domingo, 20 de diciembre de 2020

¿ERES NEGACIONISTA DE LAS CONSPIRACIONES?



En nuestra sociedad, donde cada vez es más palpable la visión superficial de la realidad y la ausencia de espíritu crítico, la descalificación a quien opine lo contrario, se ha vuelto una tendencia inquietante. Así, el concepto (o etiqueta) que más hemos escuchado en el 2020 es la de conspiración y sus derivados. Quien tacha al otro de “conspiranoico” o “negacionista”, está diciendo en otras palabras que dicho discurso o pensamiento critico es delirante. La crítica ya no tiene en cuenta el contenido, ni la argumentación, sino la persona, de la cual se afirma que está delirando, fantaseando, inventando algo que no existe. Ante esta actitud, vale la pena preguntarse: ¿De verdad, esas personas creen que las conspiraciones no existen? ¿Acaso son negacionistas de las muchas conspiraciones que resultaron ser reales?

Cuando las conspiraciones son verificadas (hacer click en este enlace
para acceder al reportaje de la revita Quo)

Dejando de lado “teorías de conspiración” descabelladas; (a veces nos preguntamos si no las fabrican los mismos que nos intentan convencer a diario, de que no existen), pensemos en la que hoy más nos toca de cerca: el plan de un nuevo orden mundial, al que le han cambiado el nombre por The great reset, el gran reseteo o inicio. ¿Quiénes entusiastamente promocionan este gran reseteo? Los mismos de siempre, los que nos dicen cual es la verdad y a quien debemos creer en todo ámbito de la vida humana (salud, clima, raza, migración, género, política), con ciega obediencia.

Frecuentemente, el discurso de quienes intentan desacreditar al que no cree en los medios hegemónicos (al servicio del poder financiero global) es ante todo simplista: si alguien critica las medidas por el cambio climático, ellos dirán que se está negando el cambio climático, si son criticadas las medidas políticas desproporcionadas contra la “pandemia”, el discurso oficial dirá que se está negando el virus y así, la descalificación a fuerza de repetición y humillación del que piensa distinto, termina por imponerse en la sociedad.

Conspirar ha sido siempre parte de la debilidad humana


Negar las conspiraciones es tan irracional como infantil, ya que son parte de la vida humana desde siempre: conspiran las empresas ¿no es acaso noticia frecuente escuchar que el pez grande se come el pez pequeño? ¿Y siempre lo hacen por vías transparentes y sin ningún ocultismo? Hay gente que conspira por un puesto de trabajo, al que no tendría acceso si no fuera por ello. En el trabajo se conspira para desacreditar, o bien quitar de en medio a un colega molesto, al menos para que lo envíen a otro reparto. En el ámbito académico educativo lo mismo. Qué decir de las conspiraciones familiares por una herencia. ¿Y en el deporte, no se conspira?

Nos preguntamos: si esto es tan común a la naturaleza humana ¿qué es lo mágico que impide a los magnates del mundo, ordenar el mundo para su propio beneficio, o para realizar el sueño de nuevas sociedades según la visión que ellos tienen? ¿Acaso la idea de un dominio mundial en manos de pocos, no ha sido el deseo de emperadores, reyes y poderosos? ¿Acaso la globalización no ha favorecido las circunstancias y puesto a disposición los medios adecuados para tal fin? ¿Por qué la demonización continua de las soberanías nacionales? ¿Por qué la promoción millonaria de ideologías que debiliten las identidades que enraízan a la persona? Y un largo etcétera que no cuadra.

En fin, la ingenuidad o miopía de la población actual en general, es asombrosa cuando acepta a priori la negación de conspiración.


Ver «Cómo gira el mundo, con y sin covid»
Descargar EL DOCUMENTO PDF «Cómo gira el mundo con y sin Covid» Daniel C.

Este año 2020 ha puesto en evidencia esa miopía, y los Think tank lo saben y se dan el lujo de anunciarlo delante de tus propios ojos: echad una mirada a la portada de la revista The economist 2020, que salió en diciembre 2019. La portada anunciaba que el 2020 sería un año en que predominaría la falta de visión, de claridad a tal punto que necesitaríamos del médico. Una vez en manos del médico (oculista) veríamos lo que el nos indicara que viéramos y deberíamos obedientemente responder (letra).


¿Negacionista o realista?


Más que llamarlo conspiraciones, deberíamos ser más realistas y hablar de agendas, o planes; ya no ocultos (un tiempo lo fueron y por ello convenía el término conspiración), sino a la vista de quien mínimamente busque sin prejuicios la verdad, y apague por un momento la TV. Los llamados “negacionistas” hoy, son aquellas personas que han dedicado un tiempo al silencio y la reflexión porque han intuido que las cosas que nos dicen no cuadran, y a partir de esa luz han buscado fuentes para corroborar(se) si estaban o no equivocados.

Cuando un periodista de investigación independiente, de fama internacional, como Nicolas Morás te empieza a “tirar datos” documento en mano, buscas otro periodista, y otro, inicias tus propias investigaciones y al fin llegas a la conclusión: no estaba equivocado. Aquí una entrevista repaso que pone a prueba nuestra ingenuidad.

Es difícil negar que también existe una «conspiración buena» en favor de, al menos, cuestionar la información que se está dando y sobre todo el modo obsesivo de imponer una sola verdad.



En el artículo de El Español enlazado aquí captamos, con un poco de sentido común, lo que algunos del periodismo alternativo llaman “fallo de la Matrix”, es decir, en el ámbito de la manipulación mediática actual, afirmar lo que se quiere negar. El discurso empieza con los estereotipos clásicos, políticamente correctos, pero luego presenta “conspiraciones reales”, es decir, “teorías” cuyos denunciantes fueron censurados y considerados locos, pero el tiempo les dio la razón. Conclusión: las conspiraciones se han revelado posibles y reales. La lista sería interminable.

¿Cuál sería la conspiración actual?

El plan complot en el que han metido a casi todos los países del planeta se llama nuevo orden mundial, o gran reseteo, donde deberemos despedirnos de la libertad que hemos alcanzado como civilización occidental (aunque no guste, hay que agregar cristiana). De hecho, llevas meses entregando tu libertad por “la seguridad de tu salud y la de tus semejantes”. Quizás hayas sido de los «despiertos» que han empezado a cuestionar la relación entre “pandemia” y medidas políticas draconianas a nivel mundial. ¿No te parece que valdría le pena ver la otra cara de la moneda? En los siguientes vídeos presentamos a dos analistas de geopolítica: Adrian Salbuchi:



El Dr. Pablo Muñoz Uturrieta:



Si el lector ha tenido la paciencia de analizar los datos aquí aportados, y ha logrado ver un pedacito de la otra cara de la moneda, no es un mal comienzo.

Daniel C.
(Fuente: https://percepcionactual.com/)

10 comentarios:

  1. Yo siempre he estado en el otro lado de la moneda, y a veces así me va, asumido. No voy a salir del sistema, pero si quiero morir con criterio propio y no de medios de des-información, gobiernos con políticos corruptos y mierdas palmeros votontos y defensores de ideas que nunca son suyas... por eso estamos todos como estamos... y lo que nos queda, esto solo acaba de comenzar, bienvenidos al 2021, el 20 será de risa comparado.

    ResponderEliminar
  2. Me considero libre pensador, los demás son sus propias elecciones que creen personales pero muchos por influencias de los medios en el cual todos nos movemos, discernir debería ser de uso cotidiano pero es más fácil seguir la manada que discutir y debatir, el dolor de cabeza es a veces doloroso, solo los peces muertos siguen la corriente, frase que nos debería hacer pensar.

    ResponderEliminar
  3. He llegado hasta lo de la población y su control por parte de la ONU. Bien, el problema de la religión es que sus premisas están basadas en un tiempo pasado de hace 2000 años. Lo de creced y multiplicaos no tiene sentido actualmente. Veamos las razones, la primera es la de unas reglas físicas del programa donde vivimos, el universo al menos en nuestro sistema solar y galaxia que nos contiene, reglas muy estrictas o leyes naturales que bajo ningún concepto se pueden burlar que sepamos a día de hoy. Por ejemplo, si vd. crece la población y con unos estándares de consumo de energía fósil (que es la que ha permitido el crecimiento cuasi exponencial de la misma) propios de USA, Europa o parte de Sudamérica o Asia, por efecto de la segunda ley de la termodinámica, algo sagrado por aquí, enviará un desorden brutal a la atmósfera,los ecosistemas, el mar, etc. provocando un envenenamiento poblacional y una destrucción biológica evidente en multitud de especies, más una transformación de nuestras condiciones de vida, en forma de huracanes, incendios, inundaciones y sequías. Vd. está alterando un sistema estable, Gaia, nuestra madre, y está provocando una inestabilidad que nos expulsará o destruirá a corto plazo, hasta que el sistema se estabilice con el tiempo, pero ya sin nosotros. Uno puede estar totalmente de acuerdo en lo de lo insensato de la globalización como proyecto de una élite que se convierte en amos del mundo, todo lo contrario de la democracia, pero ojo, el crecimiento exponencial de la población, sin posibilidad de colonización de otros planetas, nos llevará a un desastre anunciado, en el que estamos ya inmersos. Y sería una pena que ello ocurriera, por la sinrazón religiosa de necesidad de cuerpos para tanta alma solitaria, tengamos calma, razonemos o mandaremos todo al garete, quizás la vida sea algo muy raro y valioso (yo pienso que no) y sería una pena acabar con la riqueza biológica de este planeta. Debemos procurar una vida digna a los que ya estamos, hay medios para ello sin acabar con la naturaleza y nosotros mismos, pero para ello hay que decrecer, poblacionalmente y en consumo de recursos con una distribución más justa, con un trabajo digno para todas las hembras y que dejen de parir tantos hijos, porque si no reventaremos literalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y mueren. Entre los humanos hay algunos que tienen otros deberes

      Eliminar
    2. No se suele destilar una opinión con sentido común como esta. Gracias.

      Eliminar
    3. Hay energías libres y gratuítas para todos los habitantes del planeta, lo que cuentas no tiene sentido, lo que quieren es que unas pocas familias controlen al resto de la población para lo cual sólo necesitan unos 500M de habitantes,lo suficiente para que trabajemos gratis para ellos.Hay muchas tierras sin cultivar para alimentar a todos y si no se hace es para no romper los precios y pagamos alimentos envenenados a precios gigantescos.

      Eliminar
  4. La noticia que emitenten todos los medios de comunicacion:

    "La nueva variante del coronavirus detectada en el Reino Unido, que puede ser "hasta un 70 % más transmisible" y mmortal que la cepa original"

    Los muertos por las vacunas ya tienen la excusa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El guión de esta puesta en escena sigue siendo impecablemente ejecutado: https://astillasderealidad.blogspot.com/2020/11/si-nos-resistimos-la-vacuna-liberaran.html

      Eliminar
    2. Siempre morirán por encima del uno por cien anual, los médicos certifican de que... podría no hacer falta

      Un elefante se columpiaba sobre la tela de una araña
      y como veían que resistía fueron a llamar al camarada
      Dos elefantes....
      El caso es que siempre se rompía

      Eliminar
  5. La cepa del virus en Gran Bretaña es la "excusa" perfecta para aislarse ya que AÚN no hay acuerdo sobre el Brexit, las "negociaciones" se endurecen, ver "otras" causas incluida la nueva cepa es de una ignorancia que supera ya la estupidez permanente en la cual el 99% de la población convive desde siempre... y suma y sigue, ¿Casualidad en plena negociaciones? Una mierda.

    ResponderEliminar