sábado, 26 de junio de 2021

EL FUTURO TRANSHUMANO QUE HAN PROGRAMADO PARA NOSOTROS



Lo primero que hay que tener en cuenta sobre el revelador documento del que le voy a hablar -"Explorando la convergencia biodigital"- es que es una publicación oficial del Gobierno de Canadá. Más específicamente, es de “Policy Horizons Canada”, que se describe a sí misma como “una organización del gobierno federal que lleva a cabo prospectivas”. ¿Claro como el barro? Bueno, aparentemente su mandato es “ayudar al gobierno de Canadá a desarrollar políticas y programas orientados al futuro que sean sólidos y resistentes frente al cambio disruptivo en el horizonte”, y son un “centro de previsión” del gobierno, con un “Jefe Futurista” y un equipo de “Analistas prospectivos” que trabajan en el primer “laboratorio de innovación” del Gobierno de Canadá que produce “MetaScans” regulares sobre temas de interés para el gobierno, incluidos “conocimientos y experimentación del comportamiento”.

Si todo eso suena como un montón de palabrería burocrática federal diseñada para ofuscar el hecho de que esto es solo un grupo de expertos del gobierno que habla sobre tendencias y desarrollos futuros, entonces no se preocupe. Eso es exactamente lo que es.

Lo segundo que notará sobre el documento es la cara sonriente de Kristel Van der Elst, quien, según nos dicen, es la Directora General de Policy Horizons Canada y la antigua autora del prólogo de este documento. Tres segundos de búsqueda revelarán que la Sra. Van der Elst es la ex Jefa de Prospectiva Estratégica en (lo adivinó) el Foro Económico Mundial, cuya tarjeta de bingo globalista es casi tan impresionante como la de la Dra. Leana Wen. Además de tener intimidad con la multitud de Davos, también es becaria Fulbright que fue a Yale, asesora especial del vicepresidente de la Comisión Europea, Maroš Šefčovič, y, además de dirigir Policy Horizons Canada, también es becaria en el Centro de Prospectiva estratégica de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de EE. UU. Qué sorpresa.

Entonces, ¿qué dice Van der Elst en su prólogo?

En los próximos años, las tecnologías biodigitales podrían integrarse en nuestras vidas de la forma en que lo están ahora las tecnologías digitales. Los sistemas biológicos y digitales están convergiendo y podrían cambiar la forma en que trabajamos, vivimos e incluso evolucionamos como especie. Más que un cambio tecnológico, esta convergencia biodigital puede transformar la forma en que nos entendemos a nosotros mismos y hacernos redefinir lo que consideramos humano o natural [todos los énfasis en este artículo son míos].


¿Adivinen qué, chicos? Acabo de encontrar mi sinopsis para cuando me pidan que explique el gran reinicio y la cuarta revolución industrial en pocas palabras. Allí mismo, en unas pocas frases cortas y claras, es exactamente sobre lo que he estado advirtiendo con respecto a la agenda transhumanista durante 13 años. Pero en el verdadero espíritu de la conspiración abierta, dado que esta es una admisión suave por parte de un trabajador de un grupo de expertos del gobierno, sin duda será vista como una verdad aburrida y evidente por las normas que buscan encontrar una manera de restar importancia a la extinción de la raza humana que se avecina.



A partir de ahí, las cosas solo se ponen más raras.

El documento continúa describiendo “Tres formas en que está surgiendo la convergencia biodigital”, a saber: Integración física completa de entidades biológicas y digitales;
Coevolución de tecnologías biológicas y digitales; y
Convergencia conceptual de sistemas biológicos y digitales,

Vuelva a leer esa lista en caso de que no haya comprendido su significado la primera vez. Pero en caso de que no haya captado la importancia de esas tendencias, el informe proporciona algunos ejemplos concretos de cada una.

