martes, 26 de mayo de 2015

LAS REDES PEDÓFILO-CRIMINALES DE LA ÉLITE: EL CASO ALCÀSSER



Es imposible olvidar la tortura y el asesinato de tres adolescentes de entre 14 y 15 años del pueblo de Alcàsser, Míriam, Antonia y Maria Deseada. Fueron secuestradas durante la noche del viernes 13 de noviembre de 1992, cuando hacían auto-stop para ir a la discoteca de un pueblo vecino (2,5km). Dos apicultores que participaron en la búsqueda, encontraron los cuerpos el 27 de enero 1993, 75 días después, medio enterradas en una fosa, en un lugar desértico llamado La Romana, cerca de la presa de Tous.

La autopsia, por lo menos lo que se filtró a los medios de comunicación, dejó en "shock" a la opinión pública, ya que las tres jóvenes habían sufrido terribles abusos.


Rápidamente, los investigadores señalaron a Antonio Anglés y Miguel Ricart, dos pequeños delincuentes, como autores de los hechos, el primero, quién consideran como autor de los asesinatos, se encuentra todavía en busca y captura, mientras que su compañero fué condenado a 170 años de cárcel tras un juicio controvertido. Hizo declaraciones contradictorias y tan irréalistas que no fué posible una reconstrucción . De hecho, algunos evocaron la pista de una red criminal adepta a las snuff movies.

Anglès fué visto en coche con Ricart y habrían recogido ésa noche a las chicas haciendo auto-stop. Habrían sido violadas en una casa abandonada cerca del lugar donde las hallaron, y asesinadas de una bala en la cabeza y enterradas. Según la teoría oficial, las adolescentes se habrían dejado llevar sin mucha resistencia. Es por cierto lo que contó Ricart. Pero no es lo que mostraban las heridas sobre los cuerpos.

Las niñas desaparecieron entre la entrada al pueblo de Picasent, dónde las vieron por última vez, y la discoteca, aún cuando había bastante gente en las calles. Algunos dicen que estuvieron en la discoteca esa noche, pero el lugar exacto de su desaparición sigue siendo confuso. En cuanto a los padres, denunciaron las desapariciones a la mañana siguiente.

Encontraron sus cuerpos porqué las lluvias intensas los desenterraron en parte. Como "por casualidad", encontraron en la fosa un guante perteneciente a Ricart, un casquillo y un documento oficial perteneciente a Enrique Anglès Martins, hermano de Antonio Anglès, pruebas que recuerdan al DNI "olvidado" por uno de los hermanos Kouachi en el coche usado en el atentado contra "Charlie Hebdo" o al pasaporte de Mohamed Atta encontrado entre los escombros de las Torres Gemelas, señuelos que dirigen la investigación hacia meros "cabezas de turco", desviando así las sospechas hacia los verdaderos culpables.

La guardia civil se presentó en casa de los Anglès, y Antonio se fugó. Se escondió durante un mes en una ciudad de la misma región, y "casi" lo arrestan en otra ciudad. Desde entonces su pista reaparece de vez en cuando, pero siempre demasiado tarde. Se supone que habría huído a Irlanda desde Lisboa en 1993. En 2000, el por entonces secretario de estado de seguridad nacional, Martí Fluxa, y el actual jefe de policía, Juan Cotino, declararon que encontraron restos de huesos en Irlanda y que podrían pertenecer a Anglès.

Anglès sigue estando entre los criminales más buscados por la Interpol, y a mediados de enero nos enteramos de qué los más cercanos a Anglès ya no están bajo escucha desde 2009.

Para algunos, como el autor de "la autopsia en la Romana", las chicas fueron enterradas en otro lugar antes de enterrarlas en la Romana. Según él, fueron probablemente enterradas inicialmente en la Albufera, un gran lago dónde el suelo tiene las mismas características que las de la tierra encontrada sobre los cuerpos de las niñas. No se encontraron huellas biológicas de las tres chicas en el coche de Ricart en el cual presuntamente fueron transportadas a la Romana.

Tampoco se encontraron huellas en el lugar del entierro qué se supone la escena del crimen: ni sangre, ni cabellos, nada aparte del guante de Ricart y el documento de Anglès. Tampoco encontramos las manos, ni los dientes amputados a los cuerpos. La única cosa que se encontró en una casa en ruinas a proximidad, fué un pendiente encontrado en el granero, que reconoció una de las famílias.

Los expertos en escenas de crímenes no habían llegado todavía de Madrid cuando encontraron y desenterraron los cuerpos.

Miquel Ricart, al abandonar la cárcel en diciembre
de 2013.
Las famílias de los dos criminales se enriquecieron considerablemente desde los sucesos. Y 23 años después, la única prueba que incrimina a Ricart y Anglès són las confesiones de Ricart y los objetos encontrados en el lugar. La reconstrucción no a permitído esclarecer el curso de los hechos. La cronología és además aleatoria, incluso cambiando varias veces de versión, pues la justicía no consiguió hacer una reconstrucción. Varios sospechosos fueron arrestados, y el 27 de enero, cuando encontraron los cuerpos, decidieron que los culpables eran Ricart y Anglès.

Antes de ese día, un cierto número de "coïncidencias" tuvieron lugar.

- Siete días antes, las autoridades prometieron poner un équipo especial para investigar sobre los hechos, équipo que nunca llegó.

- Dos días antes, Fernando García, el padre de una de las tres adolescentes que estaba muy activo en la investigación, viajó a Londres para lanzar una llamada desde la BBC en el caso de que las chicas hubieran sido víctimas de una red de trata de blancas con destino a países árabes. Fué bajo la invitación de Raymond Nakashian, un millonario al cual le secuestraron a su hija unos años antes.

- La noche anterior, se decidió que los investigadores procedientes de Madrid debían regresar el 27 por la mañana, pero el équipo de remplazo no llegó nunca. De modo que durante horas, principalmente cuando encontraron los cuerpos, no había investigadores expertos. Por eso, fué un équipo de la policía local quién desenterró los cuerpos.

- Esa mañana mismo, dos apicultores deciden en pleno invierno, visitar sus colmenas y por casualidad descubren los cuerpos semi-enterrados. Cuando uno de los apicultores fué interrogado por un detective privado, simple ciudadano, dijo que lo que más deseaba más el mundo era poder decir la verdad sobre lo que pasó ése día a los padres de las tres chicas.

Luis Romero Vilafranco, presidente del tribunal de Valencia, se propuso defender los intereses de las famílias. El juício tuvo lugar entre mayo y septiembre 1997 y Ricart, que tenía un abogado de oficio, fué condenado a 170 años de cárcel, aunque recientemente ha sido puesto en libertad.

El justo deseo del titular no se ha visto cumplido
El juicio estuvo plagado de testimonios dudosos, falsas pistas y lagunas incomprensibles, como el que no se diera explicación a cómo Anglés pudo fugarse.

Y podemos preguntarnos ¿porqué las víctimas hicieron auto-stop cuando se encontraban a sólo 1 kilómetro de distáncia?. ¿porqué fueron a la discoteca si no tenían dinero encima de ellas? Además, Miriam habría dicho a su hermano que ella no iría a la discoteca, y que otras amigas pensaban reunirse con ella en otro lugar.

¿Porqué el juício verbal sobre el hallazgo de los cuerpos no corresponde con lo que vieron los dos apicultores?

¿Porqué la policía no tomó en serio el testimonio de los más cercanos a las tres chicas, quiénes fueron escuchados a las pocas horas de las desapariciones, y cuando sus declaraciones habrían permitído localizarlas y tal vez encontrar quiénes las secuestraron?. De hecho, 48 horas después de la desaparición de las tres chicas, cercanos a Anglès declararon a un testigo, un portero de la discoteca de Picassent donde fueron ellas, que estaban enterradas en un chalet cerca de Picassent.

Fueron el padre de una de las chicas, Fernando García, y el periodista Juan Ignacio Blanco quiénes cavaron más hondo y levantaron piedras. Lo que les causó bastantes problemas.

Según las autopsias de las adolescentes, fueron torturadas de manera extremadamente sádica y agredidas por lo menos 7 personas distintas. Ningún resto biológico encontrado en los cuerpos pertenece a Ricart o a Anglès. Pese a ello, la justícia conluyó que era "increíble" que otras personas hubieran participado en las torturas y en los asesinatos. En cuánto a las prácticas empleadas, no deja de recordarnos ciertos rituales satánicos.

