE DE COLZA", UNA MENTIRA DELIBERADA Y UN CRIMEN DE ESTADO (2ª PARTE)


Los doctores que desmontaron la farsa urdida por el gobierno

MI EXPERIENCIA CON EL ACEITE DE COLZA “TÓXICO”, LA GIGANTESCA PATRAÑA ORQUESTADA POR EL ESTADO ESPAÑOL

En el año 1981, el que suscribe, siendo adolescente, vivía en León que, junto con Valladolid, fue la segunda ciudad española más afectada, después de Madrid, por el envenenamiento masivo atribuido oficialmente al aceite de colza desnaturalizado. Sin otro medio de información que el propagandismo oficial televisivo y los medios escritos que hacían piña con el coro de mentiras gubernamentales, muy pocos se atrevían a publicar o exponer opiniones disidentes en torno a aquella epidemia que fue propagada deliberadamente. El trabajo investigador del doctor Muro, mencionado en la anterior entrada, fue uno de ellos mientras que otros desmontaron la farsa mediante la denuncia escrita que fue, todo hay que decirlo, saboteada por todos los medios posibles. Entre estos últimos estuvo Andreas Faber Kaiser, un personaje que quizás era el menos indicado para ello puesto que, lamentablemente, estaba en el lado “oscuro” de las elucubraciones paranormalistas, la ufología y otras rancias mercancías esotéricas. Lo cual no quiere decir, matizo, que estuviera privado de razón en el asunto que nos ocupa. Ni mucho menos.

La aportación de Faber Kaiser a la tragedia del “síndrome tóxico” fue, seguramente, lo único decente que hizo en su vida. Faber Kaiser escribió un libro de investigación sobre aquel “affaire” que llamó Pacto de Silencio y que fue publicado de forma prácticamente clandestina, hoy inencontrable en librerías, aunque existe alguna copia por Internet. De todas formas, las referencias o claves a buscar en el engaño criminal del “aceite de colza” seguían siendo los doctores que pusieron arriesgaron su carrera profesional a costa de exponer la verdad sobre aquel sucio asunto, como fueron los doctores Muro, Martínez, Clavero o Monge, es decir, gente que estaba vinculada a la ciencia de la verdad, no a los corrompidos asalariados de la ciencia prostituida que trabajan en favor de los grandes intereses mafiosos de la industria farmacéutica, alimentaria o biotecnológica.

Ahora vayamos a lo que yo “experimenté” con el síndrome tóxico en aquel año del “golpe cuartelero” y la “colza”. El trasiego de vendedores ambulantes en los barrios, sobre todo periféricos o en los cinturones industriales, de las grandes o pequeñas ciudades era un paisaje habitual en la España franquista, aunque a finales de los años ochenta empezó a entrar en declive debido a que había cada vez más controles y normas en materia de salud e higiene alimentaria. Pero a principios de la década de los ochenta todavía eran perceptibles las visitas de los “tenderos de la calle ambulantes” que ofrecían productos alimenticios como aceite, pan o leche fresca, o bien se dedicaban a la venta de prendas textiles y otros enseres. Un poco (estos últimos) como la tómbola de los hermanos Cachichi, para el que recuerde, añejamente, a estos legendarios feriantes-charlatanes. En el barrio donde yo vivía, en concreto en mi calle, el tan temido “aceite de colza” se distribuyó ampliamente entre el vecindario. No puedo recordar durante cuánto tiempo, pero sé que hubo varias “visitas” de los vendedores ambulantes hasta el mismo momento en que se ordenó detener la venta de aceite. Dudo muchísimo que el aceite lo empezaran a distribuir un mes antes del primer caso conocido de envenenamiento, como señalaron las fuentes oficiales ya que, repito, los “aceiteros” vinieron más de una vez a mi calle, muy probablemente a lo largo de los primeros meses del año 1981 e incluso es posible que antes, aunque esto último no lo puedo confirmar con certeza.

