domingo, 24 de febrero de 2013

LA CASA REAL PRESIONA A LA PRENSA PARA QUE "BAJE EL TONO" EN EL CASO URDANGARÍN


Il "capo" domanda silenzio sulle suoi negozi. ¿Capito?
La Casa Real y los servicios de inteligencia presionaron "con agresividad" a los medios de comunicación españoles para que "bajaran el tono" en sus informaciones sobre el caso del yerno del Rey, Iñaki Urdangarin, afirma el periódico estadounidense The New York Times en su edición de anteayer viernes.

En el artículo, titulado 'Un Escándalo Real en España' y que el periódico lleva a portada con una fotografía de Urdangarin, se asegura que durante los últimos días tanto el Rey como los servicios de inteligencia han presionado a las fuentes sospechosas de haber filtrado los correos electrónicos así como a los medios de comunicación para que "bajaran el tono" de la cobertura de la investigación, en lo que constituye una intromisión digna de la más rancia de las repúblicas bananeras en la, al parecer inexistente (en España), libertad de prensa. El Padrino ha apelado a la "omertá", y los súbditos obedecen.

De hecho, es sorprendente la unanimidad de los medios nacionales en reproducir acríticamente las declaraciones del ex-deportista negando, contra toda evidencia, las acusaciones de que son objeto su señora, la Infanta Cristina (sin pecado concebida) y su suegro, el Rey don Juan Carlos. El record del peloteo y la pleitesía servil lo obtiene, como era de esperar, el cortesano "ABC", que afirma en su portada  "Urdangarín desmonta el intento de su socio de implicar a la Casa del Rey", como si la negativa del pájaro en cuestión fuese santa palabra (ya negó antes haberse lucrado con Noós, tener cuentas en Suiza y hasta ser apto para el servicio militar, ante el que alegó sordera). Frente al periodismo de investigación, periodismo de repetición (y de fuentes no dudosas, sino absolutamente desacreditadas).

"El rey y sus cortesanos -cita textualmente el New York Times- han estado trabajando agresivamente en el control de las consecuencias (de las revelaciones de Torres). Durante los últimos 10 días, el rey, sus asistentes y los servicios de inteligencia españoles han estado presionando a las presuntas fuentes de fugas y a las direcciones de periódicos a bajar el tono de la cobertura de la investigación, de acuerdo a personas con vínculos con el palacio y algunos de los periódicos más importantes de España".

(Fuente: http://www.nytimes.com/2013/02/22/world/europe/embezzlement-scandal-threatens-spains-royal-family.html?hp&_r=1)

No hay comentarios:

Publicar un comentario