jueves, 29 de julio de 2021

DIEZ RAZONES PARA NO PERMITIR QUE SU HIJO RECIBA UNA INYECCIÓN COVID



El 10 de mayo de 2021 la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE.UU. (FDA) extendió su autorización de uso de emergencia para la vacuna Pfizer/BioNTech COVID-19 a adolescentes de 12 a 15 años de edad, enmendando la emitida el 11 de diciembre de 2020, que autorizó la inyección para personas mayores de 16 años. Moderna ha indicado que planea solicitar una expansión similar de EUA para niños de 12 a 17 años para su vacuna COVID, y Johnson & Johnson/Janssen está realizando ensayos clínicos en ese grupo de edad. Al dar luz verde a Pfizer, la FDA decidió ignorar los siguientes hechos, todos los cuales dejan muy claro que vacunar a niños y adolescentes contra COVID-19 es médicamente indefendible y poco ético:

1. Los niños tienen un riesgo insignificante de COVID-19. Al 29 de mayo de 2021, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) atribuyeron 366 muertes en niños de 0 a 18 años a casos con COVID, de una población infantil de 74 millones, lo que supone una tasa de mortalidad de 0,00049%. Como causa de muerte para niños de 1 a 17 años, COVID-19 se ubica detrás de lesiones, suicidio, cáncer, homicidio, anomalías congénitas, enfermedades cardíacas, influenza, enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores y causas cerebrovasculares. Desde febrero de 2020 hasta mediados de febrero de 2021, 29.094 niños (de 0 a 14 años) y 36.900 adolescentes y adultos jóvenes (de 15 a 24 años) murieron por causas distintas al COVID-19. El riesgo de que los niños desarrollen una enfermedad grave por COVID es minúsculo, como lo demuestra el CDC con niños de 5 a 17 años como grupo de referencia (el grupo con el riesgo más bajo) al describir los riesgos de infección por COVID, hospitalización y muerte para otros grupos de edad. Los médicos bien informados sostienen que ” ni siquiera un puñado de niños debería estar en peligro mediante la vacunación masiva contra una enfermedad que no es peligrosa para ellos”.

2. Las vacunas COVID son experimentales. Como la FDA declara claramente en sus hojas de datos de vacunas COVID, las vacunas administradas no están aprobadas por la FDA y ”no se han sometido al mismo tipo de revisión que un producto aprobado o autorizado por la FDA”. Las inyecciones de COVID se basan en tecnologías de vacunas experimentales; ingredientes problemáticos como polietilenglicol (PEG) y polisorbato 80; y nanopartículas de lípidos captadas fácilmente por el cerebro. Además, aunque la directora interina de la FDA, Janet Woodcock, aseguró a padres “que la agencia llevó a cabo una revisión rigurosa y exhaustiva de todos los datos disponibles”, no se han realizado estudios sobre toxicidad, carcinogenicidad, riesgos fetales y reproductivos u otros aspectos importantes de seguridad.

3. Las vacunas COVID experimentales son mucho más peligrosas para los niños que la enfermedad. Antes de la expansión de EUA (emergency use authorization (EUA) a jóvenes de 12 a 15 años, el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a Vacunas (VAERS) mostraba dos muertes en jóvenes de 15 años que habían recibido cada uno una vacuna Pfizer o Moderna. Es posible que estos adolescentes se hayan inscrito en ensayos clínicos, ya que de otro modo no podrían haber recibido las vacunas legalmente en ese momento. Con aproximadamente 1.000 adolescentes de 12 a 15 años en el grupo de vacunas de ensayo clínico de Pfizer, y aproximadamente el mismo número en el ensayo de Moderna, la tasa de muerte después de cualquiera de las vacunas en este grupo de edad puede ser aproximadamente 0.1% (dos en 2.000), más de 200 veces mayor que la tasa de mortalidad de COVID-19.

4. Los adolescentes informan sobre lesiones graves por la vacuna COVID, incluidos problemas cardíacos y muertes. Los informes de lesiones por vacuna COVID para el grupo de edad de 12 a 17 años casi se cuadriplicaron del 14 al 21 de mayo, pasando de 943 a 3.449 eventos adversos, incluidas 58 lesiones calificadas como graves. La semana siguiente, el total de lesiones por la vacuna COVID para ese grupo de edad aumentó otro 37% a 4.750, comprendiendo 209 lesiones graves y 5 muertes atribuidas a un paro cardíaco. Un estudio publicado en junio en Pediatrics documentó a 7 adolescentes hospitalizados por inflamación cardíaca dentro de los cuatro días de recibir su segunda inyección de Pfizer. Los adolescentes también están experimentando coágulos sanguíneos y síndrome de Guillain-Barré. Un atleta de Utah de 17 años desarrolló coágulos de sangre en su cerebro un día después de recibir su primera inyección de Pfizer.

5. Los efectos adversos a largo plazo de las vacunas COVID, incluidos los efectos reproductivos, “no se pueden descartar”. Los médicos advierten sobre la posibilidad de ”efectos adversos a largo plazo que aún no se han descubierto en este momento, atinentes al crecimiento, el sistema reproductivo o la fertilidad”. Ya se han documentado efectos reproductivos preocupantes tras la vacunación de Pfizer y Moderna. Un estudio de los CDC en el New England Journal of Medicine mostró que el 12,7% de las mujeres embarazadas vacunadas contra COVID perdieron a sus bebés por aborto espontáneo o muerte fetal (casi una de cada ocho mujeres). Además, 99 de 724 bebés nacidos vivos (13,7%) tuvo resultados adversos en el parto, como parto prematuro, tamaño pequeño para la edad gestacional o “anomalías congénitas importantes”. No hay evidencia que sugiera que los niños no deban preocuparse por los efectos a largo plazo de la enfermedad COVID-19. Para los niños y adolescentes que tienen la vida por delante, las posibles ramificaciones de las vacunas COVID para la fertilidad futura son preocupantes, especialmente dado que “podría pasar un tiempo relativamente largo antes de que se pueda observar un número notable de casos de infertilidad posvacunación”.


6. Los niños que reciben inyecciones de COVID enfrentarán un riesgo adicional que la mayoría de los adultos no enfrentarán: la administración simultánea de múltiples vacunas. Según Pfizer, “no hay información sobre la coadministración de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 con otras vacunas”. Los CDC también admiten que no saben si la reactogenicidad (la respuesta inflamatoria del cuerpo a la vacunación) aumenta con la coadministración de la vacuna. No obstante, los CDC permiten que los proveedores de atención médica administren vacunas COVID y otras vacunas para niños y adolescentes ”sin considerar el momento“. Considerando el calendario de vacunas de los CDC para los adolescentes, esto significa que un niño de 12 años posiblemente podría recibir una vacuna COVID experimental el mismo día que las vacunas contra la influenza, el virus del papiloma humano (VPH), meningocócica y Tdap (tétanos-difteria-tos ferina). Si la FDA expande su EUA a grupos de edad aún más jóvenes, los niños podrían recibir aún más inyecciones durante una sola visita al médico, particularmente si los médicos presionan la vacunación para ” ponerse al día ” debido a las citas perdidas durante la pandemia. Los prospectos de las vacunas autorizadas para niños y adolescentes ya enumeran casi 400 posibles eventos adversos , incluida la muerte. El Instituto de Medicina ha advertido que nunca se ha realizado una investigación sistemática sobre “elementos clave de todo el calendario [de vacunación infantil]: el número, la frecuencia, el momento, el orden y la edad en el momento de la administración de las vacunas”, una opinión compartida (aunque a regañadientes) por los expertos mundiales en vacunas en una reunión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en diciembre de 2019.

7. Los funcionarios del gobierno han indicado que están dispuestos a ignorar los derechos de los padres y la capacidad de proteger a los niños. Aproximadamente la mitad de los padres que respondieron a una encuesta de abril dijeron que “definitivamente” no recibirían la vacuna COVID para sus hijos o que planeaban esperar y ver; otro 18% permitiría la vacuna solo si las escuelas lo requieren. Para sortear el obstáculo de obtener el consentimiento de los padres, un número creciente de estados y jurisdicciones pretenden dar a los proveedores de atención médica y a las prácticas médicas un margen de maniobra para prescindir de los requisitos de consentimiento de los padres para las vacunas COVID, a pesar del estado de investigación de las inyecciones. En la actualidad, se esta intentando una reducción extraordinaria de los derechos de los padres que pone en riesgo a los niños sin un consentimiento informado digno.

8. Prometer a los niños y adolescentes un regreso a la “normalidad” es coercitivo. La comisionada de la FDA, Janet Woodcock , la directora de los CDC, Rochelle Walensky, y el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, han prometido a los jóvenes que la vacuna COVID es su boleto para una renovada “sensación de normalidad” y un “regreso más rápido a las actividades sociales”. Estas promesas están atrayendo a los adolescentes socialmente hambrientos -que son incapaces del desarrollo de sopesar los riesgos y beneficios de manera justa- a molestar a sus padres para que se pongan las inyecciones o incluso a considerar la posibilidad de vacunarse sin el permiso de sus padres. Seiscientos mil niños de 12 a 15 años recibieron inyecciones de COVID dentro de la primera semana de la expansión de EUA.

9. Los fabricantes de vacunas están exagerando lo que pueden hacer sus inyecciones de COVID, tanto para adultos como para niños. Las vacunas COVID no fueron diseñadas para bloquear la transmisión del coronavirus. Por lo tanto, la “efectividad” informada de las vacunas se refiere solo a la capacidad de las inyecciones para disminuir la gravedad de los síntomas. Además, la eficacia no puede entenderse de manera significativa a menos que se comprenda la principal distinción entre riesgo relativo y absoluto. Al informar solo el riesgo relativo, Pfizer declaró que su inyección era ”100% efectiva” para jóvenes de 12 a 15 años sobre la base de ensayos con 2.260 adolescentes más jóvenes y 18 casos de COVID-19 en el grupo de placebo (versus cero en el grupo de vacuna). Estos números equivalen a una reducción “minúscula” en el riesgo absoluto del 1,59% (18 dividido por 1,129 adolescentes en el grupo de placebo). Cuando los investigadores no informan una reducción absoluta del riesgo, “se introduce un sesgo de notificación, lo que afecta la interpretación de la eficacia de la vacuna”, lo que genera dudas sobre la intención y la integridad de los investigadores. Los padres también deben tener en cuenta que Pfizer, según un análisis independiente, modificó los resultados de efectividad de sus ensayos clínicos para adultos al excluir a miles de participantes que tenían síntomas idénticos a COVID pero no confirmados por la prueba de PCR. Se necesita acceso a “conjuntos de datos completos y escrutinio y análisis independientes” para evaluar la real eficiencia para los adolescentes.

10. Las vacunas COVID en 2021 son solo el comienzo. La mayoría de los padres y adolescentes no están reconociendo que aceptar una o dos inyecciones de COVID ahora no será el final de la historia. Las inyecciones de refuerzo de COVID ya están a la vista, presentando la posibilidad de riesgos recurrentes y acumulativos. Como pueden atestiguar los padres familiarizados con el ya oneroso programa de vacunación infantil, los requisitos de vacunas para los niños parecen ir en una sola dirección, incrementándose mientras que el estado de salud de los niños continúa en su alarmante trayectoria descendente.

(Fuente: https://childrenshealthdefense.org/; visto en https://cienciaysaludnatural.com/)

4 comentarios:

  1. Un mundo en el que miles de niños morían de hambre cada día ya era caótico e intolerable antes de la plandemia... pero entonces hacíamos como que todo estaba bien. Ahora la vida nos ha puesto delante de las narices la realidad que antes no queríamos ver... porque ya no se trata de niños que vemos en las pantallas de los televisores... sino de nuestros propios hijos.

    Y quizás por eso nos sentimos tan irritados con los que siguen sin verlo... porque es justo lo que antes hacíamos nosotros.

    La respuesta, sin embargo, no puede estar en la aparente lógica dual de este mundo sino en la comprensión de que todo lo que percibimos con nuestros sentidos en realidad no es más que una proyección creada por nosotros mismos...

    Porque lo que llamanos "ellos" en realidad somos "nosotros". Ellos soy yo.. y todos somos perfectamente inocentes y santos más allá de toda perfección ilusoria. Porque lo que llamamos cosmos no es otra cosa que es el unigénito y bienamado hijo de Dios.

    Y el hijo de Dios no puede ser otra cosa que santo y perfectamente inocente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos días sin entrar y hoy no le entiendo

      Eliminar
    2. No te preocupes... no se trara de entender nada... el conocimiento de estas cosas es una experiencia personal... no puede ser expresada ni enseñada... si no me entiendes, no me hagas ni caso 😛

      Eliminar
  2. A pesar de la miserable historia repetida....( plagada de injusticias,guerras,genocidios, sacrificios )

    El presente único; el llamado " progreso ", los medios a nuestro alcance, derechos y libertades logradas, las enarboladas "democracias " , avances científico-tecnológicos encumbrados....De qué demonios sirven!!!
    Si son ineficaces en erradicar y extinguir el viejo odio, la tiranía, las injusticias,la dominación, el egoísmo,la separación, la miseria humana, el hambre y escasez, las cada vez más extendidas enfermedades.

    -Te has preguntado alguna vez de qué han servido, nos han hecho mejores seres humanos???
    -Deseas lo mejor hacia ti mismo y tu prójimo???
    -Qué valores quieres que encarne tu VIDA ???

    Yo,deseo,con todo mi amor, que no haya nunca más, excusa, idea, pretexto, razón , enfermedad, virus, ni bacteria alguna posible, que te empujen a encarnar tan viles y arcaicos valores y menos te eximan de la responsabilidad inevitable de deseárselas a tu prójimo.
    LIBERTÉ! ÉGALITÉ! FRATERNITÉ!

    ResponderEliminar