Los hechos tuvieron lugar una noche de luna llena, encontramos dientes rotos en las tres chicas, debido a "golpes calculados" y golpes mucho más salvajes a tal punto que las cervicales se desplazaron. La intención era según parece, el de provocar el máximo dolor. El médico forense Frontela contó una treintena de fracturas en total. En dos de las chicas, las extremidades de los cuerpos no tenían piel aunque los cuerpos estaban vestidos, y a una de ellas le faltaba la piel en la espalda aunque su ropa estuviera intacta.

Y en la Romana, donde supuestamente tuvieron lugar los hechos, ni un resto de sangre era visible.

Desirée fué apuñalada dos veces varias horas antes de su muerte, probablemente para el ritual que consiste en beber la sangre. Las tres fueron cortadas en la espalda. Encontramos ciertos objetos, en el estómago de Miriam y en la vagina de Desirée, objetos extraños y compuestos de restos de animal. Las tres adolescentes fueron liquidadas, parece ser de una bala en la cabeza. Pero tampoco se encontraron los casquilos en la Romana.

Después de todo eso los cuerpos fueron lavados, ya que no se encontró ni rastro de sangre. Las uñas fueron cortadas y arrancadas, y una parte de cabellos y vello púbico también fué retirado. Se encontraron dos piedras en el sinus de Antonia.

Entre las violencias que recibieron, están las mutilaciones que impiden deducir si recorrieron a pié el trayecto de 800 metros desde la casa en ruinas y la fosa dónde fueron enterradas, caminando y sin perder sangre.

Ricart no paró de contradecirse tanto durante el juicio como después, siendo el único en defender la tesis oficial, a menudo contra lo evidente.

Otros testigos se contradicen también: la policía presente cuando desenterraron los cuerpos dice que las chicas estaban cubiertas por un trozo de moqueta, pero para los otros testigos presentes (los dos apicultores y el señor de la funeraria) se trataba de una alfombra e incluso de una alfombra de valor. Sea como sea, ninguna huella de sangre apareció en ella, ni tampoco huellas de barro teniendo en cuenta que los cuerpos estaban recubiertos de lodo y se supone que tendrían que haber estado dentro la alfombra durante 75 días.

Y ¿por qué el ministerio de interior entregó dinero a la familia de Anglès y de Ricart?

No podemos hacernos aquí todas las preguntas que deberíamos hacernos, pero el juício estuvo viciado por la desorbitada y morbosa atención mediática. Todo fué bastante gris y truculento desde un principio.

Y desde entonces, nadamos en el fango.

El controvertido empresario libanés Raymond Nakashian
En 1997, hubo una investigación sobre un francés sospechoso de estar en relación con la desaparición de las chicas. Residía en un chalet en Alberique, era también dueño de un edificio en Marbella, ciudad costera muy elegante, sin embargo no tenía entradas de dinero. Se relacionaba también con el millonario Raymond Nakashian.

En enero del mismo año, en dos cadenas de televisión, Fernando García y Juan Ignacio Blanco declararon que habían encontrado a cuatro de los culpables de los asesinatos. Ellos señalaron a:

- Alfonso Calvé, gobernador civil de Alicante que fué jefe de gabinete del director general de la policía y era responsable de los "fondos especiales" de la policía. Psiquiatra de formación, era uno de los cuatro accionistas de la clínica de reposo de Alicante dónde una adolescente despareció en la misma época. Es miembro de la Royal Society of Saint Georges, un club dirigído por la reina de Inglaterra y que tiene sucursales por todo el mundo.

- José Luis Bermúdez de Castro, productor de cine. Aparentemente, lo suficientemente amigo de Calvé como para que éste hiciera desaparecer pistas incriminatorias en un chanchullo financiero.

- Francisco Laina, quién era alto funcionario en el ministerio de Interior.

