jueves, 6 de marzo de 2014

RAFAPAL, AMENAZADO POR DESVELAR LA RAÍZ RELIGIOSA DE LA SUMISIÓN AL DINERO


El día en que tuve el honor de ejercer de presentador de Rafael Palacios con ocasión de la publicación del que por ahora es su penúltimo libro, "Ingeniería social para destruir el amor", comencé mi alocución aprovechando para situar la gestación de su obra en el marco de un año, el 2012, que podía resumirse como el año de la asunción de riesgos a todos los niveles, desde el riesgo absurdo del capitán Schettino en enero, haciendo chocar el "Costa Concordia" contra tierra por acercarse demasiado, hasta el riesgo "deportivo" de Felix Baumgartner lanzándose al vacío desde la estratosfera en octubre, culminado todo ello con el riesgo de que la profecía maya anunciase para diciembre el fin del mundo, y no un cambio de era (del que de momento solo percibimos los dolores del parto).

En ese contexto, dije, hay que situar la decisión de Rafael Palacios, "periodista para mentes galácticas" y héroe conspiranoico por antonomasia, de aumentar aún más el número de sus enemigos, dando a la luz pública otra completa y documentada denuncia de las mentiras del Poder, en este caso la de la "paranoia de género" (quienes la denominan "ideología" la magnifican inmerecidamente), creadora de ese fatalismo determinista que presenta como imposible el amor entre hombre y mujer.

"In nomen, omen" ("En el nombre está el destino"): Rafael está predestinado a defender el amor por el nombre que ha recibido, que es el del Arcángel que ayuda a Tobías a conquistar a la piadosa Sara, víctima de los celos de su otro pretendiente, el rijoso demonio Asmodeo.

Empecé a simpatizar con él el dia en que le escuché confesar el "leit motiv" de su inquieta existencia, la segunda vez en que coincidimos en un mismo encuentro, en el restaurante Yatiri. Allí declaró: "El mundo en que vivimos no permite la existencia del amor. Es por eso que quiero cambiar este mundo". Y lo admito: tan quijotesco planteamiento me conquistó.

Desde entonces hemos intercambiado ideas, proyectos e informaciones, hemos compartido mesa por los madriles y cañas por Sevilla, le he escuchado entusiasmarse y he asistido a alguna de sus decepciones, le he visto emocionarse hasta las lágrimas, e incluso, aunque él preferiría que no lo recordase, estuve presente en aquella ocasión en que le dió por bailar desnudo. Quiero decir que me honro en su amistad, y que quienquiera que le ataque me encontrará de su lado.

Hoy me toca dar el paso adelante que honra el pacto de ayuda mutua con el que me siento obligado hacia todos los que considero mis amigos, puesto que de los ataques a su web, algo a cuya periocidad ya casi se ha acostumbrado (y contra los que se halla suficientemente prevenido) sus enemigos han pasado a amenazas lo suficientemente siniestras como para no dejarlas sin respuesta. Como él mismo relata, la publicación de tres videos consecutivos bajo el epígrafe "Dinero y Dios" le ha acarreado una serie de amenazas dignas de la maldad del Asmodeo que retó a su arcángel homónimo:

“Rafael, es inútil todo el trabajo que te estas tomando, pierdes el tiempo y nos lo haces perder a nosotros, habla con tus jefes y diles que el foro de AD esta perdido y dedicaos al resto, es lo mejor que puedes hacer".

"Y deja lo de las suscripciones al canal de Youtube o les voy a mandar un informe y te cerrarán todas tus cuentas y te habrás pasado cientos de horas subiendo videos para nada. No es un farol esto, tengo línea directa con un monton de empresas gordas". 

"Mis “compis” bulgaros de Madrid dicen que estoy haciendo el canelo al intentar razonar contigo por internet y que lo mejor seria que concertaramos una entrevista en alguna cafeteria de Atocha para tratar esto cara a cara y llegar a algun tipo de acuerdo, pero yo les he dicho que eres un paranoico amariconado y que te pondrias a chillar como una rata en cuanto nos vieses aparecer, asi que tranquilo que no vamos a acercarnos a tu casa“. 

Y otras "lindezas" así, dignas del Ramón Yarritu de "Acción Mutante", por pensar en algún desopilante macarra prototípico.

De la información que Rafapal ofrece en estos videos el lector puede hacerse una idea mientras los enlaces a YouTube estén operativos y los sicarios del poder sionista no cumplan su amenaza. Si lo hicieran, muchos los hemos descargado y podemos replicarlos tan pronto como llegue la noticia. Lo grave son las nada veladas amenazas a la integridad de su autor, quien ha tenido la precaución de anunciar que, si algo le sucediera, exculpa a cualquier grupo o cabeza de turco de la ultraderecha al que le pudieran “cargar el muerto”.

Y es que dos y dos son cuatro, y si los ataques contra su web y contra su persona tienen su origen en su denuncia de los mecanismos de la usura que el llamado Yahvé permite a los levitas es que ha arrancado la máscara de los "malos" hasta dejarlos completamente expuestos, algo que es inaceptable para ellos.

El lector habitual de este blog no se sorprenderá de ver de nuevo expuesta la más que fundada sospecha de que el Yahvé de los hebreos no puede ser en modo alguno el Dios revelado en Jesús. Aquél es una entidad sanguinaria, exclusivista y al parecer bastante recelosa, tanto de perder a su pueblo elegido como de la competencia con otros "dioses". Algo muy poco acorde con la pretensión de ser el único y verdadero. Además su pretensión de riqueza material para sí y para sus seguidores es la que el Nuevo Testamento refuta en numerosos pasajes, desde la invitación "Hacéos tesoros en el cielo, donde ni polilla ni orín corrompe, y donde ladrones no minan ni hurtan" (Mt. 6, 20) hasta la expulsión de los mercaderes del Templo (Jn 2, 13 - 25).

La disparidad entre ambas versiones de Dios es tan grande que solo podemos hablar de Yahvé como un suplantador. Comparénse los siguientes rasgos:

El Yahvé del Antiguo Testamento: 1.- Exige sacrificios humanos. 2.- Castiga como un amo cruel. 3.- Es exclusivista, y se dirige a un único grupo étnico (el “Pueblo Elegido”) 4.- Se alía con los poderosos (jueces, reyes, estrategas, …) 5.- Su mesianismo es político: busca el establecimiento (o la restauración) del Reino de Israel. 6.- Su seguimiento se sella con una mutilación genital (masculina). 7.- Establece rituales secretos, exclusivos de la clase sacerdotal. 8.- Reconoce ser un dios celoso, y parece en pugna con otros dioses. 9.- Dirige su ira contra la desobediencia y la idolatría. 10.- Es legalista, y exige el cumplimiento de preceptos extremadamente minuciosos. 11.- La comunicación con él se establece mediante un extraño dispositivo (El “Arca de la Alianza”). 12.- Se le honra a través de una ofrenda de sangre, conocida como “Holocausto”.

El Dios que se personifica en Jesucristo: 1.- Se ofrece a sí mismo en sacrificio. 2.- Se dirige a toda la humanidad. 3.- Perdona como un padre amoroso. 4.- Ensalza a los humildes. 5.- Declara que su reino “no es de este mundo”. 6.- Demuestran ser sus seguidores quienes se aman unos a otros. 7.- Predica a la luz del día, y anuncia que todo lo oculto será revelado. 8.- Admite que otros puedan hacer milagros en su nombre. 9.- Dirige su ira contra la usura y la hipocresía. 10.- Libera del sometimiento a la Ley, y proclama como único mandamiento el amor. 11.- La comunicación con Él se establece mediante la oración. 12.- Pide que se le recuerde festivamente en un banquete de amistad.

¿Quién es realmente Yahvé? Suponerle el eje de una religión "seria" es ignorar su carácter de mera entidad astral contactada mediante la magia sacerdotal. Que el lector interprete esto como una categoría literaria o como algo literal lo dejo a su criterio. A partir de cierto nivel de comprensión de la "Matrix" en que vivimos no hay ruptura radical entre lo real y lo imaginario: lo que creemos lo creamos. Y el objeto de esta entrada no es analizar dicha cuestión, sino denunciar la razón por la que el fanatismo religioso amenaza a Rafapal.

Él mismo atribuye la autoría de las amenazas al Gran Sanedrín: Evidentemente, la persona que me amenaza es uno de los millones traumatizados por Yahvé a lo largo de los siglos.

Por un pretendido Dios que, recordemóslo, es capaz de exigir a Abraham que sacrifique a su propio hijo, como hacían los demonios babilonios. Y que del seguimiento de su exigencia hace derivar una promesa de poder y prosperidad. ¿Es realmente esta entidad distinta de la que en el pináculo del Templo le promete a Jesús el dominio de toda la tierra a cambio de ser adorado? Porque si no lo es, se le parece mucho.

Y esa promesa que el Hijo del Hombre rechaza tal vez sí haya sido aceptada por una colectividad bastante más ambiciosa, anhelante de un reino que -éste sí- es mundano. Demasiado mundano, que diría Nietzsche. Y éste no sería otro que el judaísmo sionista.

Aquí empezarán los ataques iracundos contra esta apología. "¡Semita!", "!Racista!", "¡Impío!". Si nos abstraemos a los ladridos, podré proseguir. "Judaísmo sionista" ha sido mi expresión. La grotesca mezcolanza de una religión y una ideología. La mezcla más peligrosa que existe en este atribulado mundo. Puesto que el judío es el hermano mayor para cualquiera que se sitúe en alguna de las coordenadas del cristianismo (no solo existe el cristianismo religioso, sino también el moral y el cultural, insoslayables para un occidental), pero el sionista es el Gran Hermano que se considera a sí mismo superior por derecho divino. El mayoral de la granja humana. ¿No lo ves claro aún, querido lector?

Hablamos de una creencia que es la -impresentable- cara pública de una superstición milenaria. La fachada de otra religión secreta, llamada Cabala, que se sirve de rituales de magia e invocaciones satánicas para destruir a sus enemigos. ¿Conoces la pulsa denura? En ella no se invoca a Dios, sino a ciertos demonios (con "nombre y apellidos", que diría alguien puntilloso) para hacer el trabajo sucio de los rabinos.

Querido lector: ¿A quién sirven los demonios?

La respuesta es tan obvia que no la explicito para no hacer de menos a tu inteligencia.

Hablamos de una creencia que reconoce como uno de sus más respetados cabecillas al rabino Ovadia Yosef, fundador del ultraortodoxo partido Shas, quien declaró en 2010 que "los gentiles nacieron solo para servirnos. Si no, no tendrían lugar en el mundo".

"¿Para qué sirven los gentiles? -pregunta este sujeto- Trabajarán, ararán las tierras y recogerán los frutos. Nosotros nos sentaremos como un efendi (señor) y comeremos".

Hablamos de un culto cuya tradición -el Talmud- contien perlas como las siguientes:

«El Mesías dará a los judíos el gobierno real del mundo; todos los pueblos les servirán y todos los reinos les serán sometidos.»

«Dios se muestra en la tierra en las semblanzas del judío: Judío, Judas, Judá, Jevah o Jehová, son el mismo y único ser. El hebreo es el Dios viviente, el Dios encarna­do; es el hombre celeste, el Adán Kadmón. Los otros hombres son terrestres, de raza inferior. Sólo existen para servir al hebreo; son pequeñas bestias.»

«Si alguien está de viaje y el sabat ya ha comenzado, y tiene dinero consigo, y va con un burro y con un no judío, entonces no debe cargar con dinero al burro, sino entre­garlo al no judío, pues el descanso sabático del burro también le está ordenado, pero el descanso del no judío no está ordenado.»

Sobre los bienes de los no judíos hay varias prescripciones talmúdicas, pero baste citar algunas para formar idea clara de la falta de la más mínima consideración:

«Las propiedades de los goim (gentiles) son y tienen la reputa­ción de un desierto o de las arenas del mar, quien las ocupare primero (entre los judíos), será su legítimo po­seedor. »

«Los bienes de un no judío son como un bien mostren­co, y el que viene primero, éste toma posesión de ellos.» (Choschen Hammischpat, 156.5).

Comentando estos preceptos el rabino Isidoro Loeb, escribía en 1892, en su obra «La literatura de los pobres de la Biblia»:

«Toda la fortuna de las naciones pasará al pueblo judío; el fruto de los graneros de Egipto, los ahorros de Etiopía, serán de él; marcharán detrás del pueblo judío, encadenados, como cautivos, y se prosternarán a sus plantas. »

Otro precepto que viene a incidir en lo mismo, se encuentra en el libro Sepher Ikarim. «Dios ha dado a los judíos poder sobre la fortuna y la vida de todos los pueblos.»

El escritor judío Marcus Eli Ravage, nacido en Ruma­nia en 1884 y emigrado desde joven a Estados Unidos, en donde estudió, con estancias en París, escribió en The Century Magazine de enero de 1928, vol. 115, lo siguien­te, contradictorio en sí mismo: «En tiempos de guerra nos sustraemos a nuestro deber por la Patria, porque por naturaleza y tradición somos pacíficos. Somos los archi-instigadores de guerras mun­diales y los principales beneficiarios de tales guerras.»

Ya el rabino Jochanan había llevado al Pasachim (113, A), esta advertencia: «Si vas a la guerra no vayas en pri­mera fila, sino en las últimas, así podrás ser el primero en volver.» Excusado decir que se refiere a las guerras que ellos promueven entre las demás naciones, aunque les acojan de buena fe.

Sobre la usura, el criterio lo tienen muy claro, apare­ciendo coincidente y reiterativo. En el libro Sanhedrín (fol. 16.2), se prescribe que: Está prohibido prestar sin usura a los no hebreos.

En el Sepher de Maimónides (fol. 73.4), se recalca como en un mandamiento lo siguiente: «Dios ha ordenado practicar la usura respecto a un goim, y no prestarle dinero sino únicamente cuando nos pague intereses, de tal manera que en lugar de facilitarle ayuda, nosotros debemos crearle dificultades, aun cuando él nos es útil.»

Comentando la misma máxima el rabino Schwabe -citado por Traian Romanescu-, escribe al respecto: «Si un cristiano necesita dinero, el judío sabrá enga­ñarlo; él añadirá interés usurero a interés usurero, hasta que la suma esté tan elevada que el cristiano no podrá pagarla sin vender sus bienes, o hasta que la suma monte a tanto que el judío pueda comenzar un proceso y obtener de los jueces el derecho a tomar posesión de sus bienes.»

El escritor judío Teodoro Reinach, pretende explicar -nunca justificar-, esta inclinación de los suyos dicien­do que los judíos aprendieron las artes del comercio y de la usura, de los griegos, y que esta afición vino a Judea de la Diáspora, especialmente de Egipto.

También se ocupan de la hipocresía y del juramento. Dice el rabino Bechaf: «La hipocresía está permitida, cuando el judío la necesita, y cuando tiene motivos de temer. Que él honre al no judío y le diga ´os amo´, en tales circunstancias. »

Maimónides, interpretando el no matarás, dice que significa que «no se debe matar a un israelita, pero los goim, hijos de Noé y los herejes, no son israelitas», (Iad Chazakah, Hilkhoth Rozeach y, Hilkhoth Melachim). Del mismo modo que hace estas otras inmo­rales interpretaciones: Está permitido abusar de una mujer infiel, es decir, no judía. Y en cuanto al mandamiento no robarás, significa que no se puede robar a un hombre, es decir, a un judío.

El asesinato se prescribe, al menos, en varios pasajes del Talmud, que reseñamos seguidamente: «El judío que mata a un cristiano, no comete ningún pecado, sino que ofrece un sacrificio grato a Dios.» (Sepher Or Israel, 177 b, y en Ialkut Simoni 245).

