jueves, 4 de octubre de 2012

LA JUSTICIA RASTREA INTERNET PARA DAR CON LOS ORGANIZADORES DEL 25-S


Y escribo "Justicia" para entendernos, dado que hablo del enésimo tentáculo represivo del Poder, no de un concepto ético harto difícil de encontrar en nuestras instituciones. Mientras la juez de instrucción ordinaria (por supuesto, va con doble sentido) y el juez Pedraz, de la Audiencia Nacional, se envían mutuamente las causas endosadas a los detenidos, por entender cada uno que le corresponde al otro investigar los hechos -para la una son constitutivos de sedición y para el otro una mera alteración del orden público- y Amnistía Internacional exige una investigación de la actuación policial durante el 25-S, los jueces, con un celo digno de mejor causa (por ejemplo, la lucha contra el fraude fiscal), husmean conexiones a Internet, perfiles de Facebook y correos electrónicos en pos de los responsables de la acción "Rodea el Congreso", que tantas vergüenzas de nuestra falsa democracia ha puesto al descubierto.

Por cierto, que tanto Google como Facebook han ayudado a la Audiencia Nacional en la investigación, facilitando perfiles, direcciones de correo e IP´s, y remitiendo a los "sabuesos" al Departamento de Estado de E.E.U.U., donde ambas compañías están establecidas. ¡como para fíarse de ellas! El uso de Facebook, en particular, supone regalarle toda tu información personal al gobierno, en otras palabras, ficharte tú mismo. Google ya se cubrió de indignidad en su dia delatando a blogeros a diversos gobiernos, incluído el chino (nada respetuoso con los derechos humanos de quienes le critican). Su política de empresa consiste en plegarse al poder político de turno a cambio de ventajas comerciales.


Lo más gracioso de todo es considerar si le merece la pena al gobierno autista que padece España encontrar a los organizadores del 25-S, porque alguno le ha salido conocedor de sus derechos y decidido a ejercerlos: uno de los imputados como organizador de la concentración del dia 25 interpuso ayer miércoles ante el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional una querella contra la Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, por "promover y orquestar" la alteración del orden público habida en torno al Congreso de los Diputados, puesto que todo parece indicar que fueron subordinados suyos camuflados quienes dieron origen a los disturbios habidos de aquella jornada.



De ser admitida la querella, la señora Cifuentes se encontraría imputada, nada menos, que por la comisión de un delito contra las altas instituciones del Estado, tipificado en el artículo 494 del Código Penal, y que es del que se pretende acusar indiscriminadamente a los 35 detenidos el 25-S. Vamos, que a la represora mayor del Reino le podría salir el tiro por la culata con su numerito de los policías infiltrados con sus banderines monocolor empujando las vallas y luego sumándose a los uniformados en la brutal represión contra los ciudadanos (¿os acordáis del "tejeril" "soy compañero, coño"?) tal como ha quedado registrado en numerosos videos. Yo que ella cerraría la bocaza en vez de pretender encima recortar el derecho de manifestación, me leería la Constitución para comprobar qué dice al respecto, procuraría hacer ver que lo ocurrido el 25-S no fue terrorismo (de conseguirlo, la pena que la podría caer sería mucho menor) y pediría consejo profesional al delincuente que tiene más a mano: su marido, en paradero desconocido y reclamado por el juez desde hace ya bastantes meses.

Pero, ¿en manos de quién estamos? ¿No debería buscar esta tipa a su marido -ex alto cargo del PP- en vez de a los cerebros del 25-S? ¿No debería ser ELLA la investigada por posible encubrimiento?

1 comentario:

  1. JAJAJAJAAJAJAJAJAJJA. Eres muy grande. Muy grande. JAJAJAJAJJAJA.

    No sabia lo del marido de esta. Que fuerte , o sea.


    ResponderEliminar