sábado, 23 de enero de 2021

LOS REGISTROS OFICIALES DEMUESTRAN QUE EN ESPAÑA HAN MUERTO, A DÍA DE HOY, MENOS PERSONAS EN 2020 QUE EN LOS ÚLTIMOS CINCO AÑOS



La noticia saltaba ayer viernes: según datos oficiales del gobierno español, registrados a día 22 de enero de 2021, en España murió el año pasado menos gente que en los últimos cinco años.

Bien es cierto que en la página del gobierno de España se apunta que a lo largo del año esta estadística se va actualizando y que la cifra de 401.359 fallecidos en 2020 no es una cifra cerrada y puede variar. Así, a lo largo de los meses del año pasado que las cifras de fallecidos de 2019 fueron incrementándose, pero tan solo en unos pocos miles, sin variar significamente el resultado anual.

Eso no te lo dicen los verificadores de noticias a sueldo del globalismo ni sus medios de comunicación satélites.

Lo que sí te dicen es que la gripe estacional ha desaparecido: 18.000 muertes anuales aproximadas en España por gripe han desaparecido de un plumazo.

Y nos dicen que es por el uso de las mascarillas, (sic), las mismas mascarillas que no pueden evitar 40.000 muertes por Covid ni la voladura en pedazos de la economía de miles de autónomos y trabajadores obligados a cerrar sus negocios por una pandemia que supuestamente bate records de mortalidad. Un año en el que ha habido records de fallecidos en España según nos dicen a cada segundo desde la televisión: por Covid, por infartos, por cáncer, ...

¿Records?.

¿Cómo es posible que a día de hoy, el recuento de fallecidos del año 2020 sea el más bajo de los últimos cinco años?.

Esto no tiene concordancia con lo que escuchamos cada día desde los atriles pólíticos o desde los medios de comunicación.

¿Es un error garrafal o hay algo más?.

Si partieramos de la hipótesis de que esta pandemia en realidad es una plan-demia, las piezas que ahora parecen no encajar cobrarían un nuevo enfoque.

Estos datos oficiales, pese a futuras actualizaciones no llegarán ni por asomo a las cifras que nos cuentan desde la televisión.

Parece cada vez más claro a la vista de los hechos que lo que el mundo está viviendo es una plan-demia, con un objetivo bien definido: acabar con nuestro actual modo de vida, hacernos dependientes integramente del estado para poder vivir, morir, opinar o respirar.

Y pretenden conseguirlo a través del miedo a la muerte, una de las herramientas más efectivas de la élite satánica en el poder para manipularnos. Una población aterrorizada por el miedo a morir aceptará cualquier solución que le proponga su tutor.

El globalismo satánico quiere entrar en nuestro cuerpo a nivel biológico y planificar a través de sus sueros “milagrosos” experimentales nuestra vida y nuestra muerte, controlando a nivel molecular nuestro sistema inmunitario.

De esa manera sería posible hacer planes profesionales de despoblación mundial. Todo muy ejecutivo y empresarial.

Planes a meses, a años, a décadas e incluso a siglos.

A eso se le llama tener el control y es lo que les pone a los amos del sistema.

Entonces, y solo entonces, tendría todo este circo plándemico sentido y coherencia.

La gran mayoría de los países parecen bailar al son que les marcan los gestores de este macabro plan. No en vano esos gestores tienen el poder del sistema en sus manos: el poder de la coacción, el poder del dinero, el poder del ejercicio de la violencia impune, ...

¿Qué más se puede pedir para que alguien con un puesto de responsabilidad obedezca a sus fines?.

El sistema ha puesto en marcha su locomotora del cambio de paradigma social a nivel mundial. Y es una locomotora perfectamente engrasada.

Nos espera un futuro muy oscuro como no tomemos conciencia de lo que están haciendo con nosotros.

Quieren acabar con cualquier iniciativa individual para ganarse la vida. Por eso esta plandemia señala a los autónomos, a la hostelería y al pequeño emprendedor con sus órdenes de cierre. Después vendrán los despidos en masa para hacernos totalmente dependientes del sistema.

A continuación confiscarán cualquier propiedad privada con la excusa del coste del pago de una renta vital.

Paralelamente con sus sueros “milagrosos” controlarán nuestro sistema inmunitario y nuestra genética, para de esa manera decidir cómo vivimos y cuándo morimos.

Buscan despersonalizar al ser humano de aquello que le hace humano, con el distanciamiento social. No hables, no te acerques, no respires.

Una obra de ingeniería social monumental que nos lleva a ese "mundo feliz" de Aldous Huxley, un mundo vacío en el que jamás se reconocerá quién os escribe.

A eso vamos como no espabilemos.

Levántate y piensa.

(Visto en https://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com/)

5 comentarios:

  1. Cuando estás rodeados de idiotas retrasados solo se les puede hablar igual, haber si así "pillan" algo.
    https://www.youtube.com/watch?v=UsBSR--p_jk

    ResponderEliminar
  2. A día 22 de enero, lo dice claro
    El día 22 de enero a las 11 de la mañana según fuentes de la ONU levábamos 24.162 defunciones. Si restamos las de este año las del 2020 serían.
    401.359 menos 24.162 quedaría para 2020 a 31 de diciembre 377.197 defunciones.
    Como son fuentes diferentes supongo que estará en torno a los 380.000 cuando salgan los datos definitivos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que las de 2020 subiran algo, no puedes descontar las de este año, cada año lleva su contabilidad.
    Pero claro si a las del 2020 le quitamos 80.000 de covid saldrian unas 320.000 por conceptos no covid de ese año y si comparamos 320 mil con cualquier cifra de los 5 años anteriores, pues queda claro que algo no cuadra. Pero desgraciadamente la gente sigue confiando en el gobierno y las farmaceuticas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se pueden descontar si están contadas, si no estuviesen contadas no.
      Los datos son a 22 de enero de 2021, no a 31 de diciembre. ¿Dónde están las de 2021?
      Tenga en cuenta que en la anterior, 17 de diciembre, solo faltaban 14 días para completar el año y había 35.196 menos, parecen demasiados para 14 días.
      Lo veremos cuando pongan los datos definitivos y/o aparezca la línea de 2021

      Eliminar
    2. Posiblemente tiene usted razón, el año pasado en el mes de marzo todavía añadieron defunciones a 2019 y la línea de 2020 apareció en febrero con solo 77
      A esperar hasta marzo, o mejor otras fuentes

      Eliminar