martes, 27 de marzo de 2012

LOS ATENTADOS DE TOULOUSE: OTRA "VERSIÓN OFICIAL" QUE HACE AGUAS POR TODAS PARTES

.
La página de Rafapal vuelve a atreverse a disentir de un guión que los medios dan por bueno, haciéndose eco del hervidero que es en estos momentos la Red francófona, confirmando que Internet es la verdadera inteligencia colectiva de nuestro tiempo: mientras la prensa oficial se traga las explicaciones que dan los poderes establecidos y apunta únicamente a alimentar una repulsa visceral -y muy conveniente para los intereses electorales de Sarkozy-, cientos de analistas empiezan a difundir en el ciber-espacio las inconsistencias acerca del Reality Show al que hemos asistido.


Para empezar, el único testimonio sobre el asesino de los militares habla de que tenía un tatuaje y una marca en la cara, así como que era corpulento: ninguno de estos rasgos coinciden con el físico de Merah. Si la descripción de la única testigo no coincide con la de Merah, entonces, ¿cómo diablos han llegado hasta él?.

A ello se añade que un ex alto mando de las fuerzas de élite francesas deja en evidencia la actuación policial al destacar que no se usaron gases lacrimógenos para reducir al supuesto agresor, algo que no debía haber sido problema para una unidad de élite.

Todavía más increíble es que el pasaporte del supuesto asesino llevaba sellos, además de Siria, Jordania y Afganistán … ¡De Israel! (Todo ello, mientras Estados Unidos le tenía puesto en la lista de “terroristas”).

Por todo ello, tenemos a un arquetipo muy parecido al de Mohamed Atta, supuesto radical islámico que lleva una vida antagónica con sus pretendidas convicciones: traficante de droga, pequeño ratero … y viajando no se sabe con qué dinero (tiene toda la pinta de otro agente controlado por los servicios secretos, dispuesto a ser sacrificado cuando necesiten un “culpable perfecto”).

Como era de esperar, en la red francófona están apareciendo testimonios que abundan en que este asunto ha sido un montaje de ingeniería social de Sarkozy.

Mientras el sionismo saca el partido que deseaba cuando planificó esta masacre, los guionistas del reality show pretenden hacernos creer que el asesino iba con una cámara grabando lo acontecido y después … ¡Lo envió a Al Jazeera! (¡como si no supieran todos los islamistas quién gobierna el canal Catarí!). Entonces, si llevaba la cámara colgada sobre su cuello, evidentemente no se podrá ver su cara ejecutando la masacre, con lo que seguiremos sin saber si fue él en realidad.

De verdad que da la risa, después de realizar la masacre no se le ocurre otra cosa que ir a Correos a enviar la cinta. (Por cierto, primero dijeron que lo había subido a Internet. ¿Cómo podían afirmarlo sino eran ellos mismos quienes lo habían subido? Después, cambiaron de opinión, obviamente).

Bueno, arriesgando como suelo hacer, os anticipo que la cinta que veremos será parecida a las de tantos otros reality shows que ya hemos visto como los restos de Bin Laden y tantos otros: no se podrá identificar nada pero los medios de comunicación la darán por buena como si tal cosa.

Claro, que siempre nos quedará Thierry Meyssan y los informes secretos que los propios servicios secretos franceses antisionistas nos filtren para dejar en evidencia a Sarkozy.

Si el patinazo de la versión oficial con la Gripe A y el Calentamiento Global fue sonado … ¡ya veréis el de los asesinatos de Toulouse!

(Fuente: http://www.rafapal.com/?p=14716)

No hay comentarios:

Publicar un comentario