jueves, 31 de diciembre de 2020

ANALISIS FINAL DE 2020



2020 podría ser recordado como “El año de la traición”, el año en que políticos e instituciones de todo el mundo, han cometido el mayor perjurio que se recuerda, contra todos aquellos que ingenua e irresponsablemente les otorgaron su confianza. Pero 2020 podría ser recordado también como “el año del gran despertar” el año en que muchos nos hemos negado a aceptar la mayor mentira jamás contada, y nos hemos dispuesto para la lucha.

Podría volver a relatar, como los políticos nos han engañado con la patraña del “bicho” fantasma, como los medios de comunicación han retorcido la verdad, de que manera, nuestras fuerzas de seguridad han roto su promesa de servir y proteger, y como el colectivo médico ha traicionado su propio juramento hipocrático … incluso como miembros de nuestras propias familias, amigos, y conocidos nos han dado la espalda, por no plegarnos a la mentira oficial.

Pero todo gran evento tiene su reverso, 2020 ha hecho tambalear los cimientos del mundo, y este ha comenzado a transformarse y a reciclarse, de una manera nunca antes vista, algunos acontecimientos que podríamos definir casi como mágicos, y que parecían improbables tan solo unos meses atrás, ya se están produciendo.

Hemos visto policías negándose a cumplir ordenes corruptas públicamente, hemos escuchado a médicos y científicos honestos declarándose en rebeldía, hemos asistido a una autentica revolución de la comunicación, a través de nuevos canales alternativos que han empezado a tomar el relevo a los medios oficiales, y hemos comprobado que la idea lejana y utópica , de forzar un proceso de libertad constituyente para acabar con la partitocracia, e instaurar una democracia real, ya se plantea como una solución factible.

En 2020 hemos sentido el dolor que provocan la mentira y la traición clavándose en nuestra existencia y provocándonos caos y tormento, nuestras vidas han cambiado, y ya nunca volveremos a ser los de antes, pero también hemos empezado a ver de lo que somos capaces si empleamos nuestra energía estratégicamente.

Todos nosotros somos creadores de realidad, en nuestras manos esta aprender a canalizar ese poder para construir aquello que soñamos, y dejar atrás toda la podredumbre y la ponzoña del mundo antiguo.

A todos los luchadores, despiertos y valientes, que día a día os enfrentáis a la adversidad con tenacidad, arrojo y decisión, gracias por todo lo conseguido en 2020, hagamos que el 2021 sea el año de nuestra emancipación definitiva, como seres humanos conscientes y libres, hagamos que sea el año de la victoria!!!

Abrazos y besos para todos y todas, energía y Rock and roll, el futuro es nuestro.

Martín Sánchez


¿SON LAS VACUNAS DE ARNm LEGALES EN ESPAÑA?



El abogado José Ortega encabeza un movimiento que cuestiona la legalidad en España de las vacunas realizadas con ARN mensajero contra el Covid. Además, Ortega llama la atención sobre la velocidad con que se puso en marcha la vacuna AstraZeneca que el gobierno de España ha comprado.


El abogado español José Ortega es conocido en toda Europa por su trabajo en relación con el derecho costero. En 2009 consiguió que el Parlamento Europeo aprobara una resolución contra la Ley de costas de España y exigiera su reforma, la cual tuvo lugar en el año 2013. El propósito de la Ley de costas era despejar las playas de edificaciones, pero el Estado carecía de medios económicos para abonar las indemnizaciones, eso había conducido a un doble mecanismo: por un lado se estableció la concesión como compensación y por otro se introdujeron distintos subterfugios para vaciar la Ley de contenido y así dar lugar a una expropiación sin indemnización o con una indemnización insuficiente, según explica la revista Forbes Negocios. En aquel momento Ortega declaró: «No luchar contra esa situación es permitir que los derechos civiles se disipen en el aire«.

Ahora, en medio de todas las arbitrariedades que se viven en tiempos de esta pandemia, se siente llamado a luchar de nuevo. En septiembre anunció que se querellaría contra Televisión Española por las mentiras vertidas por el medio público. Y, ahora, ha emprendido un nuevo frente con su Dictamen sobre la vacunación obligatoria en España (publicado en su blog) ante las ansias vacunatorias del gobierno con la precompra de una vacuna express que está en modo experimentación y que por tanto no ha sido aprobada aún. Ortega recuerda al Gobierno que los Reales Decretos sobre medicamentos deben cumplirse y el Gobierno debe garantizar la salud de todos los españoles sin arbitrariedades ni medidas imprudentes.

“Toda vacuna, al menos en su concepto comúnmente conocido, consiste en una sustancia que contiene el agente patógeno debilitado a fin de que el sistema inmunológico pueda vencerlo y sobre todo aprender y recordar sus modos de ataque para prevenir futuras posibles agresiones. Existe en nuestro ordenamiento jurídico lo que podríamos llamar concepto legal de vacuna. Está recogido en el artículo 19.1.a) del Real Decreto 1354/2007, de 11 de octubre, por el que se regula el procedimiento de autorización, registro y condiciones de dispensación de los medicamentos de uso humano fabricados industrialmente”, apunta el letrado.

19. Medicamento inmunológico: Es todo medicamento consistente en vacunas, toxinas, sueros y alérgenos: a) Las vacunas, toxinas o sueros, que comprenden en particular:

1.º Los agentes utilizados para provocar una inmunidad activa como la vacuna anticolérica, el BCG, la vacuna antipoliomielítica, la vacuna antivariólica.

2.º Los agentes utilizados para diagnosticar el estado de inmunidad, en particular la tuberculina y la tuberculina PPD, las toxinas utilizadas en los test de Schick y de Dick, la brucelina.

3.º Los agentes utilizados para provocar una inmunidad pasiva, como la antitoxina diftérica, la globulina antivariólica, la globulina antilinfocítica.

“Resulta bastante dudoso que lo que se ha denominado ‘vacuna de ARN mensajero’ tenga encaje en el concepto legal transcrito”, para el abogado sería más bien una “sustancia alegal”.

“Situaciones, conductas o cosas alegales, es decir no recogidas expresamente en la ley puede haber muchas y no por ello deben considerarse prohibidas (…). Cosa total y absolutamente distinta es que en una materia tan delicada y tan sujeta a control público, como lo es la comercialización de medicamentos y vacunas, alguien pretenda la puesta en marcha de una sustancia terapéutica que, como sucede con la llamada vacuna de ARN mensajero, esté excluida (como así podría ser) del concepto legal de vacuna”.

“Por ello, en esa hipótesis, no se podría admitir el uso en territorio nacional de la vacuna de AstraZeneca si aplica la tecnología ARN mensajero. No obstante, por desgracia los destinatarios de la posible vacuna no tienen medio alguno de saber o comprobar qué es lo que hay en el émbolo y le va a ser inoculado mediante la jeringuilla, así como tampoco el gobierno proporciona información sobre los componentes de la vacuna de AstraZeneca”, subraya Ortega.

Pero muchos ciudadanos sí están alerta por la desinformación y el ocultamiento sobre esta vacuna, y ni las 24 horas de publicidad intensiva a favor de las vacunas en todos los grandes medios de comunicación -subvencionados- logran convencer a la población de ponerse una vacuna fabricada en tiempo express. Los españoles y creo que los ciudadanos de medio mundo, con gran sentido común, no quieren ponerse un medicamento que no cumple con el tiempo requerido de prueba habitual en estos fármacos preventivos (10 años). Si no se respetan los tiempos requeridos habitualmente no se podrán medir los efectos secundarios que puedan tener a medio plazo y largo plazo. Máxime cuando muchas de esas tan traídas y llevadas vacunas nuevas utilizan algo mucho más novedoso y nunca probado en humanos, el famoso ARN mensajero.


Las nuevas vacunas de ARN mensajero nada tienen que ver con el concepto clásico de vacuna ya que modifica el funcionamiento normal de las células; por otro lado, además algunas vacunas candidatas en sus componentes también llevan ADN humano ya que están fabricadas en células de fetos humanos procedentes de abortos. Y para mayor desconfianza y terror de la población, las farmacéuticas se han apresurado en asegurarse de que los gobiernos las eximan de la responsabilidad que pudieran tener por inocular algo desconocido. Las farmacéuticas que investigan y realizan estas vacunas express solicitan estar exentas de cualquier efecto nocivo secundario que puedan ocasionar sus productos en la salud de la población, de lo que se eximen es de cobrar millonarios ingresos por algo de muy dudosa reputación.

Casi la mitad de los españoles (47 por ciento) desconfía de la vacuna, como no podía ser de otro modo por todo lo expuesto anteriormente, según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Aunque quizá sean muchos más, pues sabiendo que esta institución se muestra cada vez más ideologizada y proclive a los deseos del gobierno por encima de todo, lo mínimo que debemos hacer es poner sus estadísticas en cuarentena, y nunca mejor dicho. Todo es un atropello y los españoles y los ciudadanos de medio mundo parecemos corderos conducidos al matadero para ser degollados sin remedio. ¿Sin remedio? ¡No! Tenemos nuestros derechos y debemos conocerlos, y hay abogados que están trabajando para recordar a los gobiernos que existen unos convenios internacionales y unos Reales Decretos que no permiten las tropelías. También la Constitución Española está por encima de cualquier ley o norma autonómica que se redacte en un futuro cercano a toda prisa, ad hoc, y que persiga eliminar derechos, libertades y garantías legalmente reconocidos en nuestro ordenamiento jurídico.

El letrado español recuerda en su escrito que la vacuna candidata que se ha precomprado o reservado para España:

- No es más que un experimento que no ha superado la fase de ensayos clínicos, por lo que la administración a los ciudadanos puede causarles graves daños e incluso la muerte.

- Los ensayos clínicos previos a la comercialización de una vacuna pueden prolongarse ordinariamente por ocho o más años, por lo que un proyecto de vacuna que lleva sólo unos pocos meses en la fase de ensayos clínicos no puede pretenderse que sea un producto susceptible de comercialización y administración a los ciudadanos.

- Los ensayos clínicos de la vacuna comprada por España no sólo distan mucho de haberse completado sino que han producido daños muy graves y la muerte de voluntarios, por lo que es de temer que su administración masiva a la población cause daños y mortandad igualmente masivos.

A juicio del Letrado, el compromiso del Gobierno español de comprar millones de vacunas incurre en arbitrariedad prohibida por el artículo 9.3 de la Constitución Española:

9.3. La Constitución garantiza el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la publicidad de las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales, la seguridad jurídica, la responsabilidad y la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos.

Y, también a su juicio infringe la obligación de objetividad, artículo 103.1 de la Constitución:

103.1. La Administración Pública sirve con objetividad los intereses generales y actúa de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, desconcentración y coordinación, con sometimiento pleno a la ley y al Derecho.

Y sienta las bases para causar a los ciudadanos lesiones físicas o intelectuales, en contra del derecho fundamental recogido en su artículo 15 de nuestra Carta Magna:

15. Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes (…).

D. José Ortega expone además sus consideraciones médico legales, ya que en España son de aplicación una serie de normas de policía administrativa ordenadas a imponer requisitos para la investigación con medicamentos, y que según el abogado se incumplieron con la precompra de esta vacuna-express. En su dictamen menciona los siguientes Reales Decretos:

El Real Decreto 1090/2015, de 4 de diciembre, por el que se regulan los ensayos clínicos con medicamentos, los Comités de Ética de la Investigación con medicamentos y el Registro Español de Estudios Clínicos.

Entre todos los artículos que recoge extraigo por ejemplo el siguiente:

Artículo 34.: Fabricación e importación de los medicamentos en investigación o medicamentos auxiliares.

6. (…) En el caso de un medicamento en investigación procedente de un tercer país que cuente con una autorización comercial en ese país, cuando no pueda obtenerse la documentación por la que se certifica que cada lote de fabricación se fabricó según prácticas correctas de fabricación al menos equivalentes a las anteriormente citadas, la persona cualificada o director técnico deberá velar por que cada lote de fabricación haya sido objeto de todos los análisis, pruebas o comprobaciones pertinentes y necesarios para confirmar su calidad.


Ortega asegura que “parece obvio que la vacuna de AstraZeneca no puede cumplir con estos requisitos de calidad”.

El Real Decreto 1354/2007, de 11 de octubre, por el que se regula el procedimiento de autorización, registro y condiciones de dispensación de los medicamentos de uso humano fabricados industrialmente.

El abogado detalla los requisitos que debe cumplir la solicitud de un medicamento para que sea autorizado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, entre los que destaca el resultado de las pruebas:

- Farmacéuticas (fisicoquímicas, biológicas o microbiológicas).

- Preclínicas (toxicológicas y farmacológicas).

- Clínicas.

Artículo 6. Solicitud de autorización de comercialización de medicamentos fabricados industrialmente: (…) Los documentos e información relativos a los resultados de las pruebas farmacéuticas, preclínicas y clínicas deberán ir acompañados de resúmenes detallados e informes de expertos, que formarán parte de la correspondiente solicitud y quedarán integrados en el expediente de autorización. Estos informes han de ser elaborados y firmados por personas que posean las cualificaciones técnicas y profesionales necesarias, avaladas en un currículum que se acompañará al informe (…).

“Resulta inexplicable en qué forma se pretende que la vacuna de AstraZeneca, con su historial de muertes y lesiones en ensayos clínicos, pueda contar con los requisitos de calidad en cuanto al resultado de las pruebas que exige el precepto”, asevera José Ortega.

A dicha vacuna en experimentación, D. José Ortega recuerda al Gobierno que no está exenta de cumplir todas las leyes y las siguientes normativas:

El Real Decreto Legislativo 1/2015, de 24 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios.

El Real Decreto 824/2010, de 25 de junio, por el que se regulan los laboratorios farmacéuticos, los fabricantes de principios activos de uso farmacéutico y el comercio exterior de medicamentos y medicamentos de investigación.

“Esto significa que a la vacuna de AstraZeneca le son de aplicación todos los requisitos que la ley española impone para la fabricación en España. Requisitos que desde luego no cumple”, según el abogado José Ortega.

Según la misma Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios:

Para que un medicamento sea autorizado tiene que pasar por varias etapas de investigación (…). El descubrimiento de un nuevo medicamento implica procesos como la identificación de candidatos, su síntesis, caracterización, rastreo y pruebas de eficacia terapéutica. A pesar de los avances en tecnología y en conocimiento de los sistemas biológicos se trata de un proceso largo y con una tasa de éxito muy baja. De forma aproximada, se estima que por cada 10.000 moléculas en la etapa de investigación básica sólo 250 entrarán en la siguiente etapa de investigación preclínica. (…) En su conjunto el periodo de tiempo requerido en las etapas de investigación básica y preclínica es de unos seis años.


“Llama la atención en contraste con todo ese largo proceso de garantías, la velocidad con la que AstraZeneca puso en marcha la vacuna que el gobierno de España ha precomprado”, y subraya que “cualquier ensayo clínico tiene que ser autorizado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios”, advierte el abogado y pide a todos los ciudadanos ayuda para difundir su dictamen para que llegue a todos los rincones, y muy especialmente a todos los miembros del Gobierno y a todos los políticos.

Inmaculada Fernández
(Fuente: https://www.actuall.com/)

SI NO ERES PRODUCTIVO, NO MERECES VIVIR



Al cabo de ochenta años, Europa vuelve a catalogar la existencia de la población improductiva como «umwäntiges Leben», “vidas que no merecen ser vividas”: jubilados, enfermos crónicos, depresivos, ... Son la carga de la que quienes sostienen una concepción fabril de la sociedad entienden que es legítimo librarse. Por supuesto, bajo la excusa farisea de un humanitarismo según el cual es preferible matar al necesitado que socorrerle. Atender la vulnerabilidad, la soledad, el sufrimiento, ... es demasiado desafiante, demasiado comprometedor, sobre todo cuando tenemos a mano la solución final de una sedación sin billete de vuelta.

Ya sabemos que las políticas nacionales no existen como tales en una UE que funciona como campo de experimentos obligatorios decididos por una élite globalista para la que somos ganado, y como tal ganado, nuestro valor reside en nuestra utilidad -quien no es útil puede, o incluso debe, ser deshechado-, pero a la luz del genocidio perpetrado en primavera en las residencias de ancianos españolas la ley de eutanasia parece una validación "a posteriori" de una política de "limpieza" de elementos sociales improductivos.

Particularmente siniestro es el presentar esta medida como respuesta a la demanda social de un "derecho". Hay un bien jurídico reconocido por todo Estado avanzado que es el derecho a la vida. La cancelación de un derecho no puede ser a su vez un derecho por una cuestión no valorativa, sino meramente semántica. Es otra cosa. Y camuflar de compasión la fría ejecución de un ser humano cuya supervivencia es inconveniente es peor que un horror, es hipocresía en estado puro.

Parece también esta perversa ley animada por el deseo de liberar recursos sanitarios como los dedicados a los cuidados paliativos (¿para atender tal vez a la ingente masa de los damnificados por la vacuna experimental?), esa vertiente de la medicina tan improductiva que busca aliviar el sufrimiento, acompañar al doliente en su proceso de apagarse lentamente, dar apoyo vital hasta ese último aliento que los psicópatas que nos gobiernan quieren apresurar. Para el pragmatismo materialista la vida ya no tiene valor, solamente precio. Y los gastos empleados en reconocer, proteger, cuidar y acompañar la existencia no parecen justificables en el frío balance economicista de los ingenieros sociales que han programado esta deshumanización constante a la que asistimos, y que es nuestro deber moral revertir.

(posesodegerasa)

miércoles, 30 de diciembre de 2020

COVID-19: CANCELANDO LA VIDA EN ARAS DE LA MERA SUPERVIVENCIA



Comparto una reflexión de la filósofa, historiadora y novelista francesa Chantal Delsol a propósito de cómo una civilización materialista y sin valores no ha sabido movilizar el andamiaje moral y humanista que se requiere para hacer frente a la situación que vivimos.


Estamos inermes ante el peligro, porque las herramientas mentales, éticas y espirituales de las que disponíamos para hacerle frente se han considerado obsoletas.

Desde el inicio de la crisis sanitaria y del período incierto y amenazador que estamos viviendo, la cuestión más intrigante es la comparación con las 30.000 muertes que se produjeron en Francia en diciembre de 1969, por culpa de la gripe de Hong Kong, colapsando los hospitales con pacientes con problemas respiratorios, que pasaron completamente inadvertidas. La diferencia con nuestra actual reacción, enorme, unánime, de pánico, plantea preguntas. Demuestra una gran transformación en el orden de las creencias, de las referencias, de los imperativos. En 1969, muchos creían en el brillante futuro de los comunistas, socialistas o partidos afines. Teníamos ideales, aunque fueran absurdos o malsanos. El resto quedaba en segundo término.

Nuestra época es diferente: el higienismo se ha apoderado de todo. La única referencia que queda después del fracaso de las ideologías es lo que la filosofía contemporánea llama, con un gran número de variantes, la vida desnuda. Los Gobiernos se ocupan prácticamente más que de proteger la vida biológica y la moral que sostiene esta opción. Así, una epidemia se convierte en una cuestión de Estado, en una «guerra», de hecho en la única que es importante librar y ganar, en detrimento de todo lo demás.

Impresión de marcha atrás


Lo que más llama la atención en el período actual es también esa impresión de retroceder en el tiempo: creíamos que lo habíamos previsto todo y que lo sabíamos todo, y constatamos ante esta pandemia nuestra ignorancia abismal, y la ignorancia de los mismos especialistas, que se contradicen constantemente unos a otros.

La aterradora sensación que nos asalta es que ya no tenemos el futuro en nuestras manos, una sensación que nos era ajena. Nos habíamos acostumbrado a las normas, a los controles, a los protocolos, en definitiva, a las certezas. Ante la incertidumbre de un futuro que provoca ansiedad, las facultades que debemos desplegar son muy nuevas para nosotros: afrontar el riesgo desconocido confiando en ese coraje que se despliega ante el peligro, en la conciencia moral que toma las decisiones en situaciones excepcionales.

Ya no tenemos las herramientas mentales, éticas y espirituales para responder a la situación. Porque estas herramientas se han vuelto obsoletas con la modernidad del progreso en todos los ámbitos. Podemos ver hasta qué extremos somos poblaciones frágiles, debilitadas por la facilidad, la comodidad, la paz eterna, el prestigio de las apariencias, las promesas de facilidades aún mayores y, sobre todo, las promesas de eliminar todos los males de la condición humana. Fragilidad espiritual: normal, dado que entonábamos a viva voz que habíamos abolido las religiones y, en consecuencia, pronto ya no moriríamos, y que teníamos que ocuparnos exclusivamente del lado festivo de la vida.

Esos pobres humanos tan protegidos, a los que se les ha prometido el mejor de los mundos, de repente vuelven a caer brutalmente en el mundo del destino, de la fatalidad, de la enfermedad mortal que golpea a la vuelta de la esquina. Crueldad. Nuestro joven, limpio, bien educado y bien entrenado presidente no tiene ninguna clave para comprender una situación tan ajena a su eterna y perfecta satisfacción. La tragedia le es ajena; no la aprendió en la escuela. Ignora que el peligro se cierne sobre el futuro del país, y que por esa razón vale más preferir el coraje al cálculo.

El tratamiento de la catástrofe sin precedentes empezó por las mentiras de Estado. Nuestros funcionarios nos explicaron que las mascarillas eran inútiles e incluso dañinas, luego que los test eran también inútiles. Todos los franceses recuerdan claramente aquellos discursos, y todos saben que eran un engaño evidente: con todo el despliegue de expertos, decretaron que aquello de lo que no disponían era inútil. A partir de ese momento, toda confianza desapareció. Ahora, nuestros gobernantes pueden hacer largos discursos invitándonos a hacer esto o aquello, pero los miramos con ironía y escepticismo.

¿Y por qué mintieron? Porque, en su mentalidad de niños malcriados, el gobernante debe ser todopoderoso, y si no lo es, debe pretender serlo, de lo contrario decepciona. No han comprendido que la mentira los mata con más certeza que la impotencia confesada. No lo han entendido porque son niños instalados en una pretensión de omnipotencia que el virus está echando abajo.


La enfermedad mata, en su gran mayoría, a personas ancianas afectadas ya por otras patologías: confinamos a toda la juventud de un país, que pierde sus empleos, cierra sus negocios, para salvar a sus ancestros. Pero para poder detener la economía hipotecamos el futuro con enormes deudas, que deberán ser pagadas por nuestros hijos y nietos.

¿Estamos obligados a detener la economía porque no tenemos suficientes camas en las UCI? Pero este argumento solo era admisible al principio de la primera ola. Esperamos que, desde entonces, se haya hecho una lista de todos los hospitales provinciales, públicos y privados, donde los médicos han estado sentados con camas vacías en la UCI durante la primavera. ¿Debemos creer que, en el momento en que aún no habíamos entrado en la segunda ola, los gobernantes no han aprendido nada de la primera, no han creado una sola cama de UCI desde entonces, no han hecho un solo progreso más allá de la compra de unos diez mil respiradores, más de la mitad de los cuales resultaron, cuando los recibimos, defectuosos?

Nuestros gobernantes han aprendido a administrar, es decir, a gestionar previsiones, certezas, la burocracia, el control, las cifras. No han aprendido a gobernar, es decir, a asumir riesgos, contingencias, pendientes escarpadas … Todas las cosas que no se enseñan en las grandes escuelas. Y por eso vuestra hija se queda sin palabras. Ante esta inesperada calamidad, la gente está aturdida, y los Gobiernos son impotentes.

La situación en las residencias de ancianos refleja el higienismo imperante. Se ponen en marcha protocolos demenciales para proteger a los ancianos del virus, demenciales en el sentido de que se suprime la existencia (la pobre existencia que queda, ese aliento) a fuerza de querer proteger la vida. Estos ancianos a los que les queda poco por vivir están sobre todo conectados a la existencia por sus seres queridos y, por así decirlo, por ese suministro de amor. La vida biológica no les interesa, sino solamente la presencia de aquellos que les recuerdan por su afecto que no son solo eso, un cuerpo exhausto al borde del abismo.

Las instancias gubernamentales, médicas, mediáticas quieren privarlos de visitas y conversaciones. Se trata de personas casi centenarias que, desde hace más de seis meses, han tenido que reducir sus visitas a la mínima expresión, debidamente contabilizada, han tenido que comer solos y permanecer en sus habitaciones todo el día. Cuando están en agonía, se les prohíbe a sus familiares acercarse a ellos. Y cuando están muertos, se les prohíbe velarlos.

¿Y por qué? Para preservar la vida biológica, una decisión que tomamos en nombre de todos. Probablemente, los responsables de las residencias sienten pánico cuando recuerdan el asunto de la sangre contaminada. En cualquier caso, el Gobierno está aprovechando esta corriente higienista, confortándola constantemente y ofreciéndole altavoces. Aquí no se trata de congestión hospitalaria y solo queda la verdadera razón: se nos prohíbe anteponer cualquier valor o principio a la mera supervivencia. Hay que estar muy enfermos para imaginar que el valor de la vida desnuda puede eclipsar las razones de vivir.

Chantal Delsol
(Fuente: https://www.lefigaro.fr/; traducción: https://eldebatedehoy.es/)

MASCARILLAS LETALES: LOS HONGOS QUE SUSTENTAN HAN CAUSADO VARIAS MUERTES EN LA INDIA



Médicos indios informan haber registrado varios casos de desarrollo de una infección fúngica en pacientes con coronavirus, complicación que ha provocado serios problemas de salud y en algunos casos ha derivado en su muerte.

Un grupo de cirujanos del ámbito de la otorrinolaringología en el hospital Ganga Ram, de Nueva Delhi, informó sobre más de 12 casos de mucormicosis en pacientes con covid-19. Durante las últimas dos semanas, aproximadamente 10 personas con ese diagnóstico tuvieron que ser sometidas a cirugías y 50 % de ellas perdieron la vista para siempre. Entre tanto, cinco de los pacientes murieron, recoge la agencia ANI.

Manish Munjal, cirujano otorrinolaringólogo en dicho hospital, declaró que la dolencia se manifiesta en "personas con un sistema inmunológico débil". "Este hongo destruye las partes del cuerpo a donde llega", afirmó, y explicó que los pacientes que sobreviven al covid-19 suelen recibir "una gran dosis de esteroides para disminuir la tormenta de citoquinas", y "esto permite a las infecciones fúngicas oportunistas, como la mortal mucormicosis, adentrarse en el cuerpo" y "viajar a través de la nariz a los ojos y el cerebro". Munjal señaló que una tal infección no detectada a tiempo no solo puede causar la pérdida de la vista, la extirpación de los huesos de mandíbula y "la desfiguración cosmética", sino también "provocar la muerte en más de 50 % de los casos en cuestión de días".

Por su parte, el cirujano Parth Rana notificó desde la ciudad de Ahmedabad que ha detectado mucormicosis en cinco personas que habían contraído el covid-19, de las cuales dos perdieron la vista y dos más fallecieron. Afirmó a Times of India que el sistema inmune de los pacientes en cuestión era muy débil, lo que condujo a una propagación rápida de la infección en sus organismos. Dijo también que normalmente la mucormicosis necesita entre 15 y 30 días para propagarse, pero en los casos descritos lo hizo en apenas dos o tres días.

El especialista principal de enfermedades infecciosas del referido centro, Atul Patel, declaró que se han registrado 19 casos de mucormicosis en pacientes con coronavirus durante los últimos tres meses, lo que es un número 4,5 veces mayor a lo usual antes de la pandemia.

La incidencia de la infección es llamativa por varias razones, no sólo por el impacto en el sistema inmune del tratamiento, también es extremadamente interesante que las infecciones en la cara, que ingresan por la nariz, se hayan multiplicado después de que se declarara obligatorio el uso de mascarillas en el mundo entero.

Especialmente si uno considera que una de las causas de la infección es la exposición al moho, no es difícil imaginar que el exhalar constantemente en una mascarilla, por periodos de horas a diario, crearía una exposición peligrosa a bacterias, humedad y moho.

CHINA SE APODERA DEL ADN MUNDIAL CON FINES SINIESTROS


martes, 29 de diciembre de 2020

EE.UU.: ENÉSIMO ESTUDIO QUE DEMUESTRA LA INEFICACIA DE LAS MASCARILLAS



Los mandatos de uso de máscaras para el virus, respaldados por los gobiernos de distintos estados de EE. UU., estarían siendo contraproducentes para su objetivo de detener el contagio, según un estudio publicado por RetionalGroud.com, un centro de intercambio de datos de COVID-19, dirigido por un grupo de analistas de bases de datos.

La investigación tuvo en cuenta un periodo de 229 días, contabilizados desde el primero de mayo hasta el 15 de diciembre, en el que fueron comparados los días en los que los gobiernos estatales impusieron mandatos de máscaras con los días en los que no lo habían hecho.

A través de un hilo de Twitter, el cofundador de la página, Justin Hart, dio a conocer los resultados, donde se evidenció que aquellos estados que instauraron el uso de máscaras presentaron un total de 9.605.256 casos confirmados por contagio del virus PCCh o COVID-19, equivalente a un promedio de 27 casos por cada 100.000 personas por día.


Por otra parte, aquellos estados que no implementaron las órdenes de uso de máscaras o aquellos que nunca tuvieron mandatos, incluyendo el periodo de tiempo en el que los estados con el mandato no lo tenían en vigor, registraron 5.781.716 casos de contagio.

Lo cual quiere decir que además de que los mandatos de uso de máscaras no son tan efectivos después de todo para contener los contagios, los estados con mandatos en vigor, registraron un promedio de 10 infecciones más reportadas por día que aquellos sin mandatos.

Entre aquellos estados que no promulgaron un mandato de máscara durante el análisis se encuentran Florida, Nebraska, Alabama, Iowa, Georgia, Arizona, Alaska, Misuri, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Oklahoma, New Hampshire, Tennessee, Carolina del Sur y Wyoming, según un artículo de opinión de The Blaze.

Los investigadores otorgaron un plazo de 14 días a partir del día que comenzó el análisis para aquellos estados que impusieron el mandato y de esa manera comenzar con el conteo de casos por contagio en relación con el uso de la máscara para una evaluación más precisa.

Ian Miller, investigador de RationalGround.com, encontró que en tres condados de Florida Manatee, Martin y Nassau, en los cuales interrumpieron el mandato, se registraron menos casos per cápita que aquellos condados que lo mantuvieron.

En un tweet del 20 de diciembre, Miller se refirió al hecho de manera sarcástica al hecho asegurando que era “extremadamente confuso cómo podría suceder esto”, considerando que el mandato de máscara protectora es “la herramienta de salud pública más importante que tenemos”.


“La religión de las máscaras tendrá una serie de excusas inexactas listas para ser usadas, pero por supuesto, están oscureciendo e ignorando que esto no debería ser posible, sin importar las circunstancias atenuantes, si las máscaras fueran tan efectivas o importantes como se nos dijo”, escribió Miller.

Si bien hay quienes podrían cuestionar los resultados bajo el argumento de la disparidad en la densidad de la población, el estudio analizó Florida usando datos del condado y no encontró correlación entre los mandatos de máscaras y menos casos, aún ajustando la densidad de población.


César Munera
(Fuente: https://bles.com/)

"MENTIRAS PLANDÉMICAS", LA PELÍCULA DE ESTAS NAVIDADES



El decano del Colegio de Biólogos de Euskadi, uno de los pocos científicos que no ha secundado con un vergonzante silencio cómplice la cutre película de terror que difunde el desgobierno español, desmiente la teoría absurda de que acaba de aparecer una cepa mutante del virus que jamás fue aislado ni cultivado (una supuesta mutación que, para más INRI, no resulta ser menos dañina, sino más agresiva y letal, porque, como todo el mundo sabe, los virus no buscan perpetuarse, sino extinguirse practicando el "suicidio ampliado" con los organismos que los hospedan, ciencia pura, oiga).

Ya va para un año y seguimos esperando a que la verdadera ciencia demuestre la existencia real del bicho, no una mera construcción conceptual creada por bioinformáticos mediante software que nos quieren vender como si fuera una estructura real, cuando nunca le han encontrado aislado ni purificado ni cultivado. Contamos solo con una interpretación abstracta creada en base a un banco de genes digital ... eso tiene de real lo que tiene un videojuego.

Y con toda esta farsa anticientífica corrupta y criminal quieren someter a la humanidad. Las muertes por la vacuna transgénica se las atribuyen a la falsa nueva cepa del coronavirus.