En cuanto a la “Integración física total de entidades biológicas y digitales”, el documento señala:

Ya existen robots con cerebros biológicos y cuerpos biológicos con cerebros digitales, al igual que las interfaces humano-computadora y cerebro-máquina. El uso médico de dispositivos digitales en humanos, así como los insectos manipulados digitalmente, como las libélulas drone y las langostas de vigilancia, son ejemplos de la combinación de tecnología digital con entidades biológicas. Al acceder al sistema nervioso y manipular las neuronas, se puede agregar tecnología a un organismo para alterar su función y propósito. Podrían surgir nuevos cuerpos humanos y nuevos sentidos de identidad a medida que continúe la convergencia.

Con respecto a la “Coevolución de tecnologías biológicas y digitales”, se nos dice que hay “una confusión entre lo que se considera natural u orgánico y lo que es digital, diseñado o sintético”.

Por ejemplo, la vainilla biosintética se crea utilizando ácido ferúlico, eugenol y glucosa como sustratos, y bacterias, hongos y levaduras como huéspedes de producción microbiana. Aunque no proviene de una planta de vainilla, según la legislación alimentaria de EE. UU. y la UE, su producción a partir de “transformaciones microbianas de precursores naturales” permite etiquetarlo como un “aromatizante natural”.

Y en la elaboración de la “Convergencia conceptual de sistemas biológicos y digitales”, los autores de este informe opinan que:

A medida que continuamos entendiendo y controlando mejor los mecanismos que subyacen a la biología, podríamos ver un alejamiento del vitalismo, la idea de que los organismos vivos y no vivos son fundamentalmente diferentes porque se cree que se rigen por principios diferentes. En cambio, la idea de que la biología tiene características predecibles y manejables digitalmente puede volverse cada vez más común como resultado de vivir en una era biodigital. Cualquier estudiante de biología de hoy habrá crecido en un mundo digital y podrá aplicar consciente o inconscientemente ese marco de referencia a la bioinformática y la biología en general.

¿Ya tiene una idea de hacia dónde se dirige esto? No pase por alto este material y no lo tome con calma. Un grupo de expertos del gobierno está hablando abiertamente sobre la difuminación de las líneas entre los sistemas biológicos y digitales, entre organismos vivos y no vivos, y cómo esto podría conducir a “nuevos cuerpos humanos” y nuevos sentidos de identidad humana. El plan transhumanista para lograr la extinción del homo sapiens está siendo discutido y diseccionado con calma como si fuera solo otro avance tecnológico de los cerebros científicos.

No permita que su sesgo de normalidad se haga cargo aquí. Esto es una locura.

¡Pero espere! ¡Se vuelve aún más loco!

A continuación, nos obsequiaron con algunos fan fiction cyberpunk de los frustrados aspirantes a escritores de ciencia ficción de Policy Horizons Canada. En una extraña narración titulada “Buenos días, biodigital”, somos guiados a través de un día típico en la vida de un post-humano promedio en este estado de pesadilla biodigital. Aquí hay un pasaje representativo:

El resumen de mi video de vigilancia de bugbot muestra que mi apartamento estaba a salvo de intrusos (incluidos otros bugbots) anoche, pero me notifica que mi manada de pequeñas libélulas cibernéticas tiene hambre. Han estado trabajando duro para recolectar datos y monitorear el ambiente exterior toda la noche, pero la cantidad de mosquitos y garrapatas portadoras de lyme que normalmente cazan para reponer su energía fue menor de lo esperado. Con un pensamiento, ordeno un poco de apoyo nutricional para ellos.

Como estudiante de inglés, mi primer pensamiento es: no renuncies a tu trabajo diario, cualquiera que sea el “analista de prospectiva” que haya escrito esta tontería expositiva. Pero como conocedor de la propaganda transhumanista, creo que debo señalar que esta descripción de la distopía futura afecta a todos los elementos de la lista de deseos de la Agenda 2030 de los globalistas:

¿Personas reunidas en densos entornos urbanos y apaciguadas con facsímiles digitales del mundo natural? Listo.

