viernes, 15 de junio de 2012

MONCLOA RECURRE A LOS MÁS VARIOPINTOS EUFEMISMOS PARA EVITAR LA PALABRA "RESCATE"


La "neo-lengua" que anunciaba Orwell en su profética novela "1984" está operativa entre nuestro gobierno a unos niveles que dejarían perplejo al avisado escritor inglés. Aunque la verdad, con un ejecutivo presidido por el tipo que habló de "hilillos de plastelina" para referirse al masivo vertido de petróleo del "Prestige" (nadie esperaba que lo calificara de "toneladas de mierda brotando a borbotones del fondo marino", pero de ahí a su infantiloide simil van seis o siete abismos), ¿de qué hemos de extrañarnos?.

El caso es que el gobierno ha dado orden al equipo de comunicación del Palacio de la Moncloa de evitar a toda costa mencionar el término "rescate" para referirse a la filantrópica "ayuda" europea con la que se espera reflotar la agonizante situación de la banca nacional. La Secretaría de Estado de Comunicación ha optado por no mentar la soga en casa del ahorcado, y recomienda el uso de expresiones como "préstamo en condiciones ventajosas", "apoyo financiero", "crédito", y otras más "light", aceptables y aptas para su uso en horario infantil. Desde luego, nada de alusiones a cierta trilogía de Coppola acerca de "una oferta que NO PODEMOS RECHAZAR", o similares ("mordida", "chantaje mafioso", "endeudamiento multi-generacional", "fistro financiero", "crédito para hoy y miseria para el resto del siglo", etc.), claramente más adecuadas al caso.

Como decía mi abuela, "dime qué te callas, y te diré que de qué te avergüenzas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario