jueves, 26 de abril de 2012

EL PROGRAMA DE CONTROL MENTAL "MONARCA" (1ª parte)

.
La Programación Monarca es un método de control mental utilizado por numerosas organizaciones con fines encubiertos. Es una continuación del proyecto MK-ULTRA, un programa de manipulación y sometimiento desarrollado por la CIA, y probado en militares y civiles. Los métodos son increíblemente sádicos (su único propósito basicamente es traumatizar a la víctima) y los resultados son espeluznantes: la creación de un esclavo controlado que puede ser activado en cualquier momento para realizar cualquier acción requerida por el controlador. Mientras que los medios de comunicación pasan por alto esta cuestión, más de dos millones de estadounidenses han pasado por los horrores de este programa.




La Programación Monarca (Monarch) es una técnica de control mental que comprende elementos de Abuso Ritual Satánico (SRA) y Desorden de Personalidad Múltiple (MPD). Utiliza una combinación de psicología, neurociencia, y rituales ocultos para crear en los esclavos una personalidad que puede ser programada y activada por los controladores. Los esclavos Monarca son utilizados por varias organizaciones relacionadas con la élite mundial en ámbitos tales como la esclavitud sexual, ámbito militar, y la industria del entretenimiento.

Orígenes

A lo largo del curso de la historia reciente, varios testimonios han sido registrados describiendo a qué se asemejan los rituales y las prácticas de control mental, monarca-mk ultra. Uno de los primeros y más antiguos escritos dando referencia a la utilización del ocultismo para manipular la mente de la persona se pueden encontrar en el Libro Egipcio de los Muertos. Esta es una recopilación de los rituales, muy estudiado por las sociedades secretas de hoy en día, que describe los métodos de tortura e intimidación (para crear un trauma), el uso de “pociones” (drogas) y la fundición de los conjuros (hipnotismo), resultando en la esclavitud total de el iniciado. Otros actos atribuidos a la magia negra, la brujería y la posesión de demonios (cuando la víctima está animada por una fuerza externa) ¿Son también los antepasados parte de la programación Monarca?.

Es, sin embargo, durante el siglo XX cuando el control mental se convierte en una ciencia en el sentido moderno del término, donde miles de personas han sido sistemáticamente observadas, documentadas y experimentadas.

Uno de los primeros estudios metódicos sobre el control mental basado en el trauma lo llevó a cabo Josef Mengele, un médico que trabajaba en los campos de concentración nazis. Al principio se hizo famoso por ser uno de los médicos de las SS que supervisó la selección de los presos que llegaban, para determinar quién iba a ser asesinado y quien iba a convertirse en un trabajador forzoso. Sin embargo, fue conocido sobre todo por haber llevado a cabo espeluznantes experimentos con los prisioneros de los campos de concentración, incluidos niños (en particular, gemelos), por lo que Mengele fue llamado el “Ángel de la Muerte”. Una parte de su obra que rara vez se menciona, es su investigación sobre el control mental. Gran parte de su investigación en este campo fue confiscada por los aliados y sigue inaccesible a día de hoy.


“El Dr. Joseph Mengele, de gran notoriedad en Auschwitz, fue el promotor del principio traumático en que se basa el Proyecto Monarca y MK Ultra de la CIA sobre los programas de control mental. Mengele y aproximadamente, 5000 de los nazis de alto rango fueron trasladados en secreto a los Estados Unidos y América del Sur tras la Segunda Guerra Mundial en una operación designada "Paperclip". Los nazis continuaron su labor en el desarrollo del control de la mente y las tecnologías de cohetes en secreto en bases militares subterráneas, labor en la que se otorgó un notorio reconocimiento al padre de las "bombas volantes" V1 y V2, Warner Von Braun. Los asesinos, torturadores, y mutiladores de seres humanos inocentes se mantuvieron -discretamente- fuera de la vista, pero ocupados trabajando en las instalaciones subterráneas militares de EE.UU., que poco a poco, se convirtieron en el hogar de miles y miles de niños estadounidenses secuestrados o arrebatados de las calles (alrededor de un millón al año) y colocados en jaulas de hierro apiladas hasta el techo como parte de la «formación». Estos niños serían utilizados para refinar y perfeccionar las tecnologías de control mental de Mengele. Algunos niños seleccionados (por lo menos los que sobrevivieron a la «formación») se convertirían en futuros esclavos con la mente controlada que podían ser utilizados para miles de “puestos de trabajo” diferentes que van desde la esclavitud sexual hasta los asesinatos. Una parte sustancial de estos niños, que eran considerados prescindibles, fueron asesinados intencionalmente en frente de (y por) los otros niños para traumatizar al alumno seleccionado para el cumplimiento total y sumisión." (Ken Adachi, "Mind Control, the Ultimate Terror")

La investigación de Mengele sirvió de base para este programa encubierto, una investigación ilegal con humanos de la CIA llamada MK-ULTRA.

El Proyecto MK-ULTRA se desarrolló entre los años 1950 hasta por lo menos finales de los 60 con ciudadanos estadounidenses y canadienses como sujetos de prueba. La evidencia publicada indica que el Proyecto MK-ULTRA implicó el uso de varias metodologías para manipular los estados mentales individuales y alterar las funciones cerebrales, incluyendo la administración subrepticia de drogas y otras sustancias químicas, la privación sensorial, el aislamiento y el abuso verbal y sexual.

El experimento más conocido llevado a cabo por MK-ULTRA fué la administración de LSD sin su conocimiento a sujetos humanos, incluidos los empleados de la CIA, militares, médicos, y otros agentes del gobierno, prostitutas, enfermos mentales, y miembros del público en general, con el fin de estudiar su reacciones.

Sin embargo, el alcance de MK-ULTRA no paró ahí. Experimentos con descargas eléctricas violentas, torturas físicas y mentales y el abuso sexual se utilizaron en una cuestión sistemática sobre muchos pacientes, incluso niños.


Aunque los objetivos de los proyectos fueron oficialmente admitidos para desarrollar la tortura y los métodos de interrogatorio para su uso en los enemigos del país, algunos historiadores afirmaron que el proyecto tenía como objetivo crear “candidatos Manchurian”, programados para realizar diversos actos, tales como asesinatos y otras misiones encubiertas.


MK-ULTRA fue sacada a la luz por diversas comisiones en la década de 1970, incluida la Comisión Rockefeller, en 1975. Aunque se dice que la CIA dejó tales experimentos después de estas comisiones, algunos de los denunciantes han venido indicando que el proyecto simplemente fue ocultado, y la programación monarca se ha convertido en el sucesor clasificado de MK-ULTRA.

La declaración incriminatoria más actualizada realizada por un funcionario del gobierno en cuanto a la posible existencia de Proyecto Monarca se extrajo de Anton Chaitkin, un escritor de la publicación El Nuevo Federalista. Cuando el ex director de la CIA , William Colby , fue preguntado directamente, “¿Qué hay sobre lo de Monarca?”, Respondió con enojo y ambiguamente, “Lo dejamos entre los años 1960 y principios de los 70."

Aunque nunca ha habido ningúna admisión oficial de la existencia de la programación Monarca, destacados investigadores han documentado el uso sistemático del trauma en sujetos con fines de control mental. Algunos sobrevivientes, con la ayuda de terapeutas dedicados, fueron capaces de “desprogramarse” a sí mismos para a continuación, oficialmente, dar a conocer los detalles espeluznantes de sus pruebas.

Los esclavos Monarca son utilizados principalmente por organizaciones para llevar a cabo operaciones como chivos expiatorios y entrenados para realizar tareas específicas. No cuestionan las órdenes, no recuerdan sus acciones y si se les descubre, automáticamente se suicidan. Son las perfectas “cabezas de turco” para asesinatos de alto perfil (ver a Sirhan Sirhan), candidatos ideales para la prostitución, esclavitud sexual y la pornografía “snuff”. Son también los artistas , intérpretes o títeres perfectos para la industria del entretenimiento.


“Lo que puedo decir es que ahora creo que la programación ritual de abuso está muy extendida, es sistemática, esta muy organizada de información altamente esotérica , que no se publica en ninguna parte, no ha sido hablado en ningún programa, libro , que hayamos encontrado en este país, y al menos un país extranjero.

La gente se pregunta: “¿Cuál es el propósito del mismo?” Mi mejor conjetura es que el propósito del mismo es que quieren un ejército de candidatos Manchurian, decenas de miles de robots mentales que van a ejercer la prostitución, pornografía infantil, contrabando de drogas, participar en contrabando internacional de armas, hacer películas snuff, todo tipo de cosas lucrativas, hacer su oferta y, finalmente, los megalómanos en la parte superior creen que va a crear una orden satánica que gobernará el mundo“. (D. Corydon Hammond, Ph.D.)

Los programadores Monarca causan un trauma intenso a los sujetos mediante el uso de electroschocks, tortura, abuso sexual y juegos mentales con el fin de obligarlos a disociarse de la realidad, una respuesta natural en algunas personas cuando se enfrentan con un dolor insoportable. La capacidad del sujeto para disociar es un requisito fundamental ,y es, al parecer, más fácilmente inducida en niños que provienen de familias con varias generaciones de abuso. La disociación mental permite a los controladores crear personajes amurallados en la psique del sujeto, que pueden ser programados y activados a voluntad.

“La programación de control mental basada en el trauma puede definirse como la tortura sistemática que los bloques de la capacidad de procesamiento consciente de la víctima (a través del dolor, el terror, las drogas, la ilusión, la privación sensorial, estimulación sensorial excesiva, falta de oxígeno, frío, calor, la estimulación del cerebro y a menudo, cercanía a la muerte), luego se emplea la sugestión y / o acondicionamiento clásico y operante (en consonancia con los principios bien establecidos de modificación del comportamiento) para implantar pensamientos, directrices, y percepciones en la mente inconsciente, a menudo en un nuevo trauma de creación inducida, identidades disociadas, que obligan a la víctima a hacer sentir, pensar, o percibir las cosas a los efectos del programador. El objetivo es que la víctima siga las directivas sin consciencia, incluida la ejecución de los actos en clara violación de los principios morales de la víctima, convicciones espirituales, o voluntad.

La instalación de la programación de control mental se basa en la capacidad de la víctima en desasociar, lo que permite la creación de nuevas personalidades para “mantener” y “ocultar” la programación." (Ellen P. Lacter, Ph.D., "The Relationship Between Mind Control Programming and Ritual Abuse")

El control mental Monarca es secretamente utilizado por diversos grupos y organizaciones con diversos fines. Según Fritz Springmeier, estos grupos son conocidos como “La Red”(The network) y forman la columna vertebral del Nuevo Orden Mundial.

(Fuente: Secret arcana)

No hay comentarios:

Publicar un comentario