lunes, 25 de marzo de 2013

¿QUIÉN GOBIERNA REALMENTE EL MUNDO?


Nicholas Murray Butler, premio Nobel de la Paz en 1931, afirmó que el mundo se divide en tres categorías de personas: «un pequeño número que hace que los acontecimientos se produzcan; un grupo un poco más numeroso que vigila su ejecución y que observa para que se cumplan y, finalmente, una amplia mayoría que no sabe jamás lo que ha sucedido en realidad».

Existen infinidad de grupos privados que promueven la expansión de la globalización capitalista neoliberal. Aquí se enumeran tan solo algunos de los que se les supone mayor poder, por su amplia representación y capacidad de influencia tanto económica como política y social. No incluyo en este artículo sociedades secretas y cultos esotéricos (las logias masónicas P2, judía B`naï B`rith, la Gran Logia Alpina, Skull & Bones, Illuminati de Baviera, la Mesa Redonda de Cecil Rhodes, el Club de los 300, etc.) a las que en muchas ocasiones están afiliados los miembros de estas corporaciones:

— Uno de ellos es el llamado los Peregrinos de la Libertad, creado en 1947 impulsado por Friedrich Von Hayek y seguido por Milton Friedman y los Chicago Boys, impulsores del liberalismo radical, base de la ideología de la globalización neoliberal actual.

— Un grupo del que no existe apenas información es el llamado Pentaveret, que se reúne tres veces al año en EEUU y al que se afirma que asisten la reina Isabel de Inglaterra, un representante del Vaticano, los Gettys, los Rothschild y, hasta su muerte, el coronel Sanders (multimillonario de Kentucky). Mark Oliver, periodista de "The Guardian", los considera el verdadero gobierno mundial secreto.

— El Bohemian Grove es un encuentro en el que se congregan, entre otros personajes situados en puestos de influencia política, cincuenta de los directivos de las empresas de la lista de la revista Fortune, para realizar contactos e intercambiar opiniones en un ambiente bohemio y de esparcimiento.

— El Council of Foreign Relations, que data de 1921, es identificado como el verdadero gobierno de EEUU y en él sus más de tres mil quinientos miembros hacen públicas sus ideas a través de la revista Foreign Affairs.

— La Comisión Trilateral fue fundada en 1973 por David Rockefeller. Se autodefine como un grupo no gubernamental de debate político que pretende promover el entendimiento y la cooperación entre Norteamérica, Europa y Japón. En sus encuentros participan propietarios y ejecutivos de los grupos empresariales más influyentes, altos cargos políticos y de la Administración, periodistas e intelectuales y dirigentes de los grandes sindicatos. «De su capacidad de incidencia se ha dicho de todo: desde que es el «gobierno del mundo en la sombra», pasando por representar una especie de «coordinadora de multinacionales» hasta que solo es un think tank». Es por ello que «desde su nacimiento, a la Trilateral se le llamó el auténtico «gobierno en la sombra» y algunos la consideran el «brazo político» de Bilderberg». La mayoría de sus 350 asociados se reúne una vez al año, de forma rotatoria, en Europa, EEUU y Japón. Los miembros de la Trilateral se distribuyen entre 150 europeos, 110 norteamericanos (15 canadienses, 10 mexicanos y 85 estadounidenses) y 118 de Australasia (75 de Japón, 11 de Corea, 7 de Australia y Nueva Zelanda y 15 de Malasia, Filipinas, Singapur y Tailandia, este nuevo grupo asiático cuenta con miembros de China, Hong Kong y Taiwán).

— El Club Bilderberg es definido por la Enciclopedia Británica "como una conferencia anual de tres días a la que asiste un centenar de los más influyentes banqueros, economistas, políticos y funcionarios de estado de Europa y Norteamérica. Dicha conferencia, que se celebra cada año en un país occidental distinto, se mantiene en un ambiente de estricto secreto. La conferencia proporciona un clima de privacidad e informalidad en el que aquellos que influyen en las políticas nacionales y en los negocios internacionales pueden conocerse y discutir sobre sus preocupaciones sin compromiso" (Enciclopedia Británica, 2010).

El Club Bilderberg reúne anualmente a un selecto grupo de personalidades, entre las que se encuentran Henry Kissinger o el Sr. Rockefeller. En él toman decisiones los banqueros, los políticos jubilados y los medios de comunicación; y todo lo que se acaba acordando en el Club Bilderberg tiene consecuencias importantes. Por ejemplo, Barack Obama, Bill Clinton o Tony Blair fueron invitados al Club poco antes de ser elegidos presidentes de sus respectivos países. Los bilderbergs pretenden llevar a cabo su globalización particular, para crear un mundo donde exista un solo gobierno, una única moneda y una sola religión. Joseph Retinger fue el ideólogo y promotor del Club Bilderberg, junto con el Príncipe Bernardo de Holanda, Rockefeller y el ex-director de la CIA (siglas en inglés de Agencia Central de Inteligencia), el general Walter Bedell Smith. «La CIA se implicó profundamente en la organización de Bilderberg y desde entonces ha custodiado eficazmente tanto el secreto de su existencia como sus objetivos internos y la seguridad de sus integrantes». Oficialmente fue fundado en 1954. Es un «club cerrado, no elegido por el pueblo, ni mucho menos representativo de éste», sus miembros son «empresarios multimillonarios, influyentes hombres de negocios, de la política, de la banca, del mundo editorial y militar». Su naturaleza es supranacional y tiene como fin principal unir a los miembros de la OTAN para proyectar la política internacional de los aliados tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial.