De igual modo también se repite lo siguiente en el libro Zohar (I, 38 b y 39 a): «Los que matan a los cristianos, tendrán un lugar elevado en el cielo.»

Asimismo consta en Iore Dea (158.1), que: «A los akum que no son enemigos nuestros, no se les debe matar di­rectamente, no obstante, no se les debe salvar del peligro de muerte. Por ejemplo, si ves a alguno de ellos caer dentro del mar, no lo saques afuera a menos que él te prometa darte dinero.»

Precepto este último, que reafirma el del reputado Maimónides (en Hilkhoth Akum, X.I), en parecidos términos, que son estos:«No tengas piedad alguna por ellos, porque se ha dicho: ´No muestres ninguna misericordia hacia ellos”.»

(Aludiendo quizá al Deuteronomio, 7, 2). «Por lo tanto, si ves a un akum en dificultad o ahogándose, no acudas en su ayuda. Y si está en peligro de muerte, no lo salves de la muerte. Pero no está bien matarlo con tus propias manos, empujándolo dentro de un pozo o de cualquier otra mane­ra, si no está en guerra contra nosotros.»

A los judíos ni siquiera les está permitido enseñar nin­gún oficio a los akum (gentiles), ni hacerles regalos gratuitamente; sólo se permite a un judío hacer regalos a los gentiles que él conoce, y con la esperanza de obtener de ellos alguna recompensa. (Iore Dea, 151.11)...”

En referencia a ellos, Jean-Jacques Rousseau (1712-1778), el guía espiritual de la Revolución Francesa, expresó lo siguiente: “Su Dios no es el nuestro, le digo a estos sectarios. Aquel comienza por elegir un solo pueblo y proscribe al resto del genero humano, por lo tanto, no es el padre común de todos los hombres”. (Emilio. Libro IV)

No soy el primero en denunciar la suplantación del Dios del Padrenuestro por el pérfido Yahvé. El racismo y la intolerancia de los judíos ultraortodoxos demuestra el nivel de perversión de sus creencias. "Por sus obras les conoceréis", dice Jesús. Y su penúltima obra es la persecución de mi amigo. Que ha corrido riesgos porque su profundo sentido de la libertad no se doblega ante fanáticos. Y le ha tocado pagar el precio por hablar alto y claro contra engaños que someten la mente de los hombres. Si quieres entrar en esos temas, saben hacerte la vida imposible. Eso sí, las víctimas siempre son ELLOS. Ese es su discurso auto-justificatorio.

Y aún así, Rafapal nunca ha desistido de la idea de que el pueblo de Isra-Hell es, esencialmente, humano. De que es posible la reconciliación, renunciando a las mentiras, a los discursos victimistas y al resentimiento de siglos. De que es más lo que nos une que lo que nos separa.

Porque las creencias no deben ser asumidas como verdades absolutas, sino como ideas del pasado susceptibles de análisis y rectificación. Porque nadie es lo que piensa, sino lo que vive. Las ideas son creativas o destructoras, portadoras de vida o aniquiladoras de ella.“¿Cuál es el parásito más resistente? -pregunta Cobb en "Origen" (2010), de Cristopher Nolan- Una idea. Una idea es como un virus, altamente contagiosa. La idea más pequeña puede crecer. Puede construir ciudades. Una sola idea de la mente humana puede transformar el mundo y reescribir las reglas. Puede definirte o destruirte.”

Y solo un fanático se identifica con sus ideas. Un fundamentalista. Funda-mental-ista. Alguien que ha obturado su MENTE con una FUNDA para que ninguna IDEA pueda salir afuera, exponiéndose a la crítica, y ninguna idea del exterior pueda entrar, renovando su endogámico y autista bloqueo. ¿Para qué replantearse las cosas si ya está en posesión de la verdad?

La mente no nos va a reconciliar nunca. Es demasiado susceptible de infecciones destructoras. O somos otra cosa que mente o no hay solución. O di-solución: desaparición de lo que nos enfrenta en el mar de la existencia que compartimos.