¡Qué casualidad que la cepa aparece al mismo tiempo que se comienza a vacunar a la gente!

Pero ya se sabe que todo esto son lucubraciones delirantes de cuatro conspiranoicos. Ni caso, amigos, la vacuna es una bendición del cielo y nos traerá la salud, la dicha y la prosperidad a todos.

Bueno, a casi todos:


EL PRECEDENTE DE UNA VACUNA ASESINA



La filial austríaca de la farmacéutica norteamericana Baxter distribuyó en enero de 2009, durante la histeria prograda de la Gripe A, vacunas contaminadas que, si no hubieran sido descubiertas, habrían matado a miles de personas en la Europa del Este. La falsa pandemia de entonces se habría convertido de declaración oficial en drama real, algo que puede repetirse en breve dada la ausencia de controles sobre qué pretenden inocular los gobiernos a los ciudadanos.


A finales de enero del 2009, la filial austríaca de la farmacéutica norteamericana Baxter distribuyó a 16 laboratorios de Austria, Alemania, la República Checa y Eslovenia, 72 Kg. de material para preparar miles de vacunas contra el virus de la gripe estacional; las vacunas tenían que ser administradas a la población de estos países durante los meses de febrero-marzo.

Antes de que ninguna de estas vacunas fuese administrada, un técnico de laboratorio de la empresa BioTest de la República Checa decidió por su cuenta probar las vacunas en hurones, que son los animales que desde 1918 se utilizan para estudiar las vacunas de la gripe; todos los hurones vacunados murieron; se investigó entonces en qué consistía exactamente el material enviado por la casa Baxter y se descubrió que contenía virus vivos de la gripe aviar (virus A/H5N1) combinados con virus vivos de la gripe de cada año (virus A/H3N2);

Si esta contaminación no se hubiese descubierto a tiempo, la pandemia que sin base real estaban anunciando las autoridades sanitarias globales (OMS) y nacionales, se habría convertido en una espantosa realidad; esta combinación de virus vivos puede ser especialmente letal porque combina un virus que tiene un 60% de mortalidad pero es poco contagioso (el virus de la gripe aviar) con otro que tiene una mortalidad muy baja pero con una gran capacidad de contagio (un virus de los de la gripe de cada año).

El 29 de abril del 2009, cuando hacía sólo 12 días que se habían detectado los dos primeros casos de la nueva gripe, la Dra. Margaret Chan, directora general de la OMS, declaró que el nivel de alerta por peligro de pandemia se encontraba en fase 5 y ordenó que todos los gobiernos de los estados miembros de la OMS activasen planes de emergencia y de alerta sanitaria máxima; un mes más tarde, el 11 de junio del 2009, la Dra. Chan declaró que en el mundo ya teníamos una pandemia (fase 6) causada por el virus A/H1N1 S-OIV; ¿cómo pudo declarar algo así cuando, de acuerdo con datos científicos precisos, la nueva gripe era en realidad más benigna que la gripe de cada año y, además, no se trataba de un virus nuevo y ya existe parte de la población que tiene inmunidad?;

Lo pudo declarar porque en el mes de mayo la OMS había cambiado la definición de pandemia (ver entrada precedente); antes de mayo del 2009 para poder declarar una pandemia era necesario que muriese a causa de un agente infeccioso una proporción significativa de la población; este requerimiento – que es el único que da sentido a la noción clínica de pandemia y a las medidas políticas que se le asocian – fue eliminado de la definición el mes de mayo del 2009, después que el 26 de abril los EEUU se hubiesen declarado en “estado de emergencia sanitaria nacional”, cuando en todo el país sólo había habido 20 personas infectadas de la nueva gripe y ninguna de ellas había muerto.

(Fuente: Tendencias 21)

Para los malpensados a los que la borregada telecreyente califica de "conspiranoicos", este precedente es el ensayo del que la élite eugenesista sacó las conclusiones adecuadas para conseguir en esta ocasión la inoculación universal de la nueva vacuna asesina: desde la prohibición de autopsias hasta la concesión de impunidad en caso de que se produzcan daños a la salud de la población por el uso de la vacuna por parte de las farmacéuticas, los errores de once años atrás han sido enmendados, y ahora el genocidio de la población puede realizarse sin obstáculos.

lunes, 28 de diciembre de 2020

LA ESTAFA DE LA "NUEVA CEPA" DE CORONAVIRUS



"Sublime garganta profunda", un político canadiense del Partido Liberal, a mitad de octubre, en correo electrónico filtrado a la magnífica web de Reddit había anticipado los planes de la genocida élite globalista para los próximos meses. Hoja de ruta planificada. Planificadísima. Desde octubre de 2020 hasta el mismo mes del próximo año, paso por paso. En noviembre, otra filtración. Ésta francesa. Las élites ya habían distribuido a los ejecutivos de todo el mundo la agenda a seguir. Y, estos, perritos falderos, a obedecer.

Experimento poblacional, viento en popa


Además de los campos de concentración ("isolement") para disidentes, una de las claves era la nueva "cepa" o "mutación” (B.1.17: indaguen) proyectada de covid-19 y/o “coinfección” con virus secundario denominada Covid-21 (¿cuyo presunto origen será el Sars-Cov-3 del que ya les hablé en alguna ocasión?). Todo ello conduciendo a una “tercera ola” (tan falsa como las dos primeras) con una “tasa de mortalidad mucho más alta y una tasa de infección más alta”. Sic. En febrero, el experimento perfeccionado.

Y no desdeñen del todo el factor Brexit...