Entre aquellos compradores del aceite de “colza” estuvo mi madre. Es decir, en mi familia (cuatro personas) consumimos VARIAS garrafas del “aceite asesino” (que eran de cinco litros la unidad, aquí sí, en consonancia con la versión oficial), no puedo precisar cuantas pero en torno a no menos de cuatro pasaron por nuestro domicilio, según me ha confirmado mi madre recientemente. [Y todavía, más de treinta años después, andamos por aquí jodiendo la marrana a las élites globalistas, como pueden ver]. En otras viviendas sucedió exactamente lo mismo e, incluso, se adquirieron bastantes más litros ya que el precio por garrafa era bastante económico y también era mayor el número de integrantes de según que familia. De haber existido un solo afectado por el consumo de la “colza” se hubiera corrido la voz de alarma de forma inmediata y el caso se hubiera sido conocido rápidamente entre todo el vecindario de la calle. Pero no hubo tal envenenamiento “aceitero” puesto que nadie fue “contaminado”, nadie enfermó, ni nadie tuvo síntoma alguno relacionado con la ingesta del aceite al que atribuyeron, falaz e interesadamente, el “síndrome tóxico” por lo que, de este modo, se desmontaba (a través de los hechos) la tremenda burla oficial.

Por tanto, no podía existir un “aceite” bueno de colza y otro “malo” puesto que tal hipótesis (el envenenamiento masivo por su causa) se extendió a todo el aceite distribuido en los distintos puntos de venta ambulante del centro y noroeste de España, estableciéndose tal premisa (todo el aceite vendido fue igual a contaminación tóxica) como dogma oficial. Podían haber jugado, desde el Estado, con la conjetura dual del aceite “bueno” y el “malo” (disyuntiva engañosa, al fin y al cabo), pero prefirieron lanzar un arma de distracción masiva global, chapucera, para salir al paso del crimen. Pero es que, hay que afirmar, no tenían, por otro lado, herramientas teóricas científicas sólidas para defender su pusilánime versión.

Así pues, puedo afirmar con total rotundidad que ninguna persona de la calle donde vivía (que serían aproximadamente unos 250 a 300 vecinos), ninguno, repito, padeció el llamado síndrome tóxico atribuible al llamado aceite de “colza” que supuestamente estaba adulterado. Y casi aseguraría, al cien por cien, que en el resto del barrio nadie fue afectado por el consumo de ese aceite. Un aceite que, por supuesto, era de menor calidad que el distribuido por los canales comerciales habituales (tiendas y supermercados), pero que no provocaba ningún efecto secundario que no fuese el engordar vía consumo calórico. Ni siquiera el sabor era desagradable.

A todo lo anterior habría que añadir flagrantes incongruencias de libro, omitidas clamorosamente por los palmeros oficiales, algo que no han podido refutar ni argumentar los propagandistas del oficialismo, tales como el hecho de que en algunas familias unos miembros resultaron intoxicados y otros no; familias que afirmaron consumir tomate en ensalada (sin aceite de colza) resultaron afectadas del “síndrome tóxico” en su totalidad; en regiones españolas como Cataluña hubo distribución y venta del supuesto “aceite tóxico” y nadie fue afectado, así como que muchas personas enfermaron oficialmente de dicho “síndrome” a pesar de que nunca probaron “aceite de colza desnaturalizado”, puesto que los “garrafistas” ambulantes del aceite “adulterado” jamás viajaron hasta la localidad donde se intoxicaron esas personas.


En algunos pueblos de la provincia de León se constató, con gran sorpresa, este último hecho (no haber consumido el aceite tóxico y haber enfermado), algo que fue conocido por el Ministerio de Sanidad pero lo ocultaron de forma deliberada. El doctor Enrique de la Morena denunció esta circunstancia “anómala” en el documental de la cadena inglesa Yorkshire TV, titulado Poisoned Lives (Vidas envenenadas), de 1991, reportaje independiente y veraz que fue vetado en TVE (¿para qué adquirieron el documental si querían ocultar el crimen?) que cuestionaba la versión oficial a través de los testimonios de algunos afectados y de las personas citadas en esta entrada (doctores Martínez, Clavera y Monge). El reportaje fue emitido por TV3 y se puede ver en Youtube narrado en catalán, a excepción de los testimonios que intervienen hablando en castellano.



