sábado, 16 de enero de 2021

EL CAMINO DE ENTRADA COMO EL CAMINO DE SALIDA



La teoría de los gérmenes en la enfermedad está enferma en sí misma; “Iatrogénica” es la palabra con que el gran historiador Ivan Illich la denominó hace muchos años, cuando hablaba de la sobremedicalización de la vida, que a su vez se convierte en enfermedad. Ahora estamos viviendo eso con creces.

La otra visión de la enfermedad que emerge ahora, dice que lo más importante es observar el terreno de la enfermedad. La analogía que abarca estos dos puntos de vista es la de un pez moribundo en agua sucia. La teoría de los gérmenes de la enfermedad trata a los peces, mientras que la visión del terreno indica limpiar el agua.


En términos del Coronavirus, en lugar de buscar controlar el virus, la visión del terreno dice que nos estamos muriendo por el tipo de comida que comemos, y no solo por la comida que comemos literalmente; sino, estamos muriendo de hambre por falta de alimento verdadero. Y estamos siendo envenenados, no solo por el hecho de que casi todos los alimentos están contaminados ahora con glifosfato, sino por estar sumergidos en una concepción del mundo, como en un gulag.

El Coronavirus inserta la necesaria presencia íntima de la muerte en el mismo corazón de la conciencia. No es que sepamos, o tengamos miedo de morir; ese es un contenido de la vieja conciencia. La conciencia del nuevo terreno es la conciencia del alma, la preocupación inherente del alma por la muerte.

El propósito de la “conciencia de la muerte” (muy diferente de la conciencia de la mortalidad) es ciertamente no obsesionarse con la muerte. Saber que la muerte está siempre con nosotros, que ahora está siendo impresa en la conciencia misma, tiene el propósito de despertarnos a la totalidad de la conciencia como si estuviera inherentemente abierta a la dimensión espiritual y con ella, eso es, a la conciencia del alma. En realidad, no tiene nada que ver con "tratar de ser más espiritual". Tiene que ver con despertar al hecho de que ser completamente humano es sentirse inherentemente espiritual-terrenal.

La abrumadora prevalencia, a punto de desaparecer, de la conciencia del dinero, oscurece la plenitud de la conciencia misma como inherentemente “dar-recibir-dar”. Esta pulsación constante es el ritmo constante de vivir-morir-vivir, que es también el ritmo del corazón.

La conciencia del dinero convierte la plenitud de la conciencia como terreno en una preocupación excesiva por la conciencia del contenido, y no darse cuenta de que el terreno está contaminado. Recibir lo que realmente necesitamos se ha convertido ahora en el "pez enfermo", y en el esfuerzo por "salvar" la economía de la codicia.

El dinero enfermo -la codicia- que ahora caracteriza a la enorme polaridad ricos-pobres, tiene como falso propósito no el de no poseer más cosas, sino olvidarse por completo de la presencia constante de la muerte. La conciencia de la muerte borra toda la literalidad de la conciencia, por ejemplo, la conciencia literalizada de que la felicidad proviene de las cosas y la comodidad.

El significado original del dinero para el alma, que nos lleva a la conciencia relacional, se ha desviado hacia la fantasía de tener una vida sin muerte, o, convirtiendo la muerte en ese final absolutamente sorprendente, una visión muy extraña de la muerte como la fuerza de aplastar la vida hasta su muerte, que no es su propósito. El propósito de la muerte es el de despertar la conciencia.

Estas observaciones bastante fenomenológicas, es decir, simplemente ver lo que está sucediendo sin la intervención de una teoría, sugieren que podemos experimentar esta iniciación mundial actual hacia una conciencia más plena, ya sea por la vía difícil o por la vía del corazón.

El camino más difícil es el de intentar vivir en aguas sucias mientras se inoculan todas las enfermedades: físicas, sociales, morales, económicas, individuales.

El camino del corazón se abre al sentir nuestra impotencia, la salida de la sobremedicalización de la vida, que se está convirtiendo en la economía de la vigilancia, y el control de la salud, en lugar de la atención médica. Darse cuenta de la impotencia se abre a una nueva forma de conciencia receptiva, que reemplaza a la conciencia agresiva. A medida que despierta la receptividad, el centro de la conciencia se mueve del cerebro al corazón, un movimiento del conocimiento mental a la inteligencia del corazón. La inteligencia del corazón es también conciencia del alma.

La conciencia del alma, a medida que evoluciona en la forma descrita aquí, entra plenamente cuando nos damos cuenta interiormente de que no hay un crimen en el mundo al que no estemos subconscientemente propensos. Dentro de la inteligencia receptiva del corazón, existe un duelo inherente que nos fundamenta: somos capaces de cada atrocidad que vemos suceder. No hay superioridad moral en el nivel de la conciencia del alma.

Sobre la base del dolor, se despierta la conciencia de la vida, es decir, no somos plenamente vivos solo con la parcialidad de la conciencia de contenido. Es hora de cambiar el agua sucia.

Comencemos esta revolución, y de seres humanos, convertirnos en seres humanos conscientes: homo sapiens (¡sapiens significa SABIDURÍA!)


Dr. Robert Sardello
(Visto en Facebook)

3 comentarios:

  1. Qué interesante. A ver quién es este Dr. Sardello.

    ResponderEliminar
  2. Un profundo análisis que vale la pena meditar e interiorizar para afrontar la realidad de forma adecuada pues cada vez es más difícil encontrar el punto de apoyo para seguir esta andadura complicada en la que estamos inmersos.
    Abrazo para todos
    Joan Martí
    elcamidelavida@gmail.com

    ResponderEliminar
  3. Se reportan 23 casos de personas fallecidas en Noruega después de haber sido inyectadas con el matarratas de Pfizer. La fuente es totalmente solvente y creíble ya que procede de la propia Agencia de Medicamentos de Noruega.

    https://www.unian.info/world/covid-19-over-20-people-vaccinated-with-pfizer-vaccine-die-in-norway-11285645.html

    Ya no son solo los "negacionistas" los que estan advirtiendo acerca de la la letalidad de estos sueros genicos.

    Veremos ahora por donde salen los caraduras del gobierno de aqui,porque tienen respuestas y salidas para todo.


    saludos.

    ResponderEliminar