lunes, 23 de julio de 2012

RAJOY Y LA "DOCTRINA GOEBBELS"

"Una mentira repetida el suficiente número de veces acaba por convertirse en una verdad indudable" (Joseph Goebbels, ministro de propaganda de Adolf Hitler)

Escuchar a cierto autómata defectuoso con apariencia de presidente de gobierno repetir insultos a la inteligencia como que "los españoles no podemos escoger otras medidas" que las que -con incomprensible júbilo de su grupo parlamentario- aplica, que los "recortes" (puñaladas traperas, en buen uso del castellano) "son dolorosos, pero necesarios", y otras mamarrachadas así le revuelven a uno por dentro. Existen otras medidas posibles, y Vd., sr. Rajoy, lo sabe de sobra, así que, aunque le haya cogido querencia al personaje, no se haga el tonto. Y, por si resultase Vd. ser tonto natural, le recuerdo algunas por las que este "blog" ya ha abogado: persecución de los defraudadores, subida de los tramos más altos del IRPF, reducción a cero de las subvenciones a partidos y sindicatos, fusión de ayuntamientos, supresión de las diputaciones provinciales, supresión de los cargos de confianza en todos los niveles de la administración del estado, reducción de escoltas, coches oficiales y demás parafernalia ostentosa, eliminación del Senado, recaudación del IBI de los bienes de la Iglesia, supresión de las "embajadas" autonómicas y de los organismos duplicados -o triplicados, que los hay- en las distintas administraciones, ... o, ya puestos, suprimir las autonomías que se declaren en quiebra. ¿Por qué no emprende estas medidas, sr. presidente? ¿Tal vez porque afectan al corazón mismo del sistema de clientelismo que se han montado Vd. y los suyos? ¿Porque sería tocar a sus socios, deudos y simpatizantes? ¿Por qué no tiene el coraje de desmantelar una administración concebida como agencia de colocación de "los suyos" por los partidos?

Sabe que esas medidas no solo son posibles, sino a la larga inevitables si quiere evitar el colapso del país, que no hay alternativa intermedia entre la desaparición del Estado de los privilegios y la aniquilación del Estado del Bienestar, pero prefiere que, mientras se pueda, sean los débiles quienes paguen por la codicia de los poderosos. Prefiere ahondar en la brecha que separa a los ciudadanos de a pie de la Casta con medidas que al día siguiente de ser aprobadas demuestran su ineficacia, mientras sigue subiendo la temperatura de un polvorín social a punto de estallar. No solo va a ser recordado Vd. como el mayor irresponsable que ha ocupado la Moncloa, sino como el mayor traidor a su pueblo.

¿Duerme Vd. en paz por las noches?

MARIANO "QUISLING" RAJOY, AUTODEFINIÉNDOSE

No hay comentarios:

Publicar un comentario