jueves, 11 de agosto de 2011

SINCRONICIDAD

.
Sincronicidad: coincidencia extraordinaria que va mucho más allá de lo que lógicamente podría esperarse. Un ejemplo sería el relatado por David Peat en su obra "Sincronicidad: puente entre materia y mente":

En Orleans, un tal Monsieur Deschamps, cuando era niño, recibió un trozo de pudin de ciruela de un tal Monsieur de Fortgibu. Diez años más tarde, descubrió otro pudin de ciruela en un restaurante parisino y pidió un trozo. Le dijeron, no obstante, que el pudin ya había sido encargado—por M. de Fortgibu. Muchos años después, M. Deschamps fue invitado a comer pudin de ciruela como algo especialmente raro. Mientras se lo comía, comentó a sus amigos que lo único que faltaba era M. de Fortgibu. En aquel instante, se abrió la puerta y un hombre muy viejo, totalmente abordado por la ancianidad, entró en la habitación. Era M. de Fortgibu, que se había equivocado de dirección y había entrado por error en la fiesta.

Este tipo de sucesos, que desafía nuestras expectativas, interesó poderosamente a Carl Gustav Jung, que veía en su aparición una manifestación del inconsciente colectivo. Éste psicólogo suizo recopiló cientos de historias sorprendentes sucedidas a sus pacientes. Entre ellas relata el caso de una mujer que se encontraba en medio de una crisis muy aguda y cuyo exceso de racionalidad le impedía "entregarse" a la terapia que el doctor la proponía. Estando en consulta, mientras ella le contaba un sueño que había tenido la noche anterior, donde alguien le había regalado un escarabajo dorado, ocurrió un golpeteo en la ventana. Jung se dirigió hacia allí y la abrió. Logró atrapar en sus manos a un insecto que acababa de introducirse. Al mirarlo se dio cuenta de que era precisamente un escarabajo dorado igual al del sueño, perteneciente a una especie tan rara, que él jamás había visto otro igual. El suceso derribó la resistencia de la paciente y permitió el comienzo del tratamiento.

Los fenómenos de sincronicidad fascinaron tambien a Ernst Pauli, Paul Kammerer y a André Bretón, quien consideraba que el artista era una especie de médium capaz de acceder a una más o menos difusa intuición de sucesos futuros. Ahí están las anticipaciones de Julio Verne, George Orwell, H. G. Wells y tantos otros.

Del juego "Illuminati", de Steve Jackson Games, ya he hablado en este blog, pero traigo ahora una serie de imágenes, ANTERIORES A SEPTIEMBRE DE 2001, que deberían provocar algo más que un escalofrío:

1.- Portada de la banda de hip-hop The Coup (Junio de 2001)


2.- X-Men 189, (Enero de 1985): "La Nueva York que recuerda es la Nueva York del siglo XXI (…) Las Torres Gemelas de Nueva York yacen en ruinas. Miles han muerto. Muchos más están heridos"


3.- Sincronicidad carpetovetónica: avión estrellado en Mortadelo y Filemón: el 35 Aniversario (1992).


4.- Imagen de la película Super Mario Bros. (1993):


5.- Portada del videojuego Netlink (1995)


Dejando de lado el 11 S, vamos con otras sincronicidades sobradamente documentadas, pero que nos van a dejar de piedra:



Una versión extendida acerca de las similitudes entre las figuras de Lincoln y Kenndy (lamento el acompañamiento musical, que siendo un tema excelente no es el que más venía a cuento):




3 comentarios:

  1. Felicidades por tu trabajo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amigo. Es un honor trabajar por el despertar.

    ResponderEliminar
  3. buen post. Coincidencia escalofriantes, es cierto.

    ResponderEliminar