jueves, 31 de marzo de 2016

EL FRAUDE DEL NOMBRE LEGAL



Este es tu "yo" legal: muerto y flotando en el agua. Cuando leas este artículo
dejarás de clamar por ser él. Porque no lo eres ...

Vamos a intentar explicar y quizás simplificar un poquito más el tema de la trampa que ha construído el estado para esclavizar a la raza humana. Vamos a hablar de en qué se basa la trampa, como lo hicieron y la solución para tomar nosotros nuestro verdadero poder.

La trampa, es una trampa LEGAL, punto. Y legal no significa "conforme con la Ley", puesto que existe una diferencia fundamental entre legalidad y ley. Es importante diferenciar ambas cosas, porque tendemos a utilizar palabras cuyo verdadero significado desconocemos.

Cuando hablamos de la ley, la gente automáticamente piensa en la legalidad; lo que es legal y lo que es ilegal (Nota del "blogger": incluso -paradoja bien explícita- en el mundo de la delincuencia se califica de "legal" a quien no interfiere los propios intereses). Eso no tiene nada que ver con lo que es LEY. La Ley no procede del hombre, sino que procede del ORDEN de la creación, puesto que el hombre, los animales y las plantas no pueden intervenir, son sometidos a las leyes (ley natural) indiferentemente de que lo crean o no.

La otra ley es la que puede establecerse entre dos seres humanos a través de un acuerdo y consentimiento mutuo mediante la palabra.

Lo que queremos explicar detenidamente aquí es la trampa mediante la cual han conseguido quitarnos a todos los Seres Humanos nuestros derechos, puesto que los derechos humanos no son reconocidos en ningún juicio o juzgado. La razón es que cuando estamos diciendo ser la “persona legal“ -el nombre en mayúsculas que supuestamente nos identifica ante el juez- el ser que identificamos es un esclavo, un hijo del Estado, un ser muerto, alguien que, fundamentalmente, no existe. Un ser muerto no puede tener derechos, solo tiene tres cosas; servicios, privilegios y beneficios.

¿QUIÉN CREÓ TODA ESTA ESTRUCTURA PARA ESCLAVIZARNOS Y COMO LO HICIERON? 

El certificado de nacimiento, en inglés se llama BOND (bono o enlace). Un bond es con lo que se comercia en el mercado, una garantía de pago impresa en papel de seguridad, "security paper" o "bond security". Significativamente, Bond  también quiere decir en inglés pegamento, porque te mantiene vinculado o pegado ... a una identidad ficticia.

El nombre legal que está en el certificado de nacimiento es propiedad de la Corona (la Iglesia de Roma), y está inscrito en el libro de los muertos. A ese nombre que designa un ser muerto se le da vida eterna mediante un artificio legal, crean una persona que no tiene vida pero tiene nombre, un nombre legal.

Vamos a clarificar también que es la persona, porque PERSONA viene del latín “per sonare” ("sonar a través de"), y designa la máscara que un actor se pone para interpretar un papel, para encarnar un personaje o "personificar". La persona legal es ni más ni menos que una máscara, está muerta porque por sí misma no tiene voz, necesita de alguien, que un ser vivo le de voz, clame ser esa entidad muerta.

Al certificado de nacimiento se le llama un BENEFICIO (benefit en inglés), porque convierte a una persona -un nombre, inscrito por la Corona, quien detenta todos los derechos sobre él- en propiedad católica (por eso dicen que todas las calles conducen a Roma).

Abogados, policía, jueces, etc. siempre nos presionan para utilizar (a través del DNI) el nombre legal, sabiendo que no tenemos permiso, pero ellos necesitan que nosotros clamemos ser propiedad suya. Es la única manera en que ellos pueden tener jurisdicción, porque, por ejemplo, un juez nunca va a romper la ley, jamás. Pero si un Ser Humano proclama ser una propiedad que le pertenece al Vaticano entonces el juez va a decir: “…muy bien, este Ser Humano está jugando al juego porque esta clamando ser la persona legal que nos pertenece, entonces ahora podemos aplicar nuestras leyes, nuestra jurisdicción…” Y esta es la jurisdicción de los muertos.

Pero solo pueden aplicarla si es uno el que clama ser la entidad legal. Cuando dejemos de clamar eso que no nos pertenece, ELLOS NO TENDRÁN NINGÚN PODER, puesto que nosotros no consentimos en darles ningún poder a ellos. De hecho, el uso de este nombre legal por nuestra parte constituye un FRAUDE, puesto que usamos de algo que no nos pertenece, sino que es propiedad del Vaticano.

Siempre explico la palabra LEGAL: en italiano es “legale” y tiene el mismo significado que legare: ligar/atar, porque la R y la L se pueden intercambiar en el lenguaje. ¿Y qué es lo que ligan? Ligan al dueño (que es el Vaticano) con su esclavo. Repito de nuevo que ellos nunca van a romper la ley, pero cuando alguien clama ser el esclavo ya tienen el permiso legal para aplicar sus leyes falsas, porque estamos entrando en su juego. Pueden "pegar" el nombre legal a un hombre vivo, porque el nombre legal es una persona muerta y nosotros o la persona que clama se toma como seguridad los instrumentos del nombre legal.

A los ejecutores de esta "legalidad" en inglés los llamamos “magistrate” = magia, magos. Porque eso es lo que hacen en todos los tribunales, hacen magia y el juez va con la túnica negra como la sotana del Vaticano, con lo cual están haciendo su papel de curas, administrando a la Iglesia Católica y utilizando todas la simbología y las palabras con las que están haciendo magia, porque la legalidad en lo que consiste es en quitar la intención del individuo.