Sus objetivos se resumen en uno solo: el cercenamiento progresivo de las soberanías nacionales y su transferencia a instituciones de carácter oligárquico y transnacional. En palabras de Rockefeller, «su fin es alcanzar «una soberanía supranacional de la élite intelectual y los bancos mundiales que seguramente es preferible a la autodeterminación nacional practicada en siglos pasados».

El Club Bilderberg elabora la agenda geopolítica mundial y sus conclusiones son trasmitidas a otros organismos donde tiene miembros, como el G-8, la OMC, el FMI, el Banco Mundial o la OTAN. Pero sus deliberaciones y decisiones son totalmente secretas, «directivos del propio Club Bilderberg han afirmado que esa discreción es necesaria para que quienes participan en los debates puedan hablar con libertad sin ver reflejadas sus declaraciones en los periódicos».

— El FEM fue fundado en 1971 en Suiza y está integrado por las 1.000 empresas más grandes del mundo. En sus reuniones participan unas 3.000 personas y la cuota de inscripción es de unos 171.000 euros. En este Foro «se define el destino de la economía mundial y se conciertan negocios de gran importancia». Un buen ejemplo de ello es que en su marco se han impulsado el TLC y la Ronda Uruguay del GATT. El FEM «reúne anualmente a más de 2.000 autoproclamados líderes mundiales, de ellos más de 1.000 presidentes de corporaciones transnacionales e instituciones financieras internacionales», consiguiendo que muchos de los dirigentes políticos de todo el mundo acudan «para vender a los representantes del capital mundial las reformas que están acometiendo en sus respectivos países, con el fin de hacer más atractivas las inversiones (y la actividad especulativa) de los allí presentes». Es decir, las grandes multinacionales y transnacionales se reúnen en Davos para «decidir estrategias comunes y presionar a los gobiernos o a los políticos».

Además, existe un buen número de think tanks que promueven y expanden la ideología neoliberal a través de una poderosa red de académicos, investigadores, tertulianos y opinadores de todo tipo que participan en programas televisivos, radiofónicos, escriben en blogs en Internet, publican en la prensa y legitiman sus hallazgos en sus propias revistas de investigación, entre los que podemos destacar los siguientes:

— La Escuela de Chicago: Compuesta por ««conservadores», «economistas clásicos», «defensores del libre mercado» (...) «reaganomics» o del «laissez faire»». Este movimiento, a mediados de los 90 «empezó a autodenominarse «neoconservador», un enfoque que ha enrolado toda la potencia del ejército y de la maquinaria militar al servicio de los propósitos del conglomerado empresarial». De esta escuela surgen, como hemos mencionado anteriormente, los conocidos como Chicago Boys.

— La Fundación Heritage, fundada en 1973, manejaba en 2004 un presupuesto de 40 millones de dólares y 205 empleados. Es quien preparó las propuestas legislativas de Reagan en su primer mandato, luego convertidas en ley. Consigue una media de 6,5 entrevistas cada día laborable.

— El Instituto de Empresa Estadounidense (AEI en sus siglas en inglés) es el centro de estudios más antiguo, ya que data de 1943, «y hay quien afirma que es el más poderoso de EEUU (...) es de donde procede la gente de la administración cuando el Partido Republicano está en el poder y es a donde va cuando no lo está». Uno de sus miembros destacados, Charles Murray ha recibido subvenciones por cerca de 3 millones de dólares de las Cuatro Hermanas —que definimos en la página siguiente— siendo dos de sus obras más conocidas Losing Ground: American Social Policy 1950-1980, que intentaba demostrar que la concesión de prestaciones sociales causa pobreza y The Bell Curve: Intelligence and Class Structure in American Life, que defiende que los negros tienen una capacidad intelectual inferior hereditaria a los blancos.

— La Sociedad Federalista, creada en 1982, tiene al menos 25.000 miembros profesionales del Derecho y 5.000 estudiantes de Derecho en 150 de las 182 escuelas de Derecho de EEUU. El Instituto de Empresa Estadounidense y la Sociedad Federalista dirigen un programa que tiene el objetivo de cuestionar a las ONG, llamado ONG Watch.

