domingo, 12 de septiembre de 2021

GRAN BRETAÑA: LOS VACUNADOS REPRESENTAN EL 70% DEL TOTAL DE MUERTES POR COVID DESDE FEBRERO



Public Health England (PHE) ha publicado un informe que revela que el 70% de las muertes por Covid-19 desde febrero han sido de personas que habían sido vacunadas.

El informe, titulado "SARS-CoV-2 Variants of Concern and Variants Under Investigation in England" (Variantes preocupantes del SARS-COV-2 y variantes bajo investigación en Inglaterra), es el vigésimo segundo informe técnico sobre las supuestas variantes preocupantes en el Reino Unido y resulta una lectura muy interesante una vez que uno se da cuenta de lo que realmente nos dicen las estadísticas.


PHE ha compilado una tabla útil que muestra el número de supuestos casos confirmados de la variante Delta en el Reino Unido, junto con el número de presuntas muertes debido a la variante. La tabla muestra que desde el 1 de febrero de 2021 hasta el 29 de agosto de 2021 hubo 492.528 presuntos casos confirmados de la Variante Delta. De ellos, 144.067 se confirmaron sólo en los últimos 28 días.

Los datos muestran que las personas no vacunadas representan sólo el 44% de los los supuestos casos confirmados de Covid, mientras que las personas totalmente vacunadas representan el 23% de los supuestos casos confirmados. El 16% de los supuestos casos son personas que recibieron una dosis de la vacuna Covid-19 al menos 21 días antes de su supuesta infección confirmada por Covid-19.


Como se puede ver en la tabla anterior, casi el doble de personas que no están vacunadas representan casos confirmados de Covid-19 que las que están completamente vacunadas. Sin embargo, cuando se incluye el número que ha recibido una dosis de una inyección de Covid-19, el número de casos entre el grupo vacunado (222.693) supera en realidad el número que se ha registrado entre la población no vacunada.

Cuando las vacunas Covid-19 recibieron la autorización de utilización de emergencia, las autoridades no tenían idea de su eficacia. Los limitados ensayos llevados a cabo sólo midieron si una persona vacunada sufriría o no una enfermedad grave si se infectara con Covid-19, no midieron si una persona vacunada podría seguir infectándose con Covid-19, y no midieron si una persona vacunada podría seguir propagando el virus según la teoría de los gérmenes aceptada públicamente.

Se afirma que las vacunas reducen significativamente las posibilidades de sufrir una enfermedad grave si se infectan con Covid-19, por lo que, aunque la población vacunada supera realmente el número de infecciones registradas entre la población no vacunada, cabría suponer que se observaría lo contrario en el número de personas que supuestamente habrían muerto a causa de la variante Delta ...

Porque nos han dicho una y otra vez que las vacunas Covid-19 son nuestra única forma de volver a la normalidad, y que tenemos que presentarnos, arremangarnos y pincharnos cuando nos lo pidan. Así que seguramente las vacunas deben hacer lo que dicen en la caja.


Debe ser por eso que están tan desesperados por dar a los niños una inyección experimental, a pesar de que ya tienen un riesgo insignificante de enfermedad grave. ¿Quizás los últimos datos de Public Health England muestran que el riesgo se reduciría a cero?

Desgraciadamente, parece que nos han mentido y en lugar de que las vacunas Covid-19 sean nuestro camino de vuelta a la normalidad, son todo lo contrario. Porque los datos publicados por Public Health England nos muestran que el número de supuestas muertes debida a la variante Delta no sólo es mayor entre los que recibieron dos dosis de la vacuna Covid-19, sino que es astronómicamente mayor.


El número total de muertes ocurridas desde febrero de 2021 que implican la variante Delta Covid-19 relacionadas al estado de vacunación es de 1.698. De esto, sólo el 30% correspondía a la población no vacunada, a pesar de que la mayoría de las segundas vacunas se administraron entre abril y junio.

Mientras que los que están totalmente vacunados suponen el 64,25% de las muertes por Covid-19 desde febrero de 2021, e incluyendo en estas cifras a los parcialmente vacunados, suponen el 70%. Sin embargo, es importante señalar que muchas de las muertes de la población parcialmente vacunada pueden ser en realidad personas que habían recibido dos dosis de una inyección de Covid-19, ya que PHE no considera que hayan recibido dos dosis si no han pasado dos semanas desde que recibieron la segunda dosis.

Pero, ¿qué significa esto en cuanto al riesgo de muerte por infección por la variante Delta Covid-19? Pues, significa que el riesgo de muerte aumenta drásticamente en aquellos que han sido completamente vacunados. De hecho, desde febrero se han producido 536 muertes entre los 219.716 casos confirmados en la población no vacunada. Se trata de una tasa de letalidad del 0,2%. Mientras que se han producido 1.091 muertes entre los 113.823 casos de la población totalmente vacunada. Se trata de una tasa de letalidad del 1%.

Esto significa que las inyecciones de Covid-19 parecen aumentar el riesgo de muerte por Covid-19 en un 500% en lugar de reducir el riesgo de muerte en un 95% como afirman los fabricantes de vacunas, las agencias de salud pública y el gobierno, y ahora quieren dar este tratamiento experimental y mortal a sus hijos.

(Fuente: https://theexpose.uk/; visto en http://www.verdadypaciencia.com/)

Los datos referidos al mes pasado demuestran que el porcentaje 
de muertes crece entre los vacunados

No hay comentarios:

Publicar un comentario