viernes, 3 de febrero de 2012

"GLADIO": CONSPIRACIÓN PROBADA (1ª parte)

En agosto de 1990 Giulio Andreotti, el primer ministro italiano, confirmó que durante el período de la Guerra Fría había existido en Italia y otros países occidentales, algunos de ellos adheridos a la OTAN, un ejército clandestino bajo el nombre en clave de Gladio. Sus revelaciones condujeron a un gran escándalo político, no sólo por admitirlo, sino porque él mismo lo había negado en 1974, cuando era ministro de Defensa.

Fruto de aquellas investigaciones llevadas a cabo en Italia entre 1974 y 1990 salieron a la luz las siguientes informaciones relacionadas con las actividades de la siniestra Gladio, que unas veces se presentaba como organización terrorista de extrema derecha, y otras veces de extrema izquierda, según conviniese a sus propósitos. Y ¿cuáles eran estos propósitos? Desestabilizar a determinados gobiernos europeos en beneficio de Estados Unidos que así aumentaba su influencia política en los mismos. La red Gladio jamás actuó en Gran Bretaña.

Algunas acciones terroristas ejecutadas por la Gladio:

1960 – Turquía: Los militares, apoyados por la Gladio y la CIA, todavía dirigida por Allen Dulles, organizan un golpe de Estado y asesinan al primer ministro Adnan Menderes.

1964 – Italia: Los ministros socialistas abandonan sus puestos en el Gobierno después de haber recibido sendas amenazas de muerte por parte de la Gladio. La maniobra de acoso se conoció como Operación Solo.

1967 – Grecia: La organización Gladio en ese país, actuando bajo las siglas de Fuerza de Incursión Helénica (Hellenic Raiding Force) protagoniza un golpe de Estado, estableciendo una dictadura militar.

1968 – España: Aparece la organización terrorista ETA y comete sus primeros asesinatos. En 1970 se celebró el juicio sumarísimo que ha pasado a la historia como el Proceso de Burgos. Los hechos juzgados se remontaban al año 1968. El 2 de agosto de aquel año era asesinado el policía Melitón Manzanas, jefe de la Brigada de Investigación de lo Social de la comisaría de San Sebastián y que fue la primera víctima de ETA.

El 7 de junio era asesinado José Pardines Azcay, agente de la Guardia Civil, durante un control de carretera. Estos fueron los primeros asesinatos de la red terrorista y se decidió juzgar a través de un tribunal militar a dieciséis de sus militantes.

1969 – Italia: Estalla una bomba en un banco en la plaza Fontana, en Milán, matando a 16 personas e hiriendo a 80. En 1999 el antiguo jefe del servicio de inteligencia italiano, el general Maletti, sostuvo que el atentado fue ideado por la Gladio y supuestos terroristas de extrema derecha, apoyados por miembros de las Fuerzas de Seguridad italianas que les habrían prestado cobertura.

1973 – España: Asesinato del almirante Carrero Blanco, jefe del Gobierno y previsible continuador del Régimen. El almirante, que se había negado a prestar apoyo logístico a los norteamericanos durante la reciente guerra árabe-israelí, era asesinado un día después de haberse entrevistado en Madrid con el secretario de Estado, Henry Kissinger.

1975 – España: Un comando de extrema derecha, vinculado a la red italiana de Gladio, ataca el despacho de un abogado laboralista en Madrid relacionado con el Partido Comunista, que todavía no había sido legalizado.

1976 – España: Mercenarios de la Gladio provocan un enfrentamiento entre diferentes grupos carlistas durante una manifestación en Montejurra en la que hubo varios muertos.

1977 – España: El 24 de enero Gladio perpetra la matanza en el número 55 de la calle de Atocha (Madrid). Fueron asesinados los abogados laboralistas Enrique Valdevira Ibáñez, Luis Javier Benavides Orgaz y Francisco Javier Sauquillo Pérez del Arco, el estudiante de derecho Serafín Holgado de Antonio y el administrativo Ángel Rodríguez Leal, y resultaron gravemente heridos Miguel Sarabia Gil, Alejandro Ruiz-Huerta Carbonell, Luis Ramos Pardo y Dolores González Ruiz, casada con Sauquillo. Estaba embarazada y perdió también al hijo que esperaba. La autoría de Gladio fue confirmada por un informe confidencial del Comité Ejecutivo para los Servicios de Información y Seguridad (CESIS), organismo dependiente de la presidencia del Consejo de Ministros de Italia.

1977 – Alemania: La Facción del Ejército Rojo (en alemán, Rote Armee Fraktion, o RAF), también conocida como la banda Baader-Meinhof (por el apellido de sus dos componentes más destacados), causó una gran agitación social en Alemania (especialmente en el otoño de ese año), lo que llevó a una crisis nacional sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial, y que se saldó con la muerte de 34 personas y 20 miembros del grupo terrorista debido a diversos atentados y enfrentamientos con las Fuerzas de Seguridad alemanas.