¿La tecnología inteligente monitorea todo lo que hacemos y toma todas nuestras decisiones clave por nosotros? Listo.

Breves destellos de la amenaza que esta tecnología representa para nosotros (intrusos, bugbots y similares) y que se disipen de inmediato mediante una cuidadosa elaboración de todas las cosas asombrosas que esta tecnología puede hacer (como cultivar un hígado para un cachorro local como proyecto escolar)? Listo.

¿Una nota útil en cursiva al final para informarnos que “esta historia puede parecer exagerada, sin embargo, todas las tecnologías mencionadas existen de alguna forma en la actualidad”? Por supuesto listo.

A continuación, en un despliegue de latigazo textual típico de estos documentos de informe por comité, volvemos a la pregunta de “Qué nuevas capacidades surgen de la convergencia biodigital”. Esta vez, la información se nos presenta en forma de una tabla que enumera:

- “¿Qué nuevas capacidades se están abriendo?” (p. ej., “Nuevas formas de controlar, administrar e influir en las funciones corporales, así como de predecir, diagnosticar y tratar enfermedades”),

- “¿Qué combinaciones de tecnologías biológicas y digitales permiten esto?” (p. ej., “La secuenciación genética de muestras enteras nos ayuda a comprender entornos complejos como el microbioma humano; los dispositivos digitales se pueden usar o integrar en el cuerpo para tratar y monitorear la funcionalidad; y los sistemas de aprendizaje automático pueden predecir la mortalidad y los resultados del tratamiento”), y

- “¿Qué es posible hoy?” (p. ej., “La biopsia líquida de Guardant resulta más precisa y rápida que la biopsia de tejido en pacientes con cáncer de pulmón; los investigadores de la Universidad de Waterloo desarrollan un sensor autoalimentado para la monitorización médica; la patente de Amazon permitirá a Alexa detectar tos o resfriado; la IA proporciona predicción confiable del resultado del coma“).

La tercera columna es especialmente esclarecedora para aquellos que podrían haberse perdido algunos de los últimos desarrollos en tecnología biodigital, como la demostración de Microsoft del primer sistema de almacenamiento de datos de ADN completamente automatizado o el uso de CRISPR para construir computadoras de doble núcleo dentro de células humanas.

A continuación, se nos trata con un apartado que analiza las “posibles características del sistema biodigital” que nos asegura que estas tecnologías se irán democratizando; después de todo, “la bioingeniería por correo o los kits CRISPR permiten a los biohackers comprar y practicar la alteración genética en casa”. (Seguramente estas tecnologías se distribuirán de manera uniforme a Joe Schmoe y definitivamente no serán acumuladas ni utilizadas por las agencias de inteligencia del mundo contra las propias poblaciones de sus naciones, ¿verdad?) Los “analistas de prospectiva” detrás de este documento incluso intentan argumentar que estas tecnologías se descentralizarán citando, entre todas las cosas, la carne cultivada en laboratorio, ya que esto creará “la capacidad de crear alimentos y manipular carne sin la necesidad de tierra cultivable.” Así que espere, en lugar de que nadie, en cualquier lugar, pueda literalmente tirar semillas al suelo y cosechar las recompensas, ahora necesitarán acceso a equipos de laboratorio complejos y costosos para “cultivar” sus alimentos. ¿Y con esto se pretende descentralizar la producción de alimentos? Hay un meme para eso.

Finalmente, el documento continúa explorando las implicaciones políticas de estas tecnologías. Estoy seguro de que puede elegir las gemas de esta sección usted mismo, pero mis favoritos incluyen el escenario de “pesadilla neurotecnológica” que pintan en su barra lateral sobre “El futuro no es lo que solía ser” (que, los lectores observadores notan, es inquietantemente similar al precursor del crédito social canadiense “Carrot Rewards” del que hablé en estas páginas hace cuatro años.