El genocidio o asesinato de Estado (etimológica y estrictamente así debe denominarse) de 2.500 personas (fallecidas a día de hoy) se produjo gracias a las conclusiones a las que llegó la inmensa e impagable investigación del doctor Muro (al que habría que ofrecer un “Nobel” a título póstumo) y a los trabajos de los doctores Martínez, Clavera y Monge. Lo demás, el circo de la corrupta OMS en Madrid y el vergonzante oficialismo transmitido por los medios a su servicio, fue un cuento con aroma a conspiración criminal de Estado, incluidas las sentencias judiciales que conminaron a los afectados a declarar que habían consumido “aceite de colza adulterado” para poder cobrar las correspondientes indemnizaciones. Una extorsión y chantaje para culminar un crimen de Estado. Las cortas penas impuestas a los industriales aceiteros (cabezas de turco) en el juicio de la “colza”, en función de tan gigantesco delito, demostró, de alguna manera, que todo (incluido el juicio) fue un montaje orquestado por el Estado para cerrar filas en torno al amaño oficial.

La vergüenza es que el asunto de la colza continúa a día de hoy con, inclusive, artículos pseudocientíficos a cargo de “expertos” médicos que tienen la desfachatez de seguir dando por bueno el fraude que se manejó entonces y se sigue manteniendo hoy. Pseudoexpertos que, eso sí, se curan en salud afirmando que “En los 20 años de evolución de la enfermedad los investigadores no han podido comprobar una relación entre el consumo de aceite y la gravedad de la enfermedad, pero sí entre la concentración de tóxico del aceite y el riesgo de enfermar. Es decir, son incapaces de correlacionar consumo de aceite con los efectos devastadores en la salud que se produjeron hace treinta y cinco años pero especulan a un nivel de charlotada (que sonrojaría a cualquier científico honesto) de que sí hay, de alguna manera, relación entre aceite “contaminado” y enfermedad.

Eso sí, estos próceres de la corrupta ciencia oficial señalan La imposibilidad de reproducir experimentalmente las condiciones que llevan a la formación de estos compuestos (anilidas), hace pensar que durante el proceso de refino sucedió un accidente -en la temperatura, tiempo de refinado o cualquier otra variable- que originó un tóxico tan potente. Se contradicen y elucubran, al mismo tiempo, con presupuestos teóricos anti-empíricos. Siguen utilizando una mentira científica como arma de contrabando, señalando que Demostración de la elevada toxicidad es que el primer lote de aceite de colza es del 14 de Abril de 1981 y, los primeros casos de afectados conocidos son de 15 días después. Ni tan elevada toxicidad … ya que ésta nunca se produjo en personas que consumieron el demonizado aceite de “colza”. Mintiendo al compás de la charada delictiva de Estado … ya que la distribución del aceite comenzó bastante antes del 14 de abril republicano, constatable en primera persona del que suscribe, siendo imposible que en tan escaso lapso de tiempo adquiriéramos en nuestro domicilio varias garrafas de aceite al mismo tiempo. Y encima remachan su penosa y repugnante argumentación del siguiente modo La conclusión fue que la etiología del síndrome estaba inducida toxicológicamente, presumiblemente, por algún agente presente en el aceite.

Los jueces de la Audiencia Nacional que dictaron sentencia
en el caso del aceite de colza.
Pero el agente, finalmente, no estuvo presente en el aceite sino que se infiltró en unos tomates en forma de veneno letal. Tal vez ese agente era un empleado terrorista del gobierno (o más exactamente varios) que realizó eficazmente el trabajo sucio de, por una parte, mentir y, en segundo lugar y más importante, encubrir un asesinato masivo.

(Fuente: https://uraniaenberlin.com/)

7 comentarios:

  1. Pacto de silencio,lo único decente que hizo Faber-Kaiser en su vida....menudo subnormal el que suscribe el artículo,la virgen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con tu comentario.

      Eliminar
    2. Reconozco que antes de publicar esta entrada tuve que recordarme a mí mismo que la censura no es el estilo de este blog, y que pese a que el insulto a la memoria del añorado Faber-Kaiser es intencionado y rotundo por parte del autor, mutilar su texto omitiendo esta referencia vulneraría tanto el espíritu de Astillas de realidad como la letra de la licencia Creative Commons bajo la cual lo reproduzco.

      Entiendo que la expresión que te ha sublevado moleste a muchos lectores, a los que pido que comprendan mis razones para no "retocar" lo que publico.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Imaginemso que van los..."Extraterrestes" y le dicen a un gobierno "Tienes que hacer X" y ese gobierno dice NO .

    A continuacion los "extraterrestes" hacen una demostracion de fuerza y envenenan a parte de la poblacion

    Ante esa accion el Gobierno cede a las pretensiones de los "Extraterrestes"y estos dejan de envenenar ala pobalción

    Pero ¿Podria ese gobierno informar a sus subditos de "quien" les ha envenenado?

    Obviamente NO asi que se inventarian un culpable : un "bichito" mala leche

    Ponerse sublime a decir que !nos han engañado! es no tener ni idea de lo que podria haber detras, es no tener ni idea que, a veces, es imposible que no nos engañen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te quito un ápice de razón, pero una cosa es entender y otra justificar este proceder. Los familiares y amigos de los fallecidos merecen la verdad, y a los condenados por un delito contra la salud pública se les hizo pagar por algo de lo que no eran responsables. Y eso que las sentencias fueron de una notoria lenidad (solo dos de los acusados llegaron a ingresar en presidio), pese a la pretensión del fiscal Eduardo Fungairiño de imponer penas de mas de 60.000 años de prisión a los cabezas de turco que pagaron el pato.

      Eliminar
    2. ¿merecer la verdad?

      "Saber la verdad" no esta incluido en los derechos humanos. Los que los redactaron lo dejaron bien claro.

      En roman paladino vinieron a decir: "Aqui ya no mandan los curas aqui mandamos los Politicos"

      Eso de "la verdad" corresponde a la orbita de aquello que se llamaba "la cristiandad" que era quien predicaba el "no mentiras"

      Y digame ¿No crearia alarma social saber que alguien puede asesinarnos cuando lo desee?

      y ?dejar un crimen publico sin un culpable ad hoc ¿No crearia esa alarma?

      Aunque reconozco que en el caso del 11 M ni hay culpables ni nadie que lo parezca y aqui... no ha pasado nada

      ¿NO estaremos sobrevalorando las ganas de Verdad que quiere la gente?

      Incluso ¿no estaremos sobrevalorando el efecto de la Verdad y sus consecuencias ?

      Cuestiones árduas que todos prefieren ignorar

      Eliminar
  3. Toda mi familia, que eramos 8 personas, contando a mis padres. Tomamos aceite de colza desnaturalizado. Una garrafa era de girasol y se llamaba "El Prado", ese aceite un día prendió mucho, el humo era muy tóxico y el olor era de aceite de empresa. Lo tiramos. Mi madre fue a comprar otra garrafa al almacén donde iba. Esta vez compro uno de oliva, que no me acuerdo el nombre pero mi madre si se acuerda. No olía mal, pero cuando lo usábamos en crudo, por ejemplo en una ensalada, sabía fatal. Mi madre se mosqueo más que un pavo en Nochebuena, y tiro el aceite. A partir de ese momento comprábamos aceite de uso doméstico y con garantía. Por aquel entonces se hablaba de la Neumonia Atópica. Al poco supimos lo del aceite, y que los nombres de los aceites afectados estaban los nombres de los aceites que habíamos consumido. Nos asustamos mucho, pero milagrosamente ninguno estábamos enfermos. Con el tiempo empezamos a sentirnos muy cansados, (pensabas, es el stres, o, es el trabajo... Siempre había una explicación lógica. Solo puedo decir que mi vida y la de mi familia es un peregrinaje de años. Toda la familia somos enfermos crónicos, que cuando nos da un brote, te quieres morir,! Por qué? Estamos toda la familia con esos problemas de salud? Alguien me podría decir algo, pero contrastado, por favor!!

    ResponderEliminar