Por eso, por ejemplo, si yo hago referencia a algo vamos a decir: “esto se llama anillo” y cuando digo anillo todo el mundo sabe a que nos referimos ¿qué es lo que hace la “legalidad“? lo que hace es decir: “en esta acta anillo significa piedra, y en esta otra acta anillo significa coche“. Entonces nosotros vamos y empezamos a hablar de lo que sea y decimos que “el anillo bla bla bla” donde nosotros nos estamos refiriendo a una cosa concreta, pero ellos han cogido nuestra palabra y le han dado su intención, y le han dado otros significados, ese es el truco, el juego de palabras, es magia, es lo único que hacen.

Nosotros nunca entendemos ¿por qué me pasa esto? ¿por qué me están arrestando? ¿por qué me meten en la cárcel? ¿por qué, si yo no he hecho nada malo? ¿por qué me están pasando estas cosas?, por qué, en definitiva, sufrimos control o autoridad de otros cuando somos hijos de Dios enajenados de su verdadero poder.

De nuevo, es porque al decir que somos el nombre legal, estamos diciendo que somos propiedad suya, entonces ellos no rompen su ley, ellos pueden administrar su propiedad como ellos quieran. Para que nosotros tomemos nuestro poder de nuevo tenemos que dejar de utilizar aquello que no es nuestro, dejar de utilizar esta persona falsa y ser quien somos, nosotros no necesitamos representantes de ningún tipo, no necesitamos un abogado que hable por nosotros. Si yo no he cometido ningún crimen, si yo no he hecho daño a nadie, si no hay ninguna víctima, yo no tengo que saber nada a cerca de las leyes de estas instituciones de estos estados y de otra gente, porque al fin y al cabo ellos son iguales que nosotros, entonces yo no tengo que obedecer las reglas de otro igual mío, jamás, a no ser que yo así lo haya consentido, es decir que hay un contrato de por medio que me vincula por mi propio consentimiento, así que tenemos que dejar la vida de los “papeles” y vivir en la vida real.

Porque los nombres legales no existen en la vida real, yo no tengo un nombre escrito en la cara, yo soy lo que yo quiera ser. Puedo decirte mi nombre cuando a mi me dé la gana y puedo tener vente nombres distintos, de hecho mi padre y mi madre me llaman hijo, mis tíos me llaman sobrino, mis abuelos me llaman nieto, mis amigos me llaman de muchas maneras, entonces yo tengo muchos nombres.

Ante esos nombres el estado no tienen ningún poder, solo con el nombre legal y esto es lo que tenemos que dejar de utilizar, porque al fin y al cabo, cada vez que usamos esta propiedad estamos robando, somos nosotros los que estamos cometiendo el crimen, estamos tomando algo que no nos pertenece, porque eso está registrado y el certificado de nacimiento es prueba de que es propiedad de ellos, de la Corona.

Y la Corona es Católica, no es de Inglaterra, se piensa que es de la Reina pero no es así, es del Papa. Y es así desde el año 1302 con el papa Bonifacio VIII (Benedetto Gaetani), quien proclamó una bula que se llamó Unam sanctam Ecclesiam. Y en “Unam sanctam” reclamaron que “todas las almas son nuestras“, después hicieron otro reclamo y crearon la Corona en 1455, y esta Corona del mundo entero se llama “Romanus Pontifex“, después en 1481, doce años antes de que Cristóbal Colon descubriera América, crearon la propiedad.

En menos de 300 años la Corona creada por el Vaticano reclamó tres cosas: Primero que todas las almas de todos los Seres Humanos les pertenecen a ellos, Segundo todo el planeta les pertenece a ellos, y Tercero todas las propiedades les pertenece a ellos. Y esto lo están consiguiendo fácilmente porque cuando nosotros decimos ser el nombre legal, todo lo que compremos con ese nombre ¡ES PROPIEDAD SUYA! Es obvio ¿no?

Así que básicamente nos tienen engañados desde hace muchísimo tiempo, pero ya es hora de que acabe este engaño. Nos han podido engañar porque desconocíamos la verdad, pero esto ya se acabó. Ahora mismo sabemos la Verdad, sabemos lo que hicieron, sabemos quiénes somos, sabemos que nadie tiene ninguna autoridad sobre ningún otro, porque todos tenemos libre elección y todos somos iguales, entonces tenemos que tomar nuestro poder de nuevo, DEJAR DE ALIMENTAR ESTE SISTEMA, porque el sistema solo puede tener vida mientras Seres Vivos den juego, interpreten a estos seres muertos, y si esto deja de ocurrir NO HAY SISTEMA, entonces ya no hay autoridad, no hay figura autoritaria, nos gobernamos nosotros.

En el tercer reclamo, que es de 1531, en el cual reclamaron las almas en esclavitud, este clamo se llama “el que vive”, entonces el que vive es el nombre legal, no se refiere a los Seres Humanos. Cualquiera puede obtener un certificado de nacimiento, porque solamente hacen falta unos detalles y yo puedo solicitar el certificado de nacimiento de cualquier persona, porque no hay ningún hombre o mujer que estén asociados a la persona legal, entonces hemos pensado, yo he pensado toda mi vida que el nombre que me dieron mis padres con los apellidos ese solo me pertenecía a mí, entonces si yo necesito el certificado de nacimiento, solo yo puedo solicitarlo… pues ES MENTIRA, no me pertenece a mi le pertenece al Vaticano y cualquiera en este planeta puede solicitarlo porque no es propiedad mía y al Vaticano le da igual que sea yo el que de voz a la persona legal, o que sea otro el que de voz a esa persona.

LOS AMOS SOLO NECESITAN QUE ALGUIEN CLAME SER EL ESCLAVO.

(Fuente: http://joeknowbody.blogspot.com.es/)


No hay comentarios:

Publicar un comentario