1978 – Italia: Asesinato del primer ministro Aldo Moro secuestrado por las Brigadas Rojas, una organización terrorista fundada en 1969 que se declaraba marxista-leninista. Moro fue secuestrado cuando iba de camino a una sesión del Congreso en la que se iba a votar una moción de confianza al nuevo Gobierno encabezado por Giulio Andreotti, con el apoyo del Partido Comunista italiano. Era la primera vez que se ponía en práctica el llamado Compromesso Storico por el que los comunistas italianos entraban a formar parte del gobierno de concentración para superar la grave crisis que sufría entonces Italia. Moro siempre había abogado por el entendimiento entre comunistas y cristianodemócratas.

1980 – Italia y Alemania: Estallan bombas en la estación ferroviaria de Bolonia y durante la celebración de la Oktoberfest de Múnich, matando un total de 98 personas e hiriendo a más de 400. En ambos casos se encontraron evidencias de la participación de la Gladio y de los servicios secretos norteamericanos.

1981 – España: envenenamiento masivo por consumo de aceite de colza desnaturalizado (Síndrome del Aceite de Colza) y supuesta intentona golpista del 23 de Febrero. Diversas acciones, planificadas y ejecutadas por la CIA, y relacionadas con el ingreso de España en la OTAN, forzaron la dimisión del entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, y allanaron el camino para la victoria del PSOE en las elecciones generales de 1982.

1983-1985 – Bélgica: Se produce una serie de acciones tan violentas como absurdas. Grupos de hombres armados dispararon indiscriminadamente matando a civiles en varios restaurants y supermercados en el distrito de Brabante. Hasta 28 personas perdieron la vida y muchas resultaron gravemente heridas. Las inconclusas investigaciones sugirieron la participación en los atentados de miembros de las Fuerzas Armadas belgas y supuestos grupos de extrema derecha relacionados con los servicios secretos norteamericanos y británicos.

1990 – Suiza: Encuentran muerto al antiguo jefe del ejército secreto suizo P26, el coronel Alboth, apuñalado con su propia bayoneta, después de haber asegurado que estaba dispuesto a revelar “toda la verdad” sobre las actividades clandestinas de la red terrorista Gladio en Suiza.

A medida que las informaciones sobre la organización Gladio se fueron publicando, la historia se fue tornando cada vez más siniestra. Desde el inicio de la Guerra Fría, agencias independientes franquiciadas por los servicios secretos de Estados Unidos y Gran Bretaña establecieron una vasta red de asesinos a sueldo, grupos paramilitares, organizaciones terroristas y depósitos secretos de armas a través de toda Europa occidental.

Gladio permaneció muy activa hasta que estalló el escándalo Andreotti en Italia en 1990. Después de la desintegración de la Unión Soviética al año siguiente se produjeron cambios vertiginosos en todo el mundo, y la actividad de Gladio disminuyó hasta desaparecer, aparentemente.

El Mayo del 68 en Francia, una de las mayores acciones acometidas por la CIA en Europa, tenía como objetivo provocar la caída del presidente Charles De Gaulle por haber seguido adelante con su programa nuclear y negarse a que la OTAN mantuviese sus bases militares en Francia. El Partido Comunista francés, y todas las formaciones de izquierda de aquel país, llevan cuarenta años proclamando que no tuvieron nada que ver con la organización de la pantomima del Mayo Francés. (La central española de Vandellós I, la misma que sufrió un accidente en 1989, era de tecnología francesa y utilizaba uranio natural. Además, sus residuos eran ideales para ser reprocesados y obtener más combustible. En aquella época Francia, como potencia atómica, no permitía a la OIEA inspeccionar sus instalaciones nucleares. La central se inauguró después de un acuerdo de colaboración firmado entre Carrero Blanco y su admirado general De Gaulle. José María de Areilza, entonces embajador español en París, fue el encargado de negociar los términos de la cesión del uso de la central a espaldas siempre del “amigo” americano. Antes de ser asesinado, Carrero Blanco mantuvo una entrevista con el secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, sobre este tema. El almirante siempre mimó este proyecto. Según algunos informes confidenciales desclasificados por el Servicio de Inteligencia Militar de EEUU, España estaba almacenando plutonio para fabricar una bomba nuclear, desviándolo de los controles de la OIEA. El secretario de Estado americano, que no consiguió que España firmase su adhesión al TNP, sí se llevó clara una idea: la confirmación de la voluntad nuclear con fines militares de España hacía necesario un “estrecho control” sobre estas actividades.)

Los servicios secretos norteamericanos sembraron Europa de sangrientos atentados durante dos décadas con el propósito primordial de desestabilizar a varios gobiernos democráticamente elegidos y desembarazarse de los políticos incómodos y poco dispuestos a plegarse a los intereses de Estados Unidos.

Tras el escándalo Andreotti se extendió por toda Europa una gran indignación por las actividades clandestinas de la Gladio y el asunto se investigó en diversos países además de Italia. Sin embargo, cuando Sadam Hussein invadió Kuwait el 2 de agosto de 1990, el escándalo por las actividades ilegales de la Gladio fue desplazado de las portadas de los periódicos y convenientemente silenciado.


(Fuente: http://atlantictimes.wordpress.com/2011/08/01/la-verdad-sobre-gladio-eta-y-demas/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario