jueves, 3 de diciembre de 2020

EL FRAUDE ELECTORAL PERPETRADO EN EE.UU. ES YA IMPOSIBLE DE IGNORAR



En las próximas semanas, la terrible verdad sobre las recientes elecciones estadounidenses y el intento de robo de la Presidencia al pueblo será imposible de ignorar. El Director Nacional de Inteligencia tiene la tarea de entregar su evaluación sobre la integridad de las elecciónes con fecha límite del 18 de diciembre. Entretanto, diversas demandas judiciales están evidenciando una obvia manipulación

Ya estamos presenciando el período previo a la divulgación del fraude y la interferencia extranjera antes de la votación del colegio electoral del 14 de diciembre. El fraude vicia todo y anula la candidatura de Biden; la interferencia extranjera hace que esto sea una cuestión de ley militar. Vamos a asistir a la revelación de un evento de traición masiva, por el que un gran número de conspiradores será llevado ante la justicia. Esta no fue realmente una elección; fue una operación encubierta de inteligencia militar contra un establishment corrupto.

Hay razones muy objetivas para creer que esta elección NO fue ganada legítimamente por Joe Biden:

El candidato: Joe Biden ya se había presentado anteriormente a la presidencia, se descubrió que era un mentiroso sobre su pasado y se autoproclamó no apto para el papel en la televisión nacional. Poco carismático, con pocos logros notables y propenso a acariciar a los niños en público, cualidades que no te hacen ser querido por las masas. Además, tiene un olor de corrupción a su alrededor vinculado tanto a China como a Ucrania.

El partido: El Partido Demócrata ha enajenado grandes franjas de su base tradicional mediante el apoyo a los levantamientos violentos en las ciudades que controla (a través de BLM y Antifa), realizados con la aprobación tácita de sus líderes. Los intentos fallidos de desbancar a Donald Trump (el escándalo de la “colusión rusa” y el fracaso de la acusación poítica ‘impeachment’) han dañado su reputación de competencia política.

La campaña: Donald Trump ha llenado recintos repetidamente y generado un entusiasmo salvaje de sus seguidores con sus mítines, mientras que Joe Biden era notoriamente incapaz de convocar multitudes. Básicamente, abandonó la campaña durante los últimos diez días y demostró niveles muy bajos de energía y poca concentración mental en sus discursos.

El proceso: Las máquinas de votación de Dominion no estaban bajo el control de los estadounidenses, y sus propios manuales y procesos demuestran una seguridad y características extremadamente deficientes para manipular los votos manualmente. La interrupción sincronizada del conteo de votos en estados clave y el repentino «descubrimiento» de un gran número de votos por Biden es automáticamente un motivo de alarma. Se contaron más votos de los que las máquinas podían procesar en el tiempo disponible.

El resultado: Hay muchas anomalías asombrosas en el resultado: desde la pequeña cantidad de condados ganados, la extraña distribución geográfica de las ciudades ganadas, el tamaño sin precedentes del voto por Biden (especialmente en comparación con Obama), Trump «perdiendo» a pesar del aumento de sus votos, el apoyo total inverosímil a Biden de votos militares o la contradicción de la votación por la Presidencia (demócrata) comparada con el voto para la Cámara de Representantes (todos los escaños republicanos fueron mantenidos).


La investigación: Ya estamos viendo un gran número de declaraciones juradas que dan testimonio de fraude, evidencia en video de que las boletas se manejaron incorrectamente y se destruyeron, grandes irregularidades en el seguimiento de los procesos legales de la elección y fallas obvias al pasar las pruebas estadísticas básicas de legitimidad (como la Ley de Benford).

La justicia: el presidente Trump ha emitido una orden ejecutiva específica en previsión de esta elección y de la necesidad de exponer toda la corrupción en el sistema de justicia civil, así como la ilegitimidad de muchas elecciones pasadas en los Estados Unidos y en todo el mundo. Todas las pistas están ahí para aquellos que tienen los ojos para ver un proceso altamente gestionado y planificado. Esto incluye los medios ampliados para aplicar la pena de muerte por traición.

La imagen inevitable que está surgiendo es la de un golpe digital. Las agencias de inteligencia deshonestas en los Estados Unidos y en otros lugares habían perfeccionado un conjunto de herramientas para las «revoluciones de color». Esto incluyó un sofisticado hackeo (pirateo) electoral, diseñado para ofrecer el resultado deseado de una manera altamente plausible. La solución de votación de Dominion no era para el recuento de votos, sino para el fraude electoral, por diseño.

Estas herramientas se desplegaron contra la población estadounidense en un acto de guerra ilegal. Hay evidencia de participación tanto de China como de Irán; otras potencias también pueden resultar expuestas, incluidos supuestos aliados, si es que el precedente de Russiagate nos dice algo. La enorme avalancha de Trump estuvo fuera del rango para el que estaban configurados los sistemas de fraude, lo cual provocó una inserción de pánico de boletas de papel falsas y niveles extremos y obvios de “cambio de voto” digital.

Veo varias listas de discusión por correo electrónico de la industria tecnológica y grupos de WhatsApp. Estos están abrumadoramente dominados por los votantes por Biden. Actualmente ellos se encuentran en una burbuja desconectada de la realidad de los eventos pasados y presentes. Esa burbuja está a punto de estallar. Muchos de sus ídolos políticos serán procesados por traición o pasarán la vida en prisión por sedición. Hay sabiduría en el consejo de no adorar ídolos.