Como he repetido a lo largo de los vídeos, considero que las personas que profesan esa religión son tan hermanos míos como el resto de los seres humanos: el propósito de esos vídeos ha sido ayudarles a comprender que han sido engañados por un falso dios que les hace vivir en la paranoia de que el mundo entero les odia.

Esa es la esencia de la réplica de Rafapal a las amenazas. No la dirige a los sicarios que han recibido la orden de acosarle. Se la dirige directamente al Gran Sanedrín que tira de los hilos de esta gentuza. Con el orgullo de saber que les ha confrontado con su secreto. Sin arrugarse.

"Ladran Sancho, señal de que cabalgamos" dice el ingenioso hidalgo cervantino. Y el demonio Asmodeo rumia su resentimiento, porque el arcángel que defiende el amor le derrotará en todos los infinitos universos que serán y han sido.

No me extiendo más. Tiempo habrá de volver sobre las ideas que, a vuelapluma, he resumido. Por hoy solo queda el reconocimiento a la labor de Rafael Palacios y el desearle que todo esto quede en un mal recuerdo, cuando el mundo recupere la integridad y el ser humano la inocencia. Y si es un deseo imposible, que logremos lo que más se le parezca.

Ah, y que Rafa cumpla con el proyecto que anunció en la presentación de "La historia secreta de Hollywood" de que su próximo libro sea de humor. Sin duda, es un proyecto tan sanador como los que hasta ahora ha materializado.

Un saludo de paz, lector que hasta aquí has llegado.

O, si lo prefieres, "Shalom"

(posesodegerasa)















5 comentarios:

  1. Hola Posesodegerasa.
    Mi apoyo a Rafapal tras esas amenazas recibidas. Es claro que el que se levanta a intentar que las personas sean librepensadores y da la cara no gusta a los que actualmente mueven los hilos y sus acolitos.
    De todas formas, como en la pelicula Gladiator, solo cabe decirles "Tus dias de gloria pronto llegaran a su fin, Cesar".
    Lo que esta sucediendo en la "realidad" es como una rueda de molino. Avanza lentamente pero no tendran forma de pararla. Son los tiempos del apocalipsis (revelaciones, no "fin del mundo").
    Un saludo y un placer leerte como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Un saludo a Rafapal al que conozco personalmente desde hace mucho tiempo. Creo que ha dado en la diana de manera sencilla y entendible por todo el mundo. Ha hecho un trabajo valiente, respetuoso y decidído a despejar dudas y conectar ideas.
    El dinero es SAGRADO según los rabinos más influyentes. No pueden pensar de otro modo; sería demasiado contradictorio:

    http://www.youtube.com/watch?v=JfF96ZzGe-4

    Después de tantos siglos intentando separar las Ciencias de la Magia ... los rabínos te dícen que NO. Ahora les interesa que la ciencia bese la cabalá. Esto es de locos.

    http://www.dimensiones.org/canales/vidmodrn/toraciencia/fisica22.htm

    Un saludo para ambos RafaPal y Posesodegerasa. ¡ Buen trabajo !

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ambos por el apoyo. Confío en que todo se quede en lo que recoge el refrán "Perro ladrador, poco mordedor", otra forma de recordarnos que nadie puede dañarnos en lo esencial, aunque de vez en cuando nos hagan ponernos en guardia.

    ResponderEliminar
  4. Es muy curioso que la bandera de los gays forme un arco iris. Pues se me ocurre, que ese arco iris es el pacto realizado entre Yhavé y el borrachín de Noé. De ese modo, también los homosexuales son compelídos a aceptar su filiación goyim al patriarca que los judíos talmudistas eligen para todos los humanos. Quieren dar la impresión que tienen todo controlado, mas me parece a mí, que El OJO que todo lo ve es el deseo febril de calmar su angustia vital y su miedo. Con tanto dinero y poder y sin embargo tan desgraciados …

    ResponderEliminar
  5. Hola qué tal, hace un día han dado de baja de youtube el canal de Rafael Palacios. Si alguien tiene los videos sobre todo de la serie "Dinero y Dios" por favor súbalos a otro lado y avise.

    ResponderEliminar