miércoles, 14 de mayo de 2014

EL ASESINATO DE LA "BIEN PAGÁ" Y EL OPORTUNISMO DE LA CLASE POLÍTICA (Y SUS VOCEROS)


"La población está encantada con el copago farmacéutico" es una de las
muchas perlas que destiló en vida la política multifunción.

Mientras los medios prodigan unos análisis del asesinato de Isabel Carrasco que oscilan entre lo demagógico y lo oligofrénico, la tan española absolución "post-mortem" que aplicamos de oficio a cualquier finado reciente viene a disipar el cúmulo de sombras asociado a su figura, presentando a la occisa poco menos que como a una mártir de la servicialidad política, algo absolutamente ajeno a su trayectoria. Si ésta estuvo al servicio de algo, fue de su medro económico, su acaparación de cargos y un hambre de poder de proporciones pantagruélicas.

Presentar lo que a todas luces es un crimen pasional como un asesinato político es un dislate evidentemente interesado, tras del que se esconde el carroñero interés por obtener el beneficio que el río revuelto promete. Hay réditos evidentes en silenciar que también quien disparó pertenecía al PP. Si algo evidencia la "vendetta" leonesa, un ajuste de cuentas al más puro estilo de la Camorra napolitana, es la naturaleza mafiosa del PP. El recital de demagogia al que asistimos preludia nuevas medidas penales para proteger a la Casta y marcar las distancias con la plebe de la que se espera que, sencillamente, vote y calle. El victimismo plañidero de tanto privilegiado circunstancialmente hermanado con Isabel Carrasco es de una obscenidad que apesta.


No, no todos somos Isabel Carrasco. No todos somos trepas, vividores y corruptos. En la España de los seis millones de parados la presidenta de la diputación de León era un ejemplo sangrante de lo peor de la clase política. Su muerte no puede alegrar a nadie, pero tampoco justifica a nadie. Quienes cierran filas con ella dejan constancia de con quienes no solidarizan. De quienes son los "suyos" y quienes nunca serán objeto de su consideración, su simpatía o su simple y humano respeto. En definitiva, levantan acta de su indecencia.

Entre tanto plañidero, destaca una vez más el lloriqueo de Salvador Sostres, cuyo artículo de opinión ("El paso siguiente") publicado ayer en el diario "El Mundo" marca un nuevo hito de la demagogia neo-feudal. La irreflexiva incontinencia verbal del columnista llega al disparate con la afirmación "Hoy en España la vida de un político vale menos que las otras".

En primer lugar, la vidorra de los políticos más que valer cuesta, ... y carísima (79.800 € al año en el caso de la "mártir" Carrasco).

Y en segundo lugar, como oportunamente ha recordado Pablo Iglesias, "nunca hemos visto a los partidos suspender actos electorales cuando una desahuciada se tira por la ventana, o cuando un parado despedido se quita la vida".

No parece que los hechos respladen las absurdas declaraciones del ínclito Sostres, quien pretende hacer corresponsable a líder de la Plataforma Anti-Desahucios, Ada Colau, de la vendetta leonesa: "Si Ada Colau pudo, en el Congreso y sin que nada le ocurriera, llamar criminal al representante de la Asociación Española de Banca, es fácil imaginar que el siguiente paso sea dejarse de adjetivos y pasar a los hechos". ¡Por imaginación que no quede! Solo que los hechos -reales, no imaginarios- de la Banca son los inequívocamente criminales, y a quienes no les ocurre nada es a los expropiadores, usureros y ladrones que dejan a familias en la calle sin que el odio que siembran haya pasado todavía a mayores.

Ayer mismo la mujer que se quemó a lo bonzo en una sucursal bancaria de Almassora (Castellón) al grito de "¡Me lo habéis quitado todo!" moría como consecuencia de las quemaduras sufridas en el 48 % de su cuerpo. Si alguien espera las condolencias del mamarracho cuyas iniciales son S.S. (oh, casualidad), ya puede esperar sentado. Evidentemente, hay muertos de primera y de segunda categoría, y para algunos miserables no todas las víctimas merecen la misma consideración. ... cuando la diferencia la marca el nivel económico.

(posesodegerasa)

Enésima muestra de la exquisitez, elegancia y sensibilidad de Santa Isabel Carrasco, mártir.

2 comentarios:

  1. un asesinato en donde las piezas del puzle no encajan, hhhhmmmmm!!
    políticos, políticos.... tdos quieren estar en la picota y se muerden unos a otros

    ResponderEliminar
  2. Ayer mismo la mujer que se quemó a lo bonzo en una sucursal bancaria de Almassora (Castellón) al grito de "¡Me lo habéis quitado todo!"

    Este es precisamente uno de los casos que más me han irritado, pero porque la sujeta pretende hacerse la víctima. Igual a algunos os convendría leer este hilo: http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/395585-a-puta-mierda-mujer-de-almassora-perdio-pisos-al-aval-de-tercero.html

    ResponderEliminar