— La Sociedad Mont Pelerin, fundada por Friedman y Hayek en 1947, se trata de «una comunidad hermética de economistas neoliberales puros creyentes de la que Margaret Tatcher sigue siendo actualmente miembro». Cuenta con más de 500 miembros de 40 países diferentes. Entre sus miembros se encuentran tres premios Nobel: George Stigler, James Buchanan y Gary Becker.

Según George, estas instituciones de divulgación de pensamiento neoliberal y neocón son financiadas por las fundaciones neoconservadoras más importantes, sin las que no podrían alcanzar tales niveles de influencia y difusión. La autora descubre las fundaciones a las que nos referimos, que son la Fundación Bradley, con más de 700 millones de dólares en activos; la Fundación Olin, basada en el dinero de las industrias química y de armamento, que cerró sus puertas en 2005 tras conceder durante medio siglo subvenciones por valor de 370 millones de dólares; y las fundaciones Smith-Richardson y Scaife-Mellon (estas cuatro son conocidas como las Cuatro Hermanas por aunar fuerzas para financiar a los mismos receptores). También es de gran tamaño otra fundación llamada Charles Koch. Otras con los mismos objetivos de promoción de la ideología neoliberal, pero de menor tamaño son Eli Lilly, JM Foundation, Earhart, Castle Rock y David Koch. Han sido receptores de fondos de las Cuatro Hermanas, Samuel Huntington y Francis Fukuyama, dos de los pensadores más influyentes de la ideología neoliberal y neocón. De hecho, la Fundación Bradley financia con grandes sumas a la Escuela para Estudios Internacionales Avanzados (SAIS según sus siglas en inglés) de la Universidad Johns Hopkins de Washington, donde Fukuyama imparte clases y por donde pasó Paul Wolfowitz antes de ser presidente del Banco Mundial. Otros eventos financiados por estas fundaciones neocón son el Instituto Hoover de Stanford y los Institutos Manhattan, Cato y Hudson.

Este listado, aunque no exhaustivo, es suficientemente amplio para mostrar la infinidad de grupos que se han creado para conseguir mayor influencia de sus miembros en los centros de poder de la sociedad actual.

Si bien ésta es una práctica que se lleva a cabo por diferentes sectores de la sociedad, lo realmente preocupante es el carácter secreto de los objetivos y decisiones de la mayoría de ellos y la excelente situación económica o política de sus miembros, que hace que sean capaces de moldear el sistema a su antojo y según sus intereses particulares. Desde un punto de vista democrático, sería deseable que aquellos clubs en los que se reúnan representantes políticos, las agendas y decisiones fueran totalmente transparentes, ya que cumplen una función pública de servicio a la sociedad y a ella deben rendir cuentas de sus actos siempre que no pertenezcan exclusivamente al ámbito privado.

(Fuente: Globalización capitalista neoliberal y movimientos antisistémicos de Jordi Calvo Rufanges Cuadernos Deusto de Derechos Humanos, n.º 65)

6 comentarios:

  1. En resumidas cuentas, lo usureros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, pero también quieren una sociedad analfabeta, estúpida, atea, viciosa, que se conforme con empleos precarios y salario ridículo, viviendo en casas cochambrosas pequeñas, y obedeciendo fielmente a sus amos, por miedo a los castigos constantes. Ya han logrado que la gente no fume, que los niños no hablen español en las escuelas catalanas, que los niños andaluces no puedan comer lo que quieran sin que les riñan... Manipulan a la gente mediante: la televisión, el cine, el teatro alternativo, las canciones ñoñas actuales, la mierda de educación que tenemos... Si te fijas, la inmensa mayoría de la gente piensa igual, las mismas tonterías, han aprendido los mismos clichés fijos... La solución es unirse, tener fe, estudiar, aprender por tu cuenta de forma autodidacta, no caer en los vicios, no hacer caso de sus mensajes machacones repetitivos... Pretenden acabar con la clase media para crear esclavos de baja clase, fáciles de dominar...

      Eliminar
  2. http://agitandomentes.wordpress.com/2013/10/10/la-superestructura-del-poder-mundial/

    http://www.tribunahispanausa.com/informante-del-banco-mundial-revela-como-una-elite-global-gobierna-el-mundo-entero/

    ResponderEliminar
  3. Lo mas indignante, porque todas sus actuaciones sobre terribles, es que se dicen llamar AMANTES DE LA PAZ y CREYENTES DEVOTOS (M.BOLAÑOS)DE UN DIOS, ?que DIOS?, el dinero para ellos.¡¡baja DIOS y llévatelos ya¡.

    ResponderEliminar
  4. En resumen, mandan las corporaciones, quienes al lado de un político con sueldo estatal pueden hacer con el lo que quieran. No creo ni que tengan que amenazarlo, con que digan algo se sobreentiende que así será, o lo hace uno o colocan a otro

    ResponderEliminar
  5. Pues intelectuales ONO son ojetes ynocreo que cean inmunes a una bala algo diferente que aún cerhumano lepuedaquitar la vida

    ResponderEliminar