- Luis Solana, hermano de Javier Solana y ex-dueño de Telefónica, miembro del PSOE y muy cercano al rey Juan Carlos. Hoy en día dirige una compañía de inversión orientada hacia nuevas tecnologías. También posee númerosas condecoraciones: Medalla al Mérito Constitucional, la Cruz de Oro de la Cruz Roja, la Gran Cruz al Mérito Naval, la cruz de Plata de la Guardia Civil, y la de Guardia Civil Honorario.

Fernando García y Juan Ignacio Blanco acusaron a estos tipos de participar en una "red de sádicos sexuales" responsables de la desaparición de "cerca de 150 niñas y adolescentes que tal vez sufrieron el mismo trágico final que Tóñi, Míriam y Desirée".

Inmediatamente, las cuatros personas denunciadas contraatacaron. Francisco García y Juan Ignacio Blanco fueron perseguidos por la justícia, lo que no les intimidó ya que se impacientaban por demostrar la implicación de los cuatro. El periodista que los dejó hablar en directo, Pepe Navarro, reafirmó que la investigación era sólida y fiable, y que de todos modos había que tomarla en cuenta, declaraciones por las que tuvo que pagar una indemnización por injúrias y calúmnias. El ministerio de Interior replicó reclamándole una émision entera para desmentirlo.En cuánto a García y a Blanco, tuvieron que pedir perdón en público, también por televisión.

Incluso la madre de una de las adolescentes denunció a García por haber difundido las imágenes de los cuerpos y de las autopsias. De hecho, las familías están divididas: García, el padre de Míriam, y los padres de Antónia, piensan que personas importantes están implicadas, sin embargo la madre de Desirée Hernandez exclúye ésta hipótesis, y piensa que són pequeños delincuentes quiénes ayudaron a Ricart y a Anglès a matar a las chicas. Pero todo el mundo admite que los asesinos eran más de dos.

Las sentencias fueron severas desde el principo contra Fernando García y Juan Ignacio Blanco, con el objetivo de arruinarlos y hacerlos callar. El 16 de diciembre de 2012, Juan Ignacio Blanco fué absuelto de los cargos por la difusión de las imágenes de las autópsias. Corría el riesgo de 2 años de prisión pero no había pruebas de que fuera él quién las difundió.

Mas adelante, el libro que Juan Ignacio Blanco escribió glosando toda la investigación realizada sobre el caso fue prohibido por una sentencia judicial. Siguiendo el proceder del blog "Javifiesta", facilito a continuación cuatro enlaces alternativos para poder descargar dicho libro harto incómodo para quienes han buscado sellar el secreto a fuerza de amenazas, chantajes y abusos diversos y variados ...

Por desgracia, el proverbio turco "Aquel que dice la verdad debe tener un pie en el estribo" es también cierto en nuestro país.

ENLACE 1

ENLACE 2

ENLACE 3

ENLACE 4

(Fuente: http://dondevamos.canalblog.com/)

3 comentarios:

  1. De verdad que es de pesadilla, se me pusieron los pelos de punta en un momento dado, felicito a esos valientes que se la juegan dando informacion, aunque siniestra, que supera los limites de lo imaginable.He ido enlazando un poco por encima y es aterrador, me gustaria descargar ese libro, no por morbo, porque siempre me intereso ese lado oscuro de la mente humana, aunque esto da escalofrios.No me atrevo a descargarlo en esos enlaces, porque estan en ingles y hay varios puntos de descargas y tampoco me entero desde donde podria hacerlo, de todas formas, casi prefiero ni leerlo, es terrorifico lo que se cuece y de lo que son capaces, esas mentes enfermas, da panico.

    ResponderEliminar
  2. Saber la verdad del caso Alcaser, a parte de hacer justicia, seria revolucionario, porque sabriamos la verdad de lo que se esconde en la sombra, sabriamos la verdad del poder en la sombra y como son. Juan Ignacio Blanco dijo en una entrevista , del 2014 me parece, que hay un poder en la sombra, que no es solo cosa de España y a continuacion puso ejemplos de a que se referia citando a Obama y su incapacidad de cumplir sus promesas, cito a Assange y su encierro en Londres cito mas cosas, algo que se le escapo, ese poder dijo.

    ResponderEliminar
  3. Los culpables solo serán castigados tras su muerte no antes

    ResponderEliminar