Ahora bien, hay muchas, muchas cosas que deben decirse sobre este documento, pero vamos a resumirlo en algunas conclusiones.

En primer lugar, dada la reiterada insistencia del documento en la utilidad de estas tecnologías biodigitales para prevenir, rastrear, diagnosticar y tratar enfermedades pandémicas, es interesante señalar que el informe se publicó en febrero de 2020, lo que significa que se redactó mucho antes de que se produjera la estafa COVID que ha sido impuesta al público canadiense.

En segundo lugar, y lo que es más importante, proporciona aún más confirmación (si es que se necesitara alguna) de que los aspirantes a ingenieros sociales no solo están trabajando para lograr la extinción del homo sapiens, sino que también la están planificando activamente. Lea el documento. Esto no es una hipérbole. Literalmente están hablando de la redefinición de lo que significa ser humano. Esto es aún más de la bifurcación de la humanidad al estilo Eloi y Morloch de la que hablaban esos locos teóricos de la conspiración de la BBC hace 15 años y sobre la que el loco del papel de estaño Klaus Schwab ha estado escribiendo durante 5 años.



No caiga en la trampa de debatir si cree que esta o aquella tecnología en particular que están tratando de vender como parte de esta visión transhumanista del futuro se hará realidad o no. Les encantaría colgarlo en discusiones interminables e inútiles sobre si una tostadora tiene alma mientras están ocupados desplegando las plataformas de interfaz integradas cerebro-máquina y liberando los enjambres de langostas biodigitales y creando formas de vida completamente sintéticas de bioingeniería.

Estas cosas ya están sucediendo.

Y aunque lo he insinuado antes, creo que la exageración de “todos subiremos nuestra conciencia a una computadora y exploraremos el universo a través de un robot avatar” sobre el futuro transhumano es una tontería que se está vendiendo a los administradores de nivel medio de el estado tecnocrático para motivarlos, no debemos perder de vista el hecho de que los transhumanistas de hecho están trabajando activamente para alterar a la humanidad de tal manera que ya no sea verdaderamente humana.



De hecho, los “transhumanistas” se revelan como poshumanistas, con una lujuria antihumana muy real. Esa lujuria se revela abiertamente en documentos como este. Descartamos esta amenaza abierta y admitida a la especie humana bajo nuestro propio riesgo.



Están trabajando para eliminar el homo sapiens. Las inyecciones de ARNm son solo el borde más delgado de la brecha que eventualmente involucrará la transformación total de la humanidad en algo completamente diferente. Y precisamente en el momento en que permitimos que se establezca el precedente de que los gobiernos pueden imponer la inyección forzada de tecnologías biomédicas desconocidas en nombre de una “crisis” de salud declarada, la pesadilla de Orwell de una bota estampada en el rostro humano para siempre se transforma de un advertencia oscura sobre un posible futuro a una certeza virtual.





Usted ha sido advertido. Le sugiero que advierta a los demás. Pero permítanme hacer una predicción audaz: muchos optarán por descartar esta información utilizando el mismo tipo de autoengaño que describí al final de mi reciente artículo sobre control mental.

James Corbett
(Fuente: https://www.minds.com/; visto en https://melvecsblog.wordpress.com/)

2 comentarios:

  1. Ya no hay futuro, cuando las razas se corrompen y homosexualizan ( como pasa ahora )la naturaleza las borra de la faz de la Tierra. Viene Hercólubus o Nibiru o el Planeta Rojo o el Planeta X o Barnard I, etc. Eso ocurrirá entre 2040-2043. En el entretanto China gana la tercera guerra mundial atómica que acabará entre 2030-2033.

    ResponderEliminar
  2. Toma ya, otro apocalipsis y con fecha, el hombre siempre que da fechas estas nunca llegan, pero, por si acaso me compro la moto, de algo hay que morir.

    ResponderEliminar