Un postrero castigo a los británicos por largarse del basuriento cenáculo masónico de nombre Ué. Editorial del lunes 21 de diciembre de ABC, tan covidiota como los covidiotas progres españoles. Más si cabe. Tras la "cepa", los ceporros monárquicos escriben lo siguiente. "En estas dramáticas circunstancias hasta el “brexitero” más radical debería ser capaz de apreciar que cuando uno tiene problemas graves es mejor vivir rodeado de amigos que quedarse aislado".

¿Va quedando claro?

Disfruten de la nueva subnormalidad. Y de su deseada autoesclavitud.

Luys Coleto
(Fuente: https://elcorreodeespana.com/)

¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS?


Dra. ALBARRACÍN: LOS DOS MINUTOS QUE PUEDEN SALVAR TU VIDA


domingo, 27 de diciembre de 2020

EL ABOGADO JOSÉ ORTEGA ADVIERTE DE LO QUE SE AVECINA ...



¿Qué pasa si la gente se niega a vacunarse? ¿Qué pasa si los primeros que van a optar a las vacunas se niegan? Si son todos, el gobierno tendría un serio problema. Si son algunos, no importa, porque ni siquiera, probablemente, aparecerían en los informativos de la tele o en las primeras páginas de los periódicos. Estos días, y sobre todo a partir de primeros de mes y de año, asistiremos a una campaña publicitaria que tuerza la voluntad de los más reacios. Recordemos que según el CIS la mitad de la población dice que se vacunará y la otra mitad que no lo hará. Pero si tras la demoledora campaña que viviremos, aún persiste su actitud y sigue sin querer vacunarse no se preocupe, podrá hacerlo sin sufrir contratiempos o consecuencias. Eso nos dice el abogado José Ortega, un especialista en la materia:

“Eso no es una vacuna, es un suero que te meten con una sustancia desconocida y le llaman vacuna porque lo que quieren es que la gente se pinche eso y se confíe”

“Lo que va a pasar con esto que llaman vacuna es, primero, que va a morir mucha gente, segundo que va a haber muchas secuelas neurológicas, y tercero que va a haber una esterilización masiva (…) El objetivo final es reducir la población”

“El 95% de los señores que se olviden de sus testículos y el 45 % de las señoras que se olviden de sus ovarios”

“Todo este montaje ficticio, todo es miedo artificial, tiene un propósito y ese propósito es la vacuna”.

“En la policlínica de El Rosario, en Ibiza, estaban aplicando la ozonoterapia con muchísimo éxito. Los pacientes de la COVID-19 enseguida se recuperaban y se iban a casa tan felices. Pero los comités de ética de los hospitales de la península que habían pedido autorización no lo autorizaron”

“En caso de conflicto jurídico prevalece el interés del individuo sobre el interés de la sociedad y sobre el interés de la ciencia”

“No pueden obligarme ni a llevar una mascarilla, ni a tomarme la temperatura ni nada de nada”.

Cuando hay conflicto entre la ley interna y un convenio internacional, el Tribunal Supremo le ha dado prevalencia a los convenios internacionales”

“El convenio internacional tiene una jerarquía superior a la Constitución”

“Intentan hacer creer con el Telediario que pueden obligarte a vacunarte. Entonces sacan información absolutamente inquietante para que te asustes”

“La denuncia de las mascarillas, todos los boletines de denuncias que he visto tienen una carencia básica y es que no citan la norma que recoge esa conducta como una falta administrativa, norma con rango de ley con arreglo al artículo 25 de la Constitución. Tiene que llevar una norma con rango de ley, y si no, no vale”

“El cierre perimetral de las ciudades y las comunidades autónomas. Los telediarios meten imágenes de archivo de la policía parando a la gente, asustando y metiendo miedo. Pero si coges el coche y te vas a Murcia no ves a nadie”

“Si te viene un empleador y te dice que no te contrata porque no te has vacunado tendrá que enfrentarse con las consecuencias legales porque el derecho al trabajo está recogido en la Constitución”

“La imposición de la vacuna obligatoria en estas condiciones, con el COVID 19, puede ser constitutiva de tres delitos: de prevaricación, contra la salud pública y un delito contra el derecho de las libertades públicas”.

“También las mentiras de los medios de comunicación dependientes del gobierno son un delito”

“Voy a preparar una querella al Telediario, porque le tengo muchas ganas a estos facinerosos, estos son unos delincuentes de la peor calaña. Son pura basura. Mienten a manos llenas y a dos carrillos, sin escrúpulos, sin vergüenza, sin decencia, sobre el número de víctimas y todo eso”

“Las tasas de muertes por año desde abril cayeron estrepitosamente a niveles inferiores a los de enero y febrero de 2020. No hay ninguna crisis sanitaria, no existe”.


La gente, asustada por el Telediario, va a ir y se va a vacunar y va a haber colas. Yo lo siento mucho, pero va a ser un fenómeno de selección natural porque muchas de estas personas van a morir por miedo a la muerte, por crédulos, otras van a sufrir lesiones y otros van a quedar estériles”.

“Clinton y Obama no se van a a pinchar nada, se van a pinchar agua destilada. Ya se pinchó la primera ministra de Australia y ¿cómo sabes lo que se han pinchado? Como show puede estar muy bien”



(Fuente: https://madridmarket.es/)

Ilustrando las palabras del señor Ortega, aquí tenemos dos ejemplos del teatrillo montado por los ingenieros sociales, uno de "vacuna de vaya vd. a saber qué" y otro directamente de "vacuna sin vacuna" que, ciertamente, carece de todo riesgo (a la luz de esta última imagen, hay que reconocer al sr. Illa que en según qué casos sus dictámenes son fiables):