jueves, 29 de mayo de 2014

RELACIONES HUMANAS, PODER Y PROPAGANDA


Una de las causas de la dependencia psicológica del hombre es el miedo a la soledad y la incapacidad para auto-realizarse como sujeto autónomo, lo que deriva en relaciones basadas en el consumo, propias de una sociedad degradada por la obsesión con el placer del dinero, el sexo, entretenimiento de todo tipo y bienes materiales.

La consecuencia de la sociedad de consumo deriva en diferentes formas de neurosis inducidas por la propaganda estatal y capitalista y por una apego al Yo.

Uno de los factores determinantes en la conquista total del espíritu humano por parte de las élites de poder es el estudio del condicionamiento psicológico y el Ego.

La imagen creada por los especialistas mediante la propaganda se adhiere a la estructura del pensamiento de la gente (Ego), lo que confiere un “universo particular”, un “modus vivendi” y también la capacidad para poder desarrollarse con sus semejantes.

El grado de adaptación dependerá de varios factores, el nivel de tolerancia de la persona, su visión del mundo y el entorno, el grado de adoctrinamiento cultural, social y político recibido por la propaganda en general, etc.

Si la estructura psicológica del individuo es débil, ésta sucumbirá ante los acontecimientos que se irán desarrollando durante su existencia, con lo cual se hará dependiente de una forma impuesta de vida principalmente a todos los niveles. Descubrir las formas de dependencia en nosotros, es hallarse a uno mismo, se trata entonces de romper con las costumbres formas y métodos de una vida alienante y sustituirla por las autónomas, singulares sin restricciones ni dogmas. Sin autoridad.

Lo que equivale a ser lo más independiente posible y guiarse por la intuición de la Novedad creativa y espontánea como forma de existencia.

Lo que significa no atarse y aferrarse a ningún patrón de pensamiento y conducta, partir de cero como auto-realización, volver a nacer a cada momento es destruir el pasado y su poder, que nos mutila como seres humanos para construirnos de nuevo como seres libres de la condena consentida por nosotros mismos y después impuesta por el sistema.

Albert A.H
(Fuente: Revolución espiritual)

No hay comentarios:

Publicar un comentario