Los ciudadanos de a pie deben comprender que los medios de comunicación masivos controlados los están engañando y presionando deliberadamente una falsa narrativa desesperada para encubrir su propia criminalidad. Dicen que “no hay evidencia de fraude” y las acusaciones son “sin fundamento”, incluso cuando esa evidencia sólida se acumula en los documentos judiciales y en el análisis de inteligencia de disponible públicamente. Hay distritos con más votos que votantes, pero aún así ustedes creen en las insostenibles mentiras que escupe su televisor.

Haz sido engañado por un sistema de ingeniería social que se estableció de manera encubierta, principalmente después del golpe de facto de 1963 que siguió al asesinato del presidente Kennedy y la instalación de un gobierno criminal en la sombra permanente.

Hoy, los votantes por Biden celebran que él sea el «presidente electo» de los medios de comunicación (pista: los medios de comunicación no tienen un papel constitucional en las elecciones); el financiamiento de su transición (pista: otra operación encubierta); y la inminente salida de Trump de la Casa Blanca (pista: ha planeado esta operación durante años, y no se irá a ninguna parte). Mis ex socios de la industria de la tecnología se engañan por completo con sus creencias.

No hay absolutamente ninguna forma de que las fuerzas armadas de los EE. UU. hubieran pasado años preparándonos tangiblemente para este evento decisivo, incluido el traer a Trump a la presidencia, solo para permitir que los activos del Partido Comunista Chino (re)tomen el control de los Estados Unidos de América. Simplemente no está sucediendo. Esas celebraciones serán de corta duración a medida que el movimiento de «bumerán» de la gran operación encubierta se vuelva inconfundible e inevitable.

Si votaste por Joe Biden y estás tratando de darle sentido a los acontecimientos perturbadores que se desarrollan rápidamente, aquí es donde te equivocaste.

En primer lugar, ha excluido de tus informaciones todas las voces rivales y las fuentes de información de la competencia. Te has sumergido en una cultura narcisista de presunta superioridad autocomplaciente basada en logros intelectuales egoístas. Para cuando leas esto, estarás presenciando que el sistema de creencias se derrumba y se quema; orgullo destrozado por la caída. Expulsaste la diversidad que importaba, la cual era una diversidad de opiniones y comprensión social. Fuiste intolerante con la disidencia y tolerante con la censura. Esto quedará como una mancha en tu conciencia y reputación hasta que respetes a aquellos que vieron la criminalidad y hablaron.


En segundo lugar, fallaste en comprender la naturaleza de la propaganda y cuán inteligentes son los intelectuales más susceptibles, no los menos. Necesitas propaganda para tener una posición socialmente aceptable en cualquier tema; nadie tiene tiempo para convertirse en científico del clima, experto en seguridad de vacunas y contador forense e investigar todas las controversias. Has tratado a los medios de comunicación diferentes como fuentes independientes cuando en realidad todos son una (falsa) voz. Eres víctima de la propaganda generalizada e incluso del control mental.

En tercer lugar, has abandonado la investigación empírica racional objetiva. Has asumido que el consenso (social local) es racionalidad, y la desviación de ese consenso es una locura, incluso un culto. Tú has ridiculizado y te has burlado de aquellos que optaron por mirar los datos –todos los datos– y luego tomarón una decisión únicamente en función de hacia dónde los dirigió, y no en su preconcepción de lo que era pensable o aceptable. Esa es la base de la ciencia adecuada y requiere humildad para reconocer que el progreso se logra al admitir errores y revertir falsas creencias.

Ví todos los datos en este caso y cambié mis creencias. Tú no lo hiciste, y permaneciste igual. Es por eso que fallaste esta prueba de cordura. Es necesario afrontar ese fracaso, porque tus creencias falsas son peligrosas para todos nosotros, ya que perpetúan el mal. El «atajo» que los medios (y la academia) te ofrecieron fue hacia un laberinto de mentiras de agentes de una clase dominante criminal. Te tragaste sus mentiras por vountad propia.

Anteriormente, siempre era fácil encontrar una justificación para tus creencias, otro “tema de conversación” de propaganda para contrarrestar cualquier dato ofrecido. Una actitud burlona y condescendiente te permitía descartar fácilmente preocupaciones legítimas como «extremistas» o «teorías de conspiración». Para cuando leas esto, todo habrá terminado. Se fue. Se acabó.

Que hayas sido atacado por una despiadada “supermafia” transnacional armada con psicología y toda una industria de los medios no es tu culpa. Que otros tuvieran experiencias de vida o un carácter innato que los llevó a cuestionar la “narrativa oficial” más rápidamente tampoco es su virtud personal. Tú no eres mi enemigo y yo no soy el tuyo. Nuestro trabajo es unirnos, respetuosa y responsablemente, para que podamos realinearnos y sanar.

Para aquellos que fueron engañados por las grandes ilusiones que se ofrecen, descubrirán que aquellos de quienes se rieron probablemente los recibirán con los brazos abiertos. La condición previa es que respetes la igualdad bajo el imperio de la ley y dejes de ponerte en un pedestal donde eres parte de una clase social superior con derecho a juzgar a los demás y despreciarlos. Es hora de que respeten los valores declarados de bondad, tolerancia e inclusión.

Porque todos tenemos una guerra real que luchar contra un enemigo real que puede hacernos un daño real. Una guerra de infiltración, fundada en la traición, que ha corroído y corrompido nuestra sociedad. Una guerra contra los grandes engaños que alimentan conflictos violentos sin fin.

La Gran Exposición ha comenzado. Nadie puede detenerlo. La paz duradera es nuestro objetivo y premio. Por favor únanse con los que ya luchan por la verdad y la justicia.

Martin Geddes
(Fuente: https://ckarchive.com/; visto en https://divulgaciontotal.com/)

1 comentario:

  1. Excelente Martin Geddes. Este mes nos deparará muchos acontecimientos importantes.

    ResponderEliminar