jueves, 3 de enero de 2013

JACQUES TARDI, HISTÓRICO DEL COMIC FRANCÉS, RECHAZA LA LEGIÓN DE HONOR


El autor de comics como "Las aventuras extraordinarias de Adèle Blanc-Sec" (recientemente adaptada al cine por Luc Besson en su más entretenida -y menos pretenciosa- película), "Calle de la estación, 120", "La guerra de las trincheras" o "Puta guerra" (todas ellas editadas en castellano por Norma), un extraordinario creador que ha recreado en su obra el París de hace un siglo o los horrores de la Primera Guerra Mundial ha dejado plantada a la presidencia del gobierno francés al rechazar la Legión de Honor, máxima distinción que se concede en el país vecino, afirmando que no quiere "recibir nada, ni del poder actual ni de ningún otro poder político cualquiera que éste sea", y llevar sus postulados libertarios y anti-estatales hasta las últimas consecuencias.

Se une así a la rebeldía que llevó a personalidades como Hector Berlioz, Claude Monet o Louis Aragon a rechazar tal distinción, actitud que tiene su equivalente en nuestro país al reciente rechazo del Premio Nacional de Literatura protagonizado el escritor Javier Marías o el refrescante gesto de Santiago Sierra al rehusar ver instrumentalizada su obra al servicio de un estado que -escribió a la ministra Angeles González-Sinde- "no somos todos, sino ustedes y sus amigos", el estado que le había concedido el Premio Nacional de las Artes Plásticas de 2010 (30.000 €), pero al que él recriminó participar en "guerras dementes alineado con un imperio criminal" y "donar alegremente dinero a la banca", despreciando su dádiva.

Bravo por los artistas coherentes, y no por los que mendigan subvenciones para luego ingresar sus beneficios en paraísos fiscales o constituyen una SICAV para evitar contribuir al bienestar común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada