miércoles, 4 de agosto de 2021

LOS POLÍTICOS PRO-DICTADURA SIEMPRE MOVILIZAN AL MÁS TONTO PARA COLARNOS SU RELATO



Empezamos por Antonio Maestre, hijo de unos cuantos padres (no lo digo
yo, sino que lo pregona él en su Twitter). Ese es el nivel.


La clase política parece estar ya desesperada ante un hecho más que evidente: cada vez es menor el número de personas a las que les convence su relato y andan desesperados porque son demasiadas las que no se creen una sola palabra de lo que están diciendo y ven claramente cuál es el objetivo final de todo lo que está pasando.

Resulta que tenemos un medicamento al que han llamado vacuna y que no lo es porque no cumple la misión para la que ha sido comercializado: inmunizar a las personas contra una enfermedad. Es más, ni siquiera ha sido suficientemente testada puesto que estamos en plena fase experimental de la misma y nosotros somos las ratas de laboratorio con las que se pretende hacer esa experimentación, queramos o no.

Pero por si todo esto fuera poco, el medicamento en cuestión está provocando infinidad de efectos secundarios e incluso la muerte en muchas personas que, por mucho que se quieran ocultar, ahí están y son fácilmente comprobables. Y para que participemos en esa experimentación, la basurienta clase política está recurriendo a todo: televisiones, medios de comunicación, redes sociales, médicos vendidos … pero cada vez convencen a menos gente.

Ahora ya han pasado a una siguiente fase para intentar convencernos, la del insulto, la de la persecución al no vacunado, la del intento de humillación. Y para esa fase han debido pensar en los más tontos, en articulistas de segunda, en sujetos que sean capaces de venderse y de hacer lo que haga falta por un mendrugo de pan. Y un ejemplo evidente de tipejos de esta calaña es Xosé Carlos Caneiro, de La Voz de Galicia.

Escribe este fulano un artículo que, titulado “De los negacionistas, hasta el gorro”, no hace otra cosa que recurrir al insulto y al intento de persecución a quienes no queramos vacunarnos. Personajillos que no serían capaces, que no tendrían el valor de hacer lo mismo con otros que decidieran hacer con su cuerpo lo que les diera la gana porque en realidad son unos cobardes.


Caneiro hace todo esto con un artículo en el que demuestra no tener in siquiera el nivel para hacerlo, desinformando, diciendo tonterías y falsedades: “Dicen que se cura con no sé qué combinado similar a la lejía”… “Dicen y dicen y vuelven a decir y nadie hace nada para que sus vociferaciones de odio (odio a la especie humana) queden en el vacío”. Pero querido Xosé, si se dicen tantas tonterías, ¿cómo es posible que una eminencia como tú pierda su valioso tiempo con ellas?

Leyendo artículos como estos, ya nos podemos imaginar todo: “O escribes esto, o te vas a la calle”. Y es que el redactor de esta sarta de estupideces no demuestra otra cosa. Demuestra ser un segundón, un cobarde sin otra aspiración en la vida que mantenerse y poder seguir escribiendo su columna hasta la jubilación. No tiene nivel ni para conseguir que le arreglen la vida a cambio de poner su nombre en un artículo como ése.


El mensaje que los Maestrillo, Canelo, Risto "Mejode"  y otros propagan-
 distas disfrazados de informadores han recibido la orden de difundir

Tomen buena nota porque dentro de un tiempo este individuo será uno de los que digan aquello de “no se podía saber”.

(Visto en https://www.eldiestro.es/)

1 comentario:

  1. Bufones de medio pelo sirviendo al aparato del poder pensando q así salvarán el culo, y no: serán igualmente ejecutados y, lo q es peor, sin dignidad. De hecho ya están vacunados.
    Saludos!

    